TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL


Auto Supremo:717/2014

Sucre:08 de diciembre2014

Expediente:LP - 121 14 S

Partes:Juan Castillo Conde  y Miriam Espinoza  Castillo. c/Damiana Castillode

Fontana.

Proceso: Nulidad de minuta de transferencia con reconocimiento de

               Firmas.

Distrito:La Paz


VISTOS: El recurso de casación de fs. 234 a 236 y vta., interpuesto por Damiana Castillo de Fontana, contra el Auto de Vista Nº  S-215/2014 de 28 de mayo de 2014, de fs. 214 a 215 y vta., pronunciado por la Sala Civil Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso ordinario de nulidad de minuta de transferencia con reconocimiento de firmas  seguido porJuan Castillo Conde  y Miriam Espinoza Castillo contra la recurrente la respuesta al recurso de fs. 241 a 242; el Auto de concesión de fs. 243; los antecedentes del  proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez  Sexto de Partido en lo Civil, Comercial de la ciudad de La Paz, 14 de agosto de 2013 pronunció la Sentencia Nº 137/2013, cursante de fs. 167 a 169, declarando probada en parte la demanda de nulidad de minuta con reconocimiento de firmas de fs. 29, subsanada a fs. 38, aclarada a fs. 40, interpuesta por Juan Castillo Conde y Miriam Espinoza Castillo por sí y en representación de Ana Castillo de Carpio, Margarita Encarnación Castillo Vda. de Estrada y Edwin Castillo Conde e improbada respecto al pago de daños y perjuicios, y devolución de frutos percibidos por diez años, declarando en consecuencia, nula  la transferencia de inmueble ubicado en la ciudad de Santa Cruz, realizada por Damiana Castillo de Fontana a favor de sí misma a través del Poder y documentos que no reúnen los requisitos legales al efecto, disponiéndose la nulidad del registro de los asientos 3 y 4 del Folio Real Nº  7.01.1.990067747 en Derechos Reales de Santa Cruz.

En apelación deducida contra esa sentencia por la parte demandada, la Sala Civil Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de la ciudad de La Paz, el 28 de mayo de 2014, pronunció el Auto de Vista Nº S-215/2014, cursante de fs. 214 a 215 y vta., confirmando totalmente la sentencia impugnada, con costas.

Contra esa Resolución de segunda instanciaDamiana Castillo de Fontana interpuso recurso de casación en el fondo.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Analizado el recurso que se resuelve, del mismo se tiene que si bien  en la parte introductoria del mismo, el recurrente anuncia que interpone recurso de casación contra el Auto de Vista, en el desarrollo del mismo, luego de que en el punto innominado “ANTECEDENTES”, realiza el resumen de la demanda y la baselegal de la misma, señalando que  bajo ese mismo contexto la Sentencia  Nº 137/2013 emitida por la Juez Sexto de Partido en lo Civil, resoluciónconfirmada por el Auto de Vista  Nº S-215/2014, pasa a la transcripción extensa de los puntos 6 y 7 de la Sentencia así como de otra parte de los fundamentos de la misma, señalando luego que sobre esos puntos que motivaron la sentencia debe manifestar aspectos que no habrían sido analizados ni compulsados por la Juez Sexto de Partido Civil y menos por los Vocales de la Sala Civil, desarrollando en 7 extensos numerales hechos y antecedentes fácticos a modo del planteamiento de una demanda ordinaria, refiriéndose en el primer punto, a la fecha y condiciones en que fue otorgado el Poder Nº 949/2009, conindicación de fechas, lugar, etc., en el segundo, refiriéndose al Poder, señala que el mismo fue otorgado con todas las formalidades de ley y enrazón de ser la única y legítima propietaria  del lote de terreno objeto de Litis, haciendo mención al art. 105 del Código Civil, con abundantes fundamentos que redundan en la calidad de única propietaria y heredera de Gregorio Castillo Rodríguez (su progenitor) y señalando por momentos de manera confusa que los demandantes no tienen derecho a reclamar porque estarían fuera de los 10 años que dispone el art. 1029 del Código Civil, reiterando innecesariamente las condiciones de la venta. En el tercer punto, incide nuevamente en que el Poder es especial, amplio, haciendo mención condetalle al informe emitido por el Notario de Fe Pública Nº 0110, sin ninguna otra consideración;  en el cuarto punto, refiere que en virtud de ese mandato suscribió consigo misma la transferencia, indicando que no era necesaria  la intervención ni aceptación o consentimiento de su progenitora porque ella actuó como apoderada y vendedora y el art. 549 resulta inaplicable al caso.

En el quinto  numeral, señala que en virtud de la minuta de transferencia que cuenta con reconocimiento de firmas, procedió a la inscripción de su derecho propietario en Derechos Reales de la ciudad de Santa Cruz y que para demostrar este punto adjunta prueba consistente en la minuta, formulario de reconocimiento y que respecto a lo manifestado por los demandantes así como por la sentencia, en sentido de que no hubiera cumplido con las obligaciones tributarias, adjunta como prueba para desvirtuar este aspecto, el Testimonio emitido por Derechos Reales donde consta que pagó Bs. 6860, lo que no habría sido analizado por el Juez de Partido Civil y tampoco por los Vocales de la Sala Civil.

En el sexto Punto, de manera por demás confusa, refiere que con relación al esta do de salud de su madre, de acuerdo a las pruebas de fs. 15 y fs. 28, no se puede presumir  o manifestar que su madre se encontraba incapacitada para otorgar el Poder y que su madre se había internado siete meses después de otorgar el Poder y tres meses después de que ella suscribió la minuta debiendo tenerse presente que ese poder es especial, amplio y suficiente.

En el séptimo punto  señala que respecto a la conclusión a la que arriba la Juez Sexto de Partido al señalar que por el hecho de que su madre no dio su consentimiento para la transferenciase determina la nulidad absoluta, manifestación que “viola e interpreta de manera errónea la aplicación de la ley” puesto que su madre le otorgó  poder especial amplio y suficiente para vender el lote, sin embargo, no indica qué norma considera conculcada o cuál el daños que le ocasiona, señalando luego que si el razonamiento del juez fuera valedero, serían nulas todas las transferencias realizadas con mandato.

Establecido de manera resumida el contenido del recurso , del mismo se advierte total desconocimiento de la naturaleza del recurso de casación, si bien la doctrina señala que se trata de una demanda nueva, cabe precisar que se trata de una demanda de puro derecho, no de una demanda ordinaria, sino de un recurso extraordinario, destinado a restablecer el imperio de la ley, cuando se constata que la misma ha sido ha sido infringida o conculcada, además de la interpretación  y unificación de la jurisprudencia  conforme el  art. 250 del Código de Procedimiento Civil, que dispone que puede ser interpuesto en cualquiera de sus vertientes, fondo o forma, en ambos casos con el inexcusable cumplimiento delo dispuesto por el art. 258 num. 2) del Código adjetivo; recurso extraordinario que planteado en fondo busca dejar sin efecto el  Auto de Vista o Sentencia definitiva dictada con infracción de ley o incurriendo en errores de hecho o de derecho en la apreciación de la prueba, es decir, casa el fallo recurrido, y resuelve en lo principal del fondo del litigio, en tanto que la finalidad del recurso de casación en la forma es la de anular la resolución recurrida o la de obrados cuando ha sido pronunciada o sustanciada con violación de las formas esenciales sancionadas con nulidad por la ley.

El art. 253 del Código de Procedimiento Civil, establece las causales específicas en las que procede el recurso de casación en fondo, que son las siguientes: “1) Cuando la sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida dela ley. 2) Cuando contuviere disposiciones  contradictorias y 3) Cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o de hecho. Este último deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demostraren la equivocación manifiesta del juzgador.” causales destinadas  a reparar los errores in iudicando  o de fondo del asunto,  en los que hubiera incurrido el Tribunal de apelación al resolver el recurso de alzada, por tanto, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en la mencionada disposición legal en relación a los fundamentos del Auto de Vista, reiterando la inexcusabilidad del cumplimiento de lo dispuesto por el art. 258 num. 2) que establece:“El recurso deberá reunir los requisitos siguientes: 2) Deberá citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia  o auto del que se recurre, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma o ambos. Estas especificaciones  deberán hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores o suplirse posteriormente.”Lo que en el caso de Autos no acontece, pues el recurrente, luego de la exposición de hechos fácticos cual si se tratara de una demanda ordinaria y de la transcripción extensa de fragmentos de la Sentencia, centra sus reclamos expresamente en los fundamentos del A quo y solo en algunos puntos, concluye simplemente manifestando que ese aspecto tampoco fue analizado  por parte del Juez Sexto de Partido en lo civil y mucho menos por los Vocales de la Sala Civil Cuarta, sin concretar en realidad el reclamo deducido y menos especificar la norma o normas que considera conculcadas, desatinos del recurso que se analiza, por los que corresponde considerar el art. 255 de la norma adjetiva civil que establece taxativamente las resoluciones contra las cuales puede interponerse el recurso de casación: “1) Autos de vista que resolvieren en apelación, las sentencias definitivas en los procesos ordinarios, ejecutivos, sumarios, concursales y de árbitros de derecho.

2) Autos de vista que resolvieren una declinatoria de jurisdicción, decidieren una excepción de incompetencia o anularen el proceso.

3) Autos de vista referentes a autos interlocutorios que pusieren término al litigio.

4) Autos de vista que declararen haber lugar o no a oír a un litigante condenado en rebeldía.

5) Sentencias definitivas pronunciadas en primera instancia por las Cortes Superiores del Distrito. (Art. 250), especificación que realizamos en virtud de que todo el recurso está dirigido a la acusación de los supuestos yerros de la sentencia y la conculcación de la ley por parte del Juez de primera instancia,soslayando absolutamente los fundamentos del Auto de Vista, cuando ésa es precisamente la resolución que puede ser motivo de análisis por parte del Tribunal de casación, cuya revisión corresponde a los Tribunales de apelación en previsión de lo dispuesto por el art. 219 de la misma norma adjetiva civil y menos aquellas que ya han sido motivo de examen  y pronunciamiento por parte del Tribunal de  alzada, como en el caso de Autos, ante cuyo resultado, de considerarlo atentatorio a sus intereses, correspondía que en recurso de casación, se expresen los agravios sufridos con las previsiones de fondo y forma señaladas precedentemente.

De lo anterior y siendo insalvables las falencias anotadas  en el recurso, que son de exclusiva responsabilidad del recurrente, este Tribunal se ve impedido de ingresar en su resolución.

Por lo anteriormente expuesto, corresponde emitir resolución en la forma prevista por el art. 271 num. 1) en relación al art. 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271-1) y 272-2) del Código de Procedimiento Civil, declaraIMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por Damiana Castillo de Fontanacontra el Auto de Vista Nº S-215/2014 de 28 de mayo de 2014, pronunciado por la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso ordinario de nulidad de minuta de transferencia con reconocimiento de firmas seguido por Juan Castillo Conde y Miriam Espinoza de Castillo y otros contra la recurrente. Con costas.

Se regula el honorario profesional en Bs. 1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Octavo