TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L

Auto Supremo:691/2014                                                        Sucre:25 de noviembre2014                                                         Expediente:        SC-125-14-S                                                        

Partes:Neiza Veliz        Cuevas. c/Edmundo Salazar Ramírez                                Proceso:Divorcio                                                        

Distrito:Santa Cruz de la Sierra

VISTOS:El recurso de casación propuesto por Edmundo Salazar Ramírez de fs. 154 a 158 vta., contra el Auto de Vistade 10 de junio de 2014 de fs. 146 a 147 vta., Auto de fs. 152 de 9 de julio de 2014, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso de Divorcio, seguido por Neiza VelizCuevas contra Edmundo Salazar Ramírez, respuesta de fs. 160 y vta.; concesión de fs.161, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Sexto de Partido de Familia, pronunció Sentencia cursante de fs. 119 a 121, declarando: probada la demanda, en consecuencia disuelto el vínculo conyugal que une a Edmundo Salazar Ramírez y Neiza Veliz Cuevas, determinación que en ejecución de sentencia será comunicada a la dirección del Servicio Departamental del Registro Cívico, a efectos de su anotación en la Partida Matrimonial respectiva. En mérito  lo acordado por los cónyuges la menor Neiza Melissa Salazar Véliz, continuará bajo la guarda, cuidados y responsabilidad de su abuela materna Celsa Rosa Cuevas de Véliz. A su Vez, el menor Boris Edmundo Salazar Véliz continuará bajo la guarda, cuidados y responsabilidad de su padre Edmundo Salazar Ramírez, debiendo ambos progenitores en igualdad de condiciones contribuir a la manutención de sus nombrados hijos, en lo que corresponde a salud, alimentación, vestimenta, educación y todo cuanto fuese necesario para su adecuada formación integral. Los bienes que pudiesen corresponder a la comunidad de gananciales, serán susceptibles de división y partición en el estado de ejecución de sentencia. Sea en base a los títulos que acrediten la titularía del derecho propietario.

Contra la referida Sentenciainterpuso recurso de apelación Edmundo Salazar Ramírez por memorial de fs. 131 a 133.

En mérito a esos antecedentes, Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, emitió el Auto de Vista cursante de fs. 146 a 147 vta., por el que confirma la Sentencia de fecha doce de abril del año dos mil trece (Con Auto de complementación de fs. 152).

Resolución que dio lugar al recurso de Casación en la forma, interpuesto por parte de Edmundo Salazar Ramírez, que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.- Señala interponer recurso de casación y expresa como violación del art. 254 del Código de Procedimiento Civil, luego a señalar (2) En cuanto al divorcio el Juez Aquo no valoró las pruebas aportadas para que se dé cumplimiento a los dos años, en razón a que se podría apreciar del Testimonio de Poder No. 150/2010 que hubieran conferido ambos a favor de Roxy Veliz Cuevas, y no se consideraría en ningún momento esa prueba, no se habría cumplido lo establecido por el art. 131 del Código de Familia, de la fecha de otorgación 12 de febrero de 2010 a la fecha de inicio de la demanda de divorcio 21 septiembre de 2011 no habrían transcurrido dos años restando 5 meses, que el Juez A quo habría tomado en cuenta sólo los testigos. Que, su persona claramente habría afirmado la separación por la distancia y no como marido y mujer.

2.- Por otro lado dice que en cuanto a los bienes gananciales el Juez A quo nunca valoró la prueba aportada. Hace referencia una vez más al Poder Nº 150/2010 otorgado a favor de la hermana de la actora a fin de que regularice el derecho propietario de los bienes muebles que hubieran adquirido, que ahora como apoderada del divorcio pretende ocultar, relatando lo que el por tanto de la sentencia refiere respecto de los bienes derivando a ejecución de sentencia su división y partición. Enumera los bienes, por lo que dice pedir se declare el Auto de Vista nulo de pleno derecho al no haber valorado las pruebas, reitera que se pronuncie Anulando el Auto de Vista a fin de que se pronuncie nuevo con pertinencia del art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

3.- Indica, violación del art. 192 parágrafo II del Código de Procedimiento Civil, y que el Auto de Vista fuera arbitrario porque prescindiría delos argumentos expresados en apelación, desecharía lo regulado por el art. 192-II y siguientes del C.P.C., y carecería de examen total de los antecedentes expresado en la apelación. Que, fuera procedente el recurso de casación en la forma.

4.- Señala una vez más que el Auto de Vista fuera incompleta y arbitraria que a la vez confirmaría una sentencia arbitraria que no habría consideración de sus antecedentes, ni en forma motivada, fundamentada, considerando y valorando las pruebas aportadas, que todo ello fuera denegación de justicia.

Los Vocales ingresarían en contradicción y mala interpretación del considerado III de la sentencia donde se establecería que el A quo habría tomado en cuenta las “disposiciones” orales de los testigos así como las propias afirmaciones de los esposos, en que él habría manifestado la no separación entre marido y mujer sino solo la distancia, los Vocales se contradecirían al decir que el A quo tomo en cuenta la documental y no así la testifical. Por otro lado respecto de los bienes señalaría el Auto de Vista el pronunciamiento en la parte resolutiva, solo de los que tuvieran registro y omitiendo los que figuraran en el Poder Notarial que no tuvieran registro, y que la apoderada del primer poder y ahora del divorcio pretendiera ocultar, aspecto que no hubiera sido valorado. Que, el recurso  se deduce por la sumatoria de ilegalidades, decisión parcializada, mala interpretación de la apelación, que esa fuera la arbitraria interpretación  de los alcances del art. 192-II del C.P.C. De manera reiterada señala que el Ad quem diría que la Sentencia fuera pronunciada en base a la prueba documental acumulada al expediente, que se habría tomado en cuenta las declaraciones testificales. El Ad quem hizo mala interpretación del art. 397 II del Código de Procedimiento Civil. Que el Juez tendrá la obligación de valorar en la sentencia las pruebas esenciales y decisivas. Considera se vulneraros sus derechos.

Reitera argumentos arribando a la petición de que se deba pronunciar Auto de Supremo anulando el Auto de Vista o en su defecto, si decidiera ingresar al fondo, Casando y declarar en el fondo nulo la Sentencia de 12 de abril de 2013.

CONSIDERANDO III:                                                        

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el caso de Autos, la demanda se sustenta en la causal establecida por el art. 131 del Código de Familia cuyo presupuesto es la separación de hecho libremente consentida y continuada por más de dos años, independientemente de la causa que la hubiera motivado.

Sin embargo de referir en la demanda que no tienen vida conyugal desde hacen más de cinco años y que en vigencia del matrimonio habrían existido malos tratos, cabe precisar que el argumento expuesto es inconsistente por no tener respaldo probatorio alguno y se contrapone al argumento de que el viaje a España fue para mejorar económicamente, evidenciando de antecedentes que la relación conyugal continuó pese a la distancia, como en reiteradas oportunidades señaló el demandado, y conforme respaldan las pruebas producidas en el proceso, documental de fs. 21-22, 67-68 (en fotocopias simples) y de fs. 103a104 (fotocopias legalizadas), del Testimonio de Poder Nº 150/2010, por el que se da cuenta que, las partes ahora en conflicto, en calidad de esposos otorgan Poder a favor de Roxy Veliz Cuevas a efectos de que sanee el derecho propietario de predios que hubieran adquirido a su favor, documental que analizada conjuntamente las declaraciones testificales de fs. 82, que según refirió la testigo Reina Ruiz Ahuayo “Los vi a ellos bien como pareja el año pasado en febrero”, lo propio la declaración de María Nieves Acuña (fs. 83) que señala: “Los vi a ellos como pareja el año 2010 a mediados, ella llegó de España y estuvo viviendo en la misma casa con el Sr. Edmundo”, siendo concluyente lo referido en respuesta a la novena pregunta que señala “A veces llamaba ella a mi casa al fijo y yo le pasaba con el Sr. Edmundo, sé que tenía contacto por teléfono como marido y mujer con la Sra. Neiza.”, por otro lado existe la declaración de Ramiro Maximiliano Rioja Balderrama, que de manera coincidente a los testigos mencionados señala “Los vi a ellos como pareja en el año 2010 a mediados, ella llegó de España y estuvo viviendo en la misma casa con el Sr. Edmundo, incluso participaron en el cumpleaños de un vecino” añade que habría viajado a España  “por qué quería mejorar su casa”, contra las afirmaciones de los testigos de cargo, que incluso uno de ellos no sabe si está separado (fs. 84, declaración de Juan Ángel Reynaga Cossio) y los demás solo de manera referencial dicen que estuvieran separados entre cinco, seis y siete años, sin exponer conocimiento del motivo por el que hubiera emprendido viaje. Coligiéndose que la actora si bien se ausentó a un país extranjero no fue precisamente por desafecto con su pareja conyugal sino para mejorar el aspecto económico de su familia como ella misma lo expuso en su demanda.

Respecto a la causal prevista por el art. 131 del Código de Familia, este Tribunal Supremo de Justicia en el Auto Supremo Nº 415/2012 de 15 de noviembre de 2012, señaló que: “Cuando la norma hace referencia a la separación de los esposos, tiene en mente la desvinculación de hecho que opera entre los cónyuges con el fin de romper en forma definitiva el lazo o vínculo que les une, es decir, alude al alejamiento que tiene en miras la ruptura definitiva de la relación conyugal, sin importar la causa que origine dicha determinación”, añadiendo que “Para considerar la separación de hecho que los esposos como causal de divorcio, el juzgador debe tener en mente que dicha separación conlleve necesariamente aquella intención de ruptura de la relación conyugal, aspecto que no ocurre cuando por razones de trabajo, salud, u otras circunstancias, los esposos de manera justificada se encuentran físicamente separados pero no desvinculados conyugalmente, como sucede en el caso de autos en el que la esposa demandada decidió viajar a España teniendo en mente la generación de recursos económicos para contribuir a la satisfacción de las necesidades familiares y no con la intención de romper el vínculo conyugal, situación que así se evidencia de los comprobantes de giros que ella realizaba periódicamente a favor de su esposo y con destino a la satisfacción de las necesidades del hogar…”

De lo anterior se verifica dos aspectos, el primero referido a que la valoración de la prueba a que hace referencia el artículo 397 del Código de Procedimiento Civil y 1286 del Código Civil, suponen el análisis crítico e integral del conjunto de los elementos de convicción reunidos e introducidos en el proceso; la apreciación de la prueba conlleva para el juzgador, el deber de valorar los elementos probatorios en conjunto y no en forma aislada, en otras palabras, confrontarlos e integrarlos unos con otros, con el propósito de obtener una conclusión afirmativa o negativa sobre la cuestión que se pretende resolver, evidenciando en el caso de Autos que los juzgadores de instancia incumplieron de manera evidente, pues el A quo basó su sentencia solo con respaldo de la prueba testifical de cargo, dejando de lado la de descargo tanto testifical como documental, habiendo prescindido de ellos sin explicación alguna, en cambio el Ad quem obró en contrario, es decir, argumentó que el fallo estaba solo respaldado en mérito a la prueba documental y no testifical. Consecuentemente se verifica que en el caso hubo error de hecho en la valoración de la prueba, en razón a que el juzgador de segunda instancia equivocó en la materialidad de la prueba, es decir, apreció mal los hechos por dar por demostrado un hecho que no surge del medio probatorio que existe objetivamente en Autos, cercenandoel contenido objetivo de la prueba existente, como se identificó de principio, lo cual implica irrefutabilidad y magnitud del yerro, que de ninguna manera podría dar lugar a la separación demandada de dos años en sujeción a lo previsto por el art. 131 del Código de Familia.

El segundo aspecto a considerar es el hecho de que, aun suponiendo que exista ese alejamiento entre los cónyuges por la distancia-, no resulta válido como argumento para demandar la procedencia del Divorcio por la causal esgrimida, en razón a que está demostrado que la actora se ausentó al extranjero para mejorar el aspecto económico de su familia, no existiendo otra intención, por lo que no resulta legal ni moral que se sostenga desvinculación conyugal, cuando el alejamiento o distanciamiento no supone intención de ruptura, sino la posibilidad de mejorar las condiciones económicas de la familia.

Concluyendo que no existen los elementos necesarios como para considerar que en el caso de Autos se hubiera configurado de manera irremediable la causal de divorcio previsto por el art. 131 del Código de Familia como razonaron los de instancia, aspecto que merece ser enmendado.

En consecuencia, en sujeción a lo solicitado en la última parte del recurso de casación, se emitirá Resolución conforme prevé el art. 271 núm. 4) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por losarts. 41, 42 núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los arts. 271 núm. 4) y 274del Código de Procedimiento Civil, CASA el Auto de Vista Nº 112/2014 de fecha 10 de junio de 2014 cursante de fs. 146 a 147 vta., y deliberando en el fondo declara: IMPROBADA la demanda de Divorcio incoado por Roxy Veliz Cuevas por su mandante Neiza Veliz de Salazar contra Edmundo Salazar Ramírez, consecuentemente, subsistente el vínculo matrimonial que los une.

Sin multa por ser excusable.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.                                                

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Séptimo