TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 639/2014

Sucre: 06 de noviembre 2014

Expediente:        PT-28-14-S

Partes: Eugenia Aguilar Reyes. c/ Eulogio Sixto Mamani Magne.

Proceso: Divorcio

Distrito: Potosí


VISTOS: El recurso de casación en el fondo cursante de fs. 361 a 364 de obrados, interpuesto por Félix Fernando Sanabria Virgo en representación de Eugenia Aguilar Reyes contra el Auto de Vista Nº 71/2014 de 02 de junio de 2014, cursante de fs. 356 a 359, pronunciado por la Sala Familiar, Niñez y adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, dentro el proceso de Divorcio, seguido por Eugenia Aguilar Reyes contra Eulogio Sixto Mamani Magne, concesión de fs. 368 vta., los antecedentes procesales; y:


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, la Jueza Primera de Partido de Familia de la Capital y provincia Tomas Frías del Departamento de Potosí, mediante Sentencia Nº 08/2014 de 17 de enero de 2014 cursante de fs. 299 a 302, declaró:

PROBADAS tanto la demanda principal de divorcio interpuesta de fs. 14-16 de obrados por Eugenia Aguilar Reyes, por la causal de la separación libre, consentida y continuada por más de dos años (art. 131 del C.F), también PROBADA, la reconvención interpuesta de fs. 68 a 69, por el apoderado del demandado por la misma causal, e IMPROBADA LA EXCEPCION DE FALTA DE ACCION Y DERECHO interpuesto por la actora de fs. 82 a 84, en consecuencia  se disuelve el vínculo conyugal  de los esposos nombrados.

Sobre los Efectos del Divorcio dispuso:

1).- No teniendo ningún ingreso la actora quien se encuentra delicada de salud, se respeta la asistencia familiar fijada en su favor mediante Auto de fs. 111.

2).- Existiendo constancia de la existencia de bienes gananciales, se reserva su comprobación, división y partición en ejecución de Sentencia. Sin embargo en relación al bien consistente el Surtidor Imperial Potosí se ha comprobado de forma fehaciente por la documentación presentada de fs. 205 a 230 que el propietario de dicho bien es el tercerista Tito Eulogio Mamani Aguilar, Se declara probada la tercería de domino excluyente sobre el bien indicado.


Deducida la apelación por la demandante y remitida la misma ante la instancia competente, la Sala Familiar, Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, mediante Auto de Vista Nº 71/2014, anuló obrados hasta la admisión con la demanda..


En conocimiento de la determinación de segunda instancia, la demandada interpuso recurso de casación, mismo que se pasa a analizar.


CONSIDERANDO II

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


1.- Que, Sixto Eulogio Mamani Magne no habría efectuado reclamo alguno durante la tramitación del proceso sobre algún perjuicio o agravio que se le habría ocasionado en la tramitación del proceso, tampoco sobre algún  actuado que le haya causado indefensión ya que desde el primer momento de su participación habría asumido plena defensa, habiendo asistido a todos actos procesales a los que la Juez convocó, por lo tanto habría consentido en todo lo obrado hasta su conclusión, habiendo dejado que el principio de preclusión opere, por lo que el Ad quem no considero que no se le habría causado  indefensión alguna que merezca la nulidad de obrados, máxime si se tiene al confesión de fs. 269 y el Auto interlocutorio de fs. 182 donde se advierte que el demandado está plenamente identificado.


2.- Que, en criterio del Ad quem, el Juez no habría valorado las pruebas cursantes  de fs. 20 a 67 por ser esta, simples fotocopias, sin tomar en cuenta que la causa principal del presente proceso seria el Divorcio y no la comprobación  y división de los bienes gananciales, ya que dicha prueba referiría sobre la existencia de una estación de Servicio como bien ganancial, empero no desvirtuaría la  separación, libre, voluntaria y consentida suscitada entre partes y lo demandado por lo que no correspondería  declarar la nulidad de obrados por una supuesta falta de valoración de pruebas.

Solicitando finalmente que el Tribunal Supremo case totalmente el Auto de Vista Nº 71/2014 de fecha 02 de junio de 2014 emitiendo nueva Resolución donde se mantendrá firme e incólume la Sentencia Nº 08/2014.

CONSIDERANDO III:                                                                 FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Con relación a los puntos impugnados, de la revisión del recurso se tiene que la parte recurrente interpuso recurso de casación en el fondo, sin embargo todo el fundamento refiere íntegramente a la decisión anulatoria del Auto de Vista recurrido, por lo que, no obstante esta deficiencia en observancia del principio Pro Actione, corresponde realizar las siguientes consideraciones:

La recurrente acusa que el Ad quem no considero que el demandado no habría efectuado reclamo alguno durante la tramitación del proceso sobre algún perjuicio o agravio, tampoco sobre algún actuado que le haya causado indefensión y por lo tanto habría consentido en todo lo obrado habiendo dejado que el principio de preclusión opere; y que en criterio del Ad quem, el Juez no  habría valorado las pruebas cursantes de fs. 20 a 67, sin tomar en cuenta que  la causa principal del presente proceso seria el Divorcio y no la comprobación y división de los bienes gananciales, por lo que no correspondía declarar la nulidad de obrados por una supuesta falta de valoración de pruebas; al respecto corresponde señalar que:

El art. 16 de la Ley 025 señala: “I.- Las y los magistrados, vocales y jueces, deberán proseguir con el desarrollo del proceso, sin retrotraer a las etapas concluidas, excepto cuando existiera irregularidad procesal reclamada oportunamente y que viole su derecho a la defensa conforme a ley. II.- la preclusión opera a la conclusión de las etapas y vencimiento de plazos. ”, en este entendido, no se puede retrotraer o anular obrados por razonamientos excesivamente ritualistas y formalistas - como el que se observa en el Auto de Vista recurrido -que van contra el nuevo orden legal y constitucional que rigen actualmente en la administración de justicia, pues el Tribunal de Alzada debe tomar en cuenta que la nulidad está limitada por factores legales que inciden en la pertinencia de aplicar una decisión anulatoria para la protección de lo actuado, por lo que en el caso de que un Juez o Tribunal advierta algún vicio procesal, este en virtud del principio constitucional de eficiencia de la justicia ordinaria al tomar una decisión anulatoria, debe compulsar los mismos a la luz de los principios procesales de especificidad, trascendencia, convalidación, preclusión, conservación, protección y de finalidad del acto, es decir que debe tener presente que la nulidad solo procederá ante irregularidades procesales reclamadas oportunamente en la tramitación de los procesos, exista evidente vulneración al  debido proceso en cualquiera de sus componentes, cuando la ley así lo determine, cuando tenga incidencia directa en la decisión de fondo o cuando el derecho a la defensa esté seriamente afectado, lo contrario significa un quebrantamiento al principio de celeridad, el derecho a la justicia pronta, oportuna y sin dilaciones que tienen las partes, en esa consideración no se puede aceptar que aun exista dentro el criterio de los Jueces o Tribunales rigorismos que tiendan a producir nulidades por anomalías o vicios procesales que no tenga incidencia trascendente en el proceso y que a la larga provoquen la sustanciación de procesos de nunca acabar.

Ahora bien, analizado el contenido del Auto de Vista Nº 71/2014 de 02 de junio de 2014, se evidencia que el mismo se limita a establecer la existencia de un error de identidad del demandado tanto en los memoriales presentados como en las diligencias de notificación, lo que crearía duda e incertidumbre sobre la verdadera identidad del demandado, concluyendo que el proceso habría seguido su curso con el defecto procesal de haberse admitido el apersonamiento, el responde y la reconvención a la demanda del apoderado en representación de una persona distinta al poderdante, vicio cuya observación y subsanación era obligación de la Juez; de esto se tiene que en la indicada Resolución no se realiza una valoración adecuada para determinar incidencia y la pertinencia de aplicar una decisión anulatoria al caso concreto, en virtud a que si bien es evidente que en la demanda cursa el nombre de Eulogio Sixto Mamani Apaza y este contesta a través de su apoderado con el nombre de Sixto Eulogio Mamani Apaza, situación que posteriormente es advertida y reconocida por el propio demandado, quien por memorial de fs. 148 a 150, corrige manifestando que su único nombre es Sixto Eulogio Mamani Magne y que existe el error en su certificado de matrimonio, hecho que ameritaría una rectificación, confesión que es tomada en cuenta por la Juez A quo en la providencia de fs. 150 vta., donde advierte que el demandado reconoció el error en su identidad conminándolo a realizar el trámite respectivo para corregir el Certificado de Matrimonio que indujo en error.

Por otra parte es preciso puntualizar que el error nominal en la identidad del demandado no amerita la nulidad de obrados por cuanto no se demostró que este fuera otra persona, por el contrario se debe tomar en cuenta que siendo la demanda de Divorcio por separación libre de hecho, la demandante no pudo haber confundido a su conyugue con quien estableció una relación matrimonial de 37 años, y más si este contesto a dicha demanda reconociendo ese matrimonio, y argumentando su posición y pretensión en la presente causa, participando activamente en la proposición actuaciones procesales y pruebas, e incluso comprometiéndose a subsanar el error en su certificado de matrimonio, como consta de fs. 148 a 150 vta., certificado de fs. 7 que indujo al error sobre su nombre en la causa, error que no afecta al fondo del proceso, asumiendo ser la misma persona como consta en la confesión provocada de fs. 269,  y el certificado de matrimonio rectificado cursante a fs. 320, ante la conminatoria de la Juez A quo al demandado de fs. 150 vta., y el Auto Interlocutorio de fs. 182, por lo que el error que encuentra el Ad quem para anular obrados hasta la admisión de la demanda, no resulta ser una irregularidad procesal reclamada oportunamente por el demandado quien convalido dicho error con su actuación procesal y su compromiso a subsanar el mismo, como efectivamente lo hizo por el certificado rectificado que adjunta a fs. 320, no siendo evidente que exista vulneración al debido proceso o que este error tenga incidencia directa en la decisión de fondo y afecte seriamente el derecho a la defensa del demandado, ya que durante la sustanciación del proceso no existe indicio de que el demandado sea otra persona.

Con respecto a la falta de valoración de la prueba de fs. 20 a 67, que la Juez A quo habría descartado por considerarlas fotocopias Simples y que el Ad quem fundamento como que no se habría cumplido con la  legalización correspondiente al momento del desglose de la documentación, situación que habría ocasionado perjuicio e indefensión en el demandado; sorprende este razonamiento del Ad quem para  fundamentar la nulidad de obrados, decisión asumida al margen de la normativa legal vigente que rige la materia y es totalmente contraria a los principios procesales que rigen las nulidades, en este caso el argumento respecto a la falta de valoración  de prueba por un error del secretario corresponde más a un agravio de fondo que de forma, por lo que el Ad quem podía haber ingresado al fondo del litigio, analizar los demás agravios de fondo expuestos en apelación y valorar la prueba de fs. 20 a 67 para establecer si es determinante o no en el proceso, y fallar en el fondo.

En conclusión vemos que al haber anulado el Tribunal Ad quem obrados hasta la admisión de la personaría del apoderado, cursante a fs. 70, no ha obrado en sujeción y respeto a los principios establecidos por la Nueva Constitución Política del Estado Plurinacional, vulnerando por lo mismo el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, por lo que resultan evidentes los agravios expuestos por la recurrente, correspondiendo fallar en relación a lo previsto por el art. 254 num. 4) del Adjetivo Civil, y dar aplicación a las previsiones de los artículos 271 num. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271 núm. 3) y art. 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULA el Auto de Vista Nº 71/2014 de 02 de junio de 2014, cursante de fs. 356 a 359, pronunciado por la Sala Familiar, Niñez y adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí y dispone que previo sorteo y sin espera de turno el tribunal de Alzada emita nuevo Auto de Vista conforme la pertinencia del art. 236 del Código de Procedimiento Civil. Respecto a la apelación de fs. 307 a 317 vta.

No siendo excusable, se impone multa a los Vocales suscribientes de un día de haber a ser descontados de su remuneración mensual, al efecto notifíquese a la Dirección General Administrativa y Financiera.

En atención a lo previsto en el art. 17 parágrafo IV de la Ley Nº 025, se dispone oficiarse al Consejo de la Magistratura, con el objeto de hacérsele conocer la presente resolución a los fines consiguientes.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Séptimo