TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                             S A L A   C I V I L 


Auto Supremo: 638/2014

Sucre: 06 de noviembre 2014

Expediente: CB-84-14-S

Partes: Benigno Huanca Siles. c/ Javier Jhonny Coca Cardozo.

Proceso: Pago de Daños y Perjuicios, Lucro Cesante y Daño Emergente.

Distrito: Cochabamba.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo, interpuesto Benigno Huanca Siles, cursante de fs. 158 a 161 vta., contra el Auto de Vista N° 124/2014 de 09 junio de 2014 de fs. 153 a 155 de obrados, emitida por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia del Distrito de Cochabamba, dentro del proceso ordinario de Pago Daños y Perjuicios, Lucro Cesante y Daño Emergente interpuesto por Benigno Huanca Siles contra Javier Jhonny Coca Cardozo, concesión de fs. 165, los antecedentes procesales; y,


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, tramitada la causa, el Juez Noveno de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital - Cochabamba, mediante Sentencia Nº 59/2012 de fecha 16 de febrero de 2012, cursante de fs. 123 a 127 vta., declaró IMPROBADA  la demanda  de fs. 17 a 18, aclarada por memorial de fs. 22 con costas al actor.

Sin Lugar, en consecuencia, a ordenarse al demandado que proceda a la cancelación de daños y perjuicios por Lucro Cesante y Daño Emergente.


Deducida la apelación por el demandante y remitida la misma ante la instancia competente, la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, mediante Auto de Vista Nº 124/2014 de 09 junio de 2014,  confirmó la Sentencia Apelada.


Ante la determinación adoptada por el Ad quem, el demandante interpuso recurso de casación en el fondo, conforme consta de fs. 158 a 161 vta., mismo que se pasa a considerar.


CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


1.- Que el Tribunal de Alzada no habría evidenciado que el Juez A quo no habría valorado y tampoco habría impuesto el sano criterio jurídico, ya que el demandante no habría podido en forma anticipada iniciar un proceso de Rendición de Cuentas, porque el demandado se habría hecho cargo de la administración del indicado vehículo, antes que el demandante otorgue el poder, ya que contrariamente en la demanda principal de fs. 17 a 19 la prueba de documental (fs. 1-15-94-97-113), prueba pericial (fs. 83 a 90), inspección judicial (fs. 102) evidenciarían que está demostrado los daños y Perjuicios ocasionados al vehículo marca Fargo, placa 169 NAX de la línea F, por lo que el demandante habría aportado la prueba pertinente, cumpliendo con los puntos de la relación procesal (fs. 54 vta.).


2.- Que la Sentencian y el Auto de Vista Contendrían disposiciones contradictorias, ya que el demandado no habría cumplido a cabalidad con las obligaciones de todo mandatario habiendo incumplido con la norma jurídica que prevé el art. 814 del Código Civil, ya que en el Auto de Vista recurrido se desvía el criterio jurídico correcto de la figura jurídica que se tiene demandado, ya que en forma forzada se pretendería favorecer al demandado solamente porque el poder dataría del mes de octubre de 2007, no se podría admitir ese criterio equivocado ya que el demandante le habría otorgado poder para hacer reparar el nivel técnico - mecánico del vehículo posteriormente.


3.- Que existiría en la apreciación de las pruebas en error de derecho y de hecho, ya que el juez A quo incurriría en falta de valoración, fundamentación  de la prueba de cargo que demostraría en forma categórica e integral que el demandado no ha cumplido con el mandato conferido por el demandante, ya que la prueba aportada por el actor haría plena fe y demostraría que el mismo habría cumplido con la carga de la prueba que exige el art. 375 inc. 1) del CPC.


Finalmente, solicitando que el Tribunal Supremo dicte Auto Supremo con  CASACION, debiendo Casar la Sentencia de primera Instancia y el Auto de Vista recurrido y en el fondo se declare PROBADA la demanda principal.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Planteado como está el recurso y con relación a los argumentos con los que recurre, recogiendo la pretensión del recurrente se tiene que este acusa en tres puntos de agravio, en este entendido es  necesario realizar las siguientes puntualizaciones:

1.- Respecto a que el Tribunal de Alzada no habría evidenciado que el Juez A quo no habría valorado y tampoco habría impuesto el sano criterio jurídico, en relación a la prueba, ya que el demandado se habría hecho cargo de la administración del indicado vehículo, antes que el demandante otorgue el poder, y que estaría demostrado los daños y Perjuicios ocasionados al vehículo marca Fargo, placa 169 NAX de la línea F, y que el demandante habría aportado la prueba pertinente, cumpliendo con los puntos de la relación procesal; A lo referido, corresponde señalar que de la revisión de obrados se tiene que el demandante interpone su demanda en base al poder Nº 992/2007 cursante a fs. 15 y vta., mandato que en criterio del Juez A quo, dice: “desvirtúa la teoría fáctica de la demanda la cual se basa en atribuir hechos dolosos y culposos al demandado hasta el mes de julio de 2007, en que el vehículo habría quedado desmantelado, destruido, deshecho, como verdadera chatarra. Ahora bien si esta situación se produjo en julio de 2007 ¿Por qué razón, el actor confirió el poder al demandado en fecha 10 de octubre de 2007?...”, razonamiento confirmado por el  Ad quem manifestando que las obligaciones que pudieran generar del mandato (poder Nº 992/2007), por ningún motivo pueden ser retroactivas.

Ahora bien, en cuanto a que el demandante no habría podido en forma anticipada iniciar un proceso de Rendición de Cuentas, porque el demandado se habría hecho cargo de la administración del indicado vehículo, antes que el demandante otorgue el poder, este resulta un argumento que no hace parte de la pretensión de la demanda principal, y si bien en criterio del Tribunal de Alzada el demandante debió haber iniciado previamente un proceso de rendición de cuentas, no resulta trascendente por cuanto el motivo central que hace a la decisión de fondo deviene de la contradicción existente en la fecha que atribuye el demandante sobre los hechos dolosos al demandado y la fecha del Poder Nº 992/2007 que data de tiempo después, por otra parte respecto que se habría demostrado los daños y Perjuicios ocasionados al vehículo marca Fargo, placa 169 NAX de la línea F, y que el demandante habría aportado la prueba pertinente, cumpliendo con los puntos de la relación procesal, en relación al razonamiento de los jueces de instancia citados supra, se tiene que los jueces inferiores otorgaron una apreciación probatoria conforme el art. 1286 del Código Civil, otorgando a cada uno de los elementos antes citados el valor que la ley le asigna, y aplicando la sana critica en virtud del principio de Comunidad de la Prueba. 

2.- En cuanto a que la Sentencia y el Auto de Vista Contendrían disposiciones contradictorias, ya que el Ad quem en el Auto de Vista recurrido se desviaría del criterio jurídico correcto de la figura jurídica que se tiene demandado, ya que en forma forzada se pretendería favorecer al demandado solamente porque el poder dataría del mes de octubre de 2007; al respecto es preciso señalar que en el caso presente, en la demanda se exponen posiciones totalmente contradictorias, como ya se expuso en el punto precedente, razón suficiente para desvirtuar la pretensión de pago de daños y perjuicios por lucro cesante y daño emergente, por otra parte, de la fundamentación efectuada por los jueces de instancia no se evidencia que  exista un razonamiento forzado por parte de estos o que no estén en relación a la pretensión de las partes expuestas durante el proceso, siendo por lo mismo correcto el razonamiento de los jueces de instancia en relación a la decisión de fondo.

3.- Respecto a que existiría en la apreciación de las pruebas error de derecho y de hecho, ya que la prueba de cargo que haría plena fe y demostraría que el mismo habría cumplido con la carga de la prueba que exige el art. 375 inc. 1) del CPC; es preciso señalar que la Sentencia en sus considerandos II y III realiza una explicación cabal con relación a la prueba introducida al proceso, análisis y valoración que es compartido y confirmado por el Ad quem, y que resulta de la prueba aportada en su mayoría por el demandante, por lo que es necesario puntualizar que es atribución privativa de los jueces y Tribunales de grado, la apreciación y valoración de la prueba producida, de acuerdo al valor que le otorga la ley, y en su caso al criterio prudente y la sana crítica y los principios de unidad y comunidad de la prueba, teniendo presente las que sean esenciales y decisivas al tenor de los arts. 1286 Del CC, y 397 del CPC, por lo que el error de derecho o error de hecho, se debe fundamentar o demostrar con documentos o la determinación de actos probatorios que no habrían sido considerados por el juez, que acrediten fehacientemente la equivocación manifiesta del juzgador, y no con solo criterios de revalorización, conforme previene el art. 253 núm. 3) del Código de Procedimiento Civil.

Por todo lo manifestado, corresponde a este Tribunal resolver conforme señala el art. 271 num. 2)  y el art. 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en virtud a la atribución contenida en el art. 42 num. 1) de la Ley N° 025 del Órgano JudiciaL y en aplicación del art. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara  INFUNDADO el recurso de casación en el fondo, interpuesto Benigno Huanca Siles, cursante de fs. 158 a 161 vta., contra el Auto de Vista N° 124/2014 de 09 junio de 2014 de fs. 153 a 155. Sin costas por no existir respuesta.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Duran

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Séptimo