TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA


S A L A  C I V I L


Auto Supremo:633/2014

Sucre:04 de noviembre2014         

Expediente:        T-31-14- S

Partes:Industrias Agrícolas de Bermejo Sociedad Anónima (IABSA)c/ Jaime

Fructuoso Ávila Balderrama.

Proceso:Resolución del contrato de préstamo, cancelación de letras de cambio,

devolución de dinero y daños y perjuicios.

Distrito:Tarija.

VISTOS: El recurso  de casación en la forma y en el fondo de fs. 439 a 443, interpuesto por Industrias Agrícolas de Bermejo Sociedad Anónima, representada por Mario Gallardo Muñoz, en contra del Auto de Vista Nº49/2014 de fecha 05 de mayo 2014, cursante de fs. 421 a 424,  emitido por la Sala Civil, Comercial, de Familia, Niñez y Adolescencia, Violencia Intrafamiliar o Domestica y Pública Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, en el proceso ordinario de Resolución de contrato de préstamo y otros, seguido por el recurrente contra Jaime Fructuoso Ávila Balderrama; la concesión de fs. 514 y vta., los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, elJuezde Partido Mixto y de Sentencia Primero de Bermejo Capital de la Segunda Sección de la Provincia Arce del Departamento de Tarija,el 04 de febrero de 2013, pronunció Sentencia, cursante de fs. 273 a 280, declarando por suficiencia de méritos, con lugar en parte la pretensión deducida en la demanda y, por insuficiencia de méritos, Sin lugar las pretensiones de devolución de dineros y pago de daños y perjuicios planteados en la demanda. Por consiguiente declaró resuelto y sin valor legal el contrato suscrito en fecha 23 de marzo de 2010 por el que Jaime Fructuoso Ávila Balderrama otorga en calidad de préstamo a favor de IndustriasAgrícolas de Bermejo Sociedad Anónima la suma de $us. 4.800.000.-en el contrato de fs. 77 a 78, modificado por las mismas partes en los contratos suscritos en la ciudad de Yacuiba en fecha 05 de abril de 2010 a fs. 79 a 80, 81 a 82y 83.  Como emergencia de ello se declaró sin valor legal las letras de cambio giradas por IABSA como garantía de la obligación que a continuación se detalla:

  1. Nº 11346 por la suma de 5.856.000 $us.
  2. Nº 169750 por la suma de 1.171.200 $us.
  3. Nº 095301 por la suma de 1.171.200 $us.
  4. Nº 095302 por la suma de 1.171.200 $us.
  5. Nº 095303 por la suma de 1.171.200 $us.
  6. Nº 095304 por la suma de 1.171.200 $us.
  7. Nº 095305 por la suma de 234.240 $us.
  8. Nº 095306 por la suma de 234.240 $us.
  9. Nº 095307 por la suma de 234.240 $us.
  10. Nº 095308 por la suma de 234.240 $us.
  11. Nº 095309 por la suma de 234.240 $us.
  12. Nº 11731 por la suma de 234.240 $us.
  13. Nº 11723 por la suma de 234.240 $us.
  14. Nº 11724 por la suma de 234.240 $us.
  15. Nº 11725 por la suma de 234.240 $us.
  16. Nº 11726 por la suma de 234.240 $us.
  17. Nº 11727 por la sumad de 1.171.200 $us.
  18. Nº 11728 por la sumad de 1.171.200 $us.
  19. Nº 11729 por la sumad de 1.171.200 $us.
  20. Nº 11730 por la sumad de 1.171.200 $us.

Contra la Resolución de primera instancia, el demandado, mediante su  representante legal interpuso recurso de apelación, en cuyo mérito la Sala Primera Civil del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija emitió el Auto de Vista por el cual revocó en parte la Sentencia dictada por el Juez A quo.

Contra la Resolución de segunda instancia, interpuso recurso de casación la parte demandante IABSA, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


En la forma:

Concretamente acusa la infracción del art. 236 del Código de Procedimiento Civil al referirse el Ad quem sobre los contratos objeto de la litis como no perfectos, aspecto que no fue acusado en apelación, hecho que genera según criterio del recurrente infracción de dicha norma, respecto a la pertinencia y congruencia que debe guardar la resolución de segunda instancia.

En el fondo:

Considera que erróneamente se estableció que: Al no producirse la entrega del dinero (tradición de la cosa), el contrato de préstamo no es un contrato perfecto, motivo por el cual, no puede analizarse la Resolución del mismo, criterio que es acusado por el recurrente en virtud a la documental cursante de fs. 97 a 100, contestación a la demanda de fs. 151 a 154, incidente de nulidad de fs. 231 a 233 y conclusiones de fs. 234 a 237, piezas procesales donde el demandado declara que existe la “Entrega del Dinero”, el cual fue objeto de probanza en donde el Juez de la causa concluyo que éste no se dio, motivo por el cual procedía la resolución del contrato y demás, Acusa la errónea valoración de las documentales descritas indicando que se incurrió en error de hecho.

Por otro lado menciona que el Tribunal de alzada no se pronunció sobre las letras de cambio, asumiendo una posición de total indiferencia.

Por lo cual termina peticionando que en virtud al recurso de casación en la forma se anule el Auto de Vita para que se pronuncie uno nuevo decisorio, congruente y exhaustivo. En base al recurso de casación el fondo solicita que se Case el Auto de Vista y en su mérito se confirme la sentencia de primera instancia declarando resuelto y sin valor legal el contrato suscrito entre IABSA y el demandado.

CONSIDERANDO III: 

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

La violación del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, constituye siempre un reclamo que debe ser planteado como sustento del recurso de casación en la forma, toda vez que como consecuencia de esa acusación lo que el recurrente persigue es que el Tribunal de Casación anule el Auto de Vista recurrido, porque dicha Resolución no se habría ceñido a la pertinencia prevista por la norma citada y, como consecuencia de ello, se disponga la emisión de un nuevo fallo de Alzada que se circunscriba a todos los agravios contenidos en el recurso de apelación o solo a los agravios fundamentados en el recurso de Alzada.

En el caso de Autos, el recurrente considera que el citado art. 236 del Código de Procedimiento Civil habría sido vulnerado por el Tribunal Ad quem, en razón a que éste habría sustentado su determinación en el análisis del contrato perfecto e imperfecto considerado y analizado por el Tribunal de Alzada.

Siendo ese el reclamo efectuado por el recurrente, corresponde señalar que, es posible que una de las partes no comparta los fundamentos en que se sustenta la Resolución de Alzada o que los considere incongruentes o imprecisos, sin embargo esa observación de ninguna manera corresponde vincularla a la violación del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, toda vez, que dicha acusación únicamente se refiere a la falta de pertinencia o congruencia que adolecería la Resolución de Alzada, situación que no se presenta cuando lo que se cuestiona son los fundamentos en que se basa la decisión de segunda instancia.

Establecido lo anterior y de la revisión del Auto de Vista recurrido se establece que el mismo guarda la debida congruencia y pertinencia, en razón a que, en base a los fundamentos en el contenido, se pronunció respecto al debate acaecido en la litis, el cual fue motivo de apelación por el demandado, consiguientemente el Tribunal de Alzada circunscribió su decisión al motivo que le fue impugnado y que fue resuelto por el Juez A quo, no encontrándose impertinencia en la Resolución de Alzada.

No obstante a lo indicado, se debe considerar que el Tribunal de alzada en aplicación del principio "iuria novit curia", aunque el mismo no hubiera sido expresamente invocado, definió la situación jurídica del contrato de préstamo de dinero, sin embargo, no entró a considerar sobre las letras de cambio que fueron declaradas sin valor legal por el Juez A quo, no existe ninguna fundamentación de parte del Ad quem referente a la situación legal de las mismas, circunstancias que ocasiona que la resolución dictada por el Ad quem sea observada por la parte recurrente. Al respecto cabe precisar que la demanda, como consecuencia de la invalidez del contrato de préstamo de dinero, pretende la cancelación judicial de las letras de cambió entregadas como garantía del monto de dinero que no habría sido desembolsado.

En ese entendido, a tiempo de fundamentar la Resolución, donde se concluyó que no correspondía la resolución del contrato de préstamo de dinero, porque este no se habría perfeccionado, debió realizarsetambién un análisis respecto a la situación jurídica de las letras de cambioobjeto del presente proceso y tomar una determinación sobre las mismas, al no haberse efectuado dicho análisis y determinación, el Tribunal Ad quem no cumplió con los principios constitucionales procesales de eficacia yeficiencia, contenidos en el art. 180 de la Constitución Política del Estado, replicados en la Ley del Órgano Judicial en el art. 30, norma que está en plena vigencia y debe regir la administración de justicia, que consiste en la practicidad de una decisión judicial, cuyo resultado, en resguardo del debido proceso, debe surtir el efecto de haberse impartido justicia y ésta resulte útil para los justiciablesque buscan que se otorgue a cada quien lo que en derecho le corresponde, mediante el respeto de las reglas y las garantías establecidas por ley.

En efecto la pretensión de cancelar judicialmente las letras de cambio como efecto de definir la situación legal del contrato de préstamo de dinero, no mereció ningún pronunciamiento, dejando imprejuzgada tal pretensión.

Por lo expuesto, y al amparo del art. 254 núm. 7) del Código de Procedimiento Civil que indica “Faltando a alguna diligencia o trámite declarados esenciales, falta expresamente penada con nulidad por ley”, corresponde fallar conforme lo disponen los arts. 271 numeral 3) y 275 del mismo cuerpo legal.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 núm. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULAel Auto de VistaNº 49/2014 de fecha 05 de mayo 2014, disponiendo que el Ad quem asuma una posición sobre las letras de cambio que fueron objeto de debate en la presente causa. Cumpliendo lo previsto por el artículo 17 parágrafo IV de la Ley del Órgano Judicial, comuníquese la presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Sin responsabilidad por ser excusable.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relator: Mgdo.  Dr. Rómulo Calle Mamani

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Séptimo