TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA  CIVIL

Auto Supremo: 630/2014

Sucre: 04 de noviembre 2014

Expediente:        SC 109 14 S

Partes: Gladys Terrazas de Veizaga y José Henry Veizaga Céspedes.c/Elfy

Terrazas de Sandoval y otro.

Proceso: Rendición de cuentas.

Distrito: Santa Cruz.

VISTOS: Elrecurso de casación en la forma y en el fondo, interpuesto por Gladys Terrazas y José Henry Veizaga Céspedes de fs. 356 a 358 y vta., contra el Auto de Vista Nº94/2014emitido el 11 de abril de 2014 cursante de fs. 353 a 354 y vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso de rendición de cuentas seguido por la recurrente en contra de Elfy Terrazas de Sandoval y otro, la concesión de fs. 364, los antecedentes del proceso, y:


CONSIDERANDO I:                                                        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Primero de Partido y Sentencia de Montero, dicta la Sentencia de fecha 25 de octubre de 2013 cursante de fs. 327 a 332, por la que declara improbada íntegramente  la demanda de rendición de cuentas de fs. 12 a 13, ratificada a fs. 86 y vta.,de obrados interpuesta por Gladys Terrazas de Veizaga y José Henry Veizaga Céspedes y probada la oposición deducida por la demandada Elfy Terrazas de Sandoval.

Fallo de primera instancia que fue recurrido de apelación por los demandantes que mereció el Auto de Vista  de 11 de abril de 2014, que confirmó en todas sus partes la resolución apelada, que es recurrida en casación en la forma y en el fondo por Gladys Terrazas de Veizaga y José Henry Veizaga Céspedes, objeto del presente análisis.


CONSIDERANDO II:                                                                        DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma.-

1.-Que el Auto de Vista que se impugna es impertinente e incongruente, porque vulnera no solamente el art. 236 del Código de Procedimiento Civil sino  el art. 254 inc.4) de la misma norma al haber otorgado más de lo pedido por las partes y sin haberse pronunciado sobre algunas de las pretensiones deducidas en el proceso y que han sido reclamadas oportunamente.

a) Que el Auto de Vista es impertinente porque no se ha pronunciado en absoluto respecto a la vulneración del art. 687 del Código Civil.

b) Que tampoco se ha pronunciado respecto a la errónea interpretación y aplicación de los arts. 134 y 135 del Código de Comercio respecto a existencia de Sociedades irregulares o de hecho.

c) Que no se han pronunciado con respecto a la violación de los arts. 1286 del Código Civil y 397 de su procedimiento, denunciado cuando las más de cien pruebas presentadas  ni siquiera han sido mencionadas en Sentencia.

d) Que no se han pronunciado sobre la prueba documental que cursa de fs. 1 a 11, la de fs. 49 a 79 y la literal cursante de fs. 104 a 133, que no han sido objeto de valoración ni compulsa.

2.- Que el Auto de Vista es extra petita porque se ha pronunciado sobre cuestiones no planteadas ni recurridas al señalar en la Cláusula Quinta, versa sobre la otorgación de poder amplio y suficiente a la demandada para constituirse en obligada a rendir cuentas, cuestión que nunca habría sido  ni  mencionada en la Sentencia.

En el fondo.-

1.-Acusa que el Auto de Vista incurre en violación, interpretación errónea y aplicaciónindebida de la ley, además de contener disposiciones contradictorias que vulneran el art. 253 inc. 1) y 2) del Código de Procedimiento Civil, así como se advierte en el  Segundo Considerando, cuando menciona los arts. 134 y 135 del Código de Comercio y establece la existencia y funcionamiento de una sociedad de hecho o irregular al haber conformado la Unidad Educativa Domingo Savio”, sin embargo, omite pronunciarse y aplicar el art. 687 del Código de Procedimiento Civil que prescribe que todo el que administra  o gestiona negocios ajenos estará obligado a rendir cuentas, concordante con el art 134 del Código de Comercio, que dispone que este tipo de sociedades debe regirse por el derecho común.

2.- Que existe contradicción entre el argumento de la Sentencia con el Auto de Vista porque la Sentencia declara improbada la demanda con el único argumento de que la sociedad constituida con la demandada es inexistente, lo que sería un óbice legal para la procedencia de la rendición de cuentas y el Auto de Vista,  recurrido en su segundo Considerando, punto 1.2, admite la existencia de la Sociedad Irregular o de hecho, sin embargo dice “no haberse cumplido con la Cláusula Quinta del documento de Sociedad, al no haberse otorgado los poderes.”

3.- Que en el mismo Auto de Vista existe un razonamiento ilógico y contradictorio cuando en su Segundo Considerando, admite la existencia de una Sociedad Irregular o de hecho al conformarse la Unidad Educativa, sin embargo al no cumplirse con la cláusula quinta, empero, olvida que al haberse admitido su existencia, también se la ha conducido de hecho, cuya prueba es precisamente el documento de fs. 1 a 3, de conformidad al art. 134 del Código de Comercio que establece que el contrato social no surte efecto jurídico alguno entre los socios para reclamar derechos y obligaciones y se debe acudir al derecho común.

Concluye su recurso  pidiendo que en virtud del recurso de casación en la forma y en el fondo que plantea, este Tribunal dicte Auto Supremo y deje sin efecto el Auto de Vista recurrido y dicte nueva resolución con citación y emplazamiento de las partes.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En la forma.-

1.- Con relación a la impertinencia e incongruencia del Auto de Vista y la vulneración de los artículos 236 y 254 inc.4) del Código de Procedimiento Civil porque: a)no se habría pronunciado en absoluto respecto a la vulneración del art. 687 del Código Civil; b) tampoco respecto a la errónea interpretación y aplicación de los arts. 134 y 135 del Código de Comercio respecto a la existencia de Sociedades irregulares o de hecho; c) respecto a la violación de los arts. 1286 del Código Civil y 397 de su procedimiento y de las más de cien pruebas presentadas que ni siquiera han sido mencionadas en Sentencia y, d) tampoco sobre la prueba documental que cursa de fs. 1 a 11, la de fs. 49 a 79 y la literal cursante de fs. 104 a 133, que no habrían sido objeto de valoración ni compulsa, al respecto y revisado el Auto de Vista que se impugna, se tiene que si bien en elmismo no se incide de manera expresa e individual respecto a los puntos reclamados, el Tribunal realiza un enfoque conjunto respecto de los incisos a) y b) reclamados de manera  específica y fundada en la apelación, aun cuando el enfoque realizado resulta sesgado, no podemos decir que no se ha pronunciado sobre los mismos, ahora bien, con relación a los incisos c) y d), revisado el recurso de apelación se advierte que el reclamo ha sido planteado de manera muy general sin la precisión y especificación de las pruebas que ameritaban tratamiento por parte del Ad quem y la exposición del agravio y perjuicio que su no consideración por el A quo hubiera generado en contra de los intereses de la apelante, razón que entendemos fue determinante para que el Tribunal de Alzada se pronuncie de manera integral sobre estos puntos, no existiendo causal valedera para decretar la nulidad del Auto de Vista, considerando que ésta es una medida que debe aplicarse sólo en aquellos casos en los que se advierta lesión al debido proceso afectando el derecho a la defensa,  en previsión de los principios que rigen a las nulidades procesales, como el principio de conservación de los actos y el de preclusión, establecido en el art. 16 de la Ley 025, concordante con el parágrafo III del art. 17 de la misma norma, con la finalidad de evitar el retroceso del proceso a etapas ya concluidas lo que conlleva mayor dilación en la tramitación y obsta indudablemente en la posibilidad de lograr una justicia pronta y oportuna, en consecuencia al no encontrar suficientes elementes que revistan gravedad que justifique la posibilidad de decretar una nulidad de obrados, el recurso en la forma deviene en infundado.

En el fondo.-

En el marco del recurso y de la revisión de antecedentes, debemos partir del hecho inicial que estamos frente a un proceso de Rendición de Cuentas declarado contencioso, en previsión de lo dispuesto  por el art. 693 del Código del Procedimiento Civil, siendo así, el Tribunal de casación resulta ser instancia competente para considerar los argumentos del recurso, motivo de presente análisis, debiendo considerar los extremos siguientes:

Conforme sale del memorial de demanda de fs. 12 a 13 de obrados, la demandante, hoy  recurrente, incoa demanda de rendición de cuentas en base a lo dispuesto para el efecto por el art. 687 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, manifestando que en fecha 15 de junio de 1995, habría constituido conjuntamente la demandada una Sociedad de Responsabilidad Limitada bajo la denominación UNIDAD EDUCATIVA PRIVADA “DOMINGO SAVIO”, destinada a prestar servicios en el ámbito educativo, habiendo sido designada la demandada en el mismo documento de constitución, como Gerente General de la misma para el manejo de toda la parte económica, responsabilidad que hasta la fecha habría venido desarrollando, sin haber efectuado verdadera rendición de cuentas e informe económico  de su gestión hasta la fecha; sociedad que habría sido constituida mediante documento público que cuenta con el reconocimiento de firmas por parte de los socios y Resolución Administrativa Nº 485/99 por la Dirección Departamental de Educación  de la ciudad de Santa Cruz, que autorizó su funcionamiento, sin que hubieran seguido el trámite respectivo en el Registro de Comercio, funcionando  en la realidad y en los hechos,  como una “sociedad irregular o de hecho” bajo previsión de lo dispuesto por los arts. 134 y 135 del Código de Comercio, en consecuencia bajo regulación del derecho común, vale decir de la normativa Civil como propuso la demandante cuya base legal de su demanda está situada en el art. 687 y siguientes del Códigode Procedimiento  Civil, como coincidentemente concluyó el propio Tribunal de apelación en el  Auto de Vista de fs. 134, al señalar que “los demandantes GLADYS TERRAZAS DE VEIZAGA, JOSÉ HENRY VEIZAGA CÉSPEDES y la demandada ELFY TERRAZAS DE SANDOVAL de forma conjunta con el Sr. JAIME SANDOVAL SOLIZ, en la ciudad de Montero-Provincia Santisteban constituyeron una sociedad irregular de hecho  para la conformación de un Establecimiento Educativo denominado  Unidad Educativa Privada Domingo Savio”, reconociendo implícitamente que la misma está bajo el régimen del derecho civil, sin embargo de manera incomprensible repara en la cláusula quinta del referido documento, realizando lectura e interpretación sesgada y parcial de la misma, advirtiendo solamente en la primera parte de esa cláusula referida a la conformación de la Administración de la Sociedad, establecidas por un Gerente General y un Administrador de la parte Pedagógica- directora- “...quienes podrán representarlos en todos los actos judiciales y administrativos, para cuyo efecto la Sociedad y en forma general, todos los socios les conferirán los respectivos Poderes Generales...”, ignorando que a continuación de manera expresa señala: “...designándose como Gerente General a la señora ELFY TERRAZAS DE SANDOVAL, y como administradora de la parte pedagógica.- Directora.- a la señora GLADYS TERRAZAS VEIZAGA con amplias facultades.”, de cuya interpretación, conforme señala el art. 510 de Código Civil, se infiere que la no otorgación de los poderes notariales que esgrime el Ad quem como justificativo para declarar improbada la demanda, no han modificado lo establecido en el contrato por la propia voluntad de las partes, es decir que la parte administrativa económica , quede a cargo de ELFY TERRAZAS DE SANDOVAL y, la parte pedagógica a cargo de GLADYS TERRAZAS DE VEIZAGA, máxime cuando como se estableció, la sociedad funcionó desde sus inicios como una sociedad de hecho y está regulada por la normativa civil.

En ese entendido, el art. 687 del adjetivo civil señala: “(Obligación de rendir cuentas) Todo el que administrare o gestionare negocios ajenos estará obligado a rendir cuentas de su gestión.” Bajo esta previsión, y conforme se evidencia  del documento de fs. 1 a 3 y vta. la sociedad de hecho está conformada por cuatro personas socios - GLADYS TERRAZAS DE VEIZAGA, JOSÉ HENRY VEIZAGA CÉSPEDES, ELFY TERRAZAS DE SANDOVAL y JAIME SANDOVAL SOLIZ, de lo que se infiere que la demandada Elfy Terrazas de Sandoval como administradora de la parte económica de la sociedad y haber fungido el cargo como sale de los antecedentes de obrados, aun cuando la misma es copropietaria de la sociedad, al haber administrado también el patrimonio de los otros socios,  está obligada a rendir cuentas no solamente ante la demandante sino ante los otros copropietarios, dado que la norma precitada de manera expresa dice “TODO EL QUE ADMINISTRARE...” lo que implica que no existe posibilidad de exclusión alguna que obste a la demandada cumplir con la obligación que le asiste por la administración de patrimonio ajeno como erróneamente entendió el Ad quem, cuando los apelantes invocaron expresamente la conculcación de esta norma, base su demanda a tiempo de concluir los fundamentos de la resolución aun cuando reconoció que se trataba de una sociedad de hecho, realizando también sesgada interpretación y aplicación del art. 134 del Código de Comercio en su párrafo tercero, que dispone que  las sociedades irregulares o de hecho se rigen por el derecho común,como de manera fundada reclamó la recurrente en el recurso de apelación,  en consecuencia, siendo que el debate dentro del presente proceso de rendición de cuentas es el manejo o la administración de la sociedad irregular o de hecho constituida entre las partes, la misma está bajo el paraguas legal establecido en el Código Civil en los artículos 750 y siguientes, al efecto el art. 775 de la norma citada refiere: “La administración de la sociedad se regula por el contrato.II. Puede encomendarse la administración a uno o más socios o a un tercero, o bien estar a cargo de todos los socios, en Autos, conforme sale del mismo Contrato de Constitución, la administración le ha sido expresamente encargada a la hoy demandada Elfy Terrazas deSandoval en la Cláusula Quinta del documento, ahora bien, respecto a que no se hubieran girado los poderes  para que ejerza la representación de todos los socios, al estar la referida sociedad, bajo el régimen de la normativa civil, se aplican al caso las reglas del mandato, conforme el art. 804 y siguientes del Código Civil, pudiendo ser el mismo expreso o tácito, en Autos al designársela de manera expresa como Gerente - Administradora de la Sociedad, tácitamente se le ha otorgado poder para desempeñar esas funciones, como dan cuenta los actos que ha desplegado en talcalidad durante el tiempo de vigencia de la Sociedad y la no otorgación de los Poderes Notariados a que la Cláusula Quinta hacen referencia no ha sido óbice para que desempeñe esa función, en consecuencia, el razonamiento vertido por el Tribunal de apelación en sentido de que por esta causa no correspondería que la demandada rinda cuentas a los socios, resulta errónea, resultando procedente la petición de la demandada como dispone el art. 687 del Código de Procedimiento Civil, como se tiene razonado en el A. S. Nº. 96/2012 de fecha 26 de abril: “…la rendición de cuentas, es la obligación que tiene toda persona que ha administrado un bien o un negocio dentro de una sociedad, a fin de presentar un detalle de las operaciones efectuadas, ingresos obtenidos, saldos en contra y toda la documentación de cuanta operación se haya efectuado, todo ello con el fin de definir el estado de lo administrado en el negocio y en su caso determinando responsabilidad.”. 

Por los fundamentos expuestos, siendo evidentes las infracciones acusadas por los recurrentes, corresponde fallar en la forma prevista por los arts. 271- 2) y 4), 273 y 274 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 41, 42 parágrafo I, num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 2) y 4), 273 y  274 del Código de Procedimiento Civil declara INFUNDADO en la forma el recurso de casación  de fs. 356 a 358 y vta. y en el fondoCASA  el Auto de Vista Nº 94/2014 de fecha 11 de abril de 2014, cursante de fs. 353 a 354 y vta., y deliberando en el fondo declara probada la demanda de rendición de cuentas conforme los argumentos expuestos en la presente resolución, disponiendo que la demandada cumpla con la rendición de cuentas que le corresponde en el plazo fijado por el art. 688 del Código de Procedimiento Civil.


Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Duran.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Séptimo