TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

            S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 626/2014

Sucre: 31 de octubre 2014

Expediente: LP 93 14 - S

Partes: Hernán Tapia Balboa y Juana Mollo Quispe de Tapia. c/ Dora Vargas de

            Ibáñez.

Proceso: Rescisión de contrato de préstamo de dinero y de venta con pacto de

              rescate, por lesión en estado de peligro.

Distrito: La Paz.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 914 a 916 interpuesto por Hernán Tapia Balboa y Juana Mollo Quispe de Tapia, contra el Auto de Vista Nº 183/2014 de 17 de abril de 2014, de fs. 910 a 912, pronunciado por la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso ordinario de rescisión de contrato de préstamo de dinero y de venta con pacto de rescate, por lesión en estado de peligro seguido por los recurrentes contra Dora Vargas de Ibáñez; la respuesta al recurso de fs. 919 a 920 vta.; el Auto de concesión de fs. 921; los antecedentes del  proceso, y:


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Hernán Tapia Balboa y Juana Mollo Quispe de Tapia, acompañando literales a fs.20  amparados en los arts. 473, 482, 549-1), 3) y 4), 551, 560 y 561 del Código Civil, y 328 de su procedimiento, demandan de fs. 21 a 24 y 27, refiriendo que eran deudores de José Valverde Montaño por $us.15.000 y Arturo Miranda Riveros les inició querella penal. Ante la posibilidad de perder su casa y su libertad se contactaron con la demandada quien les ofreció $us.45.000 en préstamo procediendo a insertar la minuta en la Escritura Pública Nº 161/2004 de 28 de mayo de 2004, con el interés de 2.5% y con la garantía de la primera y privilegiada hipoteca del inmueble de su propiedad ubicado en la Av. Palca actual Defensores del Chaco Nº 19, zona Chasquipampa, de 500 m2 con registro, pero además suscribieron otra minuta de compraventa con pacto de rescate en la misma fecha. Conociendo que el mencionado inmueble estaba gravado y el préstamo que solicitaban era para cubrir esa deuda evitando así el remate, la acreedora y su esposo les indicaron que no les iban a entregar todo el dinero sino solo $us.25.000 el restante levantadas las anotaciones, pero les obligaron a firmar por el total del préstamo y solo así les entregarían ese monto, desesperados se sometieron a dicha condición. La condición para entregarles los restantes $us.25.000 se basó en el saneamiento en Derechos Reales pero cuando esto fue cumplido e inscribió la hipoteca a favor de los demandados se negaron a dar la totalidad. A José Valverde Montaño los propios acreedores le entregaron $us.15.000 a fin de que levante la anotación preventiva, el gravamen a favor de Arturo Miranda Riveros por $us.20.000, le entregaron $us.5.000. En la fecha que presentan la cancelación de José Valverde, registraron la hipoteca a favor de la demandada y su cónyuge, cumplidas las exigencias de ambos les pidieron completar el restante pero se negaron. De la minuta de préstamo con garantía hipotecaria se establece el interés mensual por la totalidad del préstamo y el canon durante doce meses de $us.1.125, o sea, así se hubiera pagado el 50% de la deuda debían seguir cancelando intereses por la totalidad. Demandan la rescisión por lesión porque existe desproporción en más de la mitad del valor prometido, existe duplicidad de actos jurídicos sobre el mismo objeto.

Dora Vargas de Ibáñez, de fs. 140 a 144 vta., responde señalando que el demandante posee 14 procesos penales con mandamiento de detención formal siendo difícil que haya sido engañado en su buena fe. En la escritura la acreedora declara que entrega $us.45.000 y los deudores aceptan, declaran su conformidad y se ratifican en el tenor de la escritura. En la protocolización y firma de la minuta de aclaración de escritura dieron por bien hecho y consolidaron los actos anteriores. En la escritura pública de compraventa de inmueble con pacto de rescate de 28 de mayo de 2004, los demandantes declararon de forma libre y voluntaria su consentimiento de transferir su propiedad. El precio establecido en el documento de venta con pacto de rescate y la escritura de préstamo de dinero tienen por objeto garantizar el cumplimiento de la obligación, en la demanda no se afirma ni demuestra que el contrato de venta con pacto de rescate hubiese sido perfeccionado y ser oponible lo cual invalida su pretensión, ni siquiera el argumento de la lesión es atendible pues de acuerdo al art. 561 del Código Civil, solo se aplica a títulos traslativos de dominio Deduce demanda reconvencional porque los demandantes se obligaron al cumplimiento de determinada prestación, sin embargo no fue cumplida, les inició proceso coactivo civil, esto ha provocado daños y perjuicios por efecto del lucro cesante y daño emergente.

Sustanciado el proceso en primera instancia, la Juez Octavo de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, mediante Sentencia Nº 279/2013 26 de noviembre de 2013, de fs. 877 a 885 vta., declaró improbada la demanda e improbada la demanda reconvencional.

En apelación la referida Sentencia, la Sala Civil Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, por Auto de Vista Nº S-183 de 17 de abril de 2014, de fs. 910 a 912, confirmó la Sentencia, resolución contra la cual la parte demandante interpone recurso de casación en el fondo.


CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del contenido del recurso, se resume lo siguiente:

  1. Errónea valoración de la prueba, vulneración del art. 1286 del Código Civil, art. 397 del Código de Procedimiento Civil, fallo contradictorio desconociendo el principio de proporcionalidad:

Sostienen que han demostrado que el bien inmueble objeto de compraventa con pacto de rescate de 28 de mayo de 2004, se vendió por la irrisoria suma de $us.45.000 cuando se demostró que el mismo vale $us.280.342,92. Los Vocales recurridos sostienen indica que no hay desproporcionalidad porque no se judicializó el documento de compraventa, contradiciendo la doctrina que ellos mismos aplican en su fallo. La demandada por una misma obligación suscribió con los demandantes varios contratos de préstamo de dinero y al mismo tiempo suscribe compraventa con pacto de rescate de naturaleza jurídica distinta, por tanto, está claro que se aprovechó de su ignorancia. 

  1. Autoridades jurisdiccionales no valoraron correctamente la prueba que demuestra que se ha explotado su necesidad apremiante:

De fs. 15 a 17, se acredita la escritura pública Nº 162/2004 de cancelación de deuda y levantamiento del gravamen hipotecario que otorga el Sr. José Valverde Montaño a favor de los demandantes suscrito en 28 de mayo de 2004, documento que acredita que en esa fecha se devolvió al Sr. Valverde la suma de $us.15.000 con dinero prestado por la demandada de donde se tiene que claramente se aprovechó de su necesidad y de manera desproporcionada les hicieron firmar el contrato de compraventa con pacto de rescate.

  1. Prueba omitida de valorar por autoridad jurisdiccional en vulneración del art. 390-II, vulneración del debido proceso:

Del acta de inspección ocular de fs. 530 a 533, se acredita que la Juez A quo in visu se apersonó a verificar la existencia del documento que se hace mención en el punto 2, en cuya audiencia la demandada expresamente sostuvo que faltaba entregar que quedó en garantía, y contradictoriamente señala que los $us. 45.000 se entregaron en la Notaría, asimismo señaló que entregó solo $us.25.000.

  1. Prueba que se valora solo con el argumento de favorecer a la parte contraria:

De fs. 6 a 7, se acredita la escritura suscrita el 28 de mayo de 2004, y su reconocimiento de firmas y rubricas efectuada en la misma Notaría el 31 de mayo de 2004, documento que acredita que les hicieron firmar una compraventa además de la escritura de préstamo de dinero que demuestra que se aprovecharon de sus necesidades y el estado de peligro en que se encontraban.

  1. Principio de proporcionalidad ignorado por las autoridades recurridas:

De fs. 440 a 476, el avalúo pericial del inmueble que se dio en calidad de compraventa con pacto de rescate y en garantía de préstamo de dinero, informe en que se evidencia la magnitud y envergadura del inmueble el mismo que de acuerdo al avalúo tiene un precio de $us.280.342,92 demostrándose desproporcionalidad entre la prestación y la contraprestación.

Con dichos antecedentes, pide que se Case el Auto de Vista. 


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Previamente a ingresar a responder la expresión de agravios manifestados en el recurso de casación, es necesario efectuar el siguiente análisis y consideraciones a la cuestión planteada:

  1. El Testimonio Nº 161/2004 de la Escritura Pública de préstamo de dinero con garantía hipotecaria de 28 de mayo de 2004, de fs. 1 a 3, y el Testimonio Nº 178/2004 de la Escritura Pública de aclaración de escritura de 15 de junio de 2004, de fs. 4 a 5, acreditan que entre Dora Vargas de Ibáñez y Hernán Tapia Balboa y Juana Mollo Quispe de Tapia, celebraron un contrato de préstamo de dinero con garantía hipotecaria conviniendo que la primera de las nombradas, en calidad de acreedora otorga a favor de los segundos, denominados deudores, la suma de $us.45.000, en la forma, plazo y condiciones establecidas, con la garantía de la primera y privilegiada hipoteca del inmueble lote de terreno de 500 m2 ubicado en Av. Defensores del Chaco Nº 19, zona de Chasquipampa, inscrito el 2 de marzo de 2003.

Mediante la minuta reconocida de compraventa de bien inmueble con pacto de rescate de 28 de mayo de 2004, de fs. 6 a 7, celebrada entre Hernán Tapia Balboa y Juana Mollo Quispe de Tapia y Dora Vargas de Ibáñez, se acredita que los primeros dieron en venta real y perpetua el bien inmueble de su propiedad descrito precedentemente, en favor de la segunda por el precio de $us.45.000 conviniendo pacto de rescate sobre el inmueble referido por el término de seis meses a partir de suscripción del contrato, otorgándole carácter definitivo a dicho compraventa en caso de no producirse el rescate con el pago del precio.

  1. La rescisión es una forma de invalidez de algunos tipos de contratos que se produce por lesión o por estado de peligro, es una forma de dejar sin eficacia los contratos. A su vez, la lesión es el perjuicio económico producido a una de las partes en los contratos conmutativos, cuando existe evidente desigualdad entre las prestaciones de las partes.
  2. Dentro de la clasificación de los contratos, doctrinalmente aceptada, podemos encontrar la clasificación según la reciprocidad de las obligaciones: unilaterales, bilaterales, sinalagmáticas imperfectas y plurilaterales. En los contratos unilaterales las obligaciones surgen para una de las partes contratantes solamente, donde una de ellas es acreedora y la otra deudora, por ejemplo, el contrato de préstamo de dinero que crea la obligación sólo para el prestatario de devolver el dinero recibido en préstamo y pagar los intereses.  En los contratos bilaterales, las obligaciones son recíprocas donde cada una de las partes contratantes es a la vez acreedora y deudora, son interdependientes, es decir, la existencia de una de las obligaciones tiene por causa la obligación asumida por el otro contratante, por ejemplo, en la compraventa, la obligación del vendedor de entregar la cosa vendida tiene por causa la obligación del comprador de pagar el precio, y correlativamente, la obligación del comprador de pagar el precio tiene por causa la obligación asumida por el vendedor de transferir y entregar la cosa vendida.

En los contratos bilaterales se generan obligaciones y cargas contractuales equitativas y recíprocas entre las partes, por consiguiente, cuando dichas prestaciones no son equivalentes ni proporcionales puede ser aplicable la rescisión del contrato por lesión. De la comprensión del art. 561-I del Código Civil, se advierte que uno de los presupuestos de la rescisión por lesión es la clara desproporcionalidad o la excesiva diferencia entre la prestación de una de las partes frente a la contraprestación de la otra, y el otro, siempre que dicha desproporción haya sido provocada por el estado de necesidad o por ciertas condiciones en las que se encontraba una de las partes que le haya llevado a celebrar el contrato en condiciones inicuas, de donde resulta que la rescisión por lesión procede únicamente en contratos donde existen obligaciones bilaterales que implica mutuas prestaciones.

  1. En cambio, en los contratos unilaterales solo una de las partes está reatada a cumplir una prestación frente a la otra que queda liberada de realizar la contraprestación, por consiguiente, la rescisión por lesión no es aplicable a los contratos unilaterales como es el caso del presente contrato de préstamo de dinero con garantía hipotecaria por cuya tercera cláusula los recurrentes se comprometieron a pagar la deuda a la acreedora en las condiciones y forma establecidas en el contrato. El art. 895 del Código Civil, referido al mutuo o préstamo simple, establece la obligación del mutuario a devolver al mutuante la cosa otorgada en préstamo. En consecuencia, Hernán Tapia Balboa y Juana Mollo Quispe de Tapia, mediante el referido contrato de préstamo de dinero con garantía hipotecaria, se reataron al cumplimiento de una prestación devolución del dinero concedido en préstamo de dinero- unilateralmente, y siendo que por el contrato unilateral se generan obligaciones solo para una de las partes, por lo que al respecto resulta innecesario realizar mayores consideraciones por la marcada improcedencia de la pretensión. 
  2. Respecto del documento reconocido de compraventa de bien inmueble con pacto de rescate de 28 de mayo de 2004, de fs. 6 a 7, se acredita de las copias legalizadas de fs. 257 a 265, que en virtud al proceso coactivo civil instaurado por Dora Vargas de Ibáñez contra los recurrentes, mediante auto de 27 de septiembre de 2005, el Juez Décimo de Partido en lo Civil Comercial de La Paz, mediante Testimonio Nº 489/2005 de 24 de diciembre de 2005, procedió a la adjudicación judicial en favor de la coactivante, del bien inmueble señalado precedentemente, de donde se colige que la transferencia del bien inmueble no se operó en virtud a la celebración del contrato de compraventa del inmueble con pacto de rescate, consiguientemente, no ha surtido el efecto jurídico que las partes pretendían con este acuerdo contractual, debido a que la transferencia de la propiedad a favor de la compradora se operó como efecto de la venta judicial, por lo que es oficioso pretender rescindir el efecto lesivo del contrato cuando éste no ha producido ningún efecto pues la traslación de dominio de la propiedad no se efectuó por el contrato en cuestión sino por otro modo de adquirir la propiedad.

El Juez, previamente a admitir la demanda debe verificar que ésta cumpla no solamente con los requisitos de forma de la demanda señalados en el art. 327 del Código de Procedimiento Civil, sino a comprobar la concurrencia de los presupuestos procesales. En este examen previo a la admisión el Juez deberá tener en cuenta, por ejemplo, si los hechos que se demandan se ajustan al contenido de la norma en la que se justifica la procedencia de la acción, extremo que de no ser así, el Juez podrá rechazarla al ser improponible. La ley establece que para la rescindibilidad del contrato por lesión debe existir una manifiesta desproporción entre la prestación y la contraprestación de las partes. En el caso de Autos, se admitió la demanda de rescisión por lesión en el contrato de préstamo de dinero con garantía hipotecaria contenido en el testimonio Nº 161/2004 y testimonio Nº 178/2004, sin tener presente que en dicho contrato existe una sola prestación, de los deudores, a devolver el préstamo de dinero convenido en la forma y condiciones estipuladas en el mismo, por tanto, la demanda ha incumplido con los presupuestos contenidos en el art. 561 del Código Civil, por lo que correspondía ser rechazada in limine por ser objetivamente improponible, sin embargo de ello, se sustanció la causa y en sentencia se desestimó dicha pretensión como no podía ser de otra manera, por lo que a este Tribunal le corresponde declarar infundados los agravios acusados por los recurrentes, de igual manera, corresponde desestimar los agravios referidos al contrato de venta con pacto de rescate porque los efectos lesivos que se pretenden rescindir jamás operaron o se hicieron efectivos como se tiene fundamentado.

Por lo dicho, corresponde aplicar el art. 271 num. 2) en relación al art. 273 del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 parágrafo I num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo interpuesto por Hernán Tapia Balboa y Juana Mollo Quispe de Tapia, contra el Auto de Vista Nº 183/2014 de 17 de abril de 2014, pronunciado por la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso ordinario de rescisión de contrato de préstamo de dinero y de venta con pacto de rescate, por lesión seguido por los recurrentes contra Dora Vargas de Ibáñez. Con costas.

Se regula el honorario profesional en Bs.700,oo.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran.


Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Séptimo