TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        SALA CIVIL

Auto Supremo: 577/2014                                                                Sucre: 10de octubre2014                                                        Expediente: B-28-14-S                                                                

Partes: Freddy Suarez Suarez. c/Bismark Vaca Monasterio.                        

Proceso: Usucapión.                                                                

Distrito: Beni.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 254 a 256 vta., interpuesto por Franco Javier Capobianco Ledezma en representación de Freddy Suarez Suarez contra el Auto de Vista Nº 69/2014, de fs. 250 a 251 vta., de 22 de mayo de 2014, pronunciado por la Sala Civil Mixta del Tribunal Departamental de Justicia de Beni, dentro el proceso de Usucapión, seguido por Freddy Suarez Suarez contra Bismark Vaca Monasterios; la concesión de fs. 282; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:                                                        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez 2do de Partido Mixto Niño, Niña y Adolescente de Guayaramerin, el 17 de marzo de 2014 pronunció Sentencia, cursante de fs. 220 a 222, declarando Improbada la demanda de usucapión.

Contra dicha resolución, presentó su recurso de apelación la parte demandante, exponiendo sus agravios sufridos.

El Tribunal de Alzada en virtud a la apelación y los antecedentes del proceso, Confirmó totalmente la Sentencia apelada.

Contra la Resolución de segunda Instancia, recurre en casación el demandante, el mismo se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                        DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Indica y manifiesta que se realizó una incorrecta aplicación de los arts. 87, 88, 89, 1492 y 1493 del Código Civil, que se cumple los requisitos necesarios para usucapir.

Por otro lado como error de hecho indica que su poderdante tiene inscrito a su nombre en DDRR el inmueble en litigio desde el 09 de mayo del año 2008 que adquirió en fecha 25 de noviembre de 2007 por compra y venta al Sr. Gustavo Melgar Merlin según consta en la partida computarizada Nº 8.02.2.01.0001158 vigente, documento que no se tomó en cuenta al dictar sentencia violándose el art. 1538 del Código Civil. Por lo que también indica que el Juez desestimo de una manera irregular la inscripción en DDRR de la propiedad de su mandante.

Por lo indicado, terminó peticionando que se dicte Auto Supremo Casando el Auto de Vista y dejando sin efecto el mismo.

CONSIDERANDO III:                                                        

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el caso de Autos se tiene que los Tribunales de instancia desestimaron la pretensión del recurrente en base a dos aspectos: El primero que no probó los hechos de su pretensión y el segundo en consideración que el demandado interrumpió el plazo para la usucapión con una anterior demanda de reivindicación, la misma que fue ejecutoriada en fecha 14 de enero de 2012.

Estas dos conclusiones asumidas por los Tribunales de instancia, debieron ser atacadas en el recurso de casación en el fondo, y de la revisión delmismo se tiene que el recurrente solamente objeta de manera general y confusa la aplicación errónea de los arts. 87, 88, 89, 1492 y 1493 todos del Código Civil, indicando que se cumplió con los requisitos para usucapir; de dicha argumentación se debe considerar que la parte recurrente, no indica con que prueba demostró su posesión, sólo hace mención a los artículos referentes a la posesión, no demuestra cómo se evidenciaría en la litisla aplicación errónea de las mencionadas normativas.  Sin embargo, de la revisión de obrados (cuadernillo de prueba de descargo) se evidencia que la “posesión” del recurrente fue desvirtuada por un proceso anterior de reivindicación, el cual a criterio de los Tribunales de instancia interrumpió la posesión del recurrente, motivo por el cual no era procedente la usucapión planteada en la litis, análisis jurídico de los de instancia que no fue objetado por el recurrente, quien se limitó a señalar de manera general la infracción de las normas sustantivas referentes a la posesión, sin concretizar en nada su reclamo en casación. 

Por otro lado, se tiene que, lo mismo ocurre con la aplicación errónea de los arts. 1492 y 1493 del Código Civil (prescripción), la parte recurrente no explica en que consiste el error de los Tribunales de instancia al aplicar dichas normas, de manera confusa termina indicando que no se tomó en cuenta lo establecido en el art. 1538 del Código Civil, situación confusa e incomprensible en la argumentación empleada toda vez que de la revisión de obrados se tiene que la única parte que cuenta con registro y publicidad, es la parte demandada, quien demostró que por Escritura Pública Nº 220/2009 de 13 de julio de 2009 es el legítimo propietario de dicho bien inmueble el mismo que se encuentra registrado en Derechos Reales conforme se tiene del cuadernillo de pruebas cursante en obrados.

Finalmente respecto al error de hecho acusado en laapreciación de las pruebas, se debe considerar que de manera textual el recurrente indica: “mi poderdante tiene inscrito a su nombre en DDRR el inmueble en litigio desde el 09 de mayo del año 2008 que Adquirió en fecha 25 de noviembre de 2007 por compra venta al Sr. Gustavo Melgar Merlin según consta en la partida computarizada No. 8.02.2.01.0001158 vigente, y que por error de taipeo en la compra venta se dispuso la superficie de 390.72 metros cuadrados, con código catastral No. 2-36-13 documento que no se tomó en cuenta…” (sic), de dicha argumentación se entiende que el recurrente tuviese derecho propietario registrado en Derechos Reales  sobre el bien inmueble que ahora pretende usucapir, a dicha aseveración, se tiene que revisado las fojas en el caso de autos, no cursa prueba alguna que respalde tal argumentación, es más el recurrente no especifica en que foja se encontraría dicha prueba obviada por los Tribunales de instancia, para que esta sea apreciada en casación, más al contrario a fs. 31 cursa certificación de Derechos Reales que indica que la propiedad pertenece al demandado Bismark Vaca Monasterio, lo mismo ocurre con el Certificado alodial de fs. 74, documentos que demuestran que el único propietario del inmueble objeto de la presente causa es el actual demandado  y a más de la existencia o no de dicha documental, la usucapión pretendida no puede servir para subsanar las supuestas vulneraciones al derecho propietario del recurrente, como erradamente pretende y argumenta la parte actora. Por lo indicado, concluiremos indicando que los Tribunales de Instancia conforme a los datos del proceso emitieron resolución acorde a las pruebas presentadas en obrados.

Por dicho motivo no resultan fundados los agravios expuestos por la parte recurrente, correspondiendo por ello fallar en la forma prevista por el art. 271 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los artículos 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 254 a 256 vta., interpuesto por Franco Javier Capobianco Ledezma en representación de Freddy Suarez Suarez contra el Auto de Vista No. 69/2014, de fs. 250 a 251 vta., de 22 de mayo de 2014, pronunciado por la Sala Civil Mixta del Tribunal Departamental de Justicia de Beni. Sin costas por no existir contestación.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Sexto