TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 576/2014.

Sucre: 10 de octubre 2014.         

Expediente:        T-25-14- S.

Partes: Juan Ronal Efraín Orozco Ramallo y Rosario Guadalupe Díaz de Orozco.

c/ Osvaldo Orozco Acosta Rina Cardozo de Orozco, Mario Orozco

Ramallo,María Gladys, German Eugenio, Ana Emilse, Edgar Fernando

Orozco, Walter, Ivar y Adolfo Ramallo y/o presuntos herederos de

EugenioOrozco Cardozo, Ana Ramallo Pacheco y Rina Cardozo de

Orozco ypresuntos propietarios.

Proceso: Usucapión Decenal.

Distrito: Tarija.

VISTOS: El recurso de casación de fondo de fs. 854 a 858., interpuesto por María Gladys Orozco Ramallo de Vilar, en contra del Auto de Vista Nº 42/2014 de fecha 22 de abril 2014, cursante de Fs. 847 a 850 vta., emitido por la Sala Primera Civil, Comercial, de Familia, Niñez y Adolescencia, Violencia Intrafamiliar o Domestica y Pública del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija, en el proceso ordinario de Usucapión decenal, seguido por Juan Ronal Efraín Orozco Ramallo y Rosario Guadalupe Díaz de Orozco contra Osvaldo Orozco Acosta Rina Cardozo de Orozco, Mario Orozco Ramallo, María Gladys, German Eugenio, Ana Emilse y Edgar Fernando Orozco, Walter, Ivar y Adolfo Ramallo y/o presuntos herederos de Eugenio Orozco Cardozo, Ana Ramallo Pacheco y Rina Cardozo de Orozco y presuntos propietarios; la concesión de fs. 865 y vta., los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez Primero de Partido en lo Civil y Comercial de Yacuiba el 05 de julio de 2013, pronunció Sentencia, cursante de fs. 721 a 726 vta., declarando Improbadas la demanda principal y la reconvencional de usucapión decenal, así como las excepciones perentorias opuestas a ambas pretensiones, a la primera de incapacidad del apoderado y obscuridad de la demanda, a la segunda de prescripción y transacción. Sin lugar al pago de costas procesales, al ser un proceso doble.

Contra la Resolución de primera instancia, los demandantes al igual que uno de los demandados presentaron recurso de apelación, en cuyo mérito la Sala Primera Civil del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija el 22 de abril de 2014 emitió el Auto de Vista por el cual Revoco en parte la sentencia de fs. 721 726vta. y en consecuencia declaró probada la demanda principal e improbada la demanda reconvencional, quedando vigente el fallo en cuanto a las excepciones planteadas. En consecuencia, determino la adquisición por usucapión decenal o extraordinaria a favor de los actores Juan Efraín Ronald Orozco Ramallo y Rosario Guadalupe Días de Orozco, del inmueble en la localidad de Caraparí jurisdicción de la Segunda Sección de la Provincia Gran Chaco del Departamento de Tarija, signado con el Nº 01 del manzano 46 que tiene un frente de 183.50 mts hacia la avenida La Alianza (ahora Circunvalación), un contra frente de 204.30 mts hacia la calle por aperturar, un fondo lado sur de 124.30 mts hacia la calle 25 de mayo y un fondo lado norte de 109.40 mts hacia la calle independencia, haciendo una superficie total de 22.860 m2 (2 hectáreas con 2860)

Contra la Resolución de segunda instancia, interpuso recurso de casación en el fondo la parte demandada María Gladys Orozco Ramallo de Vilar, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Acusa la violación de los art. 945, 946, 949 del Código Civil y aplicación indebida del art. 138 del Código Civil y violación al art. 476 del Código de Procedimiento Civil y pert. 1296 del Código Civil.

Indica que el terreno objeto de usucapión es herencia que dejaron Eugenio Orozco Cardozo y Ana Ramallo Pacheco de Orozco para todos los hijos procreados dentro de ese matrimonio, demostrado por el documento de fs. 192, 193, donde se reconoce que el terreno es comprado por sus progenitores y que por esa razón ellos llegaron a un acuerdo transaccional, lo cual desconoce el Auto de Vista. Toda vez que no es nulo dicho documento.

Además indica que existe el documento de fs. 59 donde se demuestra que el terreno es de sus progenitores, así como de fs. 74, 75, 76, 77 de obrados que el Auto de Vista no ha dado una vista.  Al igual que las pruebas testificales de fs. 654, 655, 658, 660, 661, 663, 666, 667, 672, 673.

Por otro lado indica la aplicación indebida del art. 138 del Código Civil porque no se puede otorgar usucapión decenal a los demandantes porque es herencia de los progenitores para todos los hijos y los demandantes nunca estuvieron en posesión libre e inexistencia de posesión por más de diez años por que su padre vivió y trabajó dicho terreno hasta su muerte el 15 de octubre de 1999 y el proceso ha sido iniciado en fecha 25 de septiembre de 2008 fs. 14 lo cual demuestra que no se cumple los 10 años.  También los comprobantes de pago de fs. 2, 3,4, 5 establecen que se comenzó a pagar los impuestos municipales desde el año 2001 y a la fecha del inicio de la demanda no transcurrieron los 10 años.

Por lo que acusa error de derecho en la apreciación de la prueba en su conjunto violando el art. 476 del Código de Procedimiento Civil y art. 1286 del Código Civil, al indicar que no es un bien de la masa hereditaria y al indicar que el actor estaba en posesión por más de diez años apreciación que se califica como error de derecho.

Por lo cual termina indicando que la Sentencia emitida en obrados es correcta en sus fundamentos de hecho y derecho, peticionando en el fondo que se Case el Auto de Vista confirmando la Sentencia emitida y disponiendo sin lugar la demanda de usucapión.

CONSIDERANDO III: 

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

De la revisión de obrados se debe considerar lo siguiente:

En el caso de autos, el Tribunal de Alzada para dar respuesta al recurso de apelación interpuesto por Juan Ronald Efraín Orosco Ramallo cursante de fs. 732 a 736, respecto a la errónea valoración de la prueba acusada en el mismo, estableció que a fs. 8 y vta., de obrados, cursaba documento privado que acreditaba que los actores a partir de ese acto ingresaron en posesión del inmueble objeto de la litis, conclusión que resulta la correcta porque a tiempo de contestar la demanda la parte demandada no negó el valor probatorio del mismo, por lo que la crítica que ahora pretenden hacer en sentido de que el mismo (Documento de fs. 8) constituiría un “papelito” por no estar reconocido y ser una “simple minuta”, resulta extemporánea debido a que a tiempo de pronunciarse sobre la prueba adjuntada a la demanda, la parte contraria no cuestionó el valor probatorio del mismo.

Por otro lado el hecho de que la documental de fs. 8 revista la forma de minuta, no supone que el contrato o acto jurídico en el inserto carezca de validez, toda vez que una minuta resulta ser la constancia escrita del acto contenido en ese documento por lo que el reclamo formulado al respecto resulta infundado; como también resulta infundado el reclamo referido a que en dicho documento se extrañaría la “cláusula expresa” en la que se consigne que: “Juan Ronald Efraín Orosco Ramallo manifieste su conformidad con todas y cada uno de las cláusulas que forman este documento de compra y venta”, como se argumenta en el recurso de casación, aspecto totalmente irrelevante en consideración a que la documental de referencia se encuentra suscrita por el mencionado, y el consentimiento extrañado por la parte recurrente se encuentra expresamente previsto en la cláusula séptima del mismo documento, el cual indica: “En señal de conformidad ambas partes firman al pie de la presente minuta de compra venta sin que exista vicios de consentimiento; haciendo notar que el presente tiene carácter de documento privado…”, por lo cual lo argumentado en el recurso de casación deviene en infundado.

Por otro lado sobre la documental de fs. 192 a 193(documento Advencional),  en sentido que el mismo acreditaría que el inmueble objeto del litigio fuera un bien patrimonial del padre del actor y de los demandados y que en consecuencia resultaría un bien hereditario, el Tribunal de Alzada, correctamente señalo que eso no es evidente y que dicha documental no resulta suficiente prueba para demostrar que Eugenio Orosco Cardozo (padre fallecido) hubiere tenido sobre el inmueble derecho de propiedad, razón por la que no se puede considerar que el inmueble fuese hereditario, en virtud a que no se demostró la titularidad del de cujus respecto al mismo terreno.

Finalmente corresponde señalar que de la valoración general de la prueba, como correctamente lo estableció el Tribunal Ad quem se tiene que el terreno objeto de la litis inicialmente la posesión la tuvo Eugenio Orosco Cardozo junto con sus hijos, quienes le ayudaban en las actividades de campo que efectuaban en dicho terreno, si bien se tiene demostrado dicho aspecto, a la muerte del padre, acaecido el 21 de febrero de 1994, el demandante Ronald continuo ocupando el inmueble, así se puede entender de la declaración testifical, de Ana María Vaca Araos Vda. De Nogales a fs. 655 que indica: “Mario volvió de estudiar de Tarija y se quedó a ayudar a su padre y después vino su Tía Rina y lo trato y le dijo que no se iba a quedar de chanchero ni de sembrador y que se vaya a terminar sus estudios a Tarija y por eso se fue y se quedó Ronald con su padre a ayudarlo a trabajar porque a él le gustaban más las cosas del campo.”, entre otras declaraciones que si bien demostraría que dicha ocupación pudo ser una simple detentación, conforme indica la recurrente, pero no es menos cierto que el actor pudo revertir el carácter de detentación conforme manda el art. 89 del Código Civil en virtud a haber adquirido la posesión de quien se consideraba el titular del inmueble que en el caso de autos sería Osvaldo Orosco Acosta conforme consta en el documento de fs. 8 y vta., el cual demuestra que el actor cambio su detentación por posesión, aspecto acreditado por el mismo vendedor Osvaldo Orosco Acosta quien reconoce la venta efectuada al actor, las cuales se complementan además con las declaraciones testificales de cargo que indican que el terreno le pertenecía a don Osvaldo y este le transfirió al actor quien tuvo la posesión del mismo,  situación corroborada incluso por las declaraciones testificales de descargo que indican que:  “Siempre ha sido Don Ronald Orosco el que trabajo la tierra, él siempre está trabajando, realizando todas las actividades, él ha sido quien ha quedado responsable porque yo siempre le veía a Don Ronald trabajando.”, declaración testifical de Olivia Issac Balderrama Illescas cursante a fs. 666 vta.

En ese sentido el art. 88 III del Código Civil establece “La posesión actual no hace presumir la posesión anterior; pero si hay título que fundamente la posesión, se presume que se ha poseído en forma continua desde la fecha del título, salva la prueba contraria.” Situación que se da en el caso de autos, toda vez que conforme a la documental de fs. 8 y vta., se evidencia que desde el 20 de enero de 1997, Juan Ronald Efraín Orosco Ramallo tuvo la posesión del bien inmueble en cuestión, posesión en forma continua hasta la fecha que no fue desvirtuada con ninguna prueba en contrario.

Consiguientemente, en base a los fundamentos expuestos se debe concluir que el Tribunal Ad quem obró correctamente, por lo que, los argumentos y reclamos descritos en casación por la parte recurrente no son fundados, correspondiendo fallar conforme lo dispone los arts. 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el Art. 42 parágrafo I, num. 1) de la Ley de Órgano Judicial y en aplicación de lo previsto por los Arts. 271 num. 2)y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación de fondo de fs. 854 a 858., interpuesto por María Gladys Orozco Ramallo de Vilar, en contra del Auto de Vista Nº 42/2014 de fecha 22 de abril 2014, cursante de Fs. 847 a 850 vta., emitido por la Sala Primera Civil, Comercial, de Familia, Niñez y Adolescencia, Violencia Intrafamiliar o Domestica y Pública del Tribunal Departamental de Justicia de Tarija. Con costas.

Se regula el honorario del profesional abogado en la suma de Bs.- 1000

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                       

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Sexto