TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                            S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 557/2014

Sucre: 03 de octubre 2014

Expediente: SC-81-14-S

Partes: Waldo Céspedes Álvarez. c/ Karen Watchel de la Quintana.

Proceso: Mejor derecho de Posesión.

Distrito: Santa Cruz

                                                                                               


VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo cursante de fs. 415 a 417 vta., de obrados, interpuesto por Waldo Céspedes Álvarez contra el Auto de Vista Nº 80/2014 de 31 de marzo de 2014, cursante de fs. 411 a 413 vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro el proceso de Mejor Derecho de Posesión, seguido por Waldo Céspedes Álvarez contra Karen Watchel de la Quintana; concesión de fs. 422, los antecedentes procesales; y:


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, El Juez Mixto de Partido y Sentencia de Camiri, mediante Sentencia Nº 53/2013 de 22 de noviembre 2013, declaró PROBADA la demanda deducida por Waldo Céspedes Álvarez interpuesta por de fs. 65 a 68.

Asimismo, se declara improbada la demanda reconvencional de acción reivindicatoria y acción negatoria presentada por la demandada Karen Watchel de la Quintana presentada por memorial de fs. 94 a 97.


Deducida la apelación por la demandada y remitida la misma ante la instancia competente, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, mediante Auto de Vista Nº 80/2014 de 31 de marzo de 2014, revocó la Sentencia Nº 53/2013 y resolviendo en el fondo declaro Improbada la demanda interpuesta por Waldo Céspedes Álvarez y declara improbada la reconvención de Karen Watchel de la Quintana sobre Reivindicación y acción negatoria.

En conocimiento de la determinación de segunda instancia, el demandante interpuso recurso de casación en la forma y en el fondo, mismo que se pasa a analizar.


CONSIDERANDO II

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


1.- Que, la demandada no habría demostrado su derecho de propiedad licita sobre el bien inmueble, ni el origen y legalidad de la tradición de su derecho sobre el bien objeto de la litis y menos habría demostrado la posesión ejercida, alegada en su contestación.


2.- Que, en el caso de la acción negatoria la demandada no habría  probado su derecho propietario sobre los 1213 Mts.2, como ilegalmente señalaría el Auto de Vista recurrido, no existiría título alguno de la demanda sobre una superficie de 1.213 Mts.2 demostrando que los miembros del Tribunal habrían actuado en forma ultra petita y parcializada.


3.- Que, el art. 1453 del CC no solo tendría por finalidad la restitución de la posesión de la cosa sobre la que se ejerce dominio a quien la perdió, si no que esa posesión sea recuperada a favor del propietario del bien, aspecto que tampoco habría sido probado por la demandada, por cuanto la demandada no habría demostrado estar en posesión natural del bien inmueble que tendría una extensión superficial de 1.213 m2.


4.- Que, los Vocales habrían dispuesto en forma ilegal y ultra petita el lanzamiento de una extensión superficial de 1.213 mtrs.2, sin que la demandada hubiera demostrado su derecho propietario.


5.- Que, el Ad quem indicaría en el par. IV de la Sentencia, referido al origen ilícito del título de la demandada, es ultra petita, que no constituiría fundamento para justificar la invalidez de dicho título, fundamento que la parte recurrente consideraría equivocado por cuanto el Tribunal de Alzada habría actuado en forma parcializada.


Por lo expuesto y habiéndose demostrado que el Auto de Vista recurrido habría sido dictado sin fundamento legal alguno, con errores de hecho y derecho en la valoración de la prueba, solicita casar el Auto de Vista recurrido conforme señala el art. 271 num. 3) y 4) del CPC.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Entendiendo que el recurrente plantea el recurso de casación en la forma y en el fondo, es preciso señalar que en el contenido confuso del mismo no se hace una adecuada exposición de los agravios, ni una discriminación de los mismos en razón de cuales serían de forma y cuales de fondo, sin embargo por el principio pro actione, de la lectura y análisis del recurso se tiene que el recurrente reclama cinco aspectos; por lo que nos referiremos de principio en lo que corresponde a la forma e indicaremos que:

En la Forma.-

En cuanto al punto 4 que resulta ser el único agravio de forma, el recurrente refiere que los Vocales habrían dispuesto en forma ultra petita el lanzamiento de una extensión superficial de 1.213 mtrs.2; al respecto es preciso señalar que de la revisión del Auto de Vista recurrido, no es evidente que el Ad quen haya dispuesto la reivindicación y el lanzamiento de la extensión superficial de 1.213 m2, como acusa el recurrente, por el contrario se concluye que este no comprendió la Resolución de Alzada, ya que en la pretensión reconvencional de la parte demandada se tiene que esta, demanda la acción reivindicatoria y negatoria sobre los 480 m2 sobre los que acredito su derecho propietario, aspecto que es considerado por el Ad quem en el tercer considerando del Auto de Vista recurrido, por lo que el hecho de que no se haya realizado una correcta lectura y comprensión de la resolución recurrida en casación por parte del recurrente, no significa que esta sea ultra petita como reclama, resultando en consecuencia infundado el agravio de forma deducido por la parte recurrente.

En el Fondo.-

Respecto a los puntos 1, 2, 3 donde el recurrente reclama que la demandada no habría demostrado su derecho de propiedad licito sobre el bien objeto de la litis, por lo que no procedería la acción negatoria, ni la acción reivindicatoria; corresponde señalar que el Tribunal de alzada en el tercer considerando del Auto de Vista recurrido, encuentra que el derecho propietario de la demandada ha sido acreditado y al respecto dice: “la acción reconvencional de reivindicación y negatoria se motivan según el art. 1453 y 1455 del C.C bastando en el caso de la reivindicación la sola acreditación de la titularidad, la cual se encuentra admitida por el mismo demandante dándose por confesión  espontanea al tenor  del art. 404 num. II del C.P.C y ratificada por la inscripción en Derechos Reales bajo la matricula 7.07.4.01.0000169 de 07 de diciembre-2007 a nombre de Karen Watchel de la Quintana, reconocidas en el proceso interdicto acreditada a fs. 1 a 10, la cual se identifica como lote de terreno, barrio 21 de diciembre, Cód. Cat. 001-002-007, de 480 mts2”, en este entendido si bien el recurrente acusa que no se habría probado el derecho propietario de la demandada, no especifica cual el error de hecho o de derecho en que habría incurrido el Ad quem en la valoración de la prueba para llegar a este razonamiento, por lo que este Tribunal no puede entrar a revisar o revalorizar dicha prueba.

Respecto al punto 2 sobre la reivindicación, en la línea de este Supremo Tribunal de Justicia, se precisó con claridad que la reivindicación como acción de defensa de la propiedad se halla reservada al "propietario que ha perdido la posesión de una cosa" y que el derecho propietario, por su naturaleza, conlleva la "posesión" emergente del derecho mismo, consiguientemente no necesariamente debe estar en posesión corporal o natural del bien, habida cuenta que tiene la "posesión civil" que está integrada en sus elementos "corpus y animus", por cuanto, por lo expuesto supra y estando el derecho propietario de la demandada acreditado, la acción de reivindicación resulta procedente, al igual que la acción negatoria (punto 3), ya que tal como expuso el Ad quem en el Auto de Vista recurrido. “Waldo Céspedes Alvares únicamente cuenta con un documento privado de compra que solo tiene efecto entre partes, el cual no es suficiente frente a terceros, menos desvirtúa el  título propietario de la demandada…”, resultando en consecuencia no ser evidentes los reclamos expuestos por la parte recurrente en los puntos 1, 2 y 3. 

En cuanto al punto 5 donde la parte recurrente consideraría equivocado y parcializado el razonamiento del Ad quem en cuanto a calificar del ultra petita en Sentencia la fundamentación respecto al origen ilícito del título de la demandada; al respecto es preciso señalar que el Ad quen consideró que el análisis realizado respecto al origen y legalidad del título propietario de la demandada resulta una actuación extra petita del A quo, por cuanto en su criterio “no sería fundamento para su invalidez cuando la misma ha cumplido la regla de publicidad arto citada”, por lo que si bien el recurrente expresa su discordancia con dicho razonamiento tampoco expone en qué consiste esa violación, falsedad o error incurrido por el Juez o contradicción alguna que fundamente algún agravio sufrido a causa este razonamiento, por lo que no corresponde mayor análisis en este último punto.

Por lo anterior manifestado, corresponde a este Tribunal resolver conforme señala  los arts. 271 núm., 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I núm., 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, en aplicación de los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADOS los recursos de casación en la forma y en el fondo de fs. 415 a 417 vta., interpuesto por Waldo Céspedes Álvarez contra el Auto de Vista Nº 80/2014 de 31 de marzo de 2014, cursante de fs. 411 a 413 vta. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Sexto