TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                                SALA CIVIL


Auto Supremo:555/2014                                                                Sucre:30 de septiembre2014                                                        Expediente: SC-83-14-S                                                                Partes: Jorge Contreras Condori. c/Dámaso Subirana Alba, David y José

Subirana Banegas.

Proceso:Desocupación y entrega de inmueble.                                Distrito: Santa Cruz


VISTOS:Los recursos de casación en la forma y en el fondo interpuestos por Dámaso Subirana Alba de fs. 147 a 149 y Edgar Víctor Guevara Estrada en representación de Jorge Contreras Condori de fs. 152 a 155, impugnando el Auto de Vista de Nº 53/2014, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso de desocupación y entrega de inmueble seguido por Jorge Contreras Condori contra Dámaso Subirana Alba, David y José Subirana Banegas, los antecedentes del proceso, Auto de concesión del recurso de fs. 158, y:

CONSIDERANDO I:                                                        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa, el JuezQuinto de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz, pronunció la Sentencia de Nº41/2013 de fecha 05 de agosto de 2013 cursante de fs. 118 a 119 vta., declarando improbada la demanda principal,probada en parte la demanda reconvencional de anulabilidad de contrato en relación a las alícuotas partes que les corresponde a los demandados como herederos del bien inmueble e improbada la reconvencional de daños y perjuicios y cancelación total del registro en derecho reales.

Resolución que es recurrida de apelación por el co demandado Dámaso Subirana Alba y el actor Jorge Contreras Condori, en mérito a la cual la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, mediante Auto de Vista 53/2013 de fecha 14 de febrero de 2014, cursante a fojas 140 a 141 y vta., confirmó la Sentencia apelada en todas sus partes.

Resolución que dio lugar a la interposición de los recursos de casación en la forma y en el fondo interpuestos por el co-demandado Dámaso Subirana Alba y el actor Jorge Contreras Condori, que se pasa aresolver.

CONSIDERANDO II:                                                                        DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Recurso de casación interpuesto por Dámaso Subirana Alba.

En la forma:

1.- Acusa la vulneración del art. 254 inc. 4) del Código de Procedimiento Civil, debido a que el Juez de la causa fundamento su resolución en aspectos que hacen a la reivindicación cuanto la pretensión del actor radica en la desocupación y entrega de la cosa de conformidad al art. 614 del Código Civil.

En el fondo:

1.- Acusa errónea interpretación del art. 101 y 103 del Código de Familia, debido a que  el inmueble transferido por su persona al demandante no es un bien ganancial, si no es un bien propio adquirido de su padre como anticipo de legítima, motivo por el cual acusa la vulneración del art. 253 inc. 1) del Código de Procedimiento Civil.

Recurso de casación interpuesto por Jorge Contreras Condori

En la forma:

1.- Acusa como vicio procesal el hecho de que no se devolvió la comisión instruida debidamente diligenciada con la citación a los demandados, evitando conocer si la respuesta negativa y demanda reconvencional presentada por los mismos se encuentra dentro del término previsto por ley.

2.- Bajo el título de recurso de nulidad, el recurrente alude que al haberse deducido demanda reconvencional de anulabilidad del contrato de compra venta, debido a que el inmueble objeto de la Litis fuera un bien ganancial, el Juezde la causa debió declinar competencia a materia familiar, de conformidad a lo dispuesto por los arts. 64 de la Ley 025,Juzgador que al dictar una resolución usurpando funciones, merece la sanción impuesta por el  arts. 122 de la C.P.E., con relación a los arts. 5, 366, 369 y 380-II) del Código de Familia, solicitando en definitiva la nulidad de obrados de conformidad al  art. 252 del Código de Procedimiento Civil, aun este aspecto o hubiera sido reclamado con anterioridad.

En el fondo:

Del recurso interpuesto por el recurrente, se pueden extraer los siguientes agravios:

1.- Acusa error de hecho y derecho en la valoración de la prueba, debido a que la declaratoria de herederos adjunta en calidad de prueba a la demanda reconvencional, declara herederos únicamente a David y José Subirana Banegas, sin embargo, oficiosamente el Juez de la causa incluye a Patricia Subirana en la relación procesal para finalmente en Sentenciasalvar los derechos de la misma, sin que la misma se haya apersonado al proceso reclamando derecho alguno, deviniendo en una resolución ultrapetita, motivo por el que considera que se vulneraron los arts. 190 y 194 del Código de Procedimiento Civil, al igual que el debido proceso resguardado por el art. 115 de la C.P.E.

2.- Que, la declaratoria de herederos presentada por los demandados, carece de fuerza probatoria de conformidad al art. 1289 del Código Civil, debido a que contiene una serie de irregularidades que no fueron advertidas por el Juez, incurriendo por el contrario en inversión de dicha prueba al haberse modificado su contenido de conformidad al art. 1284 del Código Civil.

3.- El Juezal haber supuesto derechos sucesorios de los demandados,así como el de una persona que no es parte del proceso, debió también suponer que el inmueble objeto de Litis es un bien propio de mi vendedor, al haberlo adquirido como un anticipo de legitima de su padre, conforme reza la prueba de fs. 101 a 102 y vta.

4.- De igual modo acusa que su título de propiedad, así como el pago de impuestos sobre el bien inmueble fueron desconocidos contraviniendo el art. 1289 del Código Civil, afirmando sin sustento legal que no ameritaba reivindicar el inmueble porque nunca hubiera estado en posesión del mismo, vulnerando el art. 87, 105 del Código Civil y 56 I-II de la CPE.

5.- Acusa la vulneración del art. 193 del C.P.C., debido que la Sentencia no se pronunció respecto a la anulación del instrumento notarial Nº 3374/2011.

6.- Que, la Sentencia dictada por los de instancia es de imposible cumplimiento dado que se ordenó la cancelación parcial de su derecho propietario, salvándose la alícuota parte de los supuestos herederos, sin considerar que el inmueble tiene una extensión total de 210 m2, que hace su imposible cumplimiento.

Solicita en definitiva se dicte Auto Supremo anulando obrados, o alternativamente se case la Sentencia.

CONSIDERANDO III:                                                        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Conforme señala el art. 106 del Código Procesal Civil, con vigencia anticipada, la nulidad de obrados podrá ser declarada de oficio en cualquier estado del proceso, cuando la Ley la califique expresamente, en ese mismo tono el art. 17-I de la Ley Nº 025 manifiesta que la revisión de las actuaciones será de oficio y se limitará a aquellos asuntos previstos por ley; declaración legal que permite realizar las siguientes consideraciones:

El proceso inicia con el acto postulatorio de demanda, que una vez admitida, el Juez la corre en traslado al demandado, ordenando su citación y emplazamiento para que comparezca y conteste en el término de quince días, pudiendo dentro este plazo el demandado oponer excepciones, contestar y, en su caso, postular la demanda reconvencional que es un nueva pretensión al Tribunal frente al demandante.  

Nuestra legislación sobre la admisibilidad de la demanda reconvencional prevé como factor determinante la competencia del Juez, veamos que el art. 349 del Código de Procedimiento Civil señala que: “(Admisibilidad) La reconvención sólo será admisible en los procesos ordinarios y siempre que correspondiere, por razón de materia, a la competencia del Juez que conociere la demanda, aunque por la cuantía debiera ventilarse ante un Juez inferior”; norma que califica el presupuesto de admisión de una demanda reconvencional, siendo que únicamente puede admitirse aquella cuando la competencia, por razón de materia, sea la del Juez que conoce la causa, posibilitando en forma excepcional la tramitación de un proceso que por  cuantía correspondía a un Juez inferior.

En esa lógica, cuando un Juez tomó conocimiento de una demanda en determinada materia, la demanda reconvencional, para su interposición, deberá también correspondía a su competencia por materia, a objeto de que el Juez tenga competencia para conocer y desarrollar útilmente el proceso, ya que la competencia, que es conferida por ley, es esencial  para que el Juez o tribunal pueda ejercer válidamente su jurisdicción. Al particular Alsina en su obra Derecho Procesal Tomo III, pág. 205, manifiesta, sobre las condiciones de admisión de la reconvención, que “La primera condición que se requiere es que la acción que se deduce en la reconvención corresponda a la competencia del Juez que interviene en la demanda principal”.

En el presente caso, la demanda principal, de fs. 16 a 17,  es de desocupación y entrega de bien inmueble respecto a la propiedad ubicada en la localidad El Carmen, Km. 9 de la antigua carretera a Cochabamba, UV 200, manzana 4 , lote Nº 14 registrado por matrícula Nº 7011060088871, cuestión estrictamente de competencia del Juez ordinario civil, por ello observando su competencia el Juez admitió la demanda y corrió en traslado a la parte demandada-David Subirana Banegas, José Subirana Banegas  y Dámaso Subirana Alba- que una vez citados, por memorial de fs. 36 a 38, José Ernesto y David Subirana Banegas,responden a la demanda y deducen a la vez demanda reconvencional, sin embargo la pretensión de la misma tiene por objeto la anulación del contrato de transferencia del inmueble, por falta de consentimiento, fundando en que el bien inmueble era un bien ganancial adquirido por su madre Viviana Banegas Zárraga, por lo que ante su fallecimiento ellos habrían adquirido por sucesión la parte ganancialde su progenitora, y en ese margen no habría existido el consentimiento de su parte para proceder con la transferencia del inmueble.

Detallado los antecedentes se debe incidir que la demanda reconvencional si bien es de anulación de contrato, requiere previamente a su examen anulatorio, que se pondere y declare la ganancialidad o no del bien inmueble objeto de litis, situación que escapa a la competencia del Juez civil, por cuanto aquella corresponde aun Juez de materia familiar conforme señala el art. 373- 1) -h) del Código de familia que está relacionado con los arts. 101 y 380 segundo párrafo del Código de Familia, determinando esta última que en caso de plantearse una cuestión civil que dependa de otra familiar, será competente para conocer de ella el Juez de familia. En ese mérito, el Juez de la causa ante la pretensión de la parte demandada, que estaba sujeta a una determinación previa de carácter familiar como es la ganancialidad o no de un bien inmueble debió rechazar dicho postulado reconvencional conforme señala el art. 349 del Código de Procedimiento Civil, pues sólo era admisible otra pretensión vía reconvencional de la misma competencia del Juez que conoce la demanda principal, o sea de carácter civil y no familiar, ya que  no es permisible que el Juez civil se pronuncie sobre una cuestión familiar por razón de su competencia.

Por lo que el Juez al admitir la demanda reconvencional en esos términos vició el desarrollo posterior del proceso, conforme señala el art. 122 de la Constitución Política del Estado, debiendo este Tribunal irremediablemente anular obrados hasta la admisión del acto reconvencional a objeto de que el Juez rechace el mismo por los fundamentos explicados precedentemente.

Por las razones expuestascorresponde fallar conforme  establecen los arts. 271 núm. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 numeral 1) de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 de 24 de junio 2010, en aplicación a lo previsto por los arts. 271 núm. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULA obrados hasta fs. 38 vta., debiendo el Juez de la causa reconducir el proceso en los términos establecidos en el fundamento de la presente Resolución. Por ser excusable el error no se impone multa.

Conforme el art. 17 parágrafo IV de la Ley Nº 025 notifíquese al Consejo de la Magistratura a los fines consiguientes de ley. 

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Sexto