TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 550/2014

Sucre: 26 de septiembre 2014

Expediente:        SC-89-14-S

Partes:GumercindoBayayo Herrera. c/ Ángel Ortiz Gutiérrez.

Proceso:Resarcimiento de daños y perjuicios por accionar doloso.

Distrito:Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de Casación en la forma y en el fondo formulado por Ángel Ortiz Gutiérrez de fs. 275 a 278 vta., contra el Auto de Vista Nº 98 de 06 de marzo de 2014, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso de Resarcimiento de daños y perjuicios por accionar doloso, seguido por GumercindoBayayo Herrera contra Ángel Ortiz Gutiérrez; concesión de fs. 280, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Juez Sexto de Partido en lo Civil y Comercial de Santa Cruz de la Sierra, pronunció Sentencia Nº 67 de fecha 30 de noviembre de 2012, cursante de fs. 195 a 198, declarando: PROBADA la demanda de RESARCIMIENTO DE DAÑOS Y PERJUICIOS POR ACCIONAR DOLOSO interpuesto, los mismos que será evaluados en ejecución de sentencia, demanda interpuesta por GumercindoBayayo Herrera contra ángel Ortiz Gutiérrez e IMPROBADA la demanda reconvencional de acción negatoria

Contra la referida Sentencia interpuso recurso de apelación Ángel Ortiz Gutiérrez por memorial de fs. 242 a 244 vta.

En mérito a esos antecedentes, Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, emitió el Auto de Vista Nº 98 cursante de fs. 271 a 272 vta., por el que CONFIRMA totalmente y en todas sus partes la Sentencia de fecha 30 de noviembre de 2012.

Resolución que dio lugar al recurso de Casación interpuesto por parte de Ángel Ortiz Gutiérrez, que se analiza.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma

Señalando que tuviera fundamento en el art. 254-4) y 7) del Código de Procedimiento Civil, para su procedencia, realiza consideraciones de autores como Ossorio, Chiovenda y otros, para referir que:

1.- Violación al principio de pertinencia. Que el Auto de Vista impugnado cumple con el principio de pertinencia al que refiere el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, considerando que no habría respondido a los agravios expresados en apelación, enumerando 1. Resolución de excepción perentoria antes de la Sentencia con violación del art. 341 del Código de Procedimiento Civil, 2.- No sometería la excepción perentoria a prueba, violación del art. 370 y 371 del C.P.C.. 4.- Violación del Art. 375 y 378 de la norma adjetiva civil y 3.- Desconocimiento de inexistencia de abogado patrocinante.

Aspectos que no habrían sido considerados vulnerando lo dispuesto por los arts. 236 y adecuando al art.254-4) del Procedimiento Civil, cita Jurisprudencia del Tribunal Supremo con relación al tema.

2.- Falta de diligencia o trámite declarados esenciales, falta expresamente penada por ley. Que en el expediente no constaría la notificación efectuada por las partes con el acto de sorteo y designación de vocal relator, que se incumpliría lo determinado por el art.  55-2) de la Ley del Órgano Judicial. Aspecto que hubiera impedido la recusación al vocal relator, restringiendo lo dispuesto por el art. 351-II del Código Procesal Civil, que implicaría violación de garantías jurisdiccionales como la tutela judicial efectiva, defensa y los principios de legalidad, debido proceso en las que fundamentaría la jurisdicción ordinaria, relacionados con los arts. 115-I y II, 119-I y II, y 180-I de la constitución Política del Estado, 30-6), 12) y 13) de la Ley del Órgano Judicial. Que por lo expuesto pide al Tribunal de Casación anular el Auto de Vista.

En el fondo

Con fundamento en el art. 253-2) del Código de Procedimiento Civil, refiriendo en el punto 1 a los argumentos que el Auto de Vista hubiera expresado en el segundo considerando fs. 271 a 272 vta.-. Señala luego a disposiciones contradictorias que tuviera el Auto de Vista, concluyendo fuera una aberración jurídica considerar que si el recurso de apelación no tuviera fundamentación y expresión de agravios, por que debiera hacer las consideraciones que realiza, de la cual se establecería la existencia de disposiciones contradictorias, incurriendo en la causal de casación en el fondo prevista por el art. 253-3 del Código Procesal Civil.

En razón a lo anterior solicita al Tribunal Supremo de Justicia, emitir Auto Supremo Casando el Auto de Vista y falle en lo principal aplicando la leyes conculcadas y condenando en responsabilidad  y multa al infractor.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En la forma

1.- El recurrente en un primer acápite pretende incumplimiento del Art. 236 del Código de Procedimiento Civil, en razón que desde su punto de vista no se cumpliría el principio de pertinencia, enumerando en cuatro puntos los aspectos que presuntamente no se hubiera resuelto en el Auto de Vista, sin embargo de la revisión de la resolución de segunda instancia, se establece que existe pronunciamiento fundamentado con relación a los mismos, (fs. 271 vta. último párrafo, y la continuación a fs. 272), habiendo establecido el Ad quem que al pronunciamiento del fallo de fs. 66, no hubo impugnación oportuna, y que además no se hubo cumplido con lo previsto por el art. 340-2) se entenderá del C.P.C.-, que por ello en realidad debía haber sido rechazada. Respecto a que se resolvió como previa una excepción planteada como perentoria, la Juez de primera instancia consideró que debía ser resuelta de esa manera, en razón a que su planteamiento se la formuló sin estar citado con la demanda, de manera que la Aquo la consideró como previa y no como perentoria, con fundamento de que al ser excepción de cosa juzgada no cumplió con lo determinado por el art. 340-2) del Código de Procedimiento Civil que textualmente señala: “No se dará curso a las excepciones: 2) Si la de cosa juzgada no estuviere acompañada por el testimonio de la sentencia respectiva.”, es decir  bajo el entendimiento de la norma en cuestión, es requisito que a tiempo de interponerla deba acompañartestimonio de la Sentencia respectiva, no siendo posible aperturar un término de prueba para establecer la existencia de Sentencia en otro proceso, pues el requisito esencial que la norma exige es el “acompañar” el testimonio de la Sentencia, situación que no se efectivizó en el caso.

No obstante ello, si el demandado consideraba que la emisión del Auto de fs. 66 no se adecuaba a derecho, estaba plenamente facultado a interponer el recurso legal que corresponda, sin embargo como lo estableció el Auto de Vista, no fue impugnado, pues de la revisión de antecedentes se establece que a su notificación a fs. 72, no cuestionó de ninguna manera, mostrando su conformidad, consecuentemente no existe violación de los arts. 370 y 371 del Código de Procedimiento Civil como pretende sin razonamiento válido, considerando que dichas normas refieren a la producción de prueba del litigio principal y no a la excepción planteada como tal, pues la regla para la consideración de la excepción de cosa juzgada es que se haya presentado la prueba respectiva a tiempo de su formulación.

Por otro lado el reclamo de la vulneración de los arts. 375 y 378 de la norma procesal civil, está comprendido en el análisis efectuado en torno a lo anterior, por lo que carece de veracidad lo denunciado por el recurrente, al haberse absuelto los aspectos cuestionados, no con el detalle que pretende el demandado pero del contexto de la resolución existe la respuesta extrañada.

Mas allá de la repetición de los puntos que hubiera reclamado en apelación, que confluiría en la vulneración del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, que se explicó su inexistencia, no consta elementos que pudieran considerarse se enmarque al art. 254-4) de la norma adjetiva civil.

2.- El recurrente considera la existencia de violación del art. 55-2) de la Ley del Órgano Judicial al presuntamente habérsele impedido recusar al vocal relator, en relación a lo anterior, habrá que considerar que el proceso como tal fue remitido ante el Ad quem por oficio de 10 de febrero de 2014 y según cargo de presentación de fs. 268 vta. se presentó en auxiliatura de Sala Civil Primera en fecha 17 de febrero del año 2014, habiendo decretado su radicatoria en la misma fecha, estando notificadas las partes el 18 de febrero, es decir, al siguiente día de la radicatoria, consecuentemente las partes de antemano sabían quienes componían la sala que resolvería la causa en apelación, y que además cualquiera de sus miembros sería el vocal relator, desde esa notificación al decreto de autos y sorteo de la causa (5 de marzo de 2014), transcurrieron 15 días en inactividad de las partes, que no dijeron nada respecto a una posible recusación que pudiera plantearse contra cualquiera de sus miembros, resultando sin fundamento el argumento del recurrente cuando de manera genérica pretende la posibilidad de recusar al vocal relator, pues si consideraba que la intervención del mismo en la resolución como tal fuera imparcial o existiera alguna causal, tenia la oportunidad de hacerlo, ya que independientemente de que fuera sorteado a él u otro vocal, la resolución lo emiten los componentes de la sala correspondiente, además la presunta causal de recusación debe estar evidenciado de manera antelada, y no como en el caso de autos en que el recurrente pretende un hipotético no respaldado. Queda claro que no es el acto de sorteo que habilita a las partes la posibilidad de activar la recusación sino la radicatoria del proceso ante el Ad quem.

Finalmente al presunto desconocimiento de inexistencia de Abogado, corresponde señalar que a tiempo de dictarse la Sentencia de primera instancia -30 de noviembre de 2012- y la formulación del recurso de apelación -30 de agosto de 2013- se encontraba vigente la Ley No. 1760 de Abreviación Procesal Civil y Asistencia Familiar cuyo art. 14 sustituye el art. 133 del Código de Procedimiento Civil, ordenaba que: “Después de las citaciones con la demanda y la reconvención, las actuaciones judiciales en todas las instancias deberán ser inmediatamente notificadas en la secretaría del juzgado o tribunal a las partes. Para tal fin, las partes y los abogados que actúen en el proceso tendrán la carga procesal de asistir en forma obligatoria a la Secretaría los días martes y viernes para notificarse con las actuaciones que se hubieren producido; si estos días fueren feriados, asistirán, al día hábil siguiente.”. En relación a lo anterior, el art. 84 de la Ley No. 439 Nuevo Código Procesal Civil en vigencia anticipada desde el 25 de noviembre de 2014 (por Disposición  Transitoria Segunda) señala: “(CARGA DE ASISTENCIA AL TRIBUNAL O JUZGADO). I.- Por principio, las actuaciones judiciales, en todos los grados serán inmediatamente notificadas a las partes en la secretaría del juzgado o tribunal, excepto en los casos previstos pro Ley. II. Con este objeto, las partes, las y los abogados que  actúan en el proceso, tendrán la carga procesal de asistencia obligatoria a la secretaría del juzgado o tribunal. ...” “III. Si la parte o su abogada o abogado o procurador de éstos últimos, no se apersonar al juzgado o tribunal, se tendrá por efectuada la notificación y se sentará la diligencia respectiva.”

Consecuentemente se tiene que tanto la ley vigente a tiempo de dictar la sentencia y la formulación de la apelación, así como el vigente a tiempo de emitir el Auto de Vista, está impuesto la carga procesal de cumplir a las partes con la norma, el no hacerlo es muestra de negligencia de la misma parte, no atribuible al Órgano Jurisdiccional. Lo propio sucede con el art. 101 del Código de Procedimiento Civil vigente a tiempo de la tramitación del proceso en primera instancia, emisión de Sentencia y apelación, que manda a las partes constituyan domicilio procesal en su primer escrito y que ese domicilio procesal se reputara subsistente para todos los efectos legales mientras no haya designado otro. En el caso en cuestión existía un domicilio procesal señalado por el demandado conforme se verifica a fs. 50 de obrados y las notificaciones realizadas en ese domicilio, revisten legalidad. Por ello, cuando se alega la inexistencia de Abogado en esa instancia, en la pretensión de mostrar indefensión, no existe razonamiento válido que evidencie aquello, pues el domicilio procesal señalado subsistió, habiendo recién cambiado el mismo a  fs. 244 vta..

En ese contexto, las presuntas vulneraciones, de los arts. 15-I y II, 119-I y II, 180-I de la Constitución Política del Estado, arts. 30-6, 12 y 13 de la Ley del Órgano Judicial no tienen sustento jurídico, correspondiendo resolver por infundado la pretensión del recurrente.

En el fondo

El recurrente señala que en base al art. 253-2) del Código del Procedimiento Civil, pide se considere la presunta incongruencia que existiera en el razonamiento del Auto de Vista, empero no existe denuncia concreta de lo que pudiera considerarse “disposiciones” contradictorias en el fallo de segunda instancia, pues el recurrente se limita a transcribir segmentos de la resolución recurrida, además de lo que presuntamente fuera contradictoria en el análisis efectuado en el Auto de Vista, para concluir que lo que expuso se enmarcaría en lo determinado por el art. 253-3 del código procesal civil, sin considerar que la norma alegada no esta en vigencia aun, ahora si pretendió señalar lo referido en el Código de Procedimiento Civil, para nada concuerda con lo que pretende, pues el art. 253-3) de la norma citada refiere a la apreciación de las pruebas y la posibilidad de haber incurrido en error de derecho o de hecho, consiguientemente resulta siendo contradictorio, además sin fundamento lo alegado como recurso de casación en el fondo. El Auto de Vista, analizó el recurso de apelación realizando consideraciones referidas al argumento de la apelación que denotan aparentemente la poca claridad con que se hubo expresado los agravios, no existe ninguna contradicción, pues dieron aplicación correcta de los alcances del art. 180-II de la constitución Política del Estado, ya que pese a la deficiencia encontrada en los argumentos de apelación, dio respuesta pertinente a los cuestionamientos. De manera que cuando se pretende encontrar contradicción en el razonamiento expuesto en el Auto de Vista que se adecuaría a lo determinado por el art. 253-3) del Código de Procedimiento Civil, no tiene sustento ese argumento, cuando de principio señaló basar su recurso a lo determinado por el inc. 2) del art. mencionado supra de la norma adjetiva civil.

Por lo considerado corresponde emitir resolución en sujeción a lo previsto por los arts. 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 parágrafo I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación formulado por el Ángel Ortiz Gutiérrez por memorial de fs. 275 a 278 vta, contra el Auto de Vista Nº 98 de fecha 06 de marzo de 2014 cursante a fs. 271 a 272 vta. Sin costas por no existir respuesta.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.                                                        

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Sexto