TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA  CIVIL


Auto Supremo: 535/2014

Sucre: 19 de septiembre 2014

Expediente: SC-87-14-S

Partes: Guadalupe Aguilera Céspedes.c/ Rubén Darío Vaca Moreno.

Proceso: Pérdida de autoridad paterna.

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación de fs. 279 a 280, interpuesto por Carmen Céspedes Espinoza en representación de Guadalupe Aguilera Céspedes, contra el Auto de Vista de 17 de abril de 2014, cursante de fs. 277 y vta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso de pérdida de autoridad paterna seguido por Guadalupe Aguilera Céspedes contra Rubén Darío Vaca Moreno, la concesión de fs. 284, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Segundo de la Niñez y Adolescencia de la capital dicta Sentencia de 17 de enero de 2014, cursante de fs. 255 a 258 vlta., declarando improbada la demanda  de fs. 44 a 47, y que al existir un acuerdo de partes homologado en relación a la guarda a la progenitora, no corresponde pronunciarse sobre dicha situación legal.

Resolución de fondo que es apelada por la parte actora por  escrito de fs. 263 a 265, y como consecuencia de ello se dicta el Auto de Vista de 17 de abril de 2014, cursante de fs. 277 y vta., que confirma la Sentencia de fecha 17 de enero de 2014; Resolución de Alzada que es recurrida de casación por la parte demandante que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Señala que esfalso que el recurso de apelación no cuente con una expresión de agravios pues lo que si existió fue la falta de un lecturadetenida de la apelación dondese denuncia el estado grave emocional de la menor, y también se denuncia los insultos  para desvalorizar  la opinión y el comportamiento de la menor, esas dice- son expresión de agravios. Agrega que faltó voluntad para fallar de forma imparcial y lo que está demostrado es que la amenazó con pegarle ya que constituye una situación atentatoria contra la seguridad, dignidad e integridad de la menor que califica como causal para la pérdida de autoridad paterna. Incide en que no se interpretó  de forma extensiva  porque los agravios de la sentencia se originaron en los informes socio sicológicos de quienes se parcializaron.

Concluye manifestando que el Auto recurrido de fs. 177 carece de interpretación legal  al manifestar que no tiene expresión de agravios, por lo que se interpretó indebidamente la ley y en el caso el Tribunal Supremo casará el Auto de Vista recurrido.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

No obstante las falencias formales en la formulación del recurso, por el principio pro actione, se hace las siguientes consideraciones en torno al mismo.

La recurrente manifiesta que la denuncia grave del estado emocional y los insultos para desvalorizar la opinión y el comportamiento de la menor constituirían la expresión de agravios de la apelación, a tal afirmación se hace conveniente indicar que del contenido de la apelación, cursante de fs. 263 a 265, se denota que en su extensión esta avocada a rebatir las conclusiones del informe social y del informe psicológico, como si el recurso de apelación tuviere por objeto el de refutar esos informes, olvidando que la impugnación debe ser dirigida contra los argumentos del Juez de grado conforme señala el art. 219 del Código de procedimiento Civil, situación recursiva que era de absoluta responsabilidad de la apelante, equivocación que se hace aún más manifiesta cuando en dicho acto recursivo se indica  que se apela de la sentencia  por ser los informes fraudulentos y mentirosos, lo que justifica lo decidido por el Ad quem en la no consideración del recurso por ausencia de expresión de agravios.

A más de aquello, no se encuentra sustento en la denuncia realizada por la recurrente al enfatizar reiteradamente una aparente situación atentatoria contra la seguridad, dignidad e integridad de la niña, porque el sustento fáctico no se subsume a la causal invocada para la pérdida de autoridad paterna, a más que esa acusación no fue probada en forma alguna y en su oportunidad por la parte accionante.

En consecuencia, sin ingresar a mayor detalle se evidencia que el recurso de casación no tiene fundamento para revertir la decisión asumida en alzada, por lo que éste Tribunal Supremo de Justicia, por el razonamiento vertido, emite resolución en la forma determinada por los arts. 271 núm.  2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 parágrafo  I numeral 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación delos arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO elrecurso de casación de fs. 279 a 280, interpuesto por Carmen Céspedes Espinoza en representación de Guadalupe Aguilera Céspedes, contra el Auto de Vista de 17 de abril de 2014. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.


Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Sexto