TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                            SALA CIVIL


Auto Supremo: 529/2014

Sucre:18 de septiembre 2014

Expediente:        P-7-14-A

Partes:Leslie Elke Hassen Puerta. c/Jorge Jesús Justiniano Méndez.

Proceso:Divorcio

Distrito:Pando


VISTOS: El Recurso de Casación en el fondo y en la forma de fs. 53 a  60, interpuesto por Jorge Justiniano Méndez,  contra el Auto de Vista N° 51 de fecha 16 de mayo de 2014, cursante de fs. 49 a 50, pronunciado por la Sala Civil, Social, Familiar de la Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, dentro del proceso ordinario de Divorcio, seguido por Leslie Elke Hassen Puerta contra Jorge Jesús Justiniano Méndez; la concesión de fs. 65 vta.; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:                                                        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido de Familia de la ciudad de Cobija, en fecha 11 de febrero de 2014 emitió elAutoInterlocutorio cursante de fs. 32a 33 vta., mediante el cual declaró improbada la excepción previa de falta de acción y derecho por no estar comprendida dicha excepción en el Código de Procedimiento Civil y declaró probada en parte la excepción de incapacidad de la demandante, disponiendo que previa a la prosecución de la causa, se disuelva y dilucide la veracidad del matrimonio o no de las partes en la vía que corresponda. Disponiendo que una vez ejecutoriada la presente Resolución, se remita antecedentes al ministerio público para la investigación que corresponda respecto a las certificaciones públicas contradictorias.

Contra el referido Autointerlocutorio, Leslie Elke Hassen Puerta, interpuso Recurso de Apelación cursante de fs. 38 a 40, recurso que fue concedido en el efecto suspensivo.

En merito a esos antecedentes, la Sala Civil, Social, Familiar de la Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Pando, emitió el Auto de Vista N° 51 de fecha 16 de mayo de 2014, cursante de fs. 49 a 50, por el que revoca parcialmente el Auto recurrido, declarando improbada la excepción de incapacidad de la demandante, disponiendo la continuación de la tramitación del proceso.

Resolución que dio lugar al Recurso de Casación en el fondo y en la forma, interpuesto por Jorge Justiniano Méndez, mismo que se pasa a considerar y resolver.

CONSIDERANDO II:                

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El recurrente denuncia violación e interpretación errónea del art. 336 inc. 6 del Código de Procedimiento Civil, pues el argumento esgrimido por el Tribunal de Alzada de que la excepción de falta de acción y derecho no se encontraría contemplada en el Código de Procedimiento Civil, no resulta evidente, por lo que acusa violación, contradicción e interpretación errónea del citado artículo.

De igual forma, denuncia violación flagrante del art. 226 inc. 2 del Código de Procedimiento Civil, en razón a que el Tribunal de Alzada no consideró el citado artículo y menos motivó fundadamente del porque la demandante tendría capacidad para obrar y poder plantear la presente acción.

Seguidamente, acusa vulneración del art. 26 de la Ley del Registro Civil de 26 de noviembre de 1898, en razón a que los requisitos para contraer matrimonio que son solemnes, no se han cumplido en su supuesto matrimonio, por no existirlainscripción de la partida de matrimonio en la Dirección Departamental de Registro Civil, por lo que la actora no tendría capacidad para demandar el divorcio pues jamás se casaron legalmente.

Aduce también errónea interpretación y contradicción flagrante del art. 1535 del Código Civil, porque en este caso no está registrado el matrimonio en el libro matriz y para demostrar su existencia debería comprobarse judicialmente a demanda de parte, sin embargo el Tribunal de Alzada contradiciendo esta norma revocan la resolución del Juez sin dar cumplimiento a la misma.

Finalmente, denuncia que el Auto de Vista recurrido en el párrafo cuarto del III considerando, carece de la debida fundamentación y motivación que tiene que contener todo fallo.

Por las razones expuestas pide se case el Auto de Vista recurrido  y mantenga incólume la resolución de primera instancia y, paralelamente solicita se Anule el Auto de Vista y se disponga se dicte uno nuevo con la motivación necesaria.

CONSIDERANDO III:                                                                FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Previo a ingresar a considerar el recurso en sí, corresponde realizar las siguientes precisiones:

- Mediante Auto interlocutorio de fecha 11 de febrero de 2014, el Juez A quo, ante las excepciones previas de falta de acción y derecho y de incapacidad de la parte demandante, declaró improbada la falta de acción y derecho y probada en parte la excepción de incapacidad de la demandante, disponiendo que previo a la prosecución de la presente causa, se resuelva y dilucide la veracidad o no del matrimonio de las partes en la vía que corresponda.

-Contra dicho Auto, la parte actora formuló recurso de apelación, que mereció el Auto de Vista Nº 51 de fecha 16 de mayo de 2014, mediante el cual el Tribunal de Alzada revocó parcialmente el Auto recurrido, declarando improbada la excepción de incapacidad, disponiendo la continuación del proceso.

Realizadas esas apreciaciones y en virtud al recurso de casación planteado por el demandado contra el citado Auto de Vista y siendo que la misma gira en torno a la determinaciónasumida por el Ad quem respecto a las excepciones previas de falta de acción y derecho y de incapacidad de la parte actora, corresponde referirnos en principio a loque debe entenderse como excepción, respecto a la cual diremos que esta se constituye en un mecanismo de defensa que es planteada por el demandado, mediante el cual pretende impedir el ingreso al fondo del proceso paralizándolo temporalmente o en su caso extinguiendo el proceso definitivamente; de ahí que el art. 336 del Código de Procedimiento Civil hace mención a 11 excepciones previas, de las cuales del inciso 2 al 6 al ser planteadas por cuestiones de forma, tienen como finalidad dilatar el proceso y una vez subsanadas las mismas recién se continuará conla tramitacióndel proceso, por lo que estas excepciones deberán ser planteadas dentro de cinco días desde la citación con la demanda y antes de contestar a la misma; de igual forma el art. 342 del Código de Procedimiento Civil establece la existencia de excepciones perentorias, estás podrán ser opuestas a tiempo de contestar a la demanda, pudiendo oponerse todas las excepciones que se pudiera invocar, inclusive aquellas que se encuentran en los incisos 7 al 11 del art. 336 dela norma ya citada, siempre y cuando estas no hubiesen sido planteadas como previas,siendo la finalidad de estas excepciones que el proceso no continúe. Por lo expuesto se concluye que nuestro ordenamiento establece la existencia de dos tipos de excepciones: las previas y las perentorias, las cuales una vez tramitadas, conforme lo establece el art. 339 del Código de Procedimiento Civil, si son declaradas probadas procede contra dichas resoluciones el recurso de apelación, que en el caso de las excepciones previas contenidas en los incisos 2 al 6 del art. 336 ya referido, procede el recurso de apelación sólo en el efecto devolutivo, y una vez tramitado la apelación ante el Juez Ad quem, contra la resolución de alzada no procede recurso ulterior alguno; si las excepciones previas ya citadas, es decir del inciso 2 al 6 son declaradas improbadas, la Ley 1760 en su art. 24-1) señala que contra dichas resoluciones procede el recurso de apelación en el efecto diferido, es decir que dicha impugnación debe aguardarse ante una posible sentencia, de esta manera el Tribunal de Alzada resolverá ambas apelaciones en forma conjunta, por lo que la resolución de Alzada, respecto de la apelación diferida,siempre y cuando esta confirme el Auto que declaró improbada la excepción,causará estado, pues no admite recurso posterior alguno,empero si la resolución de Alzada revoca la resolución de primera instancia declarando probada la excepción, en este caso generará un efecto anulatorio, por lo tanto esta resolución al adecuarse al numeral 2) del art. 255 del Código de Procedimiento Civil, aperturará la competencia de éste Tribunal para conocer el recurso de casación. Respecto al ya citado artículo 336 del Código de Procedimiento Civil, el inciso 1) que analiza la competencia del Juez y las excepciones de los incisos 7 al 11 siempre y cuando estas hayan sido planteadas como previas, en el caso de que estas sean declaradas improbadas, la impugnación contra ellas corresponderá en el efecto diferido, y contra la resolución que emita el de alzada,  al tratarse en el caso del inciso 1) dela competencia del Juez y pertenecer esta al orden público, así como las inmersas del inciso 7 al 11 que son medios de defensa sobre el fondo del proceso, sí procede contra estas el recurso de casación.

Señalado lo anterior, en el caso de Autos se tiene que el recurrente al plantear recurso de casación en el fondo y en la forma pretende que éste Tribunal case o anule el Auto de Vista recurrido, empero en razón a lo manifestado anteriormente, al haber sido planteadas las excepciones de falta de acción y derecho y de incapacidad como previas y en razón a que estas se encuentran inmersas en los incisos 2 al 6 del art. 336 del Código de Procedimiento Civil, y toda vez que estas fueron declaradas improbada y probada en parte respectivamente, la apelación planteada contra dicha resolución, si bien correspondía la concesión de dicho recurso en el efecto devolutivo y no así en el efecto suspensivo, una vez dilucidada la apelación y toda vez que el de Alzada revocó parcialmente el Auto recurrido, declarando improbada la excepción de incapacidad de la demandante disponiendo la continuación del proceso, ante dicho Auto conforme lo manifestado en el párrafo anterior no corresponde recurso de casación, pues la Resolución de Alzadacausó estado,por lo tanto la competencia de éste Tribunal para conocer la impugnación mediante el recurso de casación en la forma y en el fondo, sobre la resolución referente a las ya mencionadas excepciones previas, no corresponde ser analizada en esta instancia, pues si revisamos en art. 255 del Código de Procedimiento Civil, la resolución recurrida no se adecua a ninguno de los 5 numerales.

Consiguientemente corresponde diferenciar que la excepción de impersonería, no debe ser confundida con la de falta de legitimación activa o pasiva, esta última en caso de ser declarada probada, alejaría definitivamente a una de las partes de la relación procesal razón por la cual dado el carácter definitivo, es susceptible del recurso de casación.

Consecuentemente, en virtud de las razones expuestas y al no ajustarse la resolución recurrida a las causales de procedencia del recurso de casación, corresponde fallar conforme lo prevé los arts. 271 núm. 1), 272 núm. 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I. núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 núm. 1) y 272núm. 1) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTEel Recurso de Casación en el fondo y en la forma, interpuesto por Jorge Justiniano Méndez, contra el Auto de Vista N° 51 de fecha 16 de mayo de 2014, cursante de fs. 49 a 50, pronunciado por la Sala Civil, Social, Familiar de la Niñez y Adolescencia del Tribunal Departamental de Justicia de Pando. Con costas.

Se apercibe al Tribunal de Alzada por no haber dado cumplimiento al art. 262 núm. 3) del Código de Procedimiento Civil.

Se regula honorarios del abogado profesional en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Sexto