TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                S A L A  C I V I L


Auto Supremo:527/2014

Sucre:18 de septiembre2014        

Expediente:        B-27-14-S

Partes: Gerardo Suarez Franco. c/Claudia Jovanna López Justiniano.

Proceso:Divorcio.

Distrito:Pando

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs.267 a 268., interpuesto por Gerardo Suárez Franco, contra el Auto de Vista Nº 74/2014, cursante de fs.264 a 265 y vta., emitido el 02 de junio de 2014 por la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, en el proceso de divorcio seguido por el recurrente contra Claudia Jovanna López Justiniano; sin respuesta al recurso, la concesión de fs. 271; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:

ANTEDENTES DEL PROCESO:

Gerardo Suarez Franco, a fs. 3 a 4 incoa demanda de divorcio en contra de Claudia Jovanna López Justiniano por las causales previstas en el art. 130 numerales 1) y 4) del Código de Familia, manifestando que  pese a que siempre había procurado generar las mejores condiciones para su familia, por los intempestivos cambios que se habían suscitado en el carácter de su esposa y los conflictos que esto generó en su relación, ésta dejó el hogar llevando consigo a su hijo bajo amenazas de que se iría del país; sin embargo a mediados de año, fue citado con una demanda de asistencia familiar, oportunidad en que se enteró que su esposa mantenía una relación extramatrimonial, que considera es el motivo del cambio de carácter, agresividad  y los malos tratos de palabra e injurias de los que ha sido objeto así como el abandono intempestivo del hogar conyugal; habiendo constatado personalmente la relación que ella mantenía. Situación que hace imposible la reconciliación. Manifestó asimismo que no existen bienes comunes que dividir y en relación a la situación del hijo menor pide que el mismo quede bajo custodia de su progenitora y la acumulación del proceso de asistencia familiar tramitado anteriormente. 

Claudia Jovanna López Justiniano, contestó a la demanda, negando los extremos de la misma y acusándolos de falsos e injuriosos, manifestando que ella tiene toda su familia consanguínea en Trinidad y que los viajes que realizaba a esa ciudad obedecían a situaciones de fuerza mayor como una enfermedad de su hijo o para visitar a su familia en período de vacaciones; y que si bien en febrero dejó el hogar, lo hizo buscando apoyo y contención en su familia porque era víctima de agresiones verbales, físicas y malos tratos por parte de su cónyuge,sometida a vejámenes, vituperios y de ofensas irreproducibles, además que el mismo mantiene relaciones con otra mujer e interpone demanda reconvencional por Las causales previstas en el art. 130 incisos 1) 3) y 4) bajo los argumentos ya señalados además de manifestar que se encuentra viviendo como marido y mujer con otra persona y que el mismo sufre de grave trastorno mental ensu adicción a la pornografía e incluso sin ningún cuidado veía estos videos en presencia de su hijo cuando ella se ausentaba al trabajo, y que se apartó de él precisamente cuando descubrió estos hechos al haberlo sorprendido en esa conducta inmoral.

Hace conocer asimismo la existencia de varios bienes gananciales y solicita la guarda de su hijo en su favor y la intervención de la Defensoría de laniñez y la adolescencia.

Sustanciado el proceso en primera instancia, la Juez de Partido Primero de Familia de la ciudad de Trinidad, mediante Sentencia Nº 90/2013de 05 de agosto de 2013,de fs. 202 a 206, declaró Improbada la demanda principal respecto a las causales invocadas y probada en parte en cuanto a los bienes y dinero en efectivo; Probada en parte la demanda reconvencional sólo en cuanto a la causal de injurias graves y en parte en lo referente a los bienes gananciales, disponiendo la guarda del hijo a favor de la madre y la división de los bienes en  ejecución de sentencia.

Resolución de primera instancia apelada por Claudia Jovanna López Justiniano por memoria de fs. 208 a 208 y vta., y por Gerardo Suárez Franco por memorial de fs. 212 a 213, que mereció el Auto de Vista Nº 74 de fecha 02 de junio de 2014, que confirmó parcialmente la Sentencia apelada disponiendo que se incluya en los bienes gananciales  el deposito realizado a inversiones NFN conforme los argumentos de la Resolución.

Contra esa Resolución, Gerardo Suárez Franco interpuso el recurso  de casación que se analiza.

CONSIDERANDO II:                                                                        DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.- Que, el Auto de Vista solo hace relación a los argumentos esgrimidos  en la apelación pero no menciona ningún criterio conclusivo que haga presumir que se ha  analizado a detalle el mismo y los agravios deducidos, en consecuencia la Resolución impugnada no cumpliría con lo expresamente dispuesto por  el art. 236 del Código de Procedimiento Civil lo que determina su incongruencia, falta de sindéresis jurídica, además que no contiene fundamentos de fondo y de la misma manera en la parte resolutiva cuando confirma totalmente la sentencia no establece con claridad qué detalles modifica, aspectos que no pueden quedar a interpretación de las partes.

2.- Que, los fundamentos de su apelación no fueron considerados, menos valorados a la luz del derecho y de la prueba aportada, lo que determina que el Auto impugnado carece de conclusiones fundamentadas y conforme a derecho, cuando debería constituirse en un fallo que resuelva con argumentos y de acuerdo a Ley.

3.- Que, en el punto 5.2 de la parte resolutiva, la Sentencia dispone la partición de la motocicleta MONTERO 250, cuya factura cursa a fs. 29, bajo el solo argumento de que se ha probado su existencia. El Auto de Vista menciona el detalle pero no establece si la sola comprobación de la existencia de un bien, ya le otorga la calidad de ganancial, sin embargo tampoco se confirma o modifica expresamente este aspecto, lo que demuestra una vez más la falta de congruencia  y fundamento.

4.- Que, el Auto de Vista respecto a la determinación de dividir Bs. 50.000.- solo parafrasea la Sentencia y no determina nada respecto a sus fundamentos y tampoco otorga valor probatorio legal a los documentos, (no indica cuáles) faltando además valoración del texto y fondo de los documentos de fs. 781 a 76 de obrados (textual), consistente en documento con reconocimiento de firmas que aclara totalmente que el dinero prestado a los esposos Abularach-Dorado, era de propiedad de su padre, que cuenta con el valor probatorio que le asignan los arts. 1297 y 1298 del Código Civil y art. 398 y 399 inc. 1) del Procedimiento Civil, normas no consideradas por el Ad quem y tampoco se ha considerado que su afirmación de que la contraparte no ha enervado la realidad contemplada en el documento que no ha sido tachado, impugnado ni acusado de falso.

Concluye su recurso, pidiendo a este Tribunal que conforme los arts. 253 y 254 del Código de Procedimiento se dicte Auto Supremo casando el Auto de Vista recurrido y fallando en lo principal se disponga no haber lugar a la partición de un dinero que no es de su propiedad.

CONSIDERANDO III:                                                                FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÒN:

En el marco del recurso este Tribunal ingresa a resolver los agravios planteados ordenando los mismos en agravios en la forma y en el fondo, pasando a resolver inicialmente los agravios de forma, conforme fueron expuestos.

1. y 2.- Respectoa que el Auto de Vista solo hace relación a los argumentos esgrimidos  en la apelación pero no menciona ningún criterio conclusivo que haga presumir que se ha analizado a detalle el mismo y los agravios deducidos y que la resolución impugnada no cumpliría con lo expresamente dispuesto por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil lo que determina su incongruencia, falta de sindéresis jurídica y ausencia que no contiene fundamentos de fondo y de la misma manera en la parte resolutiva cuando confirma totalmente la Sentencia no establece con claridad qué detalles modifica, aspectos que no pueden quedar a interpretación de las partes, al respecto, y revisada la Resolución impugnada, se advierte que si bien la fundamentación realizada no es abundante, el Tribunal ha desglosado uno a uno los agravios deducidos en la apelación, manifestando en cada uno de ellos el fundamento pertinente para admitir o rechazar el mismo, conforme fueron expuestos en el propio recurso; asimismo cabe señalar que no es evidente que en la parte dispositiva, no hubiera dispuesto las modificaciones realizadas a la demanda pues, de la misma se evidencia que dispone taxativamente la inclusión dentro de los bienes gananciales, además de los detallados en la Sentencia,  “el depósito realizado a Inversiones NFN”, conforme los argumentos que constan en la motivación de la presente Resolución, aclarando que la resolución impugnada es absolutamente clara y entendible, careciendo el presente agravio de fundamento.

3.- Con relación a que en el punto 5.2 de la parte resolutiva, la Sentencia habría dispuesto la partición de la motocicleta MONTERO 250, cuya factura cursa a fs. 29, bajo el solo argumento de que  se ha probado su existencia y el Auto de Vista solo menciona el detalle pero no establece si la sola comprobación de la existencia de un bien, ya se le otorgaría la calidad de ganancial, sin embargo tampoco se  confirma o modifica expresamente este aspecto, lo que demuestra una vez más la falta de congruencia  y fundamento, al respecto y revisada la Resolución que se impugna, la misma es clara y concreta al señalar que la referida factura de fs. 29, si bien no constituye un título de propiedad, por la fecha de su compra se evidencia que la misma fue adquirida cuando estaba vigente la vida en común del matrimonio Suárez-López, además de no haberse probado que  fuera bien propio conforme dispone el art. 113 del Código de Familia, en consecuencia, lo manifestado por el Tribunal, no requiere de mayor abundamiento para su comprensión como sugiere el recurrente, menos que existiera incongruencia respecto a su carácter ganancial, pues no existe al respecto modificación alguna con lo dispuesto por el Aquo, en consecuencia este agravio deviene en infundado.

En el fondo, el recurrente acusa que el Auto de Vista respecto a la determinación de dividir Bs. 50.000.- solo parafrasea la Sentencia y no determina nada respecto a sus fundamentos, faltando además valoración del texto y fondo de los documentos de fs. 781 a 76 de obrados (textual), consistente en documento con reconocimiento de firmas que aclara totalmente que el dinero prestado a los esposos Abularach-Dorado, era de propiedad de su padre, el mismo que cuenta con el valor probatorio que le asignan los arts. 1297 y 1298 del Código Civil y art. 398 y 399 inc. 1) del Procedimiento Civil, normas no consideradas por el Ad quem y que tampoco se hubiera considerado que su afirmación respecto a que la  contraparte no ha enervado la realidad contemplada en el documento y tampoco ha tachado, impugnado ni acusado de falso.

Al respecto, de la revisión del referido documento de fs. 72, se advierte que el mismo es un documento privado de cancelación de deuda, suscrito entre Gerardo Suárez Franco como acreedor y  Jhonny Abularach Zelada y Marínela Belén Dorado Leigue en su calidad de deudores, donde señalan que en fecha 15 de febrero de 2012 (en vigencia del matrimonio de los esposos Suárez-Dorado), habrían firmado  un documento privado de préstamo por la suma de Bs. 50.000.- manifestando que el acreedor habría actuado en representación de su padre Freddy Suárez Franco, quien por motivos de salud no habría firmado en aquella oportunidad, aclarando en la cláusula tercera del mismo documento que el dinero prestado y devuelto en la fecha era de propiedad de Freddy Suárez y no del ahora recurrente, documento suscrito  en fecha 03 de enero de 2013, vale decir cuando el presente proceso ya estaba en trámite, siendo ése el contenido, corresponde entonces referirnos al documento de fecha 15 de febrero de 2012, al que se hace referencia, de cuyo contenido se evidencia, que no consta en ninguna parte del mismo que el dinero que Gerardo Suárez Franco prestó en ese momento era de propiedad de su padre y que el mismo actuaba en su representación, menos que el dinero no fuera suyo, al contrario, conforme el tenor de todas las cláusulas, el mismo figura como único acreedor, se entiende propietario del dinero objeto de ese contrato, aun cuando el documento de cancelación de deuda estuviera reconocido en sus firmas y rúbricas al igual que el documento de préstamo, extremo éste que encuentra confirmación en la declaración testifical de fs. 143 y vta., que refiere que conoce que el recurrente presta dinero y que en una ocasión la misma puso en prenda unas joyas que luego habría recogido,en consecuencia, al concluir  los jueces de instancia  que  el documento de préstamo de dinero que corre a fs. 33 reiterado de fs. 88 a 89 con su respectivo reconocimiento de firmas y rúbricas,  por la data de la fecha en que fue suscrito, acredita que se trata de un bien ganancial. La declaración unilateral contenida en el referido documento de 12 de febrero de 2012, no resulta suficiente para desvirtuar la presunción de ganancialidad, prevista en el art. 113 del Código de Familia, por lo que resulta correcta la decisión asumida por los de instancia; a ello se debe añadir que el recurrente  tuvo la oportunidad de hacer uso de todos los medios de prueba para demostrar este extremo, lo que no aconteció, pues de obrados se evidencia quese limitó al ofrecimiento de la referida prueba  sin embargo no demostró de ninguna manera el verdadero origen del dinero, menos que el mismo fuera de su padre y que él hubiera actuado solo en su representación, en consecuencia el referido agravio deviene en infundado y tampoco resulta evidente que la demandada no hubiera objetado el referido documento de cancelación de deuda como se evidencia por memorial de fs. 114 a116 en el cual de manera específica  cuestiona el mismo.

Por las razones expuestas corresponde a este Tribunal Supremo de Justicia fallar en la forma prevista por los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil,  declara INFUNDADO el recurso de casación de fs.267 a 268., interpuesto por  Gerardo Suárez Francocontra el Auto de Vista Nº 74/2014. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs.1000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.


Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Sexto