TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        SALA  CIVIL


Auto Supremo:525/2014                                                        

Sucre:15 de septiembre2014                
Expediente:        SC-74-14-S                                                                Partes:ValentínArcadio Costas Taboas.c/ Cinthya Forno Velasco.

Proceso:Nulidad y cancelación de inscripción en Derechos Reales.

Distrito:Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 779 a 795, interpuesto por Carlos F Buchón Martorell en representación deCinthya Forno VelascoValentín Arcadio Costas Taboas,y el recurso de casación en la forma de fs. 800 a 802 de obrados, interpuesto porValentín Arcadio Costas Taboas,  impugnando el Auto de Vista Nº 72/2014de fs. 762 a 765, de fecha 08 de abril de 2014, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario de Nulidad y cancelación de inscripción en Derechos Reales seguido por Valentín Arcadio Costas Taboascontra Cinthya Forno Velasco, las respuestas de fs. 797 a 799 y vlta., y de fs. 806 a 810 y vta., los autos de concesión de fs. 804 y de fs. 811, los antecedentes del proceso, y;


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


El Juez de Partido Decimo en lo Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz, pronunció Sentencia Nº 56/2013 de 26 de septiembre del 2013, cursante de fs. 660 a 663, que declara Improbada la demanda de fs. 133 a 137 y vta., é Improbada la demanda reconvencional cursante de fs. 216 a 223.

Resolución de primera instanciaque es apelada por la parte demandadamediante escrito de fs. 671 a 680 y vta., ypor la parte demandantemediante escrito de fs. 684 a 698,que merecióel Auto de Vista Nº 72/2014 de 08 de abril de 2014, que anula obrados hasta fs. 654 inclusive. Resolución de Alzada que es recurrida de casaciónen la forma y en el fondo por la parte demandada, y en la forma por la parte demandante,que obtiene el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Recurso de Casación de Cinthya Forno Velasco.

A. Violación del art. 17-II de la Ley 025:

El recurrente refiere que el Auto de Vista ha violentadodel art. 17-II de la Ley 025, lo que se evidenciaría del cotejo de los petitorios de los recursos de apelación planteados por las partes y lo resuelto en la parte dispositiva del Auto de Alzada, porque ninguna de las partes pidió la nulidad del proceso, tampoco la nulidad de la Sentencia y menos se invocó el art. 378 del Código de Procedimiento Civil como posible causal de nulidad procesal, por lo que el Tribunal habría excedido su competencia al no pronunciarse solo sobre los aspectos solicitados en los recursos interpuestos, porque si ambos apelantes pidieron que se revoque el fallo, refiere que el Tribunal de Alzada debía limitarse a confirmar o a revocar, pero en ningún momento a anular, y que debió ingresar al fondo de la cuestión controvertida, por lo que solicita anular el Auto de Vista.

B. Violación del art. 236 del Código de Procedimiento Civil:        

Acusa que el Auto de Vista vulneró el principio de pertinencia, porque los recursos pidieron se revoque parcialmente la Sentencia, sin embargo la Resolución de Alzada no habría abocado su pronunciamiento a los puntos que fueron apelados y al petitorio de los recursos de apelación, donde las partes pidieron que se ingrese al fondo de la controversia, pero de forma totalmente incongruente el Tribunal de alzada anularía obrados en mérito a la infracción del art. 378 del Código de Procedimiento Civil, norma que ni siquiera había sido esgrimida por las partes, por lo que solicita que se anule el Auto de Vista, y solicita se ordene se pronuncie una nueva Resolución con arreglo al principio de pertinencia.

C. Violación del art. 105-Idel Código Procesal Civil:

En el caso presente el Tribunal de Alzada anuló obrados porque el A quo no habría utilizado la facultad que le confiere el art. 378 del Código de Procedimiento Civil, alega y sostiene que no existe ningún precepto que sancione con nulidad el no ejercicio de la facultad potestativa del Juez, prevista por dicha norma, por lo que el no ejercicio de una potestad no acarrearía la nulidad de ningún acto procesal, por lo que se habría violentado el art.105-I del Código Procesal Civil, porque se anuló sin existir causal expresamente determinada por ley, por lo que solicita que se anule el Auto de Vista.

D. Vulneración del art. 108-Idel Código Procesal Civil:

La parte recurrente refiere que se habría violentado éste artículo porque ninguna de las partes alegaron nulidad alguna de la Sentencia o proceso, y el Tribunal de Alzada habría excedido el límite de su competencia, porque dicha norma establecería que solo en caso de que las partes planteen la causal de nulidad podría a ingresar a considerar la misma, lo que no habría ocurrido en el presente caso, por lo que el Tribunal estaba obligado a ingresar a tratar el fondo de la problemática debiendo en su caso confirmar o revocar, pero no anular, por lo que solicita que se anule el Auto de Vista.

E. Vulneración del art. 107-IIIdel Código Procesal Civil:

Refiere que se violentó éste artículo porque no consideró que la parte demandante -a quien beneficio con la nulidad de la Sentencia- en su oportunidad no alegó ninguna causal de nulidad procesal en su memorial de apelación, con lo que habría convalidado la validez formal de la misma, por lo que se habría operado el principio de convalidación o confirmación por no existir reclamo oportuno, porque además en las apelaciones de ambas partes contienen agravios referidos al fondo de la Litis.

F. Vulneración del Principio de Trascendencia:

El recurrente refiere que no se puede anular un proceso si no existe evidencia de algún perjuicio para las partes, empero en el presente caso se habría procedido a anular en mérito a una supuesta violación del art. 378 del Código de Procedimiento Civil, sin que se justifique de la existencia de algún perjuicio a las partes por la no utilización del A quo de la facultad prevista por dicha norma, por lo que solicita que se aplique el principio de trascendencia.

G. Aplicación indebida del art. 378 del Código de Procedimiento Civil:

Acusa que el Tribunal de Alzada realizó una aplicación indebida del art. 378 del Código de Procedimiento Civil, porque las partes tendrían la carga de la prueba y solo en caso de que no agoten la carga de la prueba el juez asumiría la opción de pedir diligencias probatorias para mejor proveer, sin embargo ésta opción sería una facultad potestativa del Juez, por lo que resultaría ilógico obligarlo a que lo utilice, porque en el presente caso ya habría considerado que su convicción ya se había formado sobre el objeto de la Litis, por eso no constituiría causal de nulidad de la Sentencia ni del proceso, y si el Tribunal de Alzada consideraba que la prueba era insuficiente no tendría por qué anular la Sentencia, sino utilizar la facultad que le otorga el art. 233 del Código de Procedimiento Civil en segunda instancia.

Por lo que solicita que el Tribunal Supremo pronuncie el respectivo Auto Supremo en la forma prevista por el art. 271 inciso 3) del Código de Procedimiento Civil, Anulando el Auto de Vista y se ordene que el Tribunal de Alzada pronuncie un nuevo Auto de Vista ingresando al fondo de los recursos de apelación planteados por las partes procesales.

En el Fondo:

A.Violación del art. 452 del Código Civil:

Acusa la violación del referido artículo porque el Tribunal de Alzada en ningún momento consideró que el contrato base de la acción cumple con todos los requisitos de fondo y forma que prevé el indicado precepto, el contrato de que emerge el derecho de su mandante sería un acto jurídicamente plenamente válido porque no habría sido anulado por ninguna resolución judicial, porque tiene objeto y causa licita, consentimiento válido y cumpliría con la forma prevista por ley como requisito de validez, por lo que solicita la aplicación del art. 452 en su debida dimensión, y que por consiguiente se case el Auto de Vista manteniendo la validez de la Sentencia en cuanto declara improbada la demanda principal pero modificándola declarando probada íntegramente la reconvención.

B. Error de hecho en la valoración de la prueba:

Refiere que el Tribunal de Alzada no consideró ni valoró que del abundante caudal probatorio que detalla, se encontraría demostrado que el demandante Valentín Arcadio Costas Taboas presentó títulos apócrifos.

Por lo que solicita que el Tribunal Supremo pronuncie el respectivo Auto Supremo en la forma prevista por el art. 271 inciso 4) del Código de Procedimiento Civil, Casando el Auto de Vista y deliberando en el fondo se mantenga la Sentencia de primera instancia en cuantodeclara improbada la demanda principal y se modifique declarando probada la reconvencional.

Recurso de Casación de Valentín Arcadio Costas Taboas.

En la forma:

La parte recurrente argumenta que el Tribunal de Alzada realizó una interpretación errada del recurso de apelación interpuesto por su parte, porque justificarían equivocadamente su fallo en una supuesta falta de elementos probatorios acusados por ambas partes, aspecto que no sería evidente toda vez que en la apelación realizada por su persona expuso cuatro fundamentos de agravio, donde habría demostrado de manera objetiva y detallada que la supuesta falta de elementos probatorios manifestada por el Juez, no era cierta,toda vez que existían suficientes elementos de prueba para realizar una Sentencia efectiva y ajustada a derecho; y que más bien la Sentencia apelada demostraba la falta de análisis y estudio de expediente, por parte del juez; además que conforme a lo que establece el art. 233-I) numeral 4) del Código de Procedimiento Civil, en el plazo legal habría solicitado plazo probatorio para aumentar la comunidad probatoria, sin que se haya concedido tal plazo y en el que el Tribunal habría podido obtener aquello que requería, haciendo uso de las facultades que le confiere el art. 233-II del Código de Procedimiento Civil a efectos de no violentar los principios de celeridad y eficiencia que establecen los arts. 178 y 180 de la Constitución Política del Estado. Sin embargo, en la petición realizada por ambas partes, la solicitud habría sido de que se revoque en parte la Sentencia N° 182/2013, y que no se anule.

En ese sentido el Auto de Vista adolecería de incongruencia toda vez de que se aleja de lo dicho y pedido por las partes, colocándoles en una posición de indefensión y ausencia de tutela judicial efectiva, al someter el proceso a una nulidad no pedida ni legalmente sustentada por el Tribunal de apelación, al limitar su derecho de recurrir a la casación de fondo y al alargar injustificadamente el proceso. Al efecto transcribe la jurisprudencia nacional contenida en el Auto Supremo N° 211/2013 de 26 de abril.

De donde se tendría que el Tribunal Ad quem violó lo que establece el art. 236 del Código de Procedimiento Civil al alejarse de aquello que se había reclamado como fundamentos de agravios, no existiendo justificación alguna enmarcada en la evidencia de vulneración de derechos y garantías fundamentales de la persona, y/o la expresa sanción de la ley con la nulidad de determinados actos u omisiones, para que se proceda a anular el proceso en vez de revocarse conforme a lo peticionado.

Por lo expuesto y en atención a lo que establecen los arts. 250, 254-4) y 271-3) del Código de Procedimiento Civil, pide se Anule el Auto de Vista a efectos de que el Tribunal de apelación adecúe su Resolución a lo que establece el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De manera introductoria debemos señalar que el recurso de casación interpuesto por la parte demandantedonde se acusaviolación del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, tiene relación con el recurso de casación en la forma interpuesto por la parte demandada, por lo que corresponde considerar ambos recursos de manera conjunta.

En ese sentido, corresponde precisar que el recurso de casación en la forma, denominado también recurso de nulidad, es aquel que tiene por finalidad subsanar los defectos formales o procesales en que se hubiera incurrido en la tramitación del proceso, vale decir, aquel error que tiene que ver con el quebrantamiento de las formas previstas por ley, cuya infracción está sancionado con nulidad de obrados, por elloel art. 254 núm. 4) del Código Adjetivo Civil señala que procederá el recurso de casación por haberse violado las formas esenciales del proceso, cuando la Sentencia o Auto de Vista recurrido hubiere sido dictadosin haberse pronunciado sobre algunas de las pretensiones deducidas en el proceso y reclamadas oportunamente ante los Tribunales inferiores.

Sin embargo, se debe tener presente que en materia de nulidades rigen principios que deben ser observados para declarar la misma; es decir que no puede determinarse la nulidad sin la existencia de una ley especifica que así la determine, tampoco hay nulidad sin perjuicio que haya sufrido la parte y finalmente no existe nulidad si no se reclamó de manera oportuna lo observado.

Por otra lado, el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, señala que el Auto de Vista deberá circunscribirse precisamente a los puntos resueltos por el inferior y que hubieren sido objeto de la apelación y fundamentación; norma en la que se manifiesta el principio de congruencia, por el cuál la resolución de Alzada en su motivación y fundamentación debe estar dirigida a absolver cada uno de los agravios deducidos en apelación, sin omitir, exceder o alterar el cuadro recursivo que se sustancia. En ese sentido el Tribunal Ad quem a tiempo de resolver la Alzada tiene un marco jurisdiccional sobre el cual debe recaer su decisión y que no es otro, que el que le fija el artículo referido.

Ahora bien, el Auto de Vista Nº 72/2014, dispone la nulidad de obrados, en base a los siguientes fundamentos: Que, la prueba no ha sido tasada ni valorada en su totalidad por el Juez de Instancia, situación que impediría la apertura de competencia del Tribunal de Alzada; además, de que no se habría producido la prueba pericial extrañada por el jugador en su propiaSentencia; hechos que no se podría dejar pasar por alto y quese harían necesarios para pronunciar un fallo válido legalmente; por cuyo motivo el Tribunal aplica el art. 17.IV de la Ley 025 en concordancia con el art. 237.4 del Código de Procedimiento Civil, a fin de que el A quo haga uso del art. 378 del Código de Procedimiento Civil y luego al pronunciar nueva Resolución valore la totalidad de las pruebas conforme al art. 397 del Código de Procedimiento Civil. Aspectos que si bien hacen al fondo de la Sentencia recurrida, pero que sin embargo no fueron objeto de apelación, conforme se evidencia de los puntos de agravio detallados en los memoriales de apelacióntanto por la parte demandada así como de la parte demandante, donde las partes no señalan como agravios:“la falta de producciónde prueba”, y tampoco “que no se haya tasada ni valorado la prueba en su totalidad”,obviando efectivamente el Tribunal de Alzada resolver los agravios que si fueron invocados en los recurso de apelación, y que en definitiva a su turno solicitaron:1) La parte demandante:Pide al Tribunal de Alzada que revoque parcialmente la Sentencia y se declare probada su demanda. Y 2) La parte demandada: Que se dicte Auto de Vista revocando la Sentencia y se declare improbada la demanda principal en todas sus partes y probada su demanda reconvencional.

En consecuencia, los fundamentos expuestos por el Ad quem para determinar la nulidad de obrados que se resumen en que la prueba no ha sido tasada ni valorada en su totalidad, asimismo de que no se habría producido la prueba pericial extrañada por el A quo en su propia Sentencia, no constituyen causal de nulidad.Por otra parte, con relación a la necesidad de mejor proveer y que el A quo no habría hecho uso del art. 378 del Código de Procedimiento Civil, debemos expresar que dicha disposición es potestativa del Juez de primera instancia, y no es un derecho procesal propiamente dicho para los demandados y reconvencionistas, pues debe notarse que el texto del articulado en cuestión se encuentra redactado bajo el rótulo de facultad del Juez, por consiguiente su “no uso” no es causal de nulidad; sin embargo, el Tribunal de Alzada ha inobservado el art. 233 del Código de Procedimiento Civil, que cuenta con dos parágrafos, el primero referido a que el Juez o Tribunal podrá abrir un plazo probatorio no mayor a veinte días en el caso de los cuatro numerales que se detallan, y el parágrafo segundo, por el que el Juez o Tribunal, antes del decreto de Autos, podrá disponer se produzcan las pruebas que estimare convenientes, facultad potestativa que en resumen le permite abrir un plazo probatorio y producir prueba,haciéndose evidente de ésta manera que dicho Juez o Tribunal encuentra en dicha normativa dos opciones de poder contar con prueba que le ayude a mejor resolver.

En consecuencia el Ad quem como Tribunal de segunda instancia y con criterio incensurable en casación, tiene también la facultad de valorar o revalorizar las pruebas en segunda instancia, tal como establece el art. 375-1) y 2) del Código de Procedimiento Civil, por consiguiente dicha omisión del A quo en la valoración de la prueba tampoco es fundamento para disponer la nulidad, contrariamente en virtud al Principio de Verdad Material los Jueces de instancia tienen un rol más activo en la tramitación de los procesos a los fines de resolver de la manera más justa los causas sujetas a su competencia.

Por lo que en conclusión podemos referir que el Tribunal de alzada incurrió en Resolución citra petita o en silencio respecto a los agravios descritos por las partes, omisión que efectivamente supone la vulneración de loestablecido por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil,art. 105-I, 107-III, 108-I, todos del Código Procesal Civil, y art. 17-II de la Ley 025, y con ello, la violación al principio del debido proceso legal, en su elemento al derecho a la defensa de los recurrentes, que corresponde ser enmendado por este Máximo Tribunal.

Por todo lo expuesto, al ser evidente las infracciones acusadas en las que incurrió el Tribunal de Alzada, corresponde a este Supremo Tribunal fallar en la forma prevista por los artículos 271num. 3), 275 con relación al 254-4) del Código de Procedimiento Civil.

Finalmente, en relación al recurso de casación en el fondo, corresponde referir que el Tribunal de Alzada solo ha establecido “la falta de producciónde prueba”, y “que no se ha tasada ni valorado la prueba en su totalidad”, de donde se infiere que no ha ingresado a resolver el fondo de la causa,por eso mismo ha dictado una Resolución anulatoria, de consiguiente no corresponde ingresar a considerar el recurso de casación en el fondo interpuesto por la parte demandada.


POR TANTO: La Sala Civil de Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 parágrafo I numeral I) de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 del 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271 num. 3), 275 con relación al art. 254-4) del Código de Procedimiento Civil, ANULAel Auto de Vista Nº 72/2014 de fecha 08 de abril de 2014, que cursa de fs. 762 a 765 y se dispone que sin espera de turno y previo sorteo el Tribunal Ad quem resuelva la apelación con la pertinencia del art. 236 de la norma Adjetiva Civil.No siendo excusable el error incurrido, se impone multa al TribunalAd quem, con un día de haber a ser descontado, a tal finalidad notifíquese con la presente resolución a la Dirección General Administrativa y Financiera.

En aplicación del art. 17-IV de la Ley Nº 025, notifíquese al Consejo de la Magistratura a los fines consiguientes de ley.


Regístrese, comuníquese y devuélvase.


Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Sexto