TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                SALA  CIVIL

Auto Supremo:509/2014                                                        Sucre:08 de septiembre2014                                                Expediente:        LP-67-14-S                                                                

Partes:Enrique Choque Flores y Tomasa Limachi Patzi. c/ Felipe Pérez

Sarzuri y Lucila Choque de Pérez.                

Proceso:Usucapión extraordinaria.                                                

Distrito:La Paz.


VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 191 a 196 y vta., interpuesto por Enrique Choque Flores y Tomasa Limachi Patzi, contra el Auto de Vista Nº 188/2013 de 09 de septiembre de 2013, cursante defs. 187 a 189 y vta., pronunciado por la Sala Civil Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso de usucapión extraordinaria, seguido por Enrique Choque Flores y Tomasa Limachi Patzi contra Felipe Pérez Sarzuri y Lucila Choque de Pérez, la respuesta de fs. 203 a 205 y vta., el Auto de concesión de fs. 227, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:                                                        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Segundo en lo Civil y Comercial de la ciudad de El Alto, pronunció Sentencia Nº 178/2012 de 15 de mayo de 2012, cursante de fs. 74 a 75de obrados, que declaraprobada la demanda de fs. 13 a 14, interpuesta por Enrique Choque Flores y Tomasa Limachi Patzi, en consecuencia, previa ejecutoria, se dispone por operada la usucapión decenal o extraordinaria del lote de terreno ubicado en la Zona 16 de Julio, Calle Eulert Nº 508, con una superficie de 500 Ms.2, de la Ciudad de El Alto en favor de Enrique Choque Flores y Tomasa Limachi Patzi, debiendo Derechos Reales de la Ciudad de El Alto, asignar un nueva matrícula computarizada, disponiendo asimismo la inscripción definitiva del lote de terreno motivo de la litis en favor de los actores.

Resolución de primera instancia que es apelada por Juan Carlos Huanca Apaza por Jorge Pérez Choque, éste últimoheredero de los demandados,mediante escrito de fs. 83 a 86, que merecióel Auto de Vista Nº 406/2012 de 09 de octubre de 2012, que anula obrados hasta fs. 15 inclusive; resolución que es recurrida de casación por los demandantes mediante memorial de fs. 130 a 133 y vta., respuesta de fs. 140 a 143, Auto Supremo Nº 236/2013 de 13 de mayo de 2013, que anula obrados hasta fs. 108 inclusive;Auto de Vista Nº 188/2013 de 09 de septiembre de 2013, cursante a fs. 187 a 189 y vta., que Anula obrados hasta fs. 15 inclusive, disponiendo que el A quo se pronuncie conforme a procedimiento. Resolución de alzada que es recurrida de casaciónen la formapor la parte demandante, que obtiene el presente análisis.

CONSIDERANDO II:                                                                

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1. Recurso de casación en la forma por pronunciamiento de Auto de Vista por Tribunal Incompetente.

Conforme el art. 254-1) del Código de Procedimiento Civil, procedería el recurso de casación en la forma, por haberse violado las formas esenciales del proceso, cuando la Sentencia o Auto recurrido hubiere sido dictado: “1) Por juez o tribunal incompetente, o por tribunal integrado contraviniendo a lo dispuestos por ley”, al respecto transcribiendo las normas contenidas en los arts. 90 y 50 del Código de Procedimiento Civil, refiere que en el caso de Autos se ha pronunciado una justa como legal sentencia. Sin embargo refiere que las Autoridades de alzada para tener competencia para resolver el recurso de apelación interpuesto por el señor Jorge Pérez Choque, que no era parte en el proceso, debieron observar si dicho recurso cumple con la previsión del art. 220-I-1) y art. 222, ambos del Código de Procedimiento Civil, pues de lo contrario, su competencia no se abre y por ende quedan inhabilitados de pronunciarse sobre un recurso de apelación interpuesto de manera ilegal, por una persona que no acreditó documentalmente sucalidad de interesado, que no cumplió con el plazo para apelar, es decir, interpuso su recurso de apelación sin observar el procedimiento, atentando contra el debido proceso, contra el principio de seguridad jurídica, vulnerando el orden público y cumplimiento obligatorio de las normas procedimentales. Al efecto menciona y transcribe conceptos legales, doctrinales y jurisprudencialessobre los plazos perentorios y fatales.

Para continuar refiriendo que en el caso de Autos el señor Jorge Pérez Choque no habría cumplido con los numerales 2) y 3) del art. 222 del Código de Procedimiento Civil, porque refiere-, si consideraba ser perjudicado con la sentencia pronunciada, debió acreditar documentalmente su calidad de interesado e interponer su recurso de apelación correspondiente, sin embargo sin acreditar su condición de interesado o heredero habría interpuesto su recurso de apelación, por lo que su recurso de apelación debió ser rechazado, inobservancia que pide sea resuelta por el Tribunal Supremo de Justicia con la nulidad peticionada.Tampoco se cumpliría con el numeral 3) referido anteriormente, por cuanto de fs. 94 de obrados, se evidenciaría que la última notificación a las partes con la resolución de primera instancia, se efectuó a la defensora de oficio el día martes 21 de agosto de 2012, por lo que el apelante Jorge Pérez Choque, cumpliendo lo previsto por el art. 222 del Código de Procedimiento Civil, debió haber interpuesto su recurso de apelación del 21 de agosto de 2012, hasta el 31 de agosto de 2012, sin embargo, en franco desconocimiento de las normas procesales, interpuso su recurso de apelación el 14 de junio de 2012, conforme constaría de fs. 86 de obrados, es decir incumpliendo el plazo establecido por el art. 222 del Código de Procedimiento Civil, por lo que al no haberse cumplido con dicha norma habría dado lugar a que la sentencia pronunciada en primera instancia adquiera su ejecutoria y adquiera el valor de cosa juzgada.

Si bien el A quo erróneamente concedió el recurso de apelación, empero el Ad quem no habría tenido competencia para pronunciar el Auto de Vista, pues su competencia no se habría abierto, al no haberse interpuesto el recurso de apelación conforme a ley, cuya inobservancia daría lugar a la procedencia del recurso de casación interpuesto en la forma, por cuanto ninguna Autoridad jurisdiccional tendría la facultad de oficio, de reducir los plazos para apelar establecidas por ley, por lo que imperaría la nulidad de obrados de conformidad con el art. 252 concordante con el art. 90 ambos del Código de Procedimiento Civil, por cuanto se atentaría contra el debido proceso.Al respecto señala la Jurisprudencia Constitucional contenida en la las Sentencias Constitucionales Nº 944/04-R de 18 de junio, 193/06-R de 21 de febrero y 843/05-R de 25 de julio, 127/01-Rde 5 de diciembre, 418/00-Rde 2 de mayo, 93/05-R de 28 de enero y 50/05-R de 19 de enero, 222/01-R de 22 de marzo, 219/05-R de 16 de marzo, 581/04-R de 15 de abril y 1351/03-R de 16 de septiembre, transcribiendo al efecto la parte pertinente de las mismas.

En mérito a lo expuesto, cumpliendo con lo previsto por el art. 258-2), en aplicación del art. 254-1), 252 y 90 todos del Código de Procedimiento Civil, interpone recurso de casación en la forma contra el Auto de  Vista recurrido, pidiendo al Tribunal Supremo de Justicia en aplicación del art. 271-3), concordante con el art. 275 ambos del Código de Procedimiento Civil, pronunciar Auto Supremo, anulando obrados hasta fs. 95 inclusive, declarando ejecutoriada la sentencia de primera instancia, por no existir recurso de apelación interpuesto contra la indicada sentencia conforme a procedimiento, sea con responsabilidad para los inferiores.

2.Recurso de casación en la forma por pronunciamiento de Auto de Vista sin la pertinencia exigida por ley, otorgando más de lo pedido.

Cuando se demandaría la usucapión de un determinado bien inmueble, se requeriría se presenten tres presupuestos que son parte de la usucapión, los cuales son los siguientes: 1) La existencia de un inmueble susceptible de ser usucapido. 2) La posesión. 3) El transcurso del tiempo.

El segundo presupuesto, referido a la posesión, estaría conformado por dos elementos constitutivos que son: a) El corpus possidendi, que es el poder de hecho del sujeto sobre la cosa, la posesión. b) El ánimus possidendi, que es el elemento espiritual o intención de actuar por su propia cuenta o de alegar para si un derecho real sobre la cosa.

En el caso de Autos, en cuanto al presupuesto 1) de la usucapión, sobre la existencia de un inmueble susceptible de ser usucapido, dicho presupuesto, se traduciría en la existencia del inmueble de 500 m2 objeto de usucapión, el mismo que se encontraría en la esfera del dominio privado y no constituiría un bien público, por consiguiente sería susceptible de ser usucapido.

En cuanto al segundo presupuesto (posesión), que está conformado por dos elementos constitutivos también se cumple en el caso de Autos, por cuanto habrían demostrado que el inmueble que poseen, ejercen poder de hecho sobre el mismo, como dueños, como propietarios y asimismo, la posesión la realizarían por sí mismos no para otras personas o terceros, que pudieran alegar derecho sobre el inmueble, es decir, que nos conducimos como verdaderos propietarios, dueños, siendo su posesión pública, pacífica, no equívoca, ni viciosa, además de ser continuada e ininterrumpida.

En cuanto al tercer elemento también se cumpliría en el caso de Autos, por cuanto reiteran que el inmueble objeto de la presente demanda, poseen como propietarios desde hace más de diez años, cumpliéndose con el plazo previsto por el art. 138 del Código Civil, para la procedencia de la usucapión demandada.

También debe tomarse en cuenta que la usucapión produce un doble efecto: 1) Adquisitiva para el usucapiente. 2) Extintivo para el usucapido. Precisamente por tal razón, en el caso presente, su demanda fue dirigida contra los señores Felipe Pérez Sarzuri y Lucila Choque de Pérez quienes figuran como sujetos pasivos en el Registro de Derechos Reales, conforme constaría a fs. 2 de obrados, cumpliendo de ésta manera con todo lo exigido por ley, la doctrina y jurisprudencia existente sobre el particular. Precisamente estando cumplidas todas las exigencias establecidas por ley, se pronunció la sentencia de fecha 15 de mayo de 2012, que en su contenido, en ninguna parte haría mención a que la citación adolezca de vicios de nulidad o similar; sin embargo, incongruentemente, el apelante en su recurso de apelación sostendría que con la sentencia se le ocasiona agravios, que no se le hubiera citado como heredero, siendo que la resolución del inferior, no tiene como punto resuelto nada al respecto. Al efecto transcribe la parte pertinente de los arts. 236 y 254-4)del Código de Procedimiento Civil.

Y continúa refiriendo que en el presente caso de Autos, el Auto de Vista pronunciado carece de la pertinencia establecida por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto el recurso de apelación contempla puntos que no han sido resueltos por el A quo, es decir, que se alejaría de los puntos resueltos por el inferior en la sentencia de primera instancia, sin embargo, en el Auto de Vista recurrido, alejándose de la pertinencia de la resolución, se otorgaría más de lo pedido a la parte apelante, lo que sin duda alguna, daría lugar a la procedencia del recurso de casación en la forma interpuesto. Al respecto trascribe la parte pertinente de la jurisprudencia contenida en los Autos Supremos Nº 187 de 3 de agosto de 2000 Sala Civil II,Nº 210 de 22 de noviembre de 2005 Sala Civil I, Nº 359 de 15 de agosto de 2007 Sala Civil.

En mérito a lo expuesto, en el supuesto caso pero no consentido que no se optara por la nulidad de obrados peticionada en el punto anterior, cumpliendo con lo previsto por lo previsto por el art. 258-2) y 254-4) ambos del Código de Procedimiento Civil, interponemos recurso de casación en la forma contra el Auto de Vista recurrido, pidiendo al Tribunal Supremo de Justicia en aplicación del art. 271-3) concordante con el art. 275 del Código de Procedimiento Civil, pronunciar Auto Supremo anulando obrados hasta fs. 108 vta., inclusive, disponiendo que el Tribunal Ad quem, pronuncie nueva resolución con la pertinencia establecida en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, sea con responsabilidad para los inferiores.

CONSIDERANDO III:                                                        

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

1.A manera de antecedente corresponde referir que la parte recurrente en el recurso de casación planteadoacusa que Jorge Pérez Choque en su recurso de apelación no acreditó su calidad de heredero y quetampoco cumplió con el plazo para apelar,es más el Tribunal de Alzada no habría cumplidocon la pertinencia establecida por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

Al respecto, de la revisión de obrados se tiene que una vez dictada la Sentencia, Jorge Pérez Choque heredero de los demandados, se apersona al presente caso de Autos, adjuntando fotocopia simple de Testimonio Nº 1025/2010 de fecha 23 de agosto de 2010 referida a la protocolización de un testimonio judicial del proceso voluntario sobre declaratoria de herederos, seguido por Jorge Pérez Choque, al fallecimiento de sus padres Felipe Pérez Sarzuri y Lucila Choque de Pérez, de la parte resolutiva del Auto Definitivo contenido en el mismo se conoce que se instituye heredero forzoso ab-intestato a Jorge Pérez Choque en su condición de hijo de los de cujus: Felipe Pérez Sarzuri y Lucila Choque de Pérez. (fs. 77 a 80 y vta.), empero éste apersonamiento así como el documento adjunto, en su oportunidad no ha sido objetado por la parte recurrente;sin embargo, al apersonarse ante el Tribunal de alzada, el apelante nuevamente adjunta el Testimonio Nº 1025/2010, esta vez en fotocopia debidamente legalizada. Ratificándose de ésta manera sulegitimación pasiva para apersonarse por los demandados (fallecidos) en su calidad de heredero, en consecuencia se encuentra plenamente acreditado su interés legítimo en el presente caso de Autos.

Asimismo, Jorge Pérez Choque sin que exista aún notificación a las partes, dándose tácitamente por notificado con dicha resolución de primera instancia y a través de su apoderado interpone recurso de apelación, evidenciándose de ésta manera que el recurso referido ha sido interpuesta dentro del término establecido por el art. 220 del Código de Procedimiento Civil.

De igual manera,habiéndose constituidoen parte del proceso,y siendo el estado de la causa interpone recurso de apelación, donde precisamente en uno de sus primeros agravios denuncia error in procedendo en relación a la falta de citación con la demanda a los herederos de los demandados por lo que solicita la nulidad de actuados procesales. Empero éste agravio ya ha sido considerado y resuelto en el Auto Supremo Nº 236/2013.

Sin embargo, de los agravios precedentemente descritos y contenidosen el recurso de casación,se evidencia que el ahora recurrente cuestionavicios procedimentales con que se hubiera tramitado el proceso, empero no adecua su recurso a los antecedentes de la presente causa, porque loque correspondía cuestionar es si la nulidad dispuesta por el Auto de Vista era correctay si ésta resolución se acomodaba a las resoluciones anteriormente dictadas en la presente causa.

2. Ahora bien, de antecedentes de la presente causa se tiene que en el Auto Supremo Nº 236/2013de fecha 13 de mayo de 2013, en su considerando tercero, éste Tribunal ha dejado claramente establecido que: a partir de la publicación de los Edictos, los demandados, herederos o terceros interesados en el pleito, han tenido la oportunidad de asumir conocimiento de la acción intentada por los ahora recurrentes, muestra de ello es el apersonamiento de Juan Pérez Choque, hijo de los demandados, quien aun en esas condiciones, ha tenido la posibilidad de incorporarse a la litis a tiempo para deducir recurso de apelación,…(Las negrillas son nuestras)¨. Estableciéndose de ésta manera que en el presente caso de Autosa través de los edictos de ley se ha efectivizado lacitación y emplazamiento alos demandados, herederos o terceros interesados en el pleito, por lo que los mismos han estado a derecho desde el inicio del proceso,y muestra de ello es el apersonamiento del heredero de los demandados Juan Pérez Choque, quien se ha incorporado a la litis a tiempo de deducir recurso de apelación.

En mérito a éste antecedente y a lo examinado, éste Tribunal Supremo en la parte resolutiva de la resolución referidaAnula obrados hasta fs. 108 vlta. inclusive, y dispone que el Tribunal Ad quem, sin espera de turno y previo sorteo, pronuncie nueva resolución con arreglo a lo previsto por el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil y en virtud a los medios de prueba aportados por el apelante en segunda instancia para que los valore. Extremos estos que no habrían sido advertidos por el Tribunal de Alzaday por el ahora recurrente.

Por lo que del análisis precedentemente efectuado se infiere que en el presente caso de Autos ya ha sido considerado y resuelto el tema de la citación a la parte demandada, por ello, en mérito al recurso de apelación interpuesto se ha dispuesto que el Tribunal de alzada ingrese a considerar el fondo de la causa, empero y a pesar de lo dispuesto el Ad quem de manera reiterativa incumple el referido Auto Supremo disponiendo la nulidad de obrados por la presunta falta de citación a los herederos de los demandados, en franca vulneraciónde los principios de eficiencia, eficacia y del debido proceso.

Consecuentemente, de lo anterior se concluye que no resultan válidos los fundamentos expuestos en el Auto de Vista, porque habiendo sido debidamente efectivizado la citación y emplazamiento mediante edictos de ley delos demandados, herederos o terceros interesados en el pleito no se ha provocado la indefensión de los mismos, por lo que la nulidad de obrados dispuesta no ha sido correcta, toda vez que solo se ha referido a un primer agravio de forma que ya ha sido resuelto, y no así a los demás agravios de fondo obviando emitir criterio al respecto,por lo que corresponde al Tribunal de Alzada ingresar a conocer el recurso de apelación en el fondo interpuesto por Jorge Pérez Choque, conforme se hubo dispuesto por Auto SupremoNº 236/2013, omisión que por determinación del artículo 254 núm.  4) del Adjetivo de la materia debe ser sancionada con la nulidad del pronunciamiento de alzada.

Por lo expuesto, corresponde fallar en la forma prevista por los artículos 271  núm. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por los art. 42 parágrafo I numeral 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271núm.3) y 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULAel Auto de Vista Nº 188/2013 de 09 de septiembre de 2013 de fs. 187 a 189 y vta.,y dispone que ese Tribunal sin espera de turno y previo sorteo, emita nueva Resolución con la debida motivación y fundamentación resolviendo el fondo del recurso de apelación conforme se hubo dispuesto por Auto Supremo Nº 236/2013 y con la pertinencia prevista por el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

No siendo excusable el error, con responsabilidad a los miembros del Tribunal Ad quem multándose con 1 día de haber, a tal efecto notifíquese con la presente Resolución a la Dirección General Administrativa y Financiera del Órgano Judicial.

Cumpliendo lo previsto por el artículo 17 parágrafo IV de la Ley del Órgano Judicial, comuníquese la presente decisión al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.                                                        

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Sexto