TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 496/2014

Sucre: 08 de septiembre2014

Expediente:        SC-64-14-S

Partes:Herlan Parada Paz. c/ Doddy Jiménez Saucedo, José Luis Parada

Jiménez, Roxana Parada JiménezyIgnacio Herland Jiménez Ortiz.

Proceso:Nulidad de Documentos, Escrituras Públicas, Cancelaciónde

Inscripción en Derechos Reales.

Distrito:Santa Cruz.

VISTOS:Los recursos de Casación formulados por Doddy Jiménez Saucedo de fs. 434 a 436 vta y por Roxana Parada Jiménez por si y en representación de José Luis Parada Jiménez de fs. 439 a 440 vta., contra el Auto de Vista de 20 de enero de 2014 de fs. 420 a 422, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso de Nulidad de Documentos, Escrituras Públicas, Cancelación de inscripción en Derechos Reales, seguido por Herlan Parada Pazcontra Doddy Jiménez Saucedo, José Luis Parada Jiménez, Roxana Parada Jiménez, contestación de fs. 443 a 445 vta.; concesión de fs.446, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Primero de Partido en lo Civil y Comercial de Santa Cruz de la Sierra, pronunció Sentencia No. 10/2007, cursante de fs. 318 a 327 vta., declarando: IMPROBADA la acción demanda de fs. 96 a 98 y vta, y PROBADAS las excepciones perentorias opuestas a fs. 132 a 135, complementado por Auto de fecha 21 de mayo de 2007 de fs. 332.

Contra la referida Sentencia interpuso recurso de apelación Daniel Parada Justiniano por memorial de fs. 335 a 341.

En mérito a esos antecedentes, Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz (mediando auto de Vista y Auto Supremo de fs. 407 a 409 vta. anulatorio de obrados), emitió el Auto de Vista cursante de fs. 420 a 422, por el que REVOCA la Sentencia de fs. Trescientos dieciocho a trescientos veintisiete vuelta de fecha veintiséis de marzo de dos mil siete, y deliberando en el fondo se declara PROBADA en todas sus partes la demanda principal de fs. 96 a 98 y vuelta y se declara IMPROBADAS las excepciones de fs. 132 a 135 interpuestas por Doddy Jiménez Saucedo y; en su mérito se declara, la NULIDAD del documento privado de fecha 09 de septiembre de 1982 así como la NULIDAD del correspondiente reconocimiento de firmas de 27 de septiembre de 1982. La NULIDAD de la Escritura de Fe Pública No. 387/83 de fecha 21 de julio de “193” debió decir 1983; complementado por Auto de fs. 425 de 27 de febrero de 2014.Doddy

Resolución que dio lugar alos recursos de Casación interpuesto por parte de Doddy Jiménez Saucedo por un lado y por otro Roxana Parada Jiménez y José Luis Parada Jiménez, que se analizan.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.- Recurso de casación de Doddy Jiménez Saucedo

Que interpone recurso de casación en el fondo amparado por los arts. 250, 253, 255, 257 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, expresando dice- agravios para su consideración.

Señala que el Auto de Vista contiene flagrantes violaciones, interpretaciones y aplicaciones indebidas de la ley, contradicciones a los Arts. 1286 y 1283-II del Código Civil, asimismo los arts. 375-2) 397, 399-4) como también del art. 90 del Código de Procedimiento Civil que dice detallar.

1.- Refiere a un testimonio que cursa de fs. 118 a 130 que fuera relativo al proceso de divorcio entre el actor y la recurrente, y en cuanto al inmueble que describe establecería pertenece a los hijos que tuviera calidad de cosa juzgada y fuera de propiedad de menores de edad, así lo establecería el art. 517 del Procedimiento Civil. Convenio transaccional de 2 de febrero de 1987 con reconocimiento de firmas entre las mismas partes, que quedaría nula la escritura que se hubo hecho a favor de sus hijos, que fuera motivo de proceso. Que se hubo rechazado la referida homologación y en sentencia fuera reconocido que pertenece a menores de edad que tuviera calidad de cosa juzgada inalterable e irrevisable, que además al tratarse de menores de edad los jueces deben proteger y quedaría inalterable sus derechos.

2. y 3..- Señalado así en el recurso, que en ningún momento se habría demostrado las causales de nulidad del contrato, que debió plantear anulabilidad por falta de consentimiento en sujeción a lo contenido por el art. 556-1) del Código Civil y que no debiera fundar su planteamiento en base al art. 549 1), 2), 3) y 4), 551, 552, 553, 984 del Código Civil. En el plazo de cinco años desde el momento que concluyó el contrato -9 de septiembre de 1982-; que con referencia a la prueba pericial, se concluiría que fueran falsas las firmas y por lo mismo no constituiría causal de nulidad, sino de anulabilidad por constituir vicio en el consentimiento.

4.- Con respecto a la cosa juzgada por desistimiento presentado, se resolvería a medias el punto, refiriendo que de fs. 42 a 43 se encontraría inserto el desistimiento y por ello habría desistimiento de derecho  por lo cual se habría dictado el Auto de desistimiento por parte del Juez 4to. de partido en lo civil en 15 de abril de 1987. Que harían plena prueba conforme al art. 404-I del Pdto. Civil.

5.-Respecto al  convenio transaccional de 02 de febrero de 1987, habría acuerdo voluntario para concluir el proceso de nulidad, y correspondería estimar de manera favorable dice la excepción.

Con apreciaciones subjetivas respecto al razonamiento del Ad quem indica que se habrían dedicado a resolver los cinco puntos de apelación del memorial de apelación, sin tomar en cuenta las pruebas arrimadas de su parte. Que con la resolución se demostraría que sin compasión de sus hijos pretendería  quitar el inmueble que les pertenecería, desobedeciendo las funciones de juzgador.

Que en mérito a los argumentos expuestos al amparo de los arts. 250, 252, 253, 254-4), 257, 258, 274, 275 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, solicita se le conceda el recurso de casación interpuesto, a fin de casar el auto de vista y se mantenga firme la sentencia.

2.- Recurso de casación de Roxana y José Luis Parada Jiménez

Que interpone recurso de casación en el fondo en cumplimiento de los arts. 250, 253, 255, 257 y siguientes del Procedimiento Civil, exponiendo que:

De manera genérica dice que el Auto de Vista contiene flagrantes violaciones, interpretaciones y aplicaciones indebidas de la ley, contradicciones a los arts. 1286 y 1283-II todos del Código Civil, asimismo de los arts.375-2) 397, 399-4) y 90 del Código de Procedimiento Civil.

Primer punto.- Refiere al testimonio del proceso de divorcio seguido entre el actor y la madre de los recurrentes, que se determinaría como bien patrimonial y no ganancial porque se hubiera comprado para los hijos, por ello les pertenecería, reconociendo que admiten y ratifican haber transferido a favor de Ignacio Herland Ortiz y que desconocen otros hechos y procesos expuestos.

En cuanto al convenio transaccional  de 2 de febrero de 1987 entre Doddy Jiménez de Parada y Herland Parada Paz, se establecería que la escritura que se hizo a favor de sus hijos fuera nula y que al ser presentado ante el Juez de familia se habría rechazado su homologación por ser de sus hijos menores, por lo que no se alteraría el derecho de los mismos, pues gozarían de protección como establecería el art. 546 del Código de Familia.

Segundo.- Expone que no correspondía demandar de nulidad sino de anulabilidad  de contrato dentro del plazo de cinco años, que habría prescrito considerando la fecha del mismo de  9 de septiembre de 1982.

Tercero.- Señala que la prueba pericial establece que las firmas estampadas en los documentos que refiere no le corresponderían a Herland Parada Paz, es decir fueran falsas y por lo mismo correspondería demandar anulabilidad por vicio de consentimiento.

Cuarto.- Hace referencia a la excepción de cosa juzgada por desistimiento presentado por Doddy Jiménez Saucedo en el proceso seguido ante el Juzgado de 4to. de Partido en lo civil de nulidad de documento que reconocía derechos a favor de los recurrentes, interpretarían erróneo el desistimiento, trayendo extractos de su contenido, concluyendo que constituiría cosa juzgada entre parte, considerando que tácitamente reconocería el desistimiento del derecho.

Quinto.- Refiere al convenio transaccional de 2 de febrero de 1987 con reconocimientos de firmas, constituiría acuerdo voluntario entre partes para concluir el proceso de nulidad que radicaba en el Juzgado 4to. de Partido en lo Civil, que hubo sido valorado por el Juez que dictó la Sentencia. Que el convenio no alteraría  el derecho propietario de los dos menores que ahora ya serían mayores.

Por todo lo expuesto dice plantear recurso de casación amparada por los arts. 250, 252, 253, 254-4), 258, 274, 275 y siguientes del Código de Procedimiento Civil para que el Tribunal Supremo case el Auto de Vista y mantenga firme la sentencia de primera instancia.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Si bien los recursos de casación se formularon en distintos momentos y por memoriales separados, de la revisión de sus argumentos se verifican similares cuestionamientos en sus diversos acápites, así como en la petición, por lo que este Tribunal considera pertinente hacer análisis de los mismos de manera conjunta con el fin de contar con la mayor objetividad en la respuesta a otorgar, en ese entendido, se tiene que:

En cuanto a las presuntas “flagrantes violaciones, interpretaciones y aplicación indebidas de la ley” refieren la existencia de contradicciones a los Arts. 1286 y 1283-II del Código Civil, asimismo los arts. 375-2) 397, 399-4) como también del art. 90 del Código de Procedimiento Civil:

Señalar que no hay demostración objetiva de ello, pues el razonamiento expuesto en el punto 1, es la existencia de un testimonio por el cual se habría evidenciado que el bien inmueble fuera de propiedad de menores (aspecto que se habría definido en el proceso de divorcio entre el actor y Doddy Jiménez Saucedo) y que el acuerdo transaccional de fecha 2 de febrero de 1987 en la que se hubo convenido que quedaba nulo la referida transferencia, no fue homologado por considerar que correspondía a menores de edad y que este aspecto debiera considerarse como cosa juzgada, ese razonamiento no resulta evidente, en razón a que en el proceso de Divorcio el Juez de la causa dispuso textualmente que “Con respecto al inmueble situado en la Manzano 6, Lote 22, Unidad Vecinal 40, perteneciente a los dos hijos menores según la escritura de fs. 11-12 se le salva los derechos al esposo para que los haga valer en la vía ordinaria común por no ser de la competencia en jurisdicción de familia, conocer del …de nulidad de escritura”, (fs. 20), no habiéndose adoptado definición que pudiera considerarse cosa juzgada con relación al inmueble, sino salvar los derechos del actor a la vía legal correspondiente, y eso es precisamente lo que el demandante hizo en el caso de autos.

Por otro lado, en relación al rechazo de homologación del acuerdo transaccional de 2 de febrero, habrá que ratificar lo precisado por el Ad quem en sentido de que si bien hubo desistimiento, se refirió al proceso y no al derecho, consecuentemente bien podía accionar nuevamente, como sucedió en los hechos. Bajo esas consideraciones, lo denunciado en los recursos de casación formulados, no tiene sustento para revertir el razonamiento del Tribunal de Alzada.

En cuanto se refiere a que debiera haberse planteado acción de anulabilidad y no nulidad como se lo hizo en el caso de autos, por estar cuestionado el consentimiento en el documento por el que se habría cedido a favor de sus hijos entonces menores de edad-  por parte del actor, el análisis del Auto de Vista  versa sobre la consideración que el documento como tal carece de validez exigida por los arts. 452, 485 y 549 del Código Civil y que se hubiera demostrado que existen las causas de nulidad, encontrado en el contrato falta de objeto y forma prevista por ley, que tendría su origen en la falsificación de las firmas en el documento de fecha 09 de septiembre de 1982, ese razonamiento no vulnera las normas que se alegan por parte de los recurrentes, considerandola demostración en autos que hubo falsificación de la firma del actor tanto en el documento señalado así como en su reconocimiento, consecuentemente partiendo de ello, tomarse en cuenta que hubo una conducta ilícita, aspecto que de ninguna manera debe ser apreciado de manera benigna para generar efectos favorables para quien pretende beneficiarse de aquello, transgrediendo el orden legal y convivencia social pacífica. En ese sentido, comprender que el art. 450 del Código Civil al establecer la noción de contrato señala: “Hay contrato cuando dos o más personas se ponen de acuerdos para constituir, modificar o extinguir entre si una relación jurídica”, en sentido contrario, cuando no existe el acuerdo de voluntades, técnicamente no existe contrato y lógicamente no habrá ni objeto ni causa, situación que se presenta en el caso de una falsedad a través de la cual se pretende una apariencia del acuerdo, apariencia que si bien genera efectos jurídicos, los mismos cesarán en el momento en que la apariencia cese, y como consecuencia de la falsedad comprobada se invalide la misma.

Si bien el Art. 556-I del Código Civil refiere a la posibilidad de prescripción en cinco años desde el día en que se concluyó el contrato, esto en relación a lo previsto por el art. 554-1) de la misma norma sustantiva, no es posible su alegación para pretender una prescripción, tomando en cuenta que se originó en una falsificación, por lo mismo reprochable desde todo punto de vista, y si esto es así, va en contra de los principios ético morales contenidos en la Constitución Política del Estado, debiendo merecer reprensión. Si bien el Auto de Vista recurrido no lo expresa de esa manera, entendió que se originó en una falsificación, restando valor legal y concluyendo que en razón de ello existe falta de objeto o la forma. Bajo esas consideraciones, lo reclamado por los recurrentes, no tiene sustento para afirmar que hubiera equivocación en el planteamiento de la demanda por nulidad y no anulabilidad como entienden, y si esto se configura de esa manera, tampoco existe la posibilidad de alegar prescripción en sujeción a lo previsto por la norma, en razón de lo determinado por el art. 552 del Código Civil.

Respecto a la presunta cosa juzgada por desistimiento, se señaló supra que el razonamiento del Tribunal Ad quem es el hecho de señalar que el mismo versó sobre el proceso y no del derecho; este aspecto tiene sustento de la verificación de la prueba cursante a fs. 42, y conforme a lo señalado habrá que tener en cuenta que existe diferencia entre el desistimiento del proceso y desistimiento del derecho, en sujeción a los arts. 304 y 305 del Código de Procedimiento Civil. En el primer caso, el actor puede renunciar a continuar el proceso, quedando reservado su derecho de renovar su demanda en otro juicio, en cuyo caso requiere la aceptación del demandado. En esa hipótesis sólo existe desistimiento de la acción en el sentido procesal, aspecto que posibilita la iniciación de otra demanda con el mismo objeto y causa.

En el segundo caso, se entiende que el actor puede renunciar a la pretensión jurídica que persigue, en cualquier estado de la causa, hecho que importa renunciar a la acción, en su sentido material o substancial, entonces habrá desistimiento del derecho, con el efecto de que en lo sucesivo el actor o la actora, no podrá promover otro proceso por objeto y causa iguales, por ello se explica que no se requiere en este caso la aceptación del demandado.

En la discusión del caso, se suscitó el primer caso, es decir, el desistimiento del proceso y no del derecho, y si esto es así, indudablemente el actor estaba facultado para iniciar nueva demanda, no siendo evidente que el desistimiento de la acción pueda conllevar también desistimiento del derecho de manera tácita como pretenden los recurrentes. Consecuentemente el razonamiento expuesto por los recurrentes no tiene sustento.

Por todo lo expuesto y analizado, en consideración a que no son evidentes las presuntas vulneraciones reclamadas por los recurrentes, corresponde emitir resolución en sujeción a lo previsto por los arts. 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 parágrafo I, núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara: INFUNDADO los recursos de casaciónformulado por Doddy Jiménez Saucedo por memorial de fs. 434 a 436 y por Roxana Parada Jiménez por si y en representación de José Luis Parada Jiménez, por memorial de fs. 439 a 440 vta., contra el Auto de Vista de fs. 420 a 422, de 20 de enero de 2014. Con costas.


Se regula los honorarios del abogado en la suma de Bs. 1.000.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.        

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.        

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Quinto