TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                        S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 492/2014

Sucre: 04 septiembre 2014

Expediente:         CB- 59 14 S

Partes: Teresa Villan Vda. de Cabezas. c/ Remigio Maraz Mamani y Salome

            Mamani de Maraz. 

Proceso: Nulidad de documento de transferencia y otros.  

Distrito: Cochabamba.

VISTOS: El recurso de casación de fs. 353 a 355 y vta., interpuesto por Teresa Villan Vda. de Cabezas, contra el Auto de Vista Nº 63/2014 de 14 de abril de 2014 de fs. 350 a 351 pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso ordinario de nulidad de documento de transferencia y demás actos jurídicos, seguido por la recurrente contra Remigio Maraz Mamani y Salome Mamani de Maraz; la respuesta al recurso de fs. 359 a 360 y vta.; el Auto de concesión de fs. 362; los antecedentes del  proceso, y:


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Síntesis de los hechos que motivan la demanda:

I.1. La actora indica que es propietaria del terreno de 233,74 m2, Manzana L-2, lote Nº 19, adquirido por compra de los esposos Félix Escalera Blanco y Eulogia Hinojosa de Escalera, derecho propietario que lo tendría en base al documento del 20 de mayo de 1983 registrado en DD.RR. el 17 de enero de 2008, y que los esposos Remigio Maraz Mamani y Salome Mamani de Maraz fraguando un documento (también de la misma fecha 20 de mayo de 1983) habrían hecho aparecer una supuesta venta a su favor realizada por los mismos vendedores y sobre el mismo terreno, documento protocolizado mediante Escritura Pública Nº 809 el 06 de diciembre de 1991 y registrado en DD.RR. en la misma fecha; cuando les inició querella habrían manifestado y confesado que ellos no firmaron el documento de compra, ni sus supuestos vendedores y que todo se habría ocupado su padrino Gregorio Villca; indica también que ese documento fue firmado por el Abog. Román Muruchi el año 1983 cuando todavía no era abogado, por tal razón acusa de falso dicho documento por concurrir causa y motivo ilícito en el contrato donde los vendedores no habrían expresado su consentimiento ni suscrito dicho documento; en base a esos antecedentes y al amparo del art. 549 num. 3 y 5) del Código Civil interpone la indicada demanda únicamente contra de los compradores Remigio Maraz Mamani y Salome Mamani de Maraz, pidiendo la nulidad del documento de transferencia del 06 de diciembre de 1991 correspondiente a la Escritura Pública Nº 809/91 y se orden la cancelación de su registro en Derechos Reales, la reivindicación y entrega del inmueble, la nulidad de un proceso interdicto, mas pago de daños y perjuicios.    

I.2.- Sustanciado el proceso en primera instancia, el Juez 4º de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de Cochabamba, mediante Sentencia de 17 de diciembre de 2012 de fs. 320 a 324 y vta., declaró probada la demanda e improbadas las excepciones (falsedad, ilegalidad, falta de acción y derecho y prescripción) opuestas por los demandados, disponiendo la nulidad del documento de transferencia de fecha 20 de mayo de 1983 otorgado por Félix Escalera Blanco y Eugenia Hinojosa de Escalera a favor de los esposos Remigio Maraz Mamani y Salome Mamani de Maraz, protocolizado el 06 de diciembre de 1991 mediante Escritura Pública Nº 809/91, ordenando la cancelación de su registro correspondiente en Derechos Reales. Asimismo dispuso la reivindicación y entrega del inmueble a tercero día de ejecutoriada la sentencia bajo conminatoria de lanzamiento y/o desapoderamiento, salvando la calificación de daños y perjuicios para en ejecución de sentencia.      

I.3.- En apelación la referida Sentencia, interpuesto por el demandado Remigio Maraz Mamani, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, por Auto de Vista Nº 63/2014 de 14 de abril de 2014 de fs. 350 a 351, anuló obrados hasta el decreto de admisión de la demanda de 27 de julio de 1999 (fs. 31); en contra de esta resolución de segunda instancia, la demandante interpuso recurso de casación y/o nulidad.


CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del contenido del confuso memorial de recurso de casación se resume lo siguiente:

La recurrente manifiesta que los demandados habrían confesado de manera espontánea (fs. 130-131) que su padrino de matrimonio Gregorio Villca a raíz de una deuda con sus personas fue quien les vendió el inmueble, hizo los documentos y el trámite de inscripción en Derechos Reales y que sus personas no firmaron los documentos, existiendo ilicitud de causa e ilicitud del motivo que impulsó a los esposos Maraz a celebrar el contrato para sí mismos; en otra parte de su memorial de recurso manifiesta que los aspectos señalados afectarían la buena fe, la moral y las buenas costumbres, aspectos que ameritaría la nulidad del contrato. 

Indica que por propia confesión de los demandados, los supuestos vendedores Félix Escalera Blanco y Eugenia Hinojosa de Escalera no realizaron la venta ni tuvieron ninguna participación en la suscripción del documento de transferencia objeto de nulidad, consiguientemente al no haberse vulnerado sus derechos, no tendría por qué ampliarse la demanda contra las indicadas personas.

Indica que las pruebas aportadas al proceso que cursan a fs. 78, 79,-113, 82-106, 130-131 y 150, 167-177 reunirían las condiciones de admisibilidad intrínseca y extrínseca, resultando útiles, eficaces y relevantes para dirimir la presente causa.

Califa al Auto de Vista de ilegal y atentatorio, que no se pronuncia respecto a los puntos resueltos por el inferior que fueron impugnados en el recurso de apelación, que no contiene la motivación y fundamentación y lejos de resolver la apelación anula obrados perjudicando el normal desarrollo del proceso en detrimento de la administración de justicia quebrantando el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

Indica que existe error de hecho o de derecho en la valoración de las pruebas y violación del art. 489 y 490 del Código Civil; que el contrato contiene causa ilícita; que se habría comprobado que los vendedores ni los compradores participaron del documento fraguado, simplemente se demandó la nulidad de dicho documento en virtud de ser contrario al orden  público.

Reitera que el Auto de Vista lejos de resolver el recurso de apelación, hace referencia a aspectos ajenos al recurso, otorgando más de lo pedido por las partes y sin pronunciarse sobre otras pretensiones deducidas en el proceso, incurriendo en ultra y citra petita.

En base a esos antecedentes, solicita que se “case” el Auto de Vista y deliberando en el fondo se confirme la Sentencia.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Se ha establecido en reiterados autos supremos que el recurso de casación es considerado como un medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley, dirigido a lograr que el Tribunal de casación revise y reforme o anule las resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho al debido proceso o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

La uniforme jurisprudencia sentada por la Ex Corte Suprema de Justicia como por el actual Tribunal Supremo de Justicia, señaló que el recurso de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho, el mismo que puede ser planteado en la forma, en el fondo o en ambos casos a la vez, conforme se encuentra establecido en el art. 250 del Código de Procedimiento Civil. Cuando el recurso se plantea en la forma, es decir por errores de procedimiento, denominado en doctrina error “in procedendo”, su finalidad es la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas expresamente con nulidad por la ley. En tanto que el recurso de casación en el fondo o “error in judicando”, procede por errores de fondo en la resolución del litigio y está orientado a que el Tribunal de casación revise el fondo o el aspecto sustancial de la resolución impugnada, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución que resuelva el fondo de la controversia en base a la correcta compulsa de la prueba y la aplicación o interpretación de la ley; sin embargo es de aclarar que debido a razones de orden lógico, no se puede interponer recurso de casación en el fondo contra una resolución anulatoria por cuanto el Juez o Tribunal que emite este tipo de resolución lo hace por aspectos estrictamente formales o de procedimiento sin ingresar a considerar el aspecto sustancial o fondo del asunto.  

En cada uno de los recursos, los hechos denunciados deben circunscribirse a las casuales de procedencia establecidas en los arts. 253 y 254 del adjetivo civil respectivamente y cumplir con el mandato del artículo 258 inc. 2) del mismo cuerpo legal; es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

Finalmente, en cuanto al petitorio en uno u otro recurso también difiere, pero en caso de ser interpuesto al mismo tiempo ambos recurso (forma y fondo), no se puede terminar solicitando simplemente porque sea case la resolución recurrida o se anule la misma, la petición tendrá que ser de manera alternativa porque los fundamentos y la finalidad de ambos recursos son diferentes, los cuales deben ser desarrollados diferenciándose claramente el uno con respecto del otro.

En el caso presente, la recurrente interpuso de manera deficiente recurso de casación y/o nulidad contra una resolución anulatoria, con argumentos confusos y entremezclados que hacen al fondo y a la forma, solicitando de manera expresa y reiterada que se “case” el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo se confirme la sentencia sin tomar en cuenta que la resolución de la cual recurre se trata de una resolución anulatoria de obrados por encontrar vicio procesal en el planteamiento y admisión de la demanda, y consiguientemente por esa situación el Ad quem no ingresó a analizar el aspecto sustancial o de fondo de la problemática, de donde resulta improcedente la pretensión recursiva en sentido de casar el Auto de Vista y  fallar en el fondo manteniendo subsistente la Sentencia. 

Si bien el recurso también contiene aspectos de forma como es el reclamo de falta de resolución del recurso de apelación de los adversarios de la recurrente; sin embargo nos encontramos ante una solicitud expresa y reiterada de que se “case” la resolución recurrida, lo cual resulta incoherente y contradictorio a los argumentos del propio recurso, toda vez que no es posible cuestionar aspectos de forma que están destinados a la nulidad procesal, para luego concluir solicitando en el petitorio que se case la resolución recurrida; con la solicitud planteada lo que pretende la recurrente es que este Tribunal ingrese a considerar el fondo del asunto y case el Auto de Vista recurrido, aspecto que no es posible toda vez que no existe de parte del Ad quem un pronunciamiento de fondo, en caso de acoger dicha solicitud implicaría fallar en per saltum, aspecto que no está permitido en nuestro sistema procesal. 

Por lo anteriormente señalado corresponde resolver el recurso en la forma prevista por el art. 271 num. 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42  parágrafo I, num. 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto de los Art. 271 núm. 1) y 272 mum. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara, IMPROCEDENTE el recurso de casación y/o nulidad interpuesto por Teresa Villan Vda. de Cabezas, contra el Auto de Vista Nº 63/2014 de 14 de abril de 2014 de fs. 350 a 351 pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba. Con costas.

Se regula honorarios en la suma de Bs. 1000 (Un Mil 00/100 Bolivianos).

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Quinto