TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA  CIVIL


Auto Supremo: 484/2014

Sucre: 29 de agosto 2014

Expediente: B-24-14-S

Partes: Angélica Justiniano Gutiérrez y Alexander Silva Justiniano. c/ Alejandro Silva Kohler.

Proceso: Usucapión decenal o extraordinaria.

Distrito: Beni.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 252 a 256, interpuesto por Angélica Justiniano Gutiérrez y Alexander Silva Justiniano contra el Auto de Vista Nº 61/2014 de 07 de mayo de 2014 pronunciado por la Sala Civil Mixta de Familia,  Niñez y Adolescencia y Violencia Intrafamiliar o Doméstica Pública del Tribunal Departamental de Justicia de Beni, cursante de fs. 248 a 249 y vta., en el proceso de Usucapión decenal o extraordinaria,seguido por Angélica Justiniano Gutiérrez y Alexander Silva Justinianocontra Alejandro Silva Kohler,los antecedentes del proceso, y;


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Juez de Partido Segundo en lo Civil de Trinidad - Benidicta Sentencia Nº 02/2014 de 17 de enero de 2014, cursante de fs. 220 a 223 y vta., declarando Improbada la demanda de Usucapión decenal o extraordinariade fs. 09 a 10y vta. interpuesta por Angélica Justiniano Gutiérrez y Alexander Silva Justiniano,y Probada la demanda reconvencional de Acción negatoria y Pago de daños y perjuicios interpuesta por Alejandro Silva Kohler, a quien se le reconoce el derecho propietario sobre el bien inmueble ubicado en la Zona Cipriano Barace (Barrio Paititi), calle San Lorenzo Nº 8, Distrito Nº 6, Lote Nº 9, registrado bajo la matricula computarizada Nº 8.01.1.01.0010415, y que sobre la estimación de daños y perjuicios se resolverá en ejecución de sentencia.

Resolución que es apelada por los actoresAngélica Justiniano Gutiérrez y Alexander Silva Justiniano, por escrito de fs. 229 a 233 y vta.,que merece el Auto de Vista Nº 61/2014 de 07 de mayo de 2014, cursante de fs. 248 a 249 y vta., que confirma en todas sus partes la Sentencia apelada de 17 de enero de 2014. Resolución de Alzada que es recurrida de casación enel fondo por los demandantesAngélica Justiniano Gutiérrez y Alexander Silva Justiniano, que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En el fondo:

Refiere que el Auto de Vista recurrido contiene disposiciones contradictorias e interpretación errónea de los arts. 138 y 87 de la ley sustantiva civil.

No se tasó peor aún no se valoró lo dispuesto por el art. 87 del Código Civil, por ello hace el siguiente análisis:

a) El primer presupuesto de la posesión sería el poder de hecho sobre la cosa, es decir la tenencia material del bien objeto de la posesión.

b) El segundo elemento que configura técnicamente la posesión, susceptible de fundar usucapión, es el elemento inmaterial, es decir la intensión de tener sobre ella el derecho de propiedad u otro derecho real.

Solo cumplido estos dos elementos y durante el tiempo que establece la ley se podría adquirir por usucapión, la sola tenencia material de la cosa sin la intensión de ser propietario o sin que su entorno social lo considere como tal por más prolongada que sea, no funda usucapión.

En este caso, no se habría tomado en cuenta peor aún se taso la armonía de las pruebas documentales, testificales, cayendo el tribunal en error de derecho, que consiste en atribuir a una o las pruebas legales un valor diverso al que le otorga a ley.

Las pruebas documentales de fs. 1 a 7, todas demostrarían que su persona y su hijo, han vivido en el lugar por más de diez años, e incluso los testigos Belizario Román Monasterio, Gerardo Ibáñez Zambrana, Alexis Arturo Salces Yabeta y Miguel Ángel Viruez (fs. 149, 150, 163 y vta. y 164), establecerían que han vivido en el lugar por más de diez años y que se comportaron como dueños del inmueble, si bien los testigos José Luís Bruening Suarez, Arminda Paz Malale Vda. de Marín y Rudde Mariscal Muñoz (fs. 135, 159 y 160), dicen que no creen que sean propietarios, estas declaraciones debe de entendérselas como el hecho de que estos testigos conocen que el señor Sergio Silva Julio era propietario del bien inmueble y que ahora lo es su hijo Alejandro Silva Kohler (hecho no negado por sus personas), lo cual no contradice lo declarado por los otros testigos en el sentido de que se comportaron como dueños, ya que declaran que viven muchos años atrás y nunca nadie les ha hecho problemas o molestado en su posesión, adecuándose dicho error a lo establecido por el art. 253-3) del Cdgo. Pdto.

No se tomó en cuenta peor aún se taso la inspección ocular y el informe pericial, cayendo el tribunal en error de hecho y de derecho, en la aplicación de la prueba. Lo que sucedería cuando el juzgador da un valor subjetivo a una o las pruebas, esto es que no da razones legales ni doctrinales en que funda su apreciación.

La prueba de Inspección ocular de fs. 140 yvta., si bien la A quo, indicaría que la vivienda es de material, existe un primer ambiente con destino de vivienda, 3 ambientes más, dos destinado a dormitorio y uno a cocina y no hace referencia a los materiales de las mejoras, por lo que no se podría determinar ciertamente su data, pero esto no es menos cierto, que tratándose de problema de tipo técnico, la prueba pericial sería un medio idóneo, es por ello que nace:

La prueba pericial de fs. 175 a 191, que fuera omitida por el A quo y por el Ad quem, indica que por los materiales de las mejoras no todas han sido efectuadas en un mismo tiempo, pero se puede determinar ciertamente su data, y dice que los materiales podrían tener entre 18, 17, 16, 15, 14, 12 e incluso 6 años, no obstante la construcción de material podría datar de muchos años atrás, tomando en cuenta que el ladrillo con el que fue hecha la casa se produjo entre los años 1985 al 2008, si bien no realizaron la primera obra, habrían demostrado, por las pruebas documentales de fs. 1 a 7, 16, 75 y 114, testificales de fs. 150, 163 y 164, que han ingresado a vivir primero a éste sector del terreno, es decir a la casa y construcción de material, antes de que el señor Sergio Silva Julio fuera propietario, adecuándose dicho error a lo establecido por el art. 253-3 del Cdgo. Pdto.

Esto significa que su persona y su hijo Alexander, han demostrado ambos elementos de la posesión conforme al art. 87 en relación al art. 138 del Código Civil.

De acuerdo a estos fundamentos de orden lógicos, los vocales de la sala civil, habrían violado los arts. 1283, 1287, 1327, 1330, 1334 y 1332 de la ley sustantiva civil, en relación con los arts. 444, 427 y 430 del Código de Procedimiento Civil, porque no expusieron sus razones legales ni doctrinales en que funda su decisión.

Por lo expuesto, en base a los fundamentos anotados, solicita concederle el recurso de casación interpuesto en la forma y en el fondo contra el Auto de Vista Nº 61/2014 a objeto de que el Tribunal Supremo de Justicia dicte Auto Supremo Casando el Auto de Vista recurrido, y declare probada la demanda principal, e improbada la demanda reconvencional.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De manera introductoria debemos referir que la parte recurrente anuncia que plantea recurso de casación en el fondo, empero el recurso en examen carece de precisión jurídica en su contenido y petición, dificultando la tarea de este Tribunal, no obstante, en previsión del principio de accesibilidad y de impugnación, regulados en la Constitución Política del Estado Plurinacional, y soslayando aquellos defectos, se ingresa en el conocimiento del recurso planteado, con la finalidad de lograr que la resolución que se emita se ajuste a los puntos reclamados y resulte pertinente a los agravios argumentados por la parte recurrente.

1.Sobre la denuncia genérica de falta de pertinencia en la resolución, establecida por el art. 236 en relación al art. 227 del Código de Procedimiento Civil, corresponde referir que este agravio corresponde al recurso de casación en la forma. Sin embargo, la parte recurrente al percatarse que el Auto de Vista no cumplía con la respuesta solicitada a los agravios denunciados en su memorial de apelación, tenía la oportunidad de pedirle al Tribunal Ad quem que explique y complemente su resolución, hecho que en obrados no se evidencia, dejando precluir su derecho al respecto.

Por lo que habiendo advertido la parte recurrente esa falta de pronunciamiento por el Tribunal de Alzada, no le correspondía activar en forma directa el recurso de casación, sino de hacer uso de su derecho de complementación y enmienda toda vez que aún contaba con el deber de agotar las vías legales antes de interponer nueva demanda de puro derecho, como es el recurso de casación.

Por lo tanto no se abre la competencia de éste Tribunal para considerar éste punto recurrido.

2.Asimismo, la parte recurrente acusa que el Auto de Vista contiene disposiciones contradictorias e interpretación errónea de los arts. 138 y 87 de la ley Sustantiva Civil. Empero de principio no especifica cuáles son las disposiciones contradictorias contenidas en dicha Resolución de Alzada.

Sin embargo,al respecto conviene referir que la usucapión es la adquisición del dominio u otro derecho real poseíble, por la posesión continuada del mismo durante el tiempo y con las condiciones que fija la ley. La posesión resulta ser un elemento central de la usucapión. Savigny, a tiempo de desarrollar la teoría subjetiva de la posesión, sostuvo que la misma se distingue de la mera tenencia por el hecho de que consta no solo del dominio físico sobre el objeto (o corpus) sino también de la voluntad de comportarse en cuanto a ese objeto como dueño y propietario (animus domini o “intención de tratar como propia la cosa que debe formar el objeto de la posesión”). A partir de esa postulación se conoce y acepta que la posesión supone la existencia de dos elementos que la componen: el corpus y el ánimus, referidos a la relación de hecho del hombre con las cosas y su provecho material sin dependencia o subordinación a otra voluntad.

En ese sentido el art. 87 del Código Civil dispone que: “La posesión es el poder de hecho ejercido sobre una cosa mediante actos que denotan la intención de tener sobre ella el derecho de propiedad u otro derecho real”.

En la posesión, el poder material que se ejerce sobre el bien se sustenta en la voluntad libre e independiente de usar o aprovechar económicamente el bien como si se tratara del propietario, es decir, sin que se reconozca dominio ajeno sobre el mismo, es precisamente esa actitud lo que marca la diferencia entre la posesión y la tenencia; en ésta última el poder o relación material de la persona con el bien, que se usa o aprovecha, está mediado por dependencia o subordinación a la voluntad de otro sujeto, lo que equivale a sostener que se reconoce dominio ajeno sobre el bien y se somete al mismo.

En la especie, los recurrentes indican que cumplieron con la carga probatoria y que handemostrado los presupuestos de su pretensión; sin embargo de la revisión de obrados se establece que ninguno de los medios de prueba a los que hacen referencia, demuestran que los actores hubiesen estado en posesión del bien inmueble objeto del litigio, si bien es evidente que cuentan con la ocupación física (corporal), es decir están en tenencia material del inmueble, ese aspecto no desvirtúa el hecho de que el padre del demandado, Sergio Silva Julio,en ejercicio del derecho de titularidad del inmueble en un acto de toleranciales permitió ocupar el inmueble tanto a su hermano Fredy Silva Julio así como a su familia (los ahorademandantes), conforme espontáneamente confiesa la parte actora, “…desde el año de 1989 nuestra familia, por supuesto incluido nuestro esposo y padre Fredy Silva Julio (Q.E.P.D.), hemos venido ocupando un inmuebleOcurre que el año 1988 el Sr. Dr. Sergio Silva Julio adquirió el inmueble…(fs. 9-10)”, “…citamos el nombre del Dr. Sergio Silva Julio además de su esposa Margoth Kohler Vásquez de Silva, aclaramos que se los cita para ilustrar a su Autoridad que el derecho propietario del demandado deviene de los mismos…(fs. 17-17 y vta.)”, “…estos testigos conocen que el señor Sergio Silva Julio era propietario del bien inmueble y que ahora lo es su hijoAlejandro Silva Kohler (hecho no negado por nuestra personas)…”,reconociendo de esta maneralos actores el derecho de propiedad delos padresdel demandado transferido en fecha 28 de mayo de 2008en favor de su hijo.

Sin embargo dicho derecho propietario no ha sido transferido en favor del señor Fredy Silva Julio, como refieren los demandantes que presuntamente debía realizarse, aspecto que ciertamente demuestra que losahora actores solo tenían, respecto del inmueble, la tenencia material y corporal y no así la posesión o animus domini que se requiere para usucapir, porque en definitiva son los propios actores, ocupantes del bien inmueble, quienes reconocen la titularidad del derecho de propiedad transferido en favor del ahora demandadoAlejandro Silva Kohler en fecha 28 de mayo de 2008, desvirtuándose de ésta manera la presunta posesión pacífica y continuada por más de diez años aludida por los actores;contrariamente el derecho propietario consolidado del demandado, se encuentra plenamente ratificado por la prueba documental de cargo,consistentes en Testimonio de transferencia, matrícula, plano debidamente aprobado, impuestos a la transferencia, pago de impuestos, facturas por servicios de luz y agua a nombre del demandado y su padre, actos que se constituyen además en perturbadores de la posesión, los mismos que son corroborados por las declaraciones testificales de fs. 135 y vta., y de fs. 159 a 160 y vta., que refieren que el esposo y padre de los ahora demandantes han ingresado en calidad de cuidante y casero a dicho inmueble,lo que no es desvirtuado por la prueba de contrario, razón por la que los Tribunales de instancia han concluido que los actores si bien ocupan materialmente el inmueble, empero éstos únicamente tenían el corpus de la posesión y no así el animus, y que por consiguiente no han demostrado la posesión pacífica, continuada e interrumpida del inmueble.

Consiguientemente, no es evidente que los Tribunales de instancia hubiesen interpretado erróneamente los arts. 138 y 87 del Código Civil.

3. En éste acápite nos referiremos a la denuncia de falta de valoración por parte del Tribunal de Alzada de las pruebas documentales, testificales, inspección ocular y el informe pericial.

Al respecto, del considerando I de la Resolución de Alzada, se evidencia que el Ad quem ha efectuado el análisis fundamentado de la resolución de primera instancia, por lo mismo en dicho considerando concreta: “…que la prueba es compulsada por el juzgador de manera conjunta, ponderando las esenciales y decisivas por encima de las otras, conforme la eficacia probatoria que la ley les asigna, es de ahí que lo señalado en la demanda constituyó una confesión espontánea a criterio del juzgador, descrito en el art. 404 parágrafo II del Adjetivo Civil, hecho además corroborado con las testificales de descargo, que demuestran que los accionantes se encontraban en el terreno por actos de tolerancia, por lo que no pueden servir de fundamento para adquirir la posesión conforme lo establece el art. 90 del Código Civil, por lo que, al no tener posesión del inmueble, sino detentación, no se cumple con la posesión, continuada durante diez años que exige el art. 138 del Código Civil…aunque se señale por parte de los recurrentes que los usucapistas no es el señor Freddy Silva Julio (+) a quien le entregaron el inmueble por detentación, sino Angélica Justiniano Gutiérrez y Alexander Silva Justiniano, o sea que su título ha cambiado, esto en todo caso sería a partir del fallecimiento del señor Freddy Silva julio (2011) o desde la adquisición del inmueble por parte de Alejandro Silva Kohler (2008), tiempo que al presente no han pasado los diez años para que opere la usucapión”. Seguidamente refiere también que ni la prueba documental de fs. 1-7, ni las declaraciones testificales de cargo, desvirtúan los actos de tolerancia de ocupación del inmueble, asimismo, sobre la inspección ocular de fs. 140 y el informe pericial de fs. 175-191, se sintetiza que no aportan mayores elementos para fundar la usucapión porque no modifican el hecho de que los hoy demandantes ocupan el inmueble por actos de tolerancia.

Dando respuesta de éstamanera el Ad quem a los agravios denunciados en el recurso de apelación, los mismos referidos a la apreciación de la prueba, en tal circunstancia, esa fue la respuesta a la supuesta vulneración acusada, y aún se discrepe del razonamiento legal explanado en el mismo, el agravio fue absuelto.

De lo precedentemente analizado podemos concluir que la parte demandante no ha demostrado la concurrencia del elemento“ánimus” de la posesión, ni la concurrencia de los requisitos que hacen a la procedencia de la prescripción adquisitiva de derecho,lo que inviabiliza su pretensión.

Consecuentemente no existe fundamento alguno que sostenga los supuestos agravios acusado por la parte recurrente, menos existe violación de los arts. 1283, 1287, 1327, 1330, 1334 y 1332 de la ley sustantiva civil, en relación a los arts. 444, 427 y 430 del Código de Procedimiento Civil.

En consecuencia corresponde a éste Tribunal fallar de conformidad a los arts. 271 núm. 2) con relación al art. 273 del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los Arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO elrecurso de casación en el fondo, de fs. 252 a 256, interpuesto por Angélica Justiniano Gutiérrez y Alexander Silva Justiniano contra el Auto de Vista Nº 61/2014 de 07 de mayo de 2014 pronunciado por la Sala Civil Mixta de Familia,  Niñez y Adolescencia y Violencia Intrafamiliar o Doméstica Pública del Tribunal Departamental de Justicia de Beni. Con costas.

Se regula el honorario al profesional abogado en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Quinto