TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 478/2014

Sucre: 28 de agosto 2014

Expediente:O-31-14-A

Partes:CrispínIbáñez Mamani y Lidia Pérez Pérez. c/ Eliana Marlene Herrera

Molina.                                        

Proceso:Usucapión (incidente de nulidad).        

Distrito:Oruro.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma, interpuesto por CrispínIbáñez Mamani de fs. 991 a 999, contra el Auto de Vista No. 55/2014 de 27 de marzo de 2014 de fs. 979 a 985, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, en el proceso de Usucapión (fenecido), seguido por CrispínIbáñez Mamani, Lidia Pérez Pérez contra, Eliana Marlene Herrera Molina, (con incidente de nulidad planteado por David José Bravo Mendizábal); concesión de fs. 1004, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Segundo de Partido en lo Civil y Comercial de Oruro, pronunció Auto  Definitivo  de fecha 29 de agosto de 2013, cursante de fs. 705 a 710, ANULANDO obrados hasta fojas 14 de obrados inclusive sin reposición, estado en que los actores  formulen demanda conforme lo previene el art. 327-4) del Código de Procedimiento civil, estado en que la parte demandante, dirija la acción contra él o los legitimados procesalmente, especificando el domicilio real de cada uno de ellos, adjuntando los respectivos informes de Derechos Reales y Catastro Urbano del Gobierno Autónomo Municipal de Oruro sobre la titularidad del bien inmueble objeto de la acción, a cuyo efecto con la facultad conferida por el art. 333 del Código “Procesal” -debió decir Procedimiento- Civil se concede el plazo de 72 horas, bajo alternativa de tenerse por no presentada.

Contra el referido Auto interpuso recurso de apelación Crispín Ibáñez Mamani por memorial de fs. 825 a 834 vta.

En mérito a esos antecedentes, Sala Civil Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, emitió el Auto de Vista cursante de fs. 979 a 985, por el que CONFIRMA el auto de fecha 29 de agosto del año 2013, visible de fs. 705 a 710 del proceso.

Resolución contra el que se interpuso recurso de casación en el fondo y en la forma por parte de Crispín Ibáñez Mamani, que se analiza.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que en sujeción a lo previsto por los arts. 250, 253 y 254 del Código de Procedimiento Civil interpone recurso de casación en el fondo y en la forma, por la confirmación de un auto anulatorio de obrados que dejaría sin efecto una Sentencia con calidad de cosa juzgada.

En el punto I refiere al recurso de casación contra Autos de Vista pronunciados en incidentes de nulidad, refiriendo al art. 255-2) del Código de Procedimiento Civil, recurriendo a Sentencias Constitucionales con transcripción parcial de los mismos. Pasando luego a exponer lo que en su concepto fuera el recurso de casación en el fondo, alegando el art. 253-3) de la norma procedimental acusando error de hecho y derecho en la apreciación de la prueba, con la denuncia dice de omisión de hecho y derecho, recurriendo a la vez a fallos constitucionales. Posteriormente en otro acápite contiende sobre la pertinencia, congruencia y motivación de las resoluciones judiciales, y lo más extenso en ello es la transcripción de resoluciones del Tribunal Constitucional con la pretensión de vincular a su razonamiento.

En el punto siguiente como recurso de casación en la forma, expone en torno a lo determinado por el art. 254-4) del Código de Procedimiento Civil, entre los cuales refiere que hubo omisión indebida sobre la aplicación del art. 154 del Código de Procedimiento Civil, aludiendo además a los arts. 90 y 149 de la misma norma adjetiva, transcribiendo segmentos de Autos Supremos que se hubieran emitido por parte de la Corte Suprema de Justicia.

Finaliza sus argumentos con la petición de dictar Auto Supremo casando el Auto impugnado y deliberando en el fondo revocar la nulidad asumida por el A quo y declarar improbado el incidente de nulidad, dejando incólume la Sentencia  Nº 840/2008 de fecha 20 de agosto de 2008.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

A la interposición del recurso de casación en el fondo y en la forma, se hace preciso verificar si es procedente su consideración en la etapa procesal en la que se planteó, también de su concesión ante este Supremo Tribunal.

En ese antecedente, confrontado los actuados se establece que tramitada la demanda de usucapión de fs. 11 y vlta., se dictó Sentencia a fs. 82-83 vlta., y al no haberse planteado recurso alguno, fue ejecutoriada por Auto de fecha 22 de septiembre de 2008 a fs. 86, habiéndose posteriormente realizado actos en ejecución de sentencia, culminando con la otorgación de la minuta.

En ese estado de tramitación, se apersona David José Bravo Mendizábal e interpone incidente de nulidad en  ejecución de sentencia, por memorial de fs. 538 a 545 vlta., y tramitado el mismo es resuelto por Auto de fs. 705 a 710 por el que se anula lo obrado hasta fs. 14 de obrados inclusive, es decir la admisión de la demanda

De lo señalado se verifica que el incidente planteado se formalizó en ejecución de sentencia,consecuentemente la apelación de fs. 825 a 834 vlta. planteada contra el merituado fallo estaba sujeto a lo dispuesto por el art. 518 del Código de Procedimiento Civil, quedando claramente establecido que toda apelación promovida contra resoluciones emitidas en ejecución de sentencia, debe ser concedida únicamente en el efecto devolutivo, sin que exista posibilidad de hacerlo en el suspensivo, consecuentemente un Auto de Vista que resuelve una apelación en ejecución de sentencia no es recurrible en casación conforme a la norma citada. Consecuentemente le correspondía al Ad quem negar su concesión.

A propósito de lo anterior es preciso recordar que el recurso de casación necesariamente debe estar basado a lo dispuesto por el art. 255 del Código de Procedimiento Civil en sus diferentes numerales, debiendo vigilarse que las resoluciones contra los cuales procede el recurso de casación no sean dictadas en ejecución de sentencia como ocurre en el presente caso de autos, en consideración a que como se dijo, el incidente de nulidad se lo planteó en ejecución de sentencia y producto de ello se pronunció Auto de Vista confirmatorio, recurriéndose de casación contra el mismo. La previsión contenida por el Art. 518 de la norma adjetiva de la materia es clara al establecer que: "Las Resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior", así como de la previsión contenida en el art. 26 de la Ley No. 1760 de Abreviación Procesal Civil, que contempla en el art. 262 del Código de Procedimiento Civil (competencia para negar la concesión del recurso), contemplando en su num. 3) que "Cuando el recurso no se encuentre previsto en los casos señalados por el art. 255", no estando consignados como recurribles de casación, las dictadas en ejecución de Sentencia, evidenciándose que la Resolución recurrida en el caso en análisis no está comprendida entre ellas.

Este aspecto ha sido expuesto en diversos Autos Supremos como los signados con el No. 147­/2012 de 6 de junio de 2012; 322/2012 de 17 de septiembre de 2012; 499/2013 de30 de septiembre 2013, entre otros, en consecuencia correspondía al Tribunal Ad quem verificar ese aspecto y negar la concesión del recurso formulado, habiéndose apartado de la normativa legal pertinente, es decir, lo referido de manera taxativa por el art. 518 del Código de Procedimiento Civil y siendo de aplicación esta norma, no es atendible el recurso planteado, ante su manifiesta improcedencia. La norma es imperativamente restrictiva, ya que de un lado, define expresamente la vía de impugnación a una resolución emitida en ejecución de sentencia, la misma que es la apelación en el efecto devolutivo; y, del otro, niega toda posibilidad de que la decisión adoptada por el Tribunal de Alzada pueda ser impugnada por recurso ordinario o extraordinario alguno ante la jurisdicción ordinaria, entre ellos la casación, salvo las vías tutelares que se activarán para los supuestos en los que se hubiese producido una vulneración de los derechos fundamentales o garantías constitucionales de algunas de las partes que intervienen en el proceso; cuando refiere "sin recurso ulterior" se entiende una negativa rotunda y absoluta de cualquier posibilidad de impugnar la resolución adoptada por el Tribunal de Apelación en la fase de ejecución de sentencia, aspecto que tiene vinculación a lo determinado por los arts. 250 y 255 del Código de Procedimiento Civil.

Este aspecto ha sido analizado por el Tribunal Constitucional en Sentencias Constitucionales como la signada con el No. 1300/2010-R en el que refirió que: "Las Resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior..." "...Debemos tener presente que las normas jurídicas -en cuanto se refiere a la tramitación de las causas y los recursos- son de orden público y de cumplimiento obligatorio, pues los litigantes no pueden crear su propio procedimiento o sus propios mecanismos de impugnación o pretender calificar un recurso de Alzada en el efecto que les convenga, como acontece en el caso analizado; las Autoridades demandadas quieren dar a la apelación concedida, un efecto que no le corresponde, cuando dicho aspecto no está a disposición de los sujetos procesales, pues la procedencia del recurso, en sus diferentes efectos, emana de la ley y no de la voluntad de las partes ni de los juzgadores: Los justiciables saben de los hechos y los juzgadores el derecho, conforme al principio "Iuranovit curia...".

Ese entendimiento fue replicado en laSentencia Constitucional Plurinacional No. 0144 de fecha 14 de mayo 2012, que además concluyó que: "...al provenir el Auto de Vista de la apelación de un incidente de nulidad planteado en ejecución de Sentencia únicamente, procedía la apelación directa a tramitarse en el efecto devolutivo conforme al art. 518 del Código de Procedimiento Civil por lo que la casación no se constituía en un recurso idóneo a agotar".

Consecuentemente no corresponde analizar los argumentos expuestos en el memorial planteado como recurso de casación en el fondo y en la forma, estando enmarcado el mismo en la previsión contenida en el art. 271 num. 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 parágrafo I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 1), 272 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, declara: IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo y en la formapropuesto por Crispín Ibáñez Mamani mediante memorial de fs. 991 a 999, contra el Auto de Vista de fs. 979 a 985 de 27 de marzo de 2014. Con costas.

Se regula los honorarios del Abogado, en la suma de Bs. 1.000

Se apercibe al Tribunal Ad quem por no haber dado cumplimiento a lo determinado por el art. 262 del Código de Procedimiento Civil.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.        

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.                                                        

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Quinto