TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                SALA CIVIL


Auto Supremo: 474/2014

Sucre: 27 de agosto 2014

Expediente: LP-81-14-S

Partes: Marcelino Mendoza Mamani y Nelly Beatriz Quisbert Ramos. c/Juan

Marca Quispe.

Proceso: Acción Negatoria, reconocimientode inexistencia de derechos y mejor

derechode propiedad.

Distrito: La Paz.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 360 a 363 y vta., interpuesto por Juan Marca Quispe, contra el Auto de Vista Nº 57/2014, de fecha 13 de marzo de 2014, cursante de fs. 356 a 357 y vta, pronunciado por la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso de acción negatoria, reconocimiento de inexistencia de derechos  y mejor derecho de propiedad, seguido por Marcelino Mendoza Mamani y Nelly Beatriz Quisbert Ramos contra el recurrente, la concesión del recurso de fs. 372; los antecedentes del proceso: y:


CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Tramitado el Proceso, el Juez Cuarto de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, emitió la Sentencia Nº 127/2013, de fecha 28 de mayo de 2013, cursante de fs. 332 a 335 y Auto Complementario de fecha 09 de agosto de 2013, cursante a fs. 342 vta. aclarado a fs. 344 vta., declarando probada la demanda formulada de fs. 24-25, reconociendo el mejor derecho de propiedad de Marcelino Mendoza Mamani y Nelly Beatriz Quisbert Ramos, derecho que emerge de la matrícula Folio Real Nº 2010990111562, declaró también, la inexistencia de derechos  de Juan Marca Quispe, únicamente sobre la superficie de 188 Mts2 del lote de terreno ubicado en la Calle 8 de Mayo s/n de la zona de Alto Pasankeri. Asimismo habiéndose declarado la procedencia de la acción negatoria, con los alcances que señala el Art. 1455-II) del Código Civil, en concordancia con el Art. 195 del Código de Procedimiento Civil, estableció que en ejecución de sentencia se determine el monto de resarcimiento del daño ocasionado.

Contra la referida Sentencia, Juan Marca Quispe, interpuso Recurso de Apelación cursante de fs. 338 a 340 vta.

En merito a esos antecedentes, la Sala Civil Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, emitió el Auto de Vista Nº 57/2014 de fecha 13 de marzo de 2014, cursante de fs. 356 a 357 y vta., por el que se confirma la resolución N º 48/2010de fs. 72 a 73, así como la sentencia Nº 127/2013 y auto complementario de fs. 342 vta., aclarado a fs. 344 vta. Con costas en ambas instancias.

Resolución que dio lugar al Recurso de Casación en la forma y en el fondo, interpuesto por Juan Marca Quispe, el mismo que se pasa a considerar y resolver.


CONSIDERANDO II:                                                                        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma:

Denuncia que el Auto de Vista violó el principio de congruencia y exhaustividad  establecido en el art. 190 del Código de Procedimiento Civil, puesto que la Sentencia no puede recaer sobre aspectos que no han sido impetrados, toda vez que debe existir coherencia y similitud entre lo solicitado y otorgado ya que en la Sentencia se declaró de forma imprecisa que se reconoce el mejor derecho de propiedad, pero no especifica a que propiedad se refiere, es decir no señala la ubicación de la superficie que fue señalada en la demanda, solamente se refiere a la matrícula de DD.RR y a la superficie y ubicación del derecho reclamado por el recurrente.

En el fondo:

- Denuncia que la resolución de Alzada que confirmó la Sentencia de primera instancia, reconociendo el mejor derecho de propiedad y declarando la procedencia de la acción negatoria, con los alcances del art. 1455-II del Código Civil para establecer los daños y perjuicios, incurre en interpretación errónea del citado artículo, toda vez que al basarse en el mismo para el pago de daños y perjuicios emergentes de la acción negatoria, se apartó de los alcances que establece el mejor derecho de propiedad.

- Refiere que el Tribunal de Alzada al confirmar la Sentencia del A quo, incurrió en aplicación errónea de la ley, toda vez que en la parte resolutiva de la sentencia el Juez A quo aplicó el art. 1455-II del Código Civil correspondiente a la acción negatoria y no considera que la acción de reconocimiento de mejor derecho propietario no es conexa con la acción negatoria.

- Señala que el Tribunal de Alzada, tomó en cuenta el informe pericial que declaró que la superficie del inmueble objeto de la Litis es de 235 mts2, sin embargo, confirmó la Sentenciaque no hace referencia a la superficie sobre la cual se declara el mejor derecho propietario, pues solamente se hace referencia  a los 188 mts2 sobre los cuales se declara la inexistencia de derechos del recurrente, entrando en contradicción al tomar en cuenta la Sentencia pronunciada por el Juez Séptimo que declaró probada la Sentencia de usucapión del inmueble con una superficie de 187,75 mts2., razón por la cual no existiría los presupuestos del mejor derecho.

- Finalmente, manifiesta que la resolución emitida por el Ad quem que confirma la Sentencia de primera instancia, resulta ser incongruente y contradictoria por no haber efectuado una adecuada valoración de la prueba producida, forzando una determinación contradictoria a la normativa vigente y  la línea jurisprudencial y tampoco valoró la existencia de otro proceso judicial, que tiene estrecha relación con el presente caso.

De esta manera denuncia que el Auto de Vista, al confirmar la Sentencia emitida por el A quo, y reconocer el mejor derecho de propiedad, debió sujetarse al art. 1545 del Código Civil, empero no toma en cuenta el A.S Nº230 nombrado por el A quo, aspectos que el Tribunal de Alzada no valoró adecuadamente y menos tomó en cuenta las pruebas que cursan en el expediente, como ser las literales de fs. 6 a 9, literal de fs. 42, pruebas de fs. 2, 19, 295 y memorial de fs. 24, acta de inspección ocular del inmueble de fs. 316, folio de fs.1, literales de fs. 177 y 178, en base a esas pruebas, el recurrente denuncia que no fueron valoradas adecuadamente por el A quo, las que demostrarían la propiedad demandada por los actores y la que posee el demandado no son la misma, no tienen la misma superficie, no están ubicadas en el mismo lugar y no emerge de un mismo vendedor, por lo tanto, no se trataría de un mismo inmueble sobre el que se deba decidir cuál sería el propietario, requisitos que resultan necesarios para que proceda la acción de mejor derecho de propiedad.

En base a esos antecedentes, solicita anular el Auto de Vista y se case el mismo, fallando en lo principal del litigio, aplicando las leyes conculcadas con la imposición de costas y multas de ley.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Antes de ingresar a considerar los agravios denunciados por el recurrente, se debe dejar establecido que en el recurso de casación, existen reclamos a la resolución emitida por el Juez de primera instancia, sin el cuidado de que en esta instancia se impugna la resolución emitida por el Tribunal de Alzada, sin embargo rescatando la pretensión del recurrente, diremos:

En la Forma:

Respecto a que en la Sentencia se habría declarado de forma imprecisa que se reconoce el mejor derecho de propiedad sin especificar a qué propiedad se referiría, es decir sin señalar la ubicación y superficie del mismo, señalando únicamente la matrícula de Derechos Reales y que tal hecho constituiría violación del art. 190 del Código de Procedimiento Civil. Sobre el caso, de la revisión de la Sentencia de primera instancia, en el considerando V, el Juez A quo llegó a conclusiones de orden jurídico y legal, de esta manera en el punto 3 de dicho considerando, estableció que los actores tienen derecho propietario inscrito en el registro de Derechos Reales bajo la partida Folio Real Nº 2.01.0.99.0111562, asiento N° 1, transferencia suscrita mediante escritura pública N° 045/2013 de fecha 16 de julio de 2006, que demuestra que los actores adquirieron el inmueble de sus anteriores propietarios Arturo Sánchez Mamani y Sinforosa Mamani a través de su apoderado legal Octavio Ramos Mamani. De igual modo,en el punto 4 del mismo considerando, en base a una certificación emitida por la Alcaldía Municipal de La Paz, la cual fue solicitada en la primera audiencia de inspección al inmueble, estableció que la zona donde se encuentra ubicado el inmueble objeto de la Litis, es en la zona denominada Pasankeri y no así Kenanipata y que registra como propietarios a los actores. En el punto 6 del ya citado considerando, el A quo, estableció en base a una segunda inspección, la existencia física del inmueble y en razón a que no pudo ingresar al mismo, dispuso se practique informe pericial, el que determinó de forma concluyente que el inmueble tiene una superficie real de 235,16 mts2 y no 188 mts2, como lo establecieron los actores en su demanda, en base a esas consideraciones el Juez determinó que debía deferir únicamente sobre la superficie que fue demandada y respecto a la demasía de 47,16 mts2, que no fue cuestionada por ninguna de las partes, determinó que no constituye materia de discusión, por lo que, declaró probada la demanda, la que fue confirmada por el Tribunal de Alzada, reconociendo el mejor derecho propietario de los actores sobre el bien que fue especificado en los puntos señalados supra, por lo tanto no resulta evidente el agravio denunciando, siendo el mismo infundado. 

En el fondo:

En virtud a los agravios denunciados en el fondo, es preciso realizar las siguientes consideraciones:

Losactores plantearon en su demanda la acción negatoria y consiguiente inexistencia de derechos del recurrente y el mejor derecho propietario respecto del inmueble ubicado en la zona de Pasankeri, calle 8 de mayo s/n, con una superficie de 188 mts2, arguyendo ser los legítimos propietarios de ese inmueble. Ante estas pretensiones, resulta necesario desarrollar cada una de ellas, en lo referente a la acción negatoria, considerada como una acción de defensa de la propiedad, es preciso citar el art. 1455 del Código Civil, que sobre los requisitos para la procedencia del mismo, señala: “I. El propietario puede demandar a quien afirme tener derechos sobre la cosa y pedir que se reconozca la inexistencia de tales derechos. II. Si existen perturbaciones o molestias, el propietario puede pedir el cese de ellas y el resarcimiento del daño”;de igual forma, con relación a la acción de reconocimiento de mejor derecho propietario, prevista en el art. 1545 del Código Civil, norma que respecto a la preferencia entre adquirentes de un mismo inmueble, señala lo siguiente: “Si por actos distintos ha transmitido el propietario los mismos bienes inmuebles a diferentes personas, la propiedad pertenece al adquirente que haya inscrito primero su título”, en base a esas consideraciones y dando respuesta a la denuncia formulada por el recurrente, diremos que,resulta evidente que ambas pretensiones, es decir la acción negatoria y el reconocimiento de mejor derecho propietario, planteadas por la parte actora, no resultan conexas, toda vez que la finalidad que ambas persiguen son diferentes,es decir, la acción negatoria busca que se declare la inexistencia de un derecho real que otra persona afirma que tiene o le pertenece, sin haberse constituido a su favor; en cambio la acción de mejor derecho propietario busca la declaración y reconocimiento de prevalencia y eficacia jurídica de un determinado derecho de propiedad sobre otra persona respecto al mismo inmueble, en razón a que tendría una titularidad preferente o superior que la persona a la cual demanda, mientras que en la acción negatoria no se reconoce a favor del demandado titularidad de dominioalguno, extremos que ya están desarrollados por la vasta jurisprudenciaemitida por éste Tribunal. Ahora bien, en virtud ala Sentencia de primera instancia y a la resolución confirmatoria emitida por el Tribunal de Alzada, que reconoce el mejor derecho propietario de Marcelino Mendoza Mamani y Nelly Beatriz Quisbert Ramos respecto del inmueble objeto de la Litis y a la vez declara probada la demanda de acción negatoria, sobre el caso, corresponde señalar que para la procedencia delreconocimiento de mejor derecho propietario, además del art. 1545 del Código Civil, que ya fue desarrollado supra, también se debe tomar en cuenta el art. 1538 de la citada norma, que respecto a la publicidad de los derechos reales, señala que desde el momento en que se hace público un derecho real, este surte efectos contra terceros, esta publicidad se la realiza mediante la inscripción del título que origina el derecho, en el Registro de Derechos Reales; es en base a ese registro que se determinará el derecho de propiedad a favor de quien primero lo registró, de esta manera el titular que registró su derecho, podrá oponerlo contra terceros, es decir que el registro de un derecho real de un inmueble en Derechos Reales dará lugar al principio de prioridad y oponibilidad.

Conforme a lo desarrollado, en el caso de autos, se tiene que Marcelino Mendoza Mamani y Nelly Beatriz Quisbert Ramos, demandaron,además de la acción negatoria, el reconocimiento de mejor derecho de propiedad, para tal fin, se evidencia que los actores, en base a la Escritura Pública Nº 45/2006 de 16 de julio de 2006, adquirieron en calidad de compra, el lote de terreno de 188 mts2., ubicado en la zona de Pasankeri, calle 8 de mayo s/n de la ciudad de La Paz, el mismo que se encuentra registrado en Derechos Reales bajo la matrícula Nº 2.01.9.99.0111562, dicho inmueble según consta en la Escritura Publica ya citada, fue adquirida de Arturo Sánchez Mamani y Sinforosa Mamani  a través de su apoderado legal Octavio Ramos Mamani.De igual forma se evidencia que los demandados no cuentan con título inscrito en la Oficina de Derechos Reales, toda vez que estos solamente se limitaron a adjuntarde fs. 143 a 148, Sentencia de fecha 15 de mayo de 2010, sobre un proceso de usucapión incoada por el recurrente contra Arturo Sánchez Mamani, Constancio Mamani Mamani, Rosa Mamani Paco y Rufino Mamani Paco, Sentencia que declara por operada la prescripción adquisitiva ordinaria en favor del recurrente, sobre el inmueble ubicado en el lote 2, manzano B de la zona de Alto PasankeriKenani Pata u Hoyada Norte de la ciudad de La Paz, con una superficie de 187,75 Mts.2,  a su vez esta Sentencia determinó la inscripción de dicho derecho en la Oficina del Registro de Derechos Reales, empero no existe constancia de que esta Sentencia que fue adjuntada por el recurrente, se encuentre ejecutoriada, pues la abogada del recurrente en la audiencia de inspección ocular de fecha 23 de febrero de 2011, señaló que el proceso de usucapión no se encuentra ejecutoriado por encontrarse en etapa de apelación. De lo mencionado, se concluye, que no se dio cumplimiento a los requisitos exigidos para que proceda el reconocimiento de mejor derecho de propiedad, pues el inmueble objeto de litigio, tiene como únicos y legítimos propietarios a los actores, es decir que la declaración y reconocimiento de prevalencia de éstos sobre el del demandado respecto al inmueble objeto de la litis, no opera por no tener el recurrente título de propiedad sobre el inmueble, por lo tanto no corresponde el reconocimiento de mejor derecho de propiedad al ser los actores los únicos propietarios del inmueble objeto de la litis. De ahí que el presupuesto para la procedencia del mejor derecho de propiedad, es que ambas partes cuenten con derecho de propiedad sobre un mismo inmueble, extremos que en el caso de autos no ocurrió. Por consiguiente la declaración de reconocimiento de mejor derecho de propiedad de Marcelino Mendoza Mamani y Nelly Beatriz Quisbert Ramos del inmueble de 188 mts.2 ubicado en la calle 8 de mayo s/n de la zona Pasankeri con matrícula de Derechos Reales Nº 2.01.0.99.0111562, que fue emitida por el A quo y confirmada por el Ad quem, no corresponde en el caso de autos en virtud a los argumentos ya señalados.

Respecto a la acción negatoria que fue declarada probada, para determinar los daños y perjuicios ocasionados, el Juez A quo aplicó correctamente el art. 1455-II del Código Civil, puesto que de la revisión de obrados se tiene que la parte actora, conforme ya se señaló anteriormente, acreditó ser propietario del inmueble objeto de la litis, mediante la Escritura Pública Nº 045/2006 y la Matrícula computarizada Nº 2.01.0.99.0111562, inmueble que en base a las audiencias de inspección, certificaciones emitidas por la Honorable Alcaldía Municipal de La Paz y el informe emitido por el perito, se logró demostrar laexistencia física yque el mismo se encuentra ubicado en la zona denominada Pasankeri y no así Kenanipata,de igual forma se demostró que dicho inmueble registra como propietarios a Marcelino Mendoza Mamani y Nelly Beatriz Quisbert Ramos, asimismo, se verificóque el recurrente se encuentra en posesión del mismo. conforme al informe del perito, que no fue objetado por ninguna de las partes, se concluyó, que este cuenta con una superficie real de 235,16 mts2 y no 188  mts.2 como señaló la parte actora conforme a la prueba presentada, razón por la cual, el Juez A quo de manera correcta defirió únicamente sobre la superficie que fue demanda y se encuentra consignada en el Título de Propiedad y Folio Real, declarando de esta manera probada la demanda de acción negatoria sobre los 188 mts.2 y toda vez que  la superficie excedente no fue cuestionado por ninguna de las partes, esta no fue objeto de discusión, por lo tanto el Juez A quo al declarar probada la demanda de acción negatoria y aplicar el art. 1455-II del Código Civil para el pago de los daños y perjuicios a determinarse en ejecución de sentencia, actuó correctamente, al igual que el Ad quem, que confirmó la Sentencia de primera instancia, pues en ambas instancias se actuó conforme a derecho respecto a esta pretensión.

Por las razones expuestas, éste Tribunal falla en la forma prevista en el art. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil respecto al recurso de casación en la forma y 271 núm. 4) y 274 del mismo cuerpo legal respecto del recurso de casación en el fondo.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por los arts. 41 y 42 parágrafo I. num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma yrespecto al recurso de casación en el fondo en aplicación de los arts. 271 núm. 4) y 274ambos del Código de Procedimiento Civil, CASA parcialmenteel Auto de Vista Nº 57/2014 de fecha 13 de marzo de 2014, cursante de fs. 356 a 357 y vta., y deliberando en el fondo, declara improbada la acción de reconocimiento de mejor derecho propietario de los actores Marcelino Mendoza Mamani y Nelly Beatriz Quisbert Ramos, respecto del inmueble objeto de la litis, dejando incólume las demás determinaciones.

No se impone multa por ser excusable el error.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Quinto