TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A    C I V I L

Auto Supremo: 443/2014

Sucre: 08 de agosto2014

Expediente: LP-52-14-S

Partes: Santusa Valentina Calderón Ninaja. c/Emma Vega Hermosa,

Sebastiana, Rufina y Miguel Calderón Ninaja.

Proceso: Ordinario de mejor derecho propietario y cancelación de inscripción de

partida en Derechos Reales

Distrito: La Paz


VISTOS: Los recursos de casación en el fondo y en la forma de fs. 533 a 544, interpuesto por la actora y los recursos de 549 a 551, 554 a 556 y 559  561 interpuestos por los demandados Emma Vega Hermosa, Sebastiana Calderón Ninaja, Rufina Calderón Ninaja, contra el Auto de Vista Nº362 de 18 de octubre de 2013, cursante de fs. 530 a 531 y vta., pronunciado por la Sala CivilSegunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso ordinario de mejor derecho propietario y cancelación de inscripción de partida en Derechos Reales seguido a instancias de Santusa Valentina Calderón Ninaja contra Emma Vega Hermosa, Sebastiana Calderón Ninaja, Rufina Calderón Ninaja y Miguel Calderón Ninaja, los antecedentes del proceso, Auto de concesión del recurso de casación de fs. 566, y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, Santusa Valentina Calderón Ninaja interpone demanda ordinaria de mejor derecho propietario y cancelación de inscripción de partida en Derechos Reales contra Emma Vega Hermosa de Paredes, Sebastiana Calderón Ninaja, Rufina Calderón Ninaja y Miguel Calderón Ninaja, demanda que admitida y citados legalmente los demandados, Emma Vega Hermosa responde negativamente a la acción, deduciendo demanda reconvencional de mejor derecho propietario, restitución de inmueble y pago de daños y perjuicios, en los términos expuestos en el memorial de respuesta de fs. 121 a 126.

Tramitado el proceso, el Juez de Partido Cuarto en lo Civil y Comercial de la Capital pronuncia la Sentencia Nº 225 de 19 de noviembre de 2012 (fs. 452 a 456 y vta.) por la que declara improbada la demanda principal, probada en parte la demanda reconvencional de mejor derecho propietario, e improbada la reconvencional de pago de daños y perjuicios, ocasionando que la demandante Santusa Valentina Calderón Ninaja por su parte y los demandados Sebastiana Calderón Ninaja, Rufina Calderón Ninaja y Miguel Calderón Ninajainterpongan recurso ordinario de apelación, cursantes a fs. 461 a 464, 480 a 481 y vta., 491 a 492 y vlta, y 501 a 503, resueltos por Auto de Vista Nº 362 de 18 de octubre de 2013 y Auto complementario de fs. 547, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz,(fs. 530 a 531 y vlta.),por el que confirmó en todas sus partes el fallo impugnado, sin imposición de costas en primera instancia por ser proceso doble, ocasionando que la demandante Santusa Valentina Calderón Ninaja y las demandadas Emma Vega Hermosa de Paredes, Sebastiana Calderón Ninaja, Rufina Calderón Ninaja interpongan recurso de casación en la forma y en el fondo contra la resolución de Alzada, motivo de Autos.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

I.- Del recurso de casación interpuesto por la demandante Valentina Santusa Calderón Ninaja

En la forma:

1.- Acusa que la Resolución de Segunda instancia, carece de motivación y fundamentación con la que debe contar toda resolución, citando al efecto el Auto Supremo Nº 38 de 14 de marzo de 1998, referido a la fundamentación de las resoluciones.

2.- Acusa el incumplimiento del art. 254 inc 4) del Código de Procedimiento Civil, debido a que el Tribunal de Segunda instancia omitió pronunciarse respecto al reclamo deducido en apelación en sentido de que el derecho propietario que alega la actora, deviene de documentación que es nula de pleno derecho por haber sido expedida por autoridad que carecía de jurisdicción y competencia.

Recurso de casación en el fondo:

1.- La recurrente, luego de referirse extensamente a los antecedentes, bajo el título “casación en el fondo” de forma confusa y por demás desordenadaacusa la vulneración del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, debido a que el Tribunal de alzada no se habría pronunciado sobre los agravios expuestos en apelación,referidos a la vulneración de los arts. 1238, 1285, 1286, 1287, 1289, 1290 inc. 1), 1296, 1311 inc. I), II) y IV), 1320, 1327, 1329 núm. 1, 1330, 1331, 1334 todos del Código Civil, fundamentos jurídicos y fácticos que demuestran la falta de compulsa adecuada de los medios de prueba conforme dispone el art. 375 inc. 1) del Código de Procedimiento Civil.

2.- Acusa que los de instancia no valoraron que la documentación que ostenta la demandada Emma Vega que refieren a la tradición del derecho propietario con el que cuenta, deviene de un documento que es nulo de pleno derecho por haber sido expedido por autoridad que carecía de jurisdicción y competencia, debido a que la hermanas Arminda e Isabel Velasco,fueron favorecidas con un título ejecutorial de inafectabilidad y consolidación, bajo la Resolución Suprema Nº 153159de fecha el 18 de mayo de 1970, expedida por el Consejo Nacional de Reforma Agraria,sin considerar que por Ley de la República Nº 453 de 27 de diciembre de 1968 (dos años antes) el lugar donde se encuentra el inmueble objeto del presente proceso paso a pertenecer al área urbana de la ciudad de La Paz, es decir que el Consejo Nacional de Reforma Agraria carecía de competencia para extender ese título por cuanto el lugar donde se encuentra el inmueble era área urbana y no rural. Tampoco consideraron que a través del documento de fs. 139 probó que su padre Saturnino Calderón Fernández, es propietario a título de consolidación de 10 parcelas de terreno, así como de 2.400 mt2, que pertenecían a Arminda e Isabel Velasco, debido a que esos terrenos fueron abandonados por las mismas, vulnerando lo dispuesto por el art. 193 que refiere que el Juez no podrá dejar de fallar en el fondo sobre las causas sometidas a su juzgamiento.

3.- Acusa que el Auto de Vista contiene disposiciones contradictorias e incurrió en error de hecho y de derecho en la valoración de la prueba de inspección judicial, por cuanto la actora a través de ella demostró que se encuentra en pacífica y quieta posesión sobre el inmueble en litigio,sin embargo el Tribunal consideró que la prueba aludida carecería de relevancia debido a la pretensión demandada es de mejor derecho propietario, vulnerándose lo dispuesto por los arts. 103, 152 del Código Civil con relación al art. 1545 del mismo cuerpo legal.

Concluye solicitando se case la resolución recurrida, declarando en el fondo improbada la demanda interpuesta por Emma Vega y probada la demanda principal.

II.- Del recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por la demandada Sebastiana Calderón Ninaja

1.- Luego de hacer referencia a los antecedentes del proceso, destacando la falta de valoración probatoria respecto a la nulidad de documentos que alega la actora Emma Vega, la recurrente bajo el subtítulo de casación en el fondo acusa la vulneración del art. 236, 115 de la Constitución Política del Estado, refiriendo sobre la primera norma que el Auto de Vista deberá circunscribirse a los puntos que fueran objeto de impugnación y fundamentación a que se refiere el art. 227, en relación a los puntos que versaron la apelación, en el que acusaron específicamente la vulneración al derecho a la defensa, al debido proceso y a la seguridad jurídica, puntos sobre los cuales el Tribunal no se pronunció.

2.- Acusa la vulneración del art. 3 inc. 1) del Código de Procedimiento Civil, art. 117 inc. 1) de la C.P.E. y arts. 1238, 1285, 1287, 1289, 1330 y 1331 del Código Civil, debido a que el Juez de primera instancia omitió designarle Defensor de Oficio a efectos de que asuma defensa en su representación.

Concluye solicitando se case el Auto de Vista, deliberando en el fondo se declare improbada la demanda reconvencional y se disponga la nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo. Así mismo solicita se confirme el Auto complementario de fecha 28 de noviembre de 2013.

III.- Del recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por la demandada Rufina Calderón Ninaja

Recurso de casación en la forma:

Acusa que el Auto de Vista se limita a describir los puntos objeto de apelación sin realizar un análisis de los mismos, los cuales deben ser considerados en casación.

Recurso de casación en el fondo:

1.- La recurrente luego de hacer una extensa exposición de los antecedentes, respecto a la falta de pronunciamiento sobre la documental que daría origen al derecho propietario de la demandada Emma Vega, alega que se conculco disposiciones legales previstas por el art. 236, 115 de la Constitución Política del Estado, debido a que el Auto de Vista debía circunscribirse precisamente a los puntos señalados por el inferior y hubieran sido objeto de apelación.

2.- Acusa la vulneración al derecho a la defensa punto medular de su apelación, debido a que al habérsele declarado rebelde no se le nombró defensor de oficio que haga respetar su derecho, conculcándose el art. 115 de la C.P.E., motivo por el cual debe anularse el proceso hasta ese vicio procesal, más aun considerando que las normas son de orden público y cumplimiento obligatorio, aspecto sobre el que el Tribunal de instancia  no se pronunció.

Concluye solicitando que este Tribunal de alzada disponga la nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo, así mismo solicita se confirme el auto complementario de fecha 28 de noviembre del 2013.

IV.- Del recurso de casación interpuesto por la demandada Emma Vega Hermosa de Paredes:

Acusa error de derecho, debido a que el Tribunal Ad quem a tiempo de confirmar en su integridad la sentencia de primera instancia debió condenar en costas en ambas instancias a los recurrentes, conforme dispone el art. 237-I-1) del Código de Procedimiento Civil, sin embargo y ante la solicitud de complementación interpuesta procedieron a aplicar indebidamente el art. 198-III de adjetivo de la materia, por considerar que no corresponde condenar en costas por ser proceso doble. Concluye solicitando se case parcialmente el Auto de Vista.

CONSIDENDO III

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

No obstante estar interpuestos los recursos de casación, con una serie de desaciertos, menos aún acusar los supuestos agravios con precisión, éste Tribunal en resguardo al derecho a la petición y a la impugnación, ingresará a la consideración de los recursos, los cuales por utilidad procedimental y previo orden pasa a resolverlos.

I.- Con relación al recurso de casación deducido por VALENTINA SANTUSA CALDERON NINAJA de fs. 533 a 544.

En la forma:

I.1.-Con relación al reclamo de falta de motivación y fundamentación en la resolución recurrida, se tiene que dicho agravio no es evidente, debido a que de la lectura integral de la resolución objeto de casación, el Tribunal de instancia aunque de forma sucinta dio respuesta a los agravios deducidos por las partes, debiendo tener presente lo establecido en la Sentencia Constitucional Plurinacional SCP 0903/2012 de fecha 22 de agosto de 2012, que al respecto refirió: “la motivación y fundamentación de una Resolución que resuelva cualquier conflicto jurídico, no necesariamente implica que la exposición deba ser exagerada y abundante de consideraciones, citas legales y argumentos reiterativos, al contrario una debida motivación conlleva que la Resolución sea concisa, clara e integre en todos los puntos demandados, donde la Autoridad jurisdiccional o en su caso administrativa, exponga de forma clara las razones determinativas que justifican  su decisión, exponiendo los hechos, realizando la fundamentación legal y citando las normas que sustentan la parte dispositiva de la Resolución; en suma se exige que exista plena coherencia y concordancia entre la parte motivada y la parte dispositiva de un fallo”, bajo esa línea jurisprudencial, se concluye que los Tribunales de instancia no se encuentran obligados a cumplir de manera ampulosa y punto por punto la fundamentación extrañada por la recurrente, más aun si ésta de forma general se limita a indicar que la resolución objeto de impugnación carece de motivación y fundamentación sin precisar cual de todos los agravios deducidos en su apelación no hubieran recibido respuesta fundamentada por el Tribunal Ad quem.

I.2.-Tampoco resulta evidente el segundo agravio, respecto a que el Tribunal de instancia no se hubiera pronunciado respecto a la nulidad alegada que contendría el título de propiedad del que deriva el derecho propietario de la demandada Emma Vega, pues de la revisión de la resolución recurrida se advierte que el referido Tribunal si se refirió a dicho tema y lo resolvió, cuya respuesta se encuentra expuesta en el considerando 3, punto 2, que refiere:“… dada la naturaleza de las acciones planteadas tanto en la demanda como en la reconvención, el análisis de fondo debe versar respecto al mejor derecho de propiedad que tienen sobre el bien inmueble objeto de litigio y la normativa que tutela esta figura jurídica (art. 1545 CC)…. y si se busca la ineficacia del proceso agrario de inafectibilidad y consolidación de tierras de la sayana denominada Pucho Pata, esta no es la vía legal correspondiente para pedir su ineficacia…”, es decir que el Tribunal de Segunda instancia,derivó la pretensión de nulidad del documento que ostentaría la demandada Emma Vega a otro proceso, debiendo circunscribirse el presente a lo demandado en la acción principal así como la reconvencional (mejor derecho propietario), por lo referido se tiene que los de instancia pronunciaron la presente resolución dentro de los alcances del art. 190 del Código de Procedimiento Civil, motivo por el cual no es evidente el reclamo alegado.

En el fondo:

I.1.-Respecto a la “vulneración del art. 236 del Código de Procedimiento Civil, debido a la falta de pronunciamiento sobre los agravios deducidos en apelación, referidos a la vulneración de los arts. 1238, 1285, 1286, 1287, 1289, 1290 inc. 1), 1296, 1311 inc. I), II) y IV), 1320, 1327, 1329 núm. 1, 1330, 1331, 1334del Código Civil, fundamentos jurídicos y fácticos que demostrarían la falta de compulsa adecuada de los medios de prueba conforme dispone el art. 375 inc. 1) del Código de Procedimiento Civil”, se tiene que la recurrente acusa la vulneración del 236 del Adjetivo Civil, por falta de pronunciamiento del Tribunal a las normas descritas que en su conjunto se refieren al valoración probatoria, cuando dicho reclamo corresponde a la forma y no al fondo como erradamente pretende la actora, máxime si la recurrente no señala cómo el Tribunal de Alzada hubiera incurrido en la supuesta vulneración de las disposiciones contenidas en los arts.1238, 1285, 1286, 1287, 1289, 1290 inc. 1), 1296, 1311 inc. I), II) y IV), 1320, 1327, 1329 núm. 1, 1330, 1331, 1334 del Código Civil,las cuales se limita a citarlas, sin señalar en que consiste dicha violación y como debieron ser aplicadas las referidas disposiciones legales, constituyendo dicho reclamo en un simple disentir con lo resuelto por los de instancia, siendo incluso la cita de la primera de las normas legales completamente impertinente al caso de Autos.

I.2.- Respecto a la falta de valoración probatoria, referida a que la tradición del derecho propietario que la demandada Emma Vega alega, deviene de un trámite de inafectabilidad de consolidación nulo de pleno derecho, por cuanto la misma fue extendida por el Consejo Nacional de Reforma Agraria entre el año 1970 y 1972 cuando dos años antes (1968) el lugar donde se encuentra el inmueble objeto de Litis dejo de ser rural para integrar el área urbana de la ciudad de La Paz, documentación que se contrapondría a su documental por la que probó que su padre fue favorecido con la consolidación de 10 parcelas de terreno, así como 2.400 mt2, debido al abandono de Arminda e Isabel Velasco, de la revisión de obrados y conforme se refirió en el punto I.2.de los fundamentos del recurso de casación en la forma se tiene que dicha pretensión (nulidad) no fue demanda por la actora, quien a través del memorial cursante de fs. 6 a 7 y vta., solicitó únicamente reconocimiento de mejor derecho propietario sobre el inmueble ubicado en el lugar denominado Puchu Pata o AncoPuchu de la Zona de Achocalla, conforme correctamente advirtieron los de instancia, por dicho motivo y en consideración a que las resoluciones deberán recaer sobre las cosas litigadas y en la manera en que hubieran sido demandadas conforme dispone el art. 190 con relación al 327 del Código de Procedimiento Civil, no se puede pretender pronunciamiento sobre una pretensión no demanda, cuya contravención implicaría una resolución ultrapetita, sancionada con nulidad.

I.3.- Tampoco resulta evidente que el Tribunal de alzada hubiera incurrido en error de hecho y derecho a tiempo de valorar la prueba de inspección judicial, a través de la cual la actorahubiera probado encontrarse en posesión del inmueble objeto de Litis, pues como reiteradamente se refirió el proceso instaurado por la actora como la demanda reconvencional refieren a pretender el mejor derecho propietario sobre el inmueble objeto de Litis,debiendo constreñirse la tramitación del proceso a lo previsto por el art. 1545 del Código Civil, que refiere: “(PREFERENCIA ENTRE ADQUIRIENTES DE UN MISMO INMUEBLE) Si bien por actos distintos ha transmitido el propietario los mismos bienes inmuebles a diferentes personas, la propiedad pertenece al adquiriente que haya inscrito primero su título”, es decir que en el presente proceso debe dilucidarse bajo los parámetros de la preferencia de adquirientes de un mismo inmueble bajo el presupuesto de prelación en el tiempo de registro, que concuerda con la publicidad que emerge de l registro en Derechos Reales conforme señala el art. 1538 del mismo Sustantivo  Civil, confrontando los títulos de propiedad, verificar el antecedente dominial y la fecha del registro del inmueble para considerar el mejor derecho de propiedad, de ahí que carece de relevancia que el terreno este siendo poseído por una u otra de las partes en contienda, conforme correctamente advirtieron los de instancia, no siendo evidente la vulneración de los arts. 103, 152 del Código Civil con relación al art. 1545 del mismo cuerpo legal.

II.- Con relación al recurso de casación deducido por SEBASTIANA  CALDERON NINAJA de fs. 554 a 556 vta.

Este Tribunal considera necesario dejar previamente establecido que, siendo el recurso de casación un recurso extraordinario que tiene por finalidad anular el proceso o en su caso casar la Resolución de Alzada que contiene una incorrecta interpretación o aplicación de la ley o dicho de otro modo, propicia el juzgamiento de las resoluciones emitidas por las Salas Civiles de los Tribunales Departamentales de Justicia, a los fines de verificar si en ellos se aplicó correctamente o no las normas positivas civiles y en su caso realizar las correcciones pertinentes; lleva consigo un elemento importante cual es el formal; es decir que a tiempo de plantearse este recurso extraordinario, conforme prevén los arts. 250 y 258 del Código Adjetivo Civil, debe cumplirse con toda rigurosidad los requisitos de admisibilidad y procedencia exigidos por ley, de tal modo que de analizados los antecedentes procesales en relación a los motivos del recurso, se pueda determinar la existencia de error in iudicando o error in procedendo, respectivamente. Por lo que resulta imprescindible que las partes a tiempo de recurrir en casación, sea en la forma o en el fondo, están en la obligación de señalar de manera clara, concreta y precisa la violación de la ley o la aplicación falsa o errónea de la misma, especificando en qué consiste dicha falsedad o error y cuando se acuse errónea valoración probatoria, debe identificarse el medio probatorio erróneamente valorado, su foliación exacta en el expediente y precisarse en qué consiste el error y cómo debió valorarse éste.

Dicho esto y de la lectura del recurso de casación, se advierte que la recurrente expresa interponer recurso de casación en la forma y en el fondo, procediendo en la primera parte hacer referencia a los antecedentes del proceso, para luego bajo el título recurso de casación en el fondo acusar la vulneración del art. 236, 115 de la Constitución Política del Estado, refiriendo sobre la primera de las normas que el Auto de Vista debería circunscribirse a los puntos que fueron objeto de impugnación y fundamentación a que se referiría el art. 227, acusando del mismo modo la vulneración del art. 3 inc. 1) del C.P.C, art. 17 inc. 1) de la CPE y arts. 1283, 1285, 1287, 1289, 1330 y 1331 del Código Civil, debido a que el Juez de instancia hubiera omitido designarle defensor de oficio, acusando la vulneración al derecho a la defensa, al debido proceso y la seguridad jurídica, puntos sobre los cuales el Tribunal no se hubiera pronunciado, para concluir solicitando de forma contradictoria, se case el Auto de Vista y al mismo tiempo se disponga la nulidad de obrados, y también se confirme el Auto complementario, confundiendo totalmente el recurso de casación en el fondo, previsto por el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que dicho instituto procesal se encuentra configurado para cuestionar errores in judicando en los que hubiera incurrido el Tribunal de Alzada y no así para cuestionar errores in procedendo, como pretende la impugnante, que atañen al recurso de casación en la forma, pues de la lectura del recurso el mismo se centra en la falta de pronunciamiento por el Tribunal Ad quem sobre los agravios deducidos en apelación, que hacen al recurso de casación en la forma, que sumados al hecho de que el recurrente se limita a señalar un catálogo de disposiciones que hubieran sido vulneradas, sin relacionarlas a sus reclamos, incongruencia que sumada a la falta de cumplimiento de los requisitos de admisibilidad y procedencia inmanentes a la naturaleza de este recurso que se agravada cuando la recurrente en su petitorio, solicita simultáneamente se case y se anule el proceso, aspectos que tornan manifiestamente improcedente el presente recurso.

II.- Con relación al recurso de casación deducido por RUFINA CALDERON NINAJA de fs. 559 a 561.

En al forma

Respecto a que el Auto de Vista no haría mención ni relación de los términos en los que fueron apelados, si no se limitaría a describir los puntos objeto de apelación, sin una análisis de los mismos, motivo por el cual deberían ser compulsados por este Tribunal, reclamo que al margen de ser incomprensible incumple con las exigencias contenidas en el art. 258 -2) del Código de Procedimiento Civil, tornándose el recurso de casación en la forma en manifiestamente improcedente.

En el fondo:

1.- Respecto a la vulneración de los arts. 236, 115 de la Constitución Política del Estado, debido a que el Auto de Vista debía circunscribirse precisamente a los puntos de apelación, incurriendo la recurrente en el mismo error de la codemandada Sebastiana Calderón Ninaja, pues acusa una cuestión de forma (falta de pronunciamiento por el Tribunal Adquen) en recurso de casación en el fondo, al margen de no referir a que cuerpo legal pertenece el primer artículo que señala como vulnerando y menos indicar como se vulnero el segundo de ellos.

2.- Respecto al punto central del reclamo de la recurrente, que también fuera reclamado inadecuadamente por la codemandada Sebastiana Calderón Rufina, respecto a la falta de designación de Defensor de Oficio a efectos de asumir defensa en su representación, se debe mencionar que las citaciones efectuadas mediante edictos y mediante cedula o de carácter personal, tiene efectos diferentes, debido a que los demandados que son citados mediante publicación de edictos ante el desconocimiento de su domicilio previa las formalidades previstas por el art. 124 del Código de Procedimiento Civil, ante su incomparecencia el Juez le designa Defensor de Oficio para que lo represente en el proceso conforme prevé el párrafo IV de la misma norma legal, sin embargo no sucede lo mismo cuando por cédula judicial o en forma personal se procede a la citación de las partes, entendiendo que a través de dicho actuado procesal se ha constatado de que el citado con la demanda ha tomado conocimiento de la acción deducida en su contra, razón por la que su incomparecencia no obliga al juez a designarse un Defensor de Oficio, debiendo estar a las resultas del proceso de conformidad a los establecido por el Art. 68 del Código de Procedimiento Civil.

En el caso de Autos, de la revisión de actuados procesales se advierte que a fs. 17, cursa la citaciónen forma personal de las demandadas Rufina Calderón Ninaja y Sebastiana Calderón Ninaja, quienes en constancia de dicho actuado procesal  procedieron a firmar la papeleta de citación y notificación, quienes no se apersonaron al proceso empero aprendieron conocimiento del mismo, presumiéndose que por voluntad propia asumieron una actitud pasiva respecto al proceso, motivo por el cual no pueden reclamar indefensión o la vulneración al debido proceso y menos pretender la nulidad de obrados por la negligencia en que incurrieron.

IV.- Con relación al recurso de casación interpuesto por la demandada Emma Vega Hermosa de Paredes de fs. 548 a 551.

Con relación al error de derecho, debido a que el Tribunal Ad quem, pese a confirmar la sentencia de primera instancia,dispuso no haber lugar a calificación de costas en primera instancia por ser proceso doble, en aplicación a lo dispuesto por el art. 198-III del C.P.C contraviniendo lo dispuesto por el art. 237-I-1) del mismo cuerpo legal, que dispone costas en ambas instancias cuando el falle es confirmatorio.

Al respecto y siendo este el único agravio deducido por la demandada Emma Vega, cabe hacer referencia a lo dispuesto por el art. 198 del Código de Procedimiento Civil, que en sus párrafos I y II se refiere a la aplicación o no de las costas, más el párrafo III advierte que en procesos dobles no procederá la condenación de las mismas en primera instancia; empero el art. 237I) del mismo cuerpo legal, que refiere a las formas de resolución y costas en apelación o segunda instancia dispone: “el Auto de Vista puede ser: 1) Confirmatorio total con costas en ambas instancias…”

En el caso de Autos, la sentencia dictada por el Juez de primera instancia fue recurrida por la actora y por su parte por los co demandados, resolución que fuera confirmada en su totalidad, sin embargo el Tribunal a raíz de la solicitud de complementación (fs. 547), dispuso no haber lugar a la condenación en costas en primera instancia por ser proceso doble de conformidad al art. 198-III del Código de Procedimiento Civil, sin considerar y menos aplicar lo previsto por el art. 237-I.1) del Adjetivo Civil,normativa legal que impone las costas procesales en ambas instancias, al confirmar en todas sus partes el fallo recurrido, en consideración a que los argumentos esgrimidos por el apelante en su recurso de impugnación contra la sentencia no han sido certeros o evidentes, quien sin motivo suficiente o argumento válido impugnó la Resolución, de ahí que las costas constituyen una medida impuesta por la ley en contra del recurrente, situación que no fue comprendida y menos aplicada por el Tribunal  Ad quem, correspondiendo ser enmendado por este Tribunal.

Por lo referido, corresponde fallar de conformidad a lo dispuesto por los arts. 271-1)-2)-4)-, 272, 273y 274 del Código de Procedimiento Civil. 

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1) de la Ley del Órgano Judicial de fecha 24 de junio de 2010, y en aplicación de los artículos 271-2) y 273; 271-1), 272 y 274del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADOlos recursos de casación en la forma y fondo interpuesto por Valentina Santusa Calderón Ninaja, al igual que el recurso en el fondo interpuesto por Rufina Calderón Ninaja eIMPROCEDENTE el recurso de casación interpuesto por Sebastiana Calderón Ninaja y el recurso de casación enla forma interpuesto por Rufina Calderón Ninaja y en virtud al recurso de casación interpuesto por Emma Vega Hermosa CASA PARCIALMENTE, el Auto de Vista Nº 362/2013 de 18 de octubre de 2013, disponiendo respecto a este último recurso la condenación en costas en ambas instancias de conformidad al art. 237-I-1) del Código de Procedimiento Civil, quedando en lo demás incólume la sentencia pronunciada. Sin costas.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda Dra. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Quinto.