TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 422/2014

Sucre: 04 de agosto 2014

Expediente:CB-41-14-S

Partes:Mario Remberto Terrazas Hidalgo y Edme Rina Terraza Hidalgo. c/Hui

Shi.

Proceso:Mejor derecho de propiedad, Posesión, Reivindicación.

Distrito:Cochabamba.

VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo, interpuesto por Hui Shi de fs. 577 a 584 vta., contra el Auto de Vista de 05 de febrero de 2014 de fs. 572 a 573 vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, en el proceso de Mejor derecho de propiedad, Posesión, Reivindicación, seguido por Mario Remberto Terrazas Hidalgo y Edme Rina Terrazas Hidalgo contra Hui Shi; respuesta de fs. 589 a 590, concesión de fs. 592, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Décimo de Partido en lo Civil de Cochabamba, pronunció Sentencia de 09 de enero de 2006 cursante de fs. 497 a 502 y vta., por el que declara PROBADA en parte la demanda principal de fs. 27 y ampliada por memoriales de fs. 64 y 88 (otrosí 1°), consiguientemente probadas en parte las excepciones opuestas contra ella e improbadas las de cosa juzgada y prescripción. Por otra parte, improbada la acción reconvencional de fs. 79, ratificada y ampliada por memorial de fs. 117 y probadas las excepciones opuestas contra ella. En consecuencia, se dispone mantener en la posesión demandada, sobre el bien inmueble litigado, a los actores principales Mario Remberto Terrazas Hidalgo y Edme Rina Terrazas Hidalgo, sin lugar a su entrega a favor de la reconviniente Hui Shi.

Contra la referida Sentencia, Hui Shi, mediante memorial de fs. 505 a 507, interpuso recurso de apelación.

En mérito a esos antecedentes, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, emitió el Auto de Vista cursante de fs. 572 a 573 vta., por el que CONFIRMA El Auto apelado de 05 de enero de 2004 y CONFIRMA la Sentencia apelada de 09 de enero de 2006, con la modificación de que se deja sin efecto de la parte resolutiva la frase “sin lugar a su entrega a favor de la reconviniente Hui Shi”.

Resolución que dio lugar al recurso de casación en la forma y en el fondo interpuesto por parte de Hui Shi, que se analiza. 

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Que en aplicación de los arts. 250, 253, 254, 255, 257 y siguientes del Código de Procedimiento Civil plantea recurso de casación o nulidad en el fondo y también en la forma. Exponiendo antecedentes de la demanda, los actuados durante la tramitación del proceso, las resoluciones que se hubieron emitido con anterioridad a la emisión del Auto de Vista hoy recurrido.

Con ese preámbulo a fs. 579 vta, refiere formular recurso de casación en la forma y señala que en el inc. a) que el Auto de Vista habría incurrido en la causal de casación en la forma prevista por el art. 254-4) con relación al art. 236 del Código de Procedimiento Civil, al no haberse pronunciado sobre el punto de hecho referente a que no se ha demandado por los actores ninguna petición de que se les mantenga en la posesión del inmueble, por lo que la Sentencia resultara oficiosa y ultrapetita y el Auto de Vista al confirmarla sin valor, pese a la referencia como agravio, que vulneraria el debido proceso  y seguridad jurídica.Si no estuvo peticionado no debiera haberse pronunciado con respecto al tema, que fuera reclamado en apelación y el Auto de Vista no se habría pronunciado al respecto y solamente habría dejado sin efecto el término “sin lugar a su entrega a favor de la reconviniente Hui Shi”, que debió ser analizado y dejar sin efecto el pronunciamiento referido a mantener la posesión de los actores que no fuera parte del petitorio. En un inc. nominado como b).- refiere incumplimiento del art. 252 del Código de Procedimiento Civil, que los actores habrían demandado contra presuntos interesados que no se habría rectificado ni modificado posteriormente, por ello no cumplido desde principio normas de procedimiento siendo obscura  y contradictoria en el fondo. Que el Auto de Vista no se pronuncia con motivación legal sobre las excepciones y al no existir pronunciamiento que dice- fuera situación trascendental sin que se hubiera admitido la demanda en la forma demandada y se vulneraria el art. 190 del Código de Procedimiento Civil.

En el punto c.-, refiere que el Auto de Vista incurrió en la causal de casación prevista por el art. 254-4) del Código de Procedimiento Civil, al no haberse pronunciado sobre el punto de la apelación que cuestionaría el derecho y la acción y opone la cosa juzgada a la pretensión demandada dentro de los 30 días fatales y perentorios previsto por el art. 366 II del procedimiento civil.

La apelación referiría en los puntos 1 y 8 a las excepciones perentorias de falta de acción y derecho y cosa juzgada, el Auto de Vista, sin justificación ni fundamentación valorativa en derecho que como la hermana del tercerista  no planteó tercería, fuese procedente la demanda sin considerar que se lo hubiera hecho fuera de 30 días de la ejecutoria de la Sentencia. En cuanto a Edme Rina terrazas Hidalgo pese a que su lote fuera incluida en la tercería y conocía del proceso de ejecución  al no haber planteado previamente una tercería no podría acceder al reclamo de una venta judicial.

Por lo  anterior correspondería anular el Auto de Vista hasta que se pronuncie sobre todos los puntos apelados con fundamento de hecho y derecho.

Casación en el fondo

Que al considerar que se incurrió en las causales de fondo cursantes en el art. 253 inc. 1), 2) y 3) sin señalar de que norma- refiere fundamentar en que consistirían.

a).- Subtitula como “Disposiciones contradictorias del Auto de Vista”, contendría disposiciones contradictorias e ilógicas incurriendo en omisiones y por lo tanto en violación, interpretación errónea y aplicación indebida de la ley. La parte resolutiva sin motivación confirmaría la Sentencia, con la modificación de dejar sin efecto la frase “sin lugar a su entrega a favor de la reconviniente”.El fallo crearía un embrollo porque por un lado dejaría sin efecto la prohibición de entrega y por otro mantendría la mantención de la posesión del inmueble a favor de los actores, sin valorar que ese aspecto no fuera siquiera demandado, por lo que habría contradicción y adecuando en lo determinado por el art. 253-2) del Código de Procedimiento Civil, afectando también el principio a la seguridad jurídica establecido por el art. 278 de la Constitución Política del Estado, habiendo entrado en contradicción.

Lo que debiera establecer el Auto de Vista en este caso fuera dejar sin efecto toda lo concerniente a la parte resolutiva de la Sentencia, porque vulneraria del debido proceso y ser ultra petita que afectaría derecho propietario de la demandada que nacería de una venta judicial, que habría adquirido el valor de cosa juzgada inclusive, por lo que correspondería se case y se determine se deje sin efecto lo resuelto en la parte resolutiva en Sentencia.

b).- Señala que el Auto de Vista cae en la causal de casación prevista por el art. 253-1) del Código de Procedimiento Civil, al contener interpretación errónea de la ley y aplicación indebida en lo referente al plazo y condición  de la presentación de la tercería dentro de un proceso de ejecución para habilitar legalmente de acudir a la vía ordinaria dentro de los treinta días como dispondría el art. 366-II del Código de Procedimiento Civil, aspecto que hubiera sido reclamada en apelación en el punto 8, sin embargo con interpretación errónea de la norma aludida declararía improbadas las excepciones de falta de acción y derecho y cosa juzgada, la norma tendría relación con el art. 1318 y 1319 del Código Civil, se limitaría a expresar que la demandante Edmé Rina Terrazas Hidalgo no hubiese presentado la tercería, lo que resultaría erróneo. Que prosperaría la demanda con la necesaria presentación de tercería en el proceso de ejecución, de ser adversa, en el plazo de treinta días acudir a la vía ordinaria cuestionando la ejecución y venta judicial.

En el caso se plantearía la demanda luego de treinta días, por lo tanto la excepción de falta de acción y derecho y de cosa juzgada estaría probada, pero el Auto de Vista señalando que Edmé Terrazas Hidalgo no hubiese presentado tercería y estuviese habilitado para la demanda ordinaria, que no fuera evidente pues solo pudiera presentar la demanda previa presentación de tercería en el ejecutivo. Transcribe extractos de sentencias constitucionales referidos al tema en cuestión.

Pide en consecuencia casar el Auto de Vista y declarar probadas las excepciones perentorias de falta de acción derecho y derecho y cosa juzgada planteada contra la demanda principal.

c.- El Auto de Vista incurriría en violación de toda la normativa referente a los procesos de ejecución y de ejecución de sentencia establecida por los arts. 48 y siguientes de la Ley 1760 LAPCAF y arts. 514 y 549 del C.P.C. con errónea valoración de las pruebas que vulnerarían el art. 1283 del Código Civil, que subsume al art. 253-1) y 3) de su procedimiento.

Al haber determinado no haber la entrega del inmueble caería en contrasentido, pues en esta vía no correspondería al no estar demandado y fuera en el proceso ejecutivo que estuviera solicitándose el desapoderamiento, refiere inexistencia de base legal, lógica y jurídica con la vulneración de los arts. 190 y 191 del Código de Procedimiento Civil, que fuera confirmado de manera errónea por el Auto de Vista.

No se habría tomado en cuenta las pruebas que describe, que demostrarían la competencia en lo referente a la entrega del inmueble a su parte, al no haber sido parte de la controversia. Las pruebas demostrarían la existencia de venta judicial que acreditarían su derecho propietario. Por lo expuesto correspondería casar el Auto de Vista declarando improbada la demanda.

d).- En lo referente a declarar improbada la reconvención por la Sentencia y confirmada por Auto de Vista, se habría incurrido en la causal de casación establecida por el art. 253-1) y 3) del Código de Procedimiento Civil, conteniendo violación dice del art. 984 del Código Civil referente a los hechos ilícitos  que derivarían en daños y perjuicios, referidos al lucro cesante en el uso y ejercicio de un derecho propietario de un lote de terreno adquirido mediante venta judicial, aspecto que habría sido probado, por lo que el Auto de Vista no fundamentaría correctamente respecto al tema, por lo que correspondería casar el Auto de Vista y declarar probada la reconvención, así como el pago de daños y perjuicios a cuantificarse en ejecución de sentencia.

En un acápite final solicita casar en la forma con anulación de Auto de Vista a fin de que se pronuncie respecto a todos los agravios del recurso de apelación, no sobre aspectos no demandados y se pronuncie en lo referente al planteamiento en el proceso luego de 30 días de ejecutoriada el Auto que desestimó la tercería. Asimismo y en su caso casar el Auto de Vista recurrido declarando probada la reconvención y las excepciones opuestas a la demanda e improbada la demanda principal y las excepciones opuestas a la reconvención, disponiendo no ha lugar a mantener la posesión a los demandantes principales, lo que debe tramitarse en el proceso ejecutivo, así como los daños y perjuicios.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el orden propuesto, se ingresa a analizar lo planteado como recurso de casación en la forma bajo las siguientes consideraciones:

a).-La denuncia de haberse incurrido en la causal prevista por el art. 254-4) con relación al art. 236 del Código de Procedimiento Civil, el argumento versa sobre el presunto pronunciamiento sin demanda ni petición de mantenerse la posesión a favor de los demandantes, respecto a ello habrá que considerar que el entendimiento expresado es que al estar en posesión del bien inmueble, debe quedar así, y si bien no se demandó de manera expresa que esa “posesión se mantenga” a favor de los actores, se demandó posesión, a ello se explica la disposición del Ad quem, pues se entendió que estaban en posesión, debiendo entenderse que no se peticionó la adquisición de posesión, sino simplemente posesión en el entendido que ya estaban en ejercicio de ella, consecuentemente no existe incongruencia en aquello, sino un razonamiento lógico por el que se aclara la situación actual de los actores, respecto al Bien Inmueble objeto de litigio. Consecuentemente no resulta ni oficiosa ni ultrapetita la resolución de primera instancia confirmada por Auto de Vista. Consecuentemente no existe vulneración de la norma que señala.

Al margen de lo anterior, si la hoy recurrente consideraba que esa situación era irregular, es decir pronunciamiento incoherente, en sujeción a lo establecido por el art. 196-2) del Código de Procedimiento Civil, se encontraba facultada a solicitar aclaración a fin de contar con la explicación correspondiente, empero de la revisión de actuados, la emisión de la Sentencia y su notificación a fs. 503, no se evidencia petitorio alguno en tiempo oportuno, tendiente a aclarar su cuestionamiento, sino la formulación de recurso de apelación de manera directa, consecuentemente su derecho habría precluido.

b).- El reclamo de aplicación del art. 252 del Código de Procedimiento Civil no tiene justificación, en razón a que la hoy recurrente no puede atribuirse personería para reclamar por terceros que podrían resultar los “presuntos interesados” careciendo de legitimidad para aquel aspecto; sin considerar además que el tema no es posible discutirlo de manera válida, en razón a que si bien se dijo en la demanda incoar contra “presuntos interesados” al margen de la demandada Hui Shi, a tiempo de ser admitido no fue considerado ese aspecto, consecuentemente no existe razón válida para considerar que fuera causal de nulidad, tomando en cuenta que quien resulta legitimada para intervenir en el proceso, se apersonó y asumió defensa, además de haber formulado demanda reconvencional, nos referimos precisamente a la hoy recurrente, en ese sentido el reclamo de aplicación del art. 252 del Código de Procedimiento Civil no tiene justificación, consecuentemente no existe vulneración del art. 190 de la norma adjetiva civil en el sentido que pretende la demandada recurrente.

c.- Cuando requiere como incurrido en la causal 4) del art. 254 del Código de Procedimiento Civil al señalar que no existiría pronunciamiento sobre el cuestionamiento del derecho y la acción, así como la cosa juzgada bajo el argumento de que se habría interpuesto demanda ordinaria fuera del plazo perentorio previsto por el art. 366-II del Procedimiento Civil, no es evidente ese aspecto, pues el Auto de Vista si se pronunció sobre el tema en los punto 3 y 4, que tenga o no justificación y fundamentación en derecho es un tema a discutir en el fondo y no en la forma, consecuentemente cuando se dice no existir pronunciamiento es un aspecto que difiere del hecho que se considere no esté debidamente fundamentado.Bajo ese razonamiento no es evidente lo denunciado por la recurrente.

No siendo evidentes los extremos denunciados en el recurso de casación en la forma, corresponderá emitir resolución en sujeción a lo previsto por el art. 271-2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo

a).-En este punto de manera genérica se señala la existencia de disposiciones contradictorias e ilógicas, haber incurrido en omisiones y consecuentemente en violación, interpretación errónea y aplicación de la ley; sin embargo esa apreciación es general, sin individualización de qué situación debiera considerarse omitido que pueda verificar la violación de una norma, o que ésta fuera interpretado erróneamente y que ley se aplicó en forma errónea como se afirma; habrá que comprender que al plantear el recurso de casación debe demostrarse objetivamente las vulneraciones denunciadas a fin de que este Tribunal verifique esos aspectos para determinar si en definitiva se concretizaron las denuncias y repararlo con razonamiento correctos, en el caso en cuestión en el punto abordado no se cumple el requisito exigido, no siendo suficiente la alegación del art. 253-2) del Código de Procedimiento Civil, cuando en el contexto se denuncia una vez más contradicción o incongruencia que en la forma ya se resolvió.

b).-“Procederá el recurso de casación en el fondo: 1) Cuando la sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley”, señala el art. 253-1) del Código de Procedimiento Civil; en el caso en cuestión la recurrente pretende la concurrencia de esos elementos, cuando el fallo recurrido no hubiera dado aplicación al art. 366-II del Código de Procedimiento Civil, en consideración a que el proceso ordinario se lo hubiera presentado fuera de los treinta días que la norma fija en caso de haberse interpuesto tercería en proceso ejecutivo a efectos de anular o modificar lo resuelto, mediante proceso ordinario; el Tribunal de segunda instancia, al respecto analizó y arribó a la conclusión que los lotes de terreno demandados estuvieran ubicados en distintos lugares de la zona de la Provincia Quillacollo y la tercería no fue planteado por la co-demandante Edmé Rina Terrazas Hidalgo, y que por ello quedaba intacto su derecho a plantear la presente demanda, señalando además que el fallo que rechazó la tercería en el proceso ejecutivo no dilucidó el fondo de la cuestión de quien fuera el legítimo propietario del aparentemente mismo inmueble, arribando a la conclusión que bajo esos parámetros  no corría el plazo perentorio; el recurso refiere interpretación errónea de la norma citada en primer término, pretendiendo vincular a ese razonamiento el hecho de la existencia de presunción legal y cosa juzgada, aspecto que no tiene mayor fundamentación, pues para ello dice que la codemandada tuviera conocimiento de la existencia del proceso ejecutivo, sin que exista demostración objetiva de ese aspecto la vinculación a una presunta cosa juzgada.

Si bien es cierto que el art. 366 p. II del Código de Procedimiento Civil refiere que las tercerías interpuestas en ejecución de sentencia o en proceso ejecutivo como ocurrió en el caso- “…tendrán valor de cosa juzgada y podrán ser anuladas o modificadas por otro proceso ordinario que deberá formalizarse dentro del plazo fatal de treinta días de ejecutoriado el auto que rechazare la tercería.” Debe considerarse ese entendimiento cuando se ingresó a dilucidar el fondo del derecho propietario como tal, en el caso en cuestión, la resolución dictada por el que conoció la tramitación de la tercería declarándolo improbada, fue bajo el razonamiento de que las propiedades tanto del ejecutado así como del tercerista fueran diferentes, no poniéndose duda sobre su existencia, aun de señalar que existiera coincidencias, sugirió que si hubiera sobre posición debiera acudirse a la Alcaldía Municipal. Si esto es así, se explica que en la demanda iniciada en el caso de autos presente, no se cuestionó el razonamiento del rechazo como tal de la tercería, si aquello hubiera sido así, indudablemente los fundamentos de la demandada reconvencionista tuviera asidero y sería acogido de manera favorable al señalar que no se interpuso demanda en el plazo que señala el art. 366-II del Código de Procedimiento Civil. En el caso como se ha dicho, al no haberse cuestionado el rechazo de la tercería, sino interpuesto demanda ordinaria con otros argumentos, además prevalidos de la existencia de dos derechos propietarios distintos, indudablemente no podía ser acogido la pretensión de la recurrente en el sentido sugerido, consecuentemente el reclamo expuesto carece de fundamento.

c.- Sin embargo de señalar que el Auto de Vista incurriría en la violación de toda la normativa referente a los procesos de ejecución, concreta luego a que presuntamente se vulneraría el art. 1283 y siguientes del Código Civil, esasituación estaría relacionado con el hecho que encuentra contradicción aladeterminación de no corresponder la entrega, este aspecto no es preeminente en razón de lo expresado por la propia recurrente, que señala la existencia de tramitación del proceso ejecutivo en la cual se estaría solicitando el desapoderamiento. No existe contrasentido como se pretende mostrar, pues se demandó posesión, y al disponerse se mantenga esa situación en los fallos cuestionados no existe sino coherencia entre lo demandado y lo probado, aspecto que no puede ser considerado como vulneratorio al art. 190 del Código de Procedimiento Civil, al contrario ajustado al mismo.

d.- La sola mención de que se hubiera causado daños y perjuicios, no habilitan al Tribunal A quo o Ad quem fallar por la declaratoria de su procedencia, más si como en el caso de Autos se declaró improbada aquel pretendido con la fundamentación necesaria, en sentido que no se produjo prueba alguna que pudiera evidenciar aquel aspecto. Se denuncia que el Auto de Vista incurriría en las causales de casación establecidas por el art. 253 inc. 1) y 3), como requisito para su procedencia para aquello se requiere la demostración de que la Sentencia contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, en el primer caso; en el segundo cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho, situación última que debe ser demostrado con documentos o actos auténticos, empero el recurso de casación no cumple con esos requisitos, si bien alega que conforme al art. 984 del Código Civil derivarían de los hechos ilícitos, daños y perjuicios referidos al lucro cesante en el uso y ejercicio de un derecho propietario, nose individualiza como se habría infringido la norma que pudiera adecuarse a los incisos señalados del art. 253 inc. 1) y 3), en sentido de demostrar que normas se habría interpretado erróneamente o aplicado indebidamente, así como que aspectos de la valoración de la prueba constituirían error de hecho y que otros error de derecho.

Bajo esas consideraciones, los puntos cuestionados, no tienen sustento para dar lugar a su pretensión de casar el Auto de Vista y declarar probada la reconvención.

Por lo expuesto corresponde resolver el recurso conforme prevé el art. 271-2) y 273 de la norma adjetiva civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 num. 1) de la Ley del Órgano Judicial y los Arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Pro cedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y en el fondo formulado por Hui Shi por memorial de fs. 577 a 584 vta, contra el Auto de Vista de 05 de febrero de 2014 que corre a fs. 572 a 573vta. Con costas.

Se regulan los honorarios del profesional Abogado en Bs. 1.000.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.        

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.                                                        

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Quinto