TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL


Auto Supremo: 415/2014

Sucre: 04 de agosto2014

Expediente: PT-21-14-S

Partes: Sixto Eulogio Mamani Magne. c/Tito Eulogio Mamani Aguilar.

Proceso: Rendición de cuentas.

Distrito: Potosí.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma interpuesto por Sixto Eulogio Mamani Magne, de fs. 492 a 499 vta, impugnando el Auto de Vista Nº 55/2014 de fecha 27 de marzo 2014, pronunciado por la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí, dentro del proceso de Rendición de cuentas, seguido por Sixto Eulogio Mamani Magne contra Tito Eulogio Mamani Aguilar, la concesión de fs. 505, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, elJuez de Partido Tercero en lo Civil Comercial de la capital, emitió Sentencia de fecha 03de enero  2014, cursante de fs. 443 a 454, por la cual declaró Improbada la demanda de Rendición de cuentas interpuesta por Sixto Eulogio Mamani Magne y Probada la oposición a la rendición de cuentas deducida por Tito Eulogio Mamani Aguilar.

Contra dicha resolución el demandante, interpuso recurso de apelación, motivo por el cual, el Tribunal Departamental de Justicia de Potosí emitió Auto de Vista Confirmando totalmente  la Sentencia.

Resolución que fue notificada a las partes y recurrida en casación por el demandante, el cual presenta recurso de casación en el fondo y en la forma, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En el fondo:

Acusa al Auto de Vista de contener errónea interpretación del instituto de rendición de cuentas, vinculada a la interpretación y validez de los contratos de sociedad y su contra documento., menciona que junto con su hijo llegaron a constituir una minuta de constitución de una sociedad de responsabilidad limitada, la misma que se encuentra protocolizada, con el objeto de realizar la construcción y posterior funcionamiento de una Estación de Servicios Imperial Potosí II) S.R.L. en la localidad de Yocalla Potosí.

Luego de haberse establecido las cuotas de capital, se empezó con el trabajo de la Estación de Servicio y al haber transcurrido más de 2 años de la Constitución de la Sociedad, el administrador quien resulta ser su hijo y ahora el demandado, no rindió cuentas sobre el movimiento económico de la sociedad, mucho menos se llevó acabo asamblea de socios como se establece en el contrato de constitución.

Acusa error de hecho en la confesión del demandado, de la misma forma indica que se comete un error de hecho aberrante al no valorar la constitución de sociedad y solo valorar la constitución de la sociedad unipersonal por que ésta se encuentra registrada. Acusa la infracción del art. 510, 1286 del Código Civil, la no valoración de la documentales de fs. 1 a 2 vta., de fs. 3 a 4, estudio grafológico de fs. 335 a 348 y 386 a 395 los cuales demuestran fehacientemente que se suscribió un contrato de Sociedad Comercial con el demandado.

Documentos que indica el recurrente que en apego a la normativa legal vigente debieron ser valorados, los cuales demuestran que cuenta con todo el derecho de pedir la rendición de cuentas.

En la Forma:

Acusa la infracción del art. 254 núm. 3) y 6) del Código de Procedimiento Civil al emitir el Auto de Vista fuera de plazo y al no referirse a todos los agravios expresados en apelación.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Habiéndose interpuesto el recurso de casación en el fondo y en la forma, daremos respuesta inicialmente al mismo en la forma, toda vez que de ser evidentes las causales anotadas, ya no se ingresaría a considerar el fondo del recurso.

En la forma:

En relación a la perdida de competencia del Tribunal de Alzada, se debe indicar que el art. 204 III) del Código de Procedimiento Civil regla que “Los autos de vista y los de casación se pronunciarán dentro el plazo de treinta días, computables desde la fecha en que se sorteare el expediente”, estableciendo que el plazo para dictar Auto de Vista, en el caso delTribunal colegiado, es desde el sorteo del expediente entre los miembros que componen la Sala especializada.

Que, en el caso de Autos, conforme los antecedentes que informan el proceso, el sortero del expediente entre los miembros de la Sala Civil es en fecha 28 de febrero de 2014, conforme consta el cargo de sorteo a fs. 485 vta., de obrados. Desde la fecha citada hasta el momento de emitir el Auto de Vista, que  data el 27 de marzo de 2014, hubieron transcurrido 27 días, constatando objetivamente que la Resolución de Alzada fue pronunciada dentro el plazo que estipula el art. 204-III del Código de Procedimiento Civil. No obstante a dicha consideración, la parte recurrente debe tomar en cuenta que: “La sanción por el incumplimiento de los plazos procesales en la emisión de las resoluciones debe recaer sobre su infractor, es decir, en los casos en que el Juez es quien incumple los plazos y demora y retarda la justicia, la sanción recaerá sobre él, de ninguna manera ese reproche debiera afectar a las partes, quebrantando aún más el derecho que les asiste a una justicia pronta, oportuna y sin dilaciones…” (A.S. Nº 336/2013 de fecha 5 de julio) Por lo que se entiende que en todo caso que se verificare la perdida de competencia, la sanción no pasa por anular obrados, sino recae sobre el infractor o sea, el Juez o el Tribunal que incumplió los plazos procesales, en ese entendido la interpretación que debe hacerse de lo normado en losarts. 208 y 209 del Código de Procedimiento Civil, debe ser efectuada no desde la literalidad de la norma sino desde los principios y valores constitucionales que orientan la potestad de impartir justicia frente a la labor de la jurisdicción ordinaria, en base al principio de celeridad consistente en el ejercicio oportuno y rápido de la administración de justicia, motivo por el cual el ordenamiento jurídico Procesal Civil, requiere normar plazos y momentos en los que tanto las partes como los Jueces deben desarrollar los actos jurídicos procesales que les corresponde, bajo pena de operar, para las partes, la preclusión al vencimiento de los plazos y etapas procesales y, para los Jueces las sanciones por retardación a que dieren lugar el incumplimiento de los plazos.

Por lo que se concluye que aún siendo cierto que el recurrente hubiese asistido junto con su abogado el 2 de abril de 2014 a horas 18:30 donde se le informó que la resolución no había salido, dicho aspecto como se tiene fundamentado supra no es causal de nulidad de obrados sino de sanción al Tribunal que emitió con pérdida de competencia, situación que en el caso de Autos objetivamente no acontece.

Respecto a que la resolución de alzada fuese infra petita al no pronunciarse sobre la Escritura Pública Nº 886/2010 de 20 de agosto de 2010, referida a una minuta de Constitución de Sociedad de Responsabilidad Limitada y la Escritura Nº 887/2010 referida a un contra documento, se debe considerar que dicha infracción no es fundada debido a que el Tribunal Ad quem de manera correcta no consideró dichas documentales, las cuales dentro de un proceso de rendición de cuentas no corresponde valoración alguna, debido a la finalidad que busca la pretensión del recurrente, por lo cual, dicho aspecto será considerado y explicado dentro del recurso de casación en el fondo.

En el Fondo:

En el marco del recurso y de la revisión de antecedentes, debemos partir primeramente del hecho que estamos frente a un proceso de Rendición de Cuentas declarado contencioso, conforme lo norma el art. 693 del Código del Procedimiento Civil, al ser así nuestra competencia se encuentra abierta a considerar los argumentos expuestos en el recurso de casación, motivo por el cual se debe tener presente que:

El actor ahora recurrente en su demanda principal, demanda la rendición de cuentas conforme lo norma el art. 687 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, así se tiene de la pretensión principal del recurrente (fs. 5 a 7), declarada  contenciosapor lo cual, se remitió obrados al Juez competente; en dicha instancia, el recurrente continuó exigiendo la rendición de cuentas de la Estación de Servicio Imperial Potosí II,al ser así, el Juez A quo estableció en Sentencia que no se probó la Constitución legal de la Sociedad de Responsabilidad Limitada y que sólo se demostró la existencia de la Empresa Unipersonal referida a la Estación de Servicios Imperial Potosí II a nombre del demandado Tito Eulogio Mamani Aguilar.

Al ser así y no existir sociedad alguna, el Juez A quo estableció que el demandado no tiene obligación alguna de rendir cuentas de la Empresa Unipersonal a su nombre, pues a él sólo le incumbe las posibles ganancias o pérdidas que se dieren en su administración, motivo por el cual declaró improbada la demanda de rendición de cuentas.

En ese entendido, el Tribunal Ad quem con similar criterio al del Juez A quo confirmó la Sentencia dictada en obrados, motivo por el cual el recurrente vuelve a acusar que no se valoraron las documentales presentadas por su parte, las cuales demostraría que con el demandado constituyó una Sociedad de Responsabilidad Limitada, motivo por el cual tendría todo el derecho de pedir la rendición de cuentas de la Estación de Servicios Imperial Potosí II.

Al ser así los antecedentes del proceso, se debe tener en cuenta que dentro del proceso de rendición de cuentas no se puede entrar a considerar la validez o no de los documentos firmados por ambas partes para la constitución de la sociedad, es otra la vía para hacer prevalecer dichos documentos, lo que se debate dentro de un proceso de rendición de cuentas es el manejo, la administración de una sociedad, así se tiene razonado en el A. S. Nº 96/2012 de fecha 26 de abril, donde se estableció que: “…la rendición de cuentas, es la obligación que tiene toda persona que ha administrado un bien o un negocio dentro de una sociedad, a fin de presentar un detalle de las operaciones efectuadas, ingresos obtenidos, saldos en contra y toda la documentación de cuanta operación se haya efectuado, todo ello con el fin de definir el estado de lo administrado en el negocio y en su caso determinando responsabilidad.”.Jurisprudencia que fue enriquecida con el fundamento que: “…la noción de rendición de cuentas, presenta un aspecto económico-contable; es decir expone una serie de datos que dan razón del resultado económico de la actividad comercial y supone también un aspecto jurídico, o sea la demostración cabal y documentada de las operaciones con determinados resultados que permiten acreditar que quién realizó la negociación resulta ser deudor o acreedor frente al otro sujeto a quien tiene la obligación de rendir cuentas. (Tratado Teórico-Práctico de Derecho Comercial - Raymundo L. Fernández y Osvaldo R. Gómez Leo).” (A.S. Nº 435/2012 de fecha 15 de noviembre)

En ese entendido, al estar frente a la solicitud de rendición de cuentas de una Empresa Unipersonal a nombre del demandado, lógicamente la pretensión de la parte recurrente no era procedente, toda vez que no existe obligación alguna de rendir cuentas de una propia empresa, en la cual no cuenta con participación alguna el recurrente. Si bien existe documentación que avala la intensión de ambas partes de constituir una sociedad comercial, ésta en la presente causa no tiene relevancia alguna, toda vez que dentro de un proceso de rendición de cuentas no se puede entrar a considerar el derecho que cuenta la parte recurrente, la validez de los documentos adjuntados en la litis, lavaloración del informe pericial efectuado a las firmas del documento y otras pruebas documentales que a criterio del recurrente demostraría la formación de una sociedad comercial.

Si existe o no existe, se constituyó o no la Sociedad de Responsabilidad Limitada bajo la denominación “Imperial Potosí II S.R.L.”, no puede debatirse dentro de un proceso de rendición de cuentas, el cual simple y llanamente está dirigido a eso, a rendir cuentas dentro de una sociedad y la validez o no de dicha sociedad que dice tener el recurrente con el demandado no será considerada en la presente Resolución, debido a que no es la vía para hacer valer sus derechos, debiendo acudir al proceso ordinario donde haga valer los mismos.

Por dicho motivo, la determinación asumida por los Tribunales de instancia de no considerar las documentales acusadas por el recurrente, resulta un criterio correcto, no existiendo error de hecho o de derecho alguno en la valoración de la prueba ni interpretación errónea del instituto de rendición de cuentas por los Tribunales de instancia.

Por lo expuesto corresponde resolver en la forma prevista por los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I numeral 1) de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el  recurso de casación en el fondo y en la forma interpuesto por Sixto Eulogio Mamani Magne, de fs. 492 a 499 vta., impugnando el Auto de Vista Nº 55/2014 de fecha 27 de marzo 2014, pronunciado por la Sala Civil y Comercial del Tribunal Departamental de Justicia de Potosí. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 1000.-

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Quinto.