TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                SALA CIVIL

Auto Supremo: 369/2014                                                                Sucre: 11 de julio 2014                                                        

Expediente:        LP-62-14-S                                                        

Partes: María René Calvo Salguero. c/ Jebner Mauricio Zambrana Durán y Carla

AlejandraZambrana Durán.

Proceso: División y partición de bienes                                        

Distrito: La Paz.


VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 385 a 388 y vta., interpuesto por María René Calvo Salguero, contra el Auto de Vista Nº 415/2013 de fecha 13 de diciembre de 2013, cursante de fs. 376 a 377, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso de División y partición de bienes, seguido por María René Calvo Salguero contra Jebner Mauricio Zambrana Durán y Carla Alejandra Zambrana Durán, la concesión del recurso de fs. 395; los antecedentes del proceso: y:

CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Tramitado el Proceso, laJuezQuinto de Partido en lo Civil y Comercial de la capital, emitió la Sentencia Nº 184/2013, de fecha 13 de mayo de 2013, cursante de fs. 331 a 335 y vta., declarando probada la demanda interpuesta María René Calvo Salguero y en consecuencia resolvió proceder a la división y partición de bienes sucesorios entre los coherederos del de cujus Jebner Burgos Zambrana Román, es decir entre María René Calvo Salguero, Jebner Mauricio Zambrana Durán y Carla Alejandra Zambrana Durán de la siguiente manera: 1 El Departamento del piso 3, departamento 302 del “Edificio Columbia”, por constituirse bien común del de cujus, procederá la división sobre el 50%, correspondiendo a cada uno el 16,66%, excluyendo el otro 50% por ser de exclusiva propiedad de la actora María Rene Conde Salguero. 2 El parqueo ubicado en el edificio Arcadia signado con el Nº ES334, al ser bien propio del de cujus, deberá partirse entre sus herederos en tres partes iguales, correspondiendo a cada uno el 16,66% sobre el 100% del mismo. 3 El lote de inhumación ubicado en el sector Geranios del Cementerio “Jardín” signado con el Nº L-14, al ser igualmente bien propio del de cujus, deberá partirse entre sus herederos en tres partes iguales correspondiendo a cada uno 16,66% sobre el 100% del mismo. 4 El Automóvil marca NISSAN, color azul con placa de control 1604PES, al constituir bien común del de cujus, procederá la división sobre el 50%, debiendo partirse entre sus herederos en tres partes iguales, correspondiendo a cada uno el 16,66%, excluyendo el otro 50% a la actora por ser de su exclusiva propiedad. 5 La línea telefónica consignada con el Nº 2434113, al ser bien propio del de cujus, deberá partirse entre los tres herederos en partes iguales, correspondiendo a cada uno 16,66% sobre el 100%. Con costas

De igual forma la Juez Quinto de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital, emitió Auto complementario de fecha 11 de junio de 2013, cursante a fs. 338 vta., por el que enmienda y complementa la parte resolutiva de la Sentencia Nº184/2013, en los siguientes términos: al punto 2, 3 y 5 del referido fallo, el porcentaje correspondiente a cada una de los herederos es del 33,33% en vez de 16,66% sobre los bienes que en eso puntos se detallan. De igual forma dispuso que en ejecución de sentencia y a fin de hacer posible la partición dispuesta, todos los bienes enumerados e individualizados en el referido fallo sean dispuestos en pública subasta y remate, con las formalidades de ley.

Contra la referida Sentencia y Auto Complementario, Jebner Mauricio Zambrana Durán y Carla Alejandra Zambrana Durán, representados legalmente por Libia Janeth Durán Calderón, interpusieron Recurso de Apelación cursante de fs. 341 a 344 y vta.

En merito a esos antecedentes, la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, emitió el Auto de Vista Nº 415/2013 de fecha 13 de diciembre de 2013, cursante de fs. 376 a 377 y Auto complementario de fecha 13 de enero de 2014, cursante a fs. 382, por el que anuló obrados hasta fs. 65 inclusive, es decir hasta el Auto de relación procesal, disponiendo que laJuez A quo regularice el proceso de acuerdo a los datos del mismo y a las normas legales que rigen la materia.

Resolución que dio lugar al Recurso de Casación en la forma y en el fondo, interpuesto por María René Calvo Salguero, el mismo que se pasa a considerar y resolver.

CONSIDERANDO II:                                                                        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del recurso de casación en la Forma:

Denuncia que en el presente caso ninguna de las partes objetó en su oportunidad, ni apeló el Auto de relación procesal, dando por bien hecho lo actuado, consintiendo tácitamente el mismo; asimismo señala que la jurisdicción de segunda instancia, se abre mediante la deducción temporánea de los recursos por quienes están legitimados para hacerlo, siempre y cuando esta cause agravio, es decir que los actos que no se hayan cumplido dentro de la fase o plazo oportuno adquieren calidad de cosa juzgada, extinguiéndose las facultades procesales que no se ejercieron en su momento, toda vez que los derechos que se encuentran precluídos no pueden retrotraerse en el tiempo. Concluye manifestando que si las partes consintieron plenamente los efectos del acto, no puede ser estas sancionadas con nulidad, salvo que la misma afecte a las normas procesales generales.

Posteriormente denuncia que la línea jurisprudencial en la que se basó el Tribunal de Alzada para anular obrados no tiene relación con las circunstancias, hechos y derechos del presente caso por ser estos diametralmente diferentes, en consecuencia, manifiesta que no operaba la nulidad de oficio, pues el Tribunal de Alzada habría excedido su facultad saneadora al sancionar una conducta estrictamente personal inherente a las partes y a nadie más, pues al no haber reclamado ni impugnado ninguna de las partes, estas se sometieron a los efectos del acto, precluyendo de esta manera el derecho de reclamación, razón por la cual, el mismo no es un vicio de nulidad, porque dicho acto pudo ser objeto de impugnación por las partes y no así por el Juez.

Del recurso de casación en el fondo:

Denuncia que el Auto de Vista y su respectivoAuto Complementario, no consideró, ni resolvió cuestiones de fondo formulado en la apelación por la parte demandada, es decir que no resolvieron el recurso de apelación como correspondía, pues al aperturarse la competencia en base a dicha apelación, este recurso debió ser rechazado y confirmarse la sentencia emitida en primera instancia.

En base a esos antecedentes y de conformidad a los arts. 90, 250, 251, 252, 253 inc.1) y 2), 255 y 257 y demás del Código de Procedimiento Civil,  solicita casar el Auto de Vista impugnado, declarando probada la demanda de división y partición de bienes.

CONSIDERANDO III:                                                        

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Del recurso de casación en la forma:

A tiempo de ingresar en la resolución del recurso, corresponde realizar algunas precisiones pertinentes.

María René Calvo Salguero en fecha 08 de septiembre de 2011, interpuso demanda de División y Partición de bienes, manifestando que en fecha 30 de marzo de 2002 contrajo matrimonio civil con Jebner Burgos Zambrana Román que lamentablemente falleció el 27 de abril de 2011 y que debido a la existencia de los siguientes bienes: Departamento, del piso 3, departamento 302 del Edificio Columba, ubicado en la Av. Arce Nº 2618, zona San Jorge, registrado en DD.RR bajo el Folio Nº 2.01.0.99.0061442; un parqueo, ubicado en calle Pinilla esquina Av. Arce, edificio Arcadia signado con el Nº ES334; un lote de inhumación ubicado en el sector Geranios del Cementerio “Jardín” signado con el Nº L-4; un automóvil marca NISSAN, color azul, placa de control 1604 PES; dos líneas telefónicas consignadas con los siguientes números 2434113 y 2434410 y; bienes muebles que se encuentran en el dpto. 302, piso 3, del edificio Columbia. Bienes que al haber sido adquiridos en vigencia del matrimonio le correspondería el 50% de todos ellos, estando sujeto a división y partición el 50% restante, división que debería realizarse entre la actora y los dos hijos del de cujus, provenientes de una anterior relación, Jebner Mauricio Zambrana Durán y Carla Alejandra Zambrana Durán, por lo que correspondería a cada uno el 16,66% y a la actora el 66,66%. En base a esos antecedentes y de conformidad con lo dispuesto a los arts. 1083, 1103, 1105 y 1233 todos del Código Civil en concordancia con los arts. 671, 672 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, formuló la división y partición de los bienes y en los porcentajes supra mencionados.

Formulada de esta manera la demanda y tramitado el proceso la Juez A quo, emitió Sentencia y Auto complementario declarando probada la demanda de división y partición de bienes, determinando el porcentaje de división que corresponde a cada heredero del de cujus Jebner Burgos Zambrana Román. División que la realizó en virtud a las consideraciones de orden legal y doctrinal, llegando a establecer que los bienes objeto de la litis se constituyen en propios como gananciales, en razón a las fechas de adquisición de los mismos y la vigencia del matrimonio civil del de cujus con la actora.

Resolución que dio lugar al recurso de apelación interpuesto por la parte demanda y que la misma mereció el Auto de Vista Nº 415/2013 y su respectivo Auto complementario emitido por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, Auto por el que se procedió a anular obrados hasta fs. 65 inclusive, es decir hasta el Auto de relación procesal, en virtud a que la actora mediante la demanda de fs. 28 a 30, subsanada a fs. 37 y vta., también solicitó la división y partición de todos los bienes muebles y enseres existentes en el departamento del edificio “Columbia”, razón por la cual, consideró necesario incluir como punto de hecho a probar, la inclusión de dicha pretensión, correspondiendo de esta manera que el proceso sea regularizado, de acuerdo a los datos del mismo y a las normas legales que rigen la materia, teniendo en cuenta el art. 90 del Código de Procedimiento Civil.

De lo señalado y en virtud a lo manifestado por la recurrente, resulta necesario aclarar que si bien el Tribunal Ad quem, en virtud a la permisión establecida en el art. 17 parágrafo I de la Ley Nº025, puede proceder a la revisión de oficio del proceso que se encuentre radicado en esa instancia, empero dicha revisión no es amplia respecto a todos los actos que contiene el proceso, pues lo contrario implicaría la pérdida de objetividad del asunto por la cual fue abierta su competencia, más aun si en el caso de Autos, la inclusión como hecho a probar de los bienes y enseres que se encontrarían en el Departamento 302 del Edificio “Columbia” no fue reclamada oportunamente por la parte afectada, ni cuando se notificó con el Auto de relación procesal y mucho menos cuando tuvo conocimiento de la sentencia que en su parte resolutiva no hace mención alguna a los referidos enseres, por lo tanto, si la parte que se sintiera perjudicada con dicha resolución, en este caso la parte actora, no reclamó oportunamente dicha situación, no corresponde la nulidad de obrados dispuesta por el Tribunal de Alzada, que excedió el límite de su poder revisor y sancionador que le otorga el art. 17 parágrafo I de la Ley 025 y sin la observancia de los principios que rigen las nulidades procesales.

En base a lo manifestado y en aplicación del art. 106 parágrafo I del Código Procesal Civil, de la revisión del presente proceso, se deduce que al ser la problemática de la demanda el porcentaje de división de los bienes, que al parecer de la actora le correspondería el 66,66% de todos los bienes del de cujus por su condición de viuda y a los dos hijos del de cujus a 16,66% para cada uno, bajo el argumento que los bienes al haber sido adquiridos en vigencia del matrimonio de la actora con el de cujus, los mismos se constituyen en bienes gananciales correspondiéndole a la actora el 50% del total más el 16,66% del otro 50%, restante que debe dividirse junto con los dos herederos (hijos) de Jebner Burgos Zambrana Román. Del análisis de la pretensión formulada por la actora, se deduce que previamente a la división y partición de bienes, corresponde el reconocimiento como bien ganancialicio de los bienes en disputa, proceso que debe ser conocido por el Juez en el ámbito familiar. Consecuentemente, correspondía a la Juez A quo, observar su competencia para conocer el presente proceso, pues los Jueces en materia Civil, carecen de competencia para determinar la ganancialidad o no de un bien inmueble adquirido en vigencia del matrimonio, por lo tantoal ser la competencia considerada como la potestad que tiene un Juez para ejercer la jurisdicción en un determinado asunto, tal como lo establece el art. 12 de la Ley 025, y al ser considerada esta de orden público, es decir de interés público, se constituye de interés general para la sociedad y por ende de cumplimiento obligatorio, por lo que la infracción a la misma se encuentra sancionada con nulidad conforme lo establece el art. 122 de la Constitución Política del Estado, cuyo texto señala: Son nulos los actos de las personas que usurpen funciones que no les competen, así como los actos de las que ejercen jurisdicción o potestad que no emane de la ley”.

En virtud a lo manifestado y en aplicación a lo establecido en el art. 106 parágrafo I del Código Procesal Civil, cuyo texto señala: “La nulidad podrá ser declarada de oficio o a pedido de parte, en cualquier estado del proceso, cuando la ley la califique expresamente” y el art. 17 parágrafo I de la Ley 025 que establece la revisión de oficio de las actuaciones procesales, normas con relación al art. 122 de la Constitución Política del Estado, corresponde anular obrados hasta fs. 38 (Auto de admisión de la demanda), puesto que la Juez A quo carece de competencia para determinar la ganancialidad o no de los bienes objeto de la litis, por lo que en aplicación de lo señalado en la última parte del art. 380 del Código de Familia cuyo texto refiere: “En caso de plantearse una cuestión civil que emane de otra familiar será competente para conocer de ella el Juez de familia” en el caso de Autos, corresponde previamente dilucidar una cuestión de índole familiar, es decir resolver en principio si los bienes que la actora pretende la división, corresponde o no a la comunidad de gananciales, pues dicha resolución determinará el porcentaje de división de los bienes que corresponde a cada heredero del de cujus Jebner Burgos Zambrana Román.

Del recurso de casación en el Fondo:

En virtud a la resolución anulatoria que asume este Tribunal no corresponde considerar el recurso de casación enel fondo, más aun si el mismo se dedujo contra un Auto de Vista anulatorio de obrados.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I. núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los arts. 106 del Código Procesal Civil y arts. 271 núm. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil, ANULA todo lo obradohasta fs. 38 (Auto de admisión de la demanda), disponiendo que la parte actora, acuda ante la Autoridad competente para conocer la pretensión que deducen.

No siendo excusable el error, se impone multa de un día de haber a los miembros del Tribunal que emitió el Auto de Vista, quienes al haber ejercido de oficio la facultad de revisión, debieron en principio advertir la incompetencia del Juez A quo. A ese fin notifíquese a la Dirección General Administrativa y Financiera.

En atención a lo previsto en el art. 17 parágrafo IV de la Ley Nº 025, hágase conocer la presente Resolución al Consejo de la Magistratura a los fines consiguientes de ley.

Se regula honorarios del abogado en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Cuarto.