TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                           S A L A   C I V I L 



Auto Supremo: 362/2014

Sucre: 11 de julio 2014

Expediente: CB-43-14-A

Partes: Ofelia García Vda. de Torrico y Bertha Ruth García de Palacios.

            c/ Hernán Terán Rivas.

Proceso: Nulidad de declaratoria de herederos y mejor derecho por vocación

              hereditaria.

Distrito: Cochabamba.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo, interpuesto por Omar Terán Villanueva en representación de Hernán Terán Rivas, cursante de fs. 33 a 34 contra el Auto de Vista de 24 de enero 2014 de fs. 26 a 27 de obrados, emitida por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso ordinario de Nulidad de declaratoria de herederos y mejor derecho por vocación hereditaria interpuesto por Humberto Trigo Guzmán en representación de Ofelia García vda. de Torrico y Bertha Ruth García de Palacios contra Hernán Terán Rivas, el Auto de concesión de fs. 45, los antecedentes procesales; y,


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, tramitada la causa, el Juez Octavo de Partido en lo Civil y Comercial de la capital en suplencia legal, emitió el Auto de fecha 08 de febrero de 2012, cursante a fs. 12, rechazando la solicitud de perención de instancia impetrada por Omar Terán Villanueva en representación de Hernán Terán Rivas.


Deducida la apelación por el demandado, ésta fue concedida en el efecto devolutivo y remitida ante Tribunal de Segunda Instancia como es la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, que mediante Auto de Vista de 24 de enero de 2014 confirmó el Auto apelado, con costas.

Ante la determinación adoptada por el Ad quem, el demandado interpuso recurso de casación en el fondo, conforme consta de fs. 33 a 34, mismo que se pasa a considerar.


CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


1.- Acusa violación del Art. 309 del CPC, ya que la perención de instancia afectaría la competencia del Juez, porque si esta resulta probada no podría continuar con la sustanciación del proceso, citando jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia, para  fundamentar su agravio, en el sentido que el Auto de Vista recurrido en los parágrafos tercero y cuarto de su segundo considerando, se cometen infracciones en cuanto a la significación del término “ultima Actuación”, manifestando que se referiría a quien corresponde actuar y ejecutar y a quien corresponde la responsabilidad de cada acto procesal, y que de acuerdo a la norma esa responsabilidad le compete exclusivamente a las partes  pues seria para ellas que la ley previene sus obligaciones, en este sentido el Auto de Vista se equivocaría a tiempo de realizar el computo de los seis meses confundiendo su razonamiento sin advertir de que responsabilidad y de quien provendría cada actuación. Con esa confusión interpretarían erróneamente  la norma citada como infringida ya que la perención se computaría desde la última actuación que en el caso en particular seria  la presentación del memorial de fs. 6 del legajo en fecha 14 de febrero de 2011 y en consecuencia habría operado la perención el 14 de agosto de 2011.

Finalmente, solicita se Case el Auto de Vista recurrido  con las sanciones de ley y sea declarada operada la perención de instancia.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Con relación al punto impugnado, a efectos de resolver el recurso planteado con la suma de que fuera en el fondo, es necesario realizar las siguientes puntualizaciones.

De  la  revisión de antecedentes se tiene que el demandado solicitó la perención de instancia mediante memorial de 26 de enero de 2012, solicitud que fue rechazada por Auto de 08 de febrero de 2012, ante esta resolución interpuso apelación que fue concedida en el efecto devolutivo ante el Tribunal de Alzada quienes mediante Auto de Vista de 24 de enero de 2014 confirmaron el Auto Apelado.

Ahora bien, establecido lo anterior corresponde señalar que los efectos de la apelación, según el art. 223 del CPC complementado por el art. 20 de la ley 1760, son tres: suspensivo, devolutivo y diferido: el efecto suspensivo, suspende la competencia del juez, impidiendo la ejecución de la sentencia o auto definitivo que da fin al proceso, el devolutivo permite continuar la tramitación del proceso de manera normal sin perjuicio de que el recurso que se interponga interrumpa el mismo, y por último el diferido que permite que sin perjuicio del cumplimiento de la resolución apelada, se reserve la concesión de la alzada hasta el estado de una eventual apelación de la sentencia para su resolución de manera conjunta. 

En el caso en análisis, la apelación en el efecto devolutivo fue concedida de acuerdo al art. 225 inc. 3) del CPC, que dice: “De los autos interlocutorios que se pronunciaren durante la sustanciación de los procesos y contra los cuales la ley admitiere este recurso”, por lo que se entiende que el trámite de la apelación en el efecto devolutivo es breve, por lo que está calificado para resoluciones urgentes y de menor transcendencia en el proceso, fundamentos que determinan que el Auto de Vista de 24 de enero de 2014 no es susceptible de impugnación vía recurso de casación, por ser una resolución que no está comprendida dentro de ninguna de las causales de procedencia establecidos por el art. 255 del CPC, ya que el A quo dictó el Auto de 08 de febrero de 2012 rechazando la perención de instancia, que al ser confirmado por el Ad quem mediante el Auto de Vista de 24 de enero de 2014, no constituye un Auto definitivo que ponga fin al proceso, conforme lo establece para la procedencia del recurso de casación el art. 255 núm. 3) del CPC.

En este entendido se debe señalar, que al haber incurrido el recurrente en este tipo de desaciertos, el recurso de casación en el fondo interpuesto contra el Auto de Vista de 24 de enero de 2014 no corresponde ser analizado, al no encontrarse dentro de las causales de procedencia previstas en el art. 255 del CPC, situación que no permite la apertura de competencia de este Supremo Tribunal y por consiguiente, extraña que el Ad quem no haya realizado una adecuada valoración de los actuados procesales, procediendo a conceder el recurso extraordinario de casación contra resoluciones que la ley no admite, por lo que el recurso de casación en el fondo deviene en improcedente y por consiguiente no amerita realizar mayor análisis sobre el fondo del mismo.

Por todo lo manifestado, corresponde a este Tribunal resolver conforme señala el art. 271-1) y 272-1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 num. 1) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Omar Terán Villanueva en representación de Hernán Terán Rivas, cursante de fs. 33 a 34, contra el Auto de Vista de 24 de enero 2014 de fs. 26 a 27 de obrados.

Se exhorta al Tribunal ad quem a observar la facultad prevista por el art. 262 num. 3) del Código de Procedimiento Civil.

Sin costas por no existir respuesta.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Duran

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Cuarto