TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA  CIVIL


Auto Supremo: 360/2014

Sucre: 03 de julio 2014

Expediente: SC-40-14-S

Partes: Regina MéndezLenis. c/ Santiago Tito Lenis y Francisca Martínez de Tito.

Proceso: Acción negatoria.

Distrito: Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 249 a 267 yvta., interpuesto por Santiago Tito Lenis y Francisca Martínez de Tito contra el Auto de Vista Nº 14/2014 de 10 de enero de 2014 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, cursante de fs. 246 a 247 yvta., en el proceso de Acción negatoria,seguido por Regina MéndezLeniscontra Santiago Tito Lenis y Francisca Martínez de Tito; el Auto de concesión de fs. 269, los antecedentes del proceso, y;


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Juez Segundo de Partido Mixto, Liquidador y de Sentencia de Camiri - Santa Cruzdicta Sentencia de 15 de julio de 2013, cursante de fs. 214 a 218, declarando Probada la demanda de acción negatoria de fs. 11 a 12 y vta., deducida por Regina Méndez Lenis contra Santiago Tito Lenis y Francisca Martínez de Tito, e Improbada la demanda reconvencional de Restitución de precio pagado y resarcimiento de daños y perjuicios de fs. 30 a 36 y vta.en todas sus partes deducida por Santiago Tito Lenis y Francisca Martínez de Tito contra.

Resolución que es apelada por los demandadosSantiago Tito Lenis y Francisca Martínez de Tito, por escrito de fs. 222 a 238,que merece el Auto de Vista Nº 14/2014 de 10 de enero de 2014, cursante de fs. 246 a 247 yvta., que confirma en todas sus partes la Sentencia apelada de 15 de julio de 2013. Resolución de Alzada que es recurrida de casación en la forma y en el fondo por los demandadosSantiago Tito Lenis y Francisca Martínez de Tito, que merece el presente análisis.


CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN.

En la forma:

1.- El recurrente acusa que el Auto de Vista impugnado violentó el art. 236 del adjetivo civil al no respetar el principio de pertinencia o congruencia que debe presidir la redacción de todo Auto de Vista.

2.- Que el Auto de Vista en ningún momento se pronuncia sobre el agravio consistente en la omisión de pronunciamiento de la A quo sobre la pretensión reconvencional.

3.- Que el Auto de Vista contiene una redacción de formulario que puede ser aplicable a cualquier tipo de proceso: “La Jueza A-quo valoró correctamente las pruebas y aplicó adecuadamente el derecho…”.

4.- Que el Auto de Vista es nulo porque no se pronunció sobre el agravio consistente en la omisión de pronunciamiento de la A quo sobre pruebas esenciales presentadas por la defensa.

5.- Que el Auto de Vista es nulo porque no se pronunció sobre el agravio consistente en la ilegalidad de las pruebas de cargo.

6.- Que el Auto de Vista es nulo porque no responde a los agravios vertidos en el memorial de apelación, lo cual al margen de quebrantar el art. 236 del Código de Procedimiento Civil atenta contra nuestro derecho de petición protegido por el art. 24 de la Constitución Política del Estado Plurinacional.

Al haber planteado el recurso de casación en la forma solicita que el Tribunal Supremo se sirva pronunciar Auto Supremo Anulatorio del Auto de Vista por haber infringido y violentado el art. 236 del Código de Procedimiento Civil y se ordene en consecuencia que el Ad quem pronuncie un nuevo Auto de Vista respetando el principio de pertinencia.

En el fondo:

1.- El recurrente denuncia que al pronunciar el Auto de Vista impugnadoel Ad quem incurrió en error de hecho en la valoración de la prueba documental puesto que no se asignó valor al acervo documentario presentado por su parte.

2.- Que al pronunciar el Auto de Vista el Ad quem incurrió en error de derecho en la valoración de la prueba documental presentada por su parte al no otorgarle el valor que le otorga la ley.

3.- Que al pronunciar el Auto de Vista el Ad quem incurrió en error de hecho al valorar la confesional de contrario porque no le atribuyó mérito a su declaración confesoria.

4.- Que al pronunciar el Auto de Vista el Ad quem incurrió en error de derecho al valorar la confesional de contrario puesto que no le atribuyó el valor que le otorga la ley.

En cuanto al recurso de casación en el fondo, respetuosamente pide que habiéndose constatado la existencia de error de derecho y error de hecho en la valoración de las pruebas demostrables por documentos auténticos se pronuncie Auto Supremo Casando el Auto de Vista y deliberando en el fondo se sirvan declarar improbada la demanda principal y probada la reconvencional.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En la forma:

De manera introductoria es conveniente señalar que el memorial de casación se encuentra presentado en forma desordenada lo que hace confuso e ininteligible su fundamentación y contenido, hechos atribuible ala parte recurrente, por que incumple con la forma de presentación y con lo dispuesto por el art. 258 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil.

1.Sobre los agravios de forma acusados por la parte recurrente corresponde señalar que toda Resolución judicial debe guardar la debida congruencia, de la cual emergen dos reglas esenciales que son: a) decidir sólo sobre lo alegado y debatido; y b) decidir sobre todo lo alegado y debatido.

La inobservancia de estas reglas conllevan incongruencia, que a decir de la doctrina se diferencian en: incongruencia positiva, que es aquella en la que el juzgador extiende su decisión más allá de los límites del problema judicial que le fue sometido a su consideración; o la incongruencia negativa, cuando el juzgador omite el debido pronunciamiento sobre alguno de los términos del problema judicial. En ésta última, encontramos la denominada “citrapetita”, que resulta  de la omisión de alguna de las pretensiones deducidas en proceso, y en materia recursiva puede darse el caso de omitir en la Resolución algún punto de agravio o de impugnación.

Es así que una Resolución judicial, en mérito al principio de congruencia, debe reunir la coherencia procesal necesaria, que en el caso de la apelación, encuentra su fuente normativa en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, que a saber se resume en el aforismo “tantum devolutum quantum appellatum”, es devuelto cuanto se apela, que establece el límite formal de la apelación en medida de los agravios propuestos en la impugnación, en otras palabras, la función jurisdiccional del órgano de revisión en doble instancia se ve contenido a lo formulado en la apelación por el impugnante.

En el presente caso, el Auto de Vista cumple con el art. 236 del adjetivo civil y con el principiode congruencia, porque se refiere a cada uno de los agravios formulados por el ahora recurrente en su memorial de apelación, conforme se evidencia del punto 5 del primer considerando, así como del segundo considerando de la Resolución de Alzada donde el Ad quem de manera expresa menciona y examina cada uno de los fundamentos de la apelación.

2. Sobre este agravio, el Tribunal de Alzada en el primer considerando en punto 5, inciso b), así como en el segundo considerandode la Resolución de Alzada claramenteseñala: “b).- No haber analizado el memorial de contestación y de reconvención;…b).- Que los demandados Santiago Tito Lenis y Francisca Martínez de Tito, en el presente proceso no probaron de manera razonada tener algún derecho real sobre el inmueble antes mencionado y objeto del presente proceso…Es más, se evidencia de los hechos a probados redactados en la Sentencia, que la Jueza a quo, tomó en cuenta la demanda principal, la contestación a la demanda y la reconvención…”. Pronunciándose de ésta manera sobre la pretensión reconvencional y el agravio fundamentado en apelación, cumpliendo de esta manera con el principio de pertinencia y congruencia extrañado por el ahora recurrente.

3.En éste contenido a más de una mención incompleta no especifica el agravio que hubo sufrido el ahora recurrente incumpliendo de esta manera lo dispuesto por el art. art. 258 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil.

4.En esta parte, de manera expresa en el inciso c) del punto 5 del primer considerando, e inciso d) del segundo considerando del Auto de Vistase imprime: “c).- Incorrecta valoración de las pruebas de descargo…; d).-“…por el contrario los demandados Santiago Tito Lenis y Francisca Martínez de Tito, en su calidad de reconvencionistas no produjeron las suficientes pruebas válidas, firmes y razonables para demostrar la entrega de los $us. 1.200…que además valoró razonadamente toda y cada una de las pruebas ofrecidas y producidas en el proceso, que son esenciales y decisivas…Nótese, que los recurrentes alegan como agravio la incorrecta valoración de las pruebas, sin aludir de forma expresa que reglas de la sana crítica se vulneraron”. Respondiendo de ésta manera el Tribunal de Alzada a la presunta omisión de pronunciamiento por parte de la A quo sobre las pruebas esenciales de descargo.

5. Asimismo sobre la presunta ilegalidad de las pruebas de cargo, en el mismo inciso d) del segundo considerando el Tribunal de alzada establece:” d).-…que la demandante Regina Méndez Lenis, cumplió con la carga de probar en el proceso sus pretensiones de que se niegue todo derecho de propiedad a favor de los demandados y consecuentemente se reconozca su derecho propietario legalmente probado, respecto a los puntos de hecho a probar establecidos en el auto en que trabó la relación procesal, conforme lo establece el art. 375 del CPC. Nótese, que por el contrario los demandados Santiago Tito Lenis y Francisca Martínez de Tito,en su calidad de reconvencionistas no produjeron las suficientes pruebas válidas, firmes y razonables para demostrar la entrega de los $us. 1.200…menos aún los daños y perjuicios ocasionados supuestamente por la demandante…que además valoró razonadamente toda y cada una las pruebas ofrecidas y producidas en el proceso que son esenciales y decisivas…que los recurrentes alegan como agravio la incorrecta valoración de las pruebas, sin aludir de forma expresa que reglas de la sana crítica se vulneraron”. Pronunciándose de ésta manera sobre la presunta ilegalidad de la prueba de cargo producida, yconcretando que la A quo ha valorado correctamente toda la prueba producida.

6. Como se ha analizado, el Ad quem en el Auto de Vista ha examinado cada uno de los agravios fundamentados por el ahora recurrente en su memorial de apelación, es más en el inciso a) y d) del referido considerando ha establecido que está probado de forma indubitable que la propietaria del bien inmueble objeto de litigio es la demandante Regina MendezLenis y que los demandados en el presente proceso no probaron de manera razonada tener algún derecho real sobre el inmueble mencionado, por lo que ha resuelto confirmando en todas sus partes la Sentencia apelada, de esta manera ha dado respuesta tanto en la parte considerativa como resolutiva a cada uno de los agravios descritos en la apelación,cumpliendo de ésta manera conforme se ha referido precedentemente con el principio de congruencia y con lo determinado por ley, por lo que no existe en dicha determinación infracción que amerite nulidad.

Consiguientemente en conclusión podemos manifestar que el Ad quem al haberse referido a cada uno de los agravios y resuelto los mismos en el Auto de Vista ha cumplido con el principio de congruencia, con el art. 236 del Código de Procedimiento Civil y con el art. 24 de la Constitución Política del Estado Plurinacional. Por lo mismo en esta parte no son evidentes los agravios acusados por la parte recurrente.

Por lo referido, el recurso de casación en la forma interpuesto por el recurrente se enmarca en lo determinado por el art. 271 num. 2), y 273 del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo:

Como se ha referido precedentemente el memorial de casación se encuentra presentado en forma desordenada lo cual hace confuso e ininteligible su fundamentación y contenido, hechos estos que son atribuibles a la parterecurrente, porque de principio incumple con la forma de presentación y con lo dispuesto por el art. 258 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil.

Por otro lado, si bien en el recurso de casación en el fondo la parte recurrente acusa error de hecho y derecho en la valoración de la prueba documental presentada y en el valor otorgado a la confesión prestada por la parte actora. Empero, los argumentos que fundamentan dicho recurso y petitorio final son confusos y hasta contradictorios, porque fundamenta aspectosde forma en el recurso de casación de fondo, confundiendo de manera incoherente estos dos Institutos.

Asimismo,no se específica en que consiste el error de derecho o el error de hecho, tampocovincula éste último a ningún documento o acto auténtico que demuestre la equivocación manifiesta en que hubiere incurrido el juzgador conforme la exigencia de la segunda parte del inc. 3) del art. 253 del Código de Procedimiento Civil, e inciso 3) del art. 258 del mismo adjetivo civil.

Al respecto, es importante referir que el recurso de casación asume dos formas, recurso de ¨casación en el fondo¨ y ¨casación en la forma¨ que si bien parecen similares, cada uno de ellos tiene realidad procesal y naturaleza distinta. El primero se relaciona con el error ¨in judicando¨ que es el que afecta al contenido del proceso, es decir a sus fundamentos sustanciales, cuando las leyes sustantivas son vulneradas y se interpone cuando se advierte que existen errores de fondo, debiendo ajustarse a las causales establecidas en el art. 253 del Código de Procedimiento Civil cuya resolución, si resultan ser ciertas y evidentes las infracciones acusadas en el recurso, casa, el Auto de Vista, dictando nueva sentencia que resuelva el fondo del litigio, en base a una correcta valoración de la prueba y la aplicación o interpretación de la ley.

De igual manera se debe resaltar que en el presente acápiteno se ha observado los requisitos exigidos por el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, a tiempo de su interposición, careciendo el recurso de técnica recursiva que amerita, defectos que impiden que se abra la competencia de éste Tribunal Supremo de Justicia para pronunciarse sobre el recurso planteado en el fondo.


En consecuencia corresponde a éste Tribunal fallar de conformidad a los arts. 271 num.1) con relación al art. 272 del Código de procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I num. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los Arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO elrecurso de casación en la forma, y conforme a  los arts. 271 núm. 1) y art. 272 num. 2) del mismo cuerpo legal, declara IMPROCEDENTE, el recurso de casación en el fondo, ambos de fs. 249 a 267 yvta., interpuesto por Santiago Tito Lenis y Francisca Martínez de Tito contra el Auto de Vista Nº 14/2014 de 10 de enero de 2014 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz. Sin costas por no existir contestación.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Cuarto