TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA  CIVIL


Auto Supremo: 345/2014

Sucre: 01 de julio        2014

Expediente: O 18 14-S

Partes: Florinda Villca Villca de Mollo y René Eliodoro Mollo Yucra. c/ Fidel

Quispe Calizaya, Víctor García Mariño, Glicerio Villca Villca y Martín

Enrique Soruco Vidal en representación de Fondo Financiero Privado

para el Fomento a Iniciativas Económicas S.A. (FFP FIE S.A)

Proceso: Nulidad de escrituras públicas y registros en derechos reales y otros.

Distrito:Oruro.


VISTOS: El recurso de casacióninterpuesto por Florinda Villca Villca de Mollo y René Eliodoro Mollo Yucra de fs. 879 a 879 vta., de obrados, en contra del Auto de Vista Nº 20/2014 de 11 de febrero de 2014, cursante de fs. 870 a 877, pronunciado por la Sala CivilPrimera del Tribunal Departamental de Justicia deOruro, dentro del proceso ordinario sobre nulidad de escrituras públicas y registros en derechos reales y otrosseguido por Florinda Villca Villca de Mollo y René Eliodoro Mollo Yucra contra Fidel Quispe Calizaya, Víctor García Mariño, Glicerio Villca Villca y Martín Enrique Soruco Vidal representación de Fondo Financiero Privado para el Fomento a Iniciativas Económicas S.A. (FFP FIE S.A); la respuesta de fs. 883 a 883 vta.; el Auto de Concesión de fs. 887;los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:                                                        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Mediante demandade fs. 136 a 138 vta., y 142-142 vta., Florinda Villca Villca de Mollo contra René Eliodoro Mollo Yucra, adjunto literales de fs. 1 a 73, señalan que mediante supuesta minuta de 13 de enero de 1988, habrían efectuado la venta de su bien inmueble en favor de Fidel Quispe Calizaya, quien consiguió protocolizar el 11 de febrero de ese año, y registrarlaen Derechos Reales. Tiempo después, Fidel Quispe Calizaya y Víctor García Mariño, (supuesto nuevo propietario), aparentaron otra transferencia según Escritura Pública Nº 80/1988 registrando en Derechos Reales, y posteriormente, otra nueva transferencia esta vez entre Víctor García Mariño en favor de Glicerio Villca Villca, según Escritura Pública y registrado en Derechos Reales,constituyéndose en supuesto propietario del inmueble y autor intelectual de las trasferencias ya que sin autorización de ellos recogió el título de propiedad del inmueble de una Casa de Empeños que le sirvió para efectuar esas ventas fraudulentas obteniendo un préstamo del Fondo Financiero Privado FFP FIE S.A., con la garantía del inmueble gravado bajo la partida Nº 2970 en el año 2000. Ante el incumplimiento de la obligación dicha entidad demandó acción coactiva civil, y en etapa de ejecución de sentencia les buscaron para notificarles y fue donde se enteraron recién de todas estas acciones, por tanto, no existió su consentimiento por desconocimiento del negocio jurídico; al faltar el objeto, la causa, la forma el acto jurídico es nulo de pleno derecho. Por tanto, demandan la nulidad de la Escritura Pública Nº 175/88 de 11 de febrero de 1988, y registrado en Derechos Reales bajo la partida Nº 174 en 1988; Escritura Pública Nº 80/1991 de 24 de enero de 1991, registrado en Derechos Reales bajo la partida Nº 202 en 1991, partida Nº 888 de 1991 con Matricula Nº 4.01.1.01.0001094 y consiguiente Escritura Pública, así como la nulidad de la Escritura Pública Nº 558/2000 y registrado en Derechos Reales con la partida Nº 2970 en el año 2000, en virtud de los arts. 452-1) y 3), 549-2) y 3) y 552 del Código Civil.

Mediante Sentencia de 14 de octubre de 2011, de fs. 824 a 829 vta., el Juez de Partido Tercero en lo Civil de la ciudad de Oruro, declaró Improbada la demanda en todas sus partes con condenación de costas.

A través del Auto de Vista Nº 20/2014 de 11 de febrero de 2014, los Vocales de la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Oruro, resolvieron Confirmar la Sentencia; fallo de segundo grado que es recurrido en casación en el fondo y en la forma por los demandantes.

CONSIDERANDO II:                                                                        DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El recurso de casación se resume en lo siguiente:

Recurso de Casación o Nulidad en el Fondo, conforme al art. 253 incs. 1), 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil:

  1. Alegan error en la apreciación de las pruebas en el Auto de Vista (fs. 870 a 877), debido a que lo resuelto en Sentencia les priva de otro medio para la protección inmediata de los derechos suprimidos.
  2. Acusan de interpretación errónea o aplicación indebida de la Ley toda vez que se vulneraron las normas procesales sin tener el verdadero fundamento de hecho y derecho, sin ningún tipo de apoyo legal que le haga sostenible.
  3. Arguyen disposiciones contrarias siendo que la apelación constituye el más importante recurso ordinario y es el remedio tendiente a obtener que un Tribunal jerárquico revoque o modifique una Resolución judicial errónea en la aplicación del derecho o en la apreciación de los hechos o de la prueba.

Con dichos antecedentes, los recurrentes piden se Case el Auto de Vista recurrido en cuanto a la nulidad de Escritura Pública y otros, y en el fondo declaren la Nulidad del mencionado Auto de Vista.

CONSIDERANDO III:                                                        

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El recurso de casación está dirigido a lograr que el máximo Tribunal revise y reforme o anule las resoluciones expedidas en apelación que infringen las normas de derecho material, las normas que garantizan el derecho al debido proceso o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

Conforme al art. 250 del Código de Procedimiento Civil, el recurso de casación puede ser planteado en el fondo o en la forma o en ambos a la vez. Cuando se interpone en la forma “error in procedendo", o de procedimiento, la fundamentación debe adecuarse a las causales y previsiones contenidas en el art. 254 del citado cuerpo legal, y está orientado a que el Tribunal Supremo constate la existencia de errores formales en la resolución impugnada o de procedimiento en la sustanciación de la causa que conlleven la afectación del debido proceso, en ese caso la pretensión recursiva está orientada a la nulidad de la resolución impugnada o la nulidad de obrados; cuando se plantea en el fondo, por errores en la resolución de fondo del litigio "error in judicando", los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el art. 253 de la misma norma y está orientado a que el Tribunal Supremo revise el fondo de la resolución del litigio, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución que resuelva el fondo del litigio.

En ambos casos, inexcusablemente debe darse cumplimiento al mandato del art. 258 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, estas especificaciones deben hacerse concretamente en el memorial de recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente, tomando en cuenta que el recurso de casación en el fondo y el de forma son dos medios de impugnación distintos, que persiguen igualmente finalidades diferentes.   

Cuando se interpone recurso de casación en el fondo, lo que se busca es que se deje sin efecto un Auto de Vista o Sentencia que han sido dictados con infracción de ley o porque han incurrido en errores de hecho o de derecho en la apreciación de la pruebas, en este sentido, lo que se pretende es que el Tribunal de Casación deje sin efecto dicha resolución, es decir, Case el fallo recurrido -Auto de Vista o Sentencia- y en lo principal, reponga las normas violadas o conculcadas; en cambio, cuando se interpone recurso de casación en la forma, lo que se busca es que el Tribunal de Casación revise los errores formales o de procedimiento que el Tribunal de Apelaciones no ha advertido, en ese sentido, lo que se pretende es la nulidad de obrados. Si el recurso de casación se plantea en ambos efectos, debe inexcusablemente especificarse las causales de fondo y las causales de forma, disgregándolas y exponiéndolas con claridad de conformidad al art. 258 núm. 2) relativo a los requisitos del recurso de casación, buscando con el recurso de casación en el fondo, que el Máximo Tribunal case la resolución recurrida, y con el recurso de forma, anule el proceso o la resolución recurrida.

En el caso que se analiza, puede observarse que los recurrentes mediante memorial de fs. 879 a 879 vta., señalan en la suma o síntesis del recurso expresamente lo siguiente: “Interpone Recurso de Casación o Nulidad en el Fondo y en la Forma”,posteriormente, en el desarrollo del recurso bajo el rótulo I. Recurso de Casación o Nulidad en el Fondo, se remiten al art. 253 incs. 1), 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, y en el petitorio, concluyen pidiendo que se case el Auto de Vista y a la vez, piden la nulidad del mismo.

Como puede apreciarse, el recurso ha sido formulado bajo una deficiente técnica recursiva debido a que, en principio, los recurrentes han confundido el recurso de casación en el fondo o recurso de casación propiamente dicho, con el recurso de casación en la forma o recurso de nulidad, constituyendo ambas dos formas distintas con diferentes causales para recurrir en casación, que persiguen finalidades diferentes; segundo, porque contradictoriamente piden que se case y anule el Auto de Vista, petición que resulta en una incongruencia ya que lógicamente si el Tribunal de casacióndispone la nulidad por errores formales en la resolución impugnada o en el proceso, ya no puede ingresar a conocer el asunto de fondo, y si casa el Auto de Vista no podría materialmente anular obrados, sería incoherente; formulado el recurso bajo las deficiencias anotadas supra, deviene en improcedente.

De otro lado, en el punto “Recurso de casación o nulidad en el fondo”, los recurrentes señalan que el Auto de Vista Nº 20/2014 contiene error en la apreciación de las pruebas, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley y disposiciones contrarias, conforme a las previsiones contenidas en el art. 253 incs. 1), 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil. En ese sentido, alegan:

Error en la apreciación de las pruebas; los recurrentes cuando acusan de error en la apreciación de la prueba no señalan qué o cuáles son las pruebas que habrían sido apreciadas o valoradaserróneamente, ello implica que mínimamente debería individualizarse aquellas pruebas y luego, señalarse en qué fojas del expediente cursan las mismas, pero asimismo, debería indicarse con claridad en qué errores de hecho o de derecho se han incurrido en esa apreciación de las pruebas.

Como puede observarse, no resulta una tarea sencilla alegar error en la apreciación de la pruebasi por lo menos no se han cumplido los supuestos que la norma establece que consiste en la demostración del error de derecho o error de hecho en que se ha incurrido en esa apreciación, más aun cuando este últimodebe demostrarse a través de documentos o actos auténticos que acredite manifiestamente la equivocación del juzgador.

En ese sentido, los recurrentes en su primer agravio se limitan a señalar que ha existido error en la apreciación de la prueba, empero, haciendo una total abstracción omiten cumplir lo dispuesto en el numeral 3) del art. 253 de la precitada norma. Cuando se trata de error en la apreciación de las pruebas es menester que el recurrente indique si éste es de derecho o de hecho, habida cuenta que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación, a menos que se demuestre objetivamente el error manifiesto en el que hubiera incurrido el juzgador.

Interpretación errónea o aplicación indebida de la Ley, vulneración de normas procesales, se carece de fundamento de hecho y de derecho, no se cuenta con norma legal que respalde. El recurso de casación se halla considerado como una demanda nueva de puro derecho, para cuya procedencia, es necesario que quien recurra cumpla con los requisitos previstos por el art. 258 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, vale decir, especifique de manera clara la ley o leyes violadas, aplicadas indebidamente, interpretadas erróneamente e indicar en qué consiste la violación, cual debía ser la norma jurídica aplicable correctamente o cual la interpretación debida; aspectos que en el presente caso los recurrentes han omitido señalar en su recurso.

Disposiciones contrarias;en este punto omiten señalar las leyes aplicadas en el Auto recurrido que resulten contradictorias, y que estuvieren consideradas en la parte dispositiva de la resolución impugnada, o la contradicción entre la relación de los hechos y la aplicación del derecho.

Como puede observarse, nada de lo exigido por el art. 253 en sus numerales 1), 2) y 3) del Código de Procedimiento Civil, han cumplido los recurrentes, en su recurso se evidencia una total ausencia de fundamentación. En efecto, acusan de interpretación y aplicación indebida de la ley así como de disposiciones contradictorias, y sin embargo, no han señalado al menos una sola disposición legal que se ha aplicado o interpretado erróneamente o ésta haya resultado contradictoria con otra en su aplicación, e incluso el recurso adolece de técnica recursiva porque se ha confundido el recurso de casación en el fondo o recurso de casación propiamente dicho, con el recurso de casación en la forma o recurso de nulidad. Por lo que, al no haberse ajustado el recurso a la clara previsión de la precitada norma contenida en el art. 258 núm. 2), impide se abra la competencia del Tribunal Supremo, ameritando dar aplicación a la previsión delos arts. 271 núm. 1) y 272 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I núm. 1) de la Ley Nº 025 de 24 de junio de 2010, Ley del Órgano Judicial, y en aplicación delos arts. 271 num. 3) y 275 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo interpuesto por Florinda Villca Villca de Mollo y René Eliodoro Mollo Yucra de fs. 879 a 879 vta., en contra del Auto de Vista Nº 20/2014 de 11 de febrero de 2014, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro del proceso ordinario sobre nulidad de escrituras públicas y registros en derechos reales y otros seguido por los recurrentes contra Fidel Quispe Calizaya, Víctor García Mariño, Glicerio Villca Villca y Martín Enrique Soruco Vidal representación de Fondo Financiero Privado para el Fomento a Iniciativas Económicas S.A. (FFP FIE S.A). Con costas.

Se regula el honorario profesional en Bs.700,00.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda.Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Cuarto