TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                             S A L A   C I V I L 



Auto Supremo: 340/2014

Sucre: 27 de junio 2014

Expediente: O-16-14-S

Partes: Armando Mamani Flores. c/ Amparo Justa Rivera Orna.

Proceso: Divorcio.

Distrito: Oruro.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y la forma, interpuesto por Amparo Justa Rivera Orna, cursante de fs. 128 a 131 vta., contra el Auto de Vista N° 263/2013 de 24 de diciembre de 2013 cursante a fs. 119 a 125 de obrados, emitida por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro del proceso ordinario de Divorcio interpuesto por Armando Mamani Flores contra Amparo Justa Rivera Orna, concesión de fs. 134, los antecedentes procesales; y,


CONSIDERANDO I:


ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, tramitada la causa, el Juez de Partido Quinto  de Familia de la capital - Oruro, mediante Sentencia N° 22/2013 de fecha 25 de febrero de 2013, cursante a fs. 96 a 99, declaró CON LUGAR Y PROBADA la demanda de divorcio de fs. 5 y vta., de obrados interpuesto por Delia Mamani Flores en representación  de Armando Mamani Flores por la causal contenida  en el art. 131 del Código de Familia disponiendo la disolución del vínculo conyugal que une a los esposos  armando Mamani Flores y Amparo Justa Rivera Orna por culpa de ambos conyugues  por haber fomentado la separación de hecho por más de dos años y la consiguiente cancelación de la partida matrimonial, y SIN LUGAR e IMPROBADA la demanda reconvencional  de fs. 20 a 21 interpuesta por Amparo Justa Rivero Orna respecto a los motivos que dieron lugar a la separación conyugal.  Sin Lugar a la división y partición de Bienes gananciales toda vez que no se ha evidenciado su existencia en obrados. Por otra parte  no se asigna la asistencia familiar a la Sra. Toda vez que no se ha llegado a evidenciar que se halle en situación de necesidad  conforme previene el art. 20 del Código de Familia.


Deducida la apelación por la demandada remitida la misma ante la instancia competente, Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, mediante Auto de Vista N° 263/2013 de 24 de diciembre de 2013 cursante a fs. 119 a 125 de obrados, confirmo la Sentencia N° 22/2013 de fecha 25 de febrero de 2013, cursante de fs. 96 a 99.


Ante la determinación adoptada por el Ad quem, la interesada interpuso recurso de casación en el fondo y la forma, conforme consta de fs. 128 a 131 vta, mismo que se pasa a considerar.


CONSIDERANDO II:


DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:


En el fondo.-


1.- Acusa que existiría errónea interpretación de lo que dispone el art. 60 del CPC., citando principios procesales haciendo ver que se hubiera citado  la nulidad de obrados por un simple  anhelo utópico, ya que el art. 811 del CC., al margen de lo dispuesto en el parágrafo I manifestaría en su numeral II  que el mandatario no puede hacer nada más allá de lo que se ha prescrito en el mandato. Por lo que la admisión de la demanda reconvencional  dispondría la citación con la misma a Armando Mamani Flores y que el poder N° 28/2012  de fs. 2 y vta.,  no otorgaría facultades de citación con la demanda reconvencional. En este sentido se entendería que el proceso se sustancio de manera irregular ya que nunca se habría citado personalmente al demandado con la reconvencional.


2.- Que el Auto de Vista  recurrido carecería de congruencia toda vez que se refiere a aspectos subjetivos que no corresponden toda vez que el poder  otorgado no le daría a la apoderada  la facultad de citarse pese a que en forma oportuna se habría reclamado, y no se habría cumplido hasta la fecha con la citación personal al demandado contraviniendo lo dispuesto por art. 50 del CPC., por lo que la participación de Delia Mamani Flores resultaría oficiosa y no debió ser considerada su intervención en el proceso al imperio del art. 50 del CPC.

En la Forma.-

1.- que el Auto de Vista recurrido pese a que se habría reclamado sobre la irregularidad procesal cometida y rechazarían sus explicaciones  sin argumento congruente, menos análisis jurídico y sin embargo  se habrían propuesto proseguir la causa  con errores procedimentales  caracterizados de nulos, formalidades como serian la personería del demandante y demandado citando jurisprudencia a este fin, por lo que al auto de vista recurrido no se pronunciaría sobre los argumentos apelados.


Finalmente, solicita conforme lo determinado por el art. 271 inc. 3) y 274 del Código de Procedimiento Civil, CASAR EL AUTO DE VISTA  recurrido consiguientemente anulando obrados  hasta la citación errónea  con la demanda reconvencional de fs. 26.


CONSIDERANDO III:


FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCION:

A fin de poner en contexto lo referido por el recurrente, a efectos de resolver el recurso planteado con la suma de que fuera en la forma y en el fondo corresponde en principio absolver las impugnaciones de forma, toda vez que de ser evidentes darían lugar a la nulidad de obrados, imposibilitando el pronunciamiento sobre los agravios en el fondo:

En la Forma.-

1.- En cuanto a que el Ad quem a través del Auto de Vista recurrido rechazaría los reclamos de la recurrente sobre la irregularidad procesal cometida en la tramitación del proceso respecto la contestación de la mandataria del actor en la reconvención, sin argumentos congruentes, menos análisis jurídico, por lo que el Auto de Vista recurrido no se pronunciaría sobre los argumentos apelados; al respecto se debe señalar que de la revisión del Auto de Vista Nº 263/2013 de 24 de diciembre 2013, se evidencia que esta resolución en su segundo CONSIDERANDO, inciso 2) realiza una amplia fundamentación suficientemente clara que la sustentan con respecto a los agravios reclamados por la parte apelante, reclamos que están dirigidas a cuestionar la contestación de la apoderada del actor a la demanda reconvencional interpuesta por Amparo Justa Rivera Orna, en este sentido el Auto de Vista recurrido en la introducción a su explicación y fundamentación de los agravios expuestos en apelación dice: “…corresponde precisar que este punto de apelación en su oportunidad ya fue resuelto por el A quo a través del Auto Interlocutorio  N° 22/2012  de fecha 19 de octubre de 2012, empero siendo que la parte recurrente vuelve en reiterar este supuesto agravio a tiempo de formular su recurso de apelación contra la sentencia definitiva, sin embargo este tribunal de alzada  para no dejar en ascuas a la apelante considera pertinente manifestar que…”, para luego inferir una fundamentación conjunta respecto a los puntos que fueron objeto de apelación a la Sentencia, dando cuenta de las razones por las cuales confirma la Sentencia impugnada, aspectos que permiten determinar que el razonamiento y fundamentación efectuados por el Tribunal de Alzada, es congruente con los agravios reclamados en apelación, no siendo evidente lo acusado por la parte recurrente, por lo que éste Tribunal concluye que es infundado el agravio de forma deducido por Amparo Justa Rivera Orna.

En el fondo.-

Respecto a los agravios de fondo se tiene que los dos agravios en el fondo expuestos por la parte recurrente acusan el mismo aspecto, con relación a que la admisión de la demanda reconvencional dispondría la citación con la misma a Armando Mamani Flores, por lo que nunca se habría citado personalmente al demandado con la reconvencional, y que el poder N° 28/2012 de fs. 2 y vta., no otorgaría facultades de citación con la demanda reconvencional ya que no le daría a la apoderada la facultad de citarse, por lo que no se habría cumplido hasta la fecha con la citación personal al demandado interpretando de esta forma erróneamente el art. 60 del CPC., y contraviniendo lo dispuesto por art. 50 del CPC., en este entendido su consideración será  conjunta:

No obstante la infracción deducida refiere a un aspecto de forma para fines aclarativos se señala que de la revisión de obrados se tiene que Amparo Justa Rivera Orna por memorial de fs. 20 a 21 responde a la demanda de Divorcio interpuesta por Delia Mamani Flores en representación de Armando Mamani Flores planteando demanda reconvencional en base a lo dispuesto por el art. 131 del Código de Familia. Luego de una serie de actuados, Amparo Justa Rivera Orna interpone incidente de nulidad de obrados acusando que la apoderada del demandante no tendría la facultad para responder a demanda reconvencional, por lo que no se habría cumplido con la citación personal al demandado con la demanda reconvencional lo que viciaría de nulidad todo lo obrado, sin considerar que la contestación a la demanda reconvencional se habría efectuado un mes y 12 días antes de la interposición del incidente de nulidad, tiempo en el que la recurrente de fs. 33 y vta., ofrece prueba testifical que es rechazada por encontrarse fuera de plazo, situación que es contemplada por el A quo en su resolución de fs. 68 a 70 vta., donde declara improbada el incidente de nulidad interpuesto por la ahora recurrente, quien posteriormente apela el Auto Interlocutorio en el efecto diferido, tramitándose el proceso hasta el pronunciamiento de la Sentencia de fs. 96 a 99 que al ser desfavorable a la demandada, plantea recurso de apelación argumentando una aparente falta de notificación al demandado reconvencional por lo que se debería anular obrados y por otra parte que el A quo habría omitido referirse a la apelación en el efecto diferido planteado por su parte en Sentencia, agravios que fueron resueltos de manera motivada y fundamentada por el Ad quem en el Auto de Vista recurrido.

Ahora bien, establecido lo anterior se tiene que en el proceso en cuestión la recurrente interpone incidente de nulidad de obrados después de haber ofrecido la prueba testifical que fue rechazada por ser extemporánea, situación que al ser desfavorable a su pretensión, pretende la nulidad de obrados primero a través del incidente de Nulidad, luego en apelación y ahora en casación sin tomar en cuenta los fundamentos expuestos por los Jueces de instancia que en el caso en análisis proporcionan a través del Auto de Vista recurrido una respuesta correcta y fundamentada a los agravios expuestos, siendo además evidente que la demandada ha consentido el acto procesal que observa de viciado con su posterior ofrecimiento de prueba testifical, asimismo el agravio reclamado de ninguna manera conculca los principios procesales que darían procedencia a una nulidad de obrados, tal cual explica el Ad quem en el CONSIDERANDO SEGUNDO inciso 2) del Auto de Vista recurrido, tomando en cuenta además que como manifiesta el Tribunal de Alzada “Lo tramitado no ha conculcado  ninguna norma legal  adjetiva o sustantiva, derecho o garantía constitucional de la demandada, pues el poder 28/2012 faculta a la conferida  contestar la demanda reconvencional, por lo que no era necesaria la notificación personal”, argumento que es evidente en el poder N° 28/2012 observado por la recurrente, por lo que en consecuencia la decisión del Ad quem de Confirmar la Sentencia de fs. 96 a 99 es correcta.

Por todo lo manifestado, corresponde a este Tribunal resolver conforme señala el art. 271 num. 2)  y el art. 273 del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en virtud a la atribución contenida en el art. 42 num. 1) de la Ley N° 025 del Órgano JudiciaL y en aplicación del art. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en el fondo y la forma, interpuesto por Amparo Justa Rivera Orna, cursante de fs. 128 a 131 vta., contra el Auto de Vista N° 263/2013 de 24 de diciembre de 2013 cursante a fs. 119 a 125 de obrados. Sin costas por no existir respuesta.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Dra. Rita Susana Nava Duran

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Cuarto