TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                    S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 313/2014                                                                 Sucre: 24 de junio 2014                                                        

Expediente:        SC-49-14-A                                                                      Partes: Ana Raquel Rivera Zambrana. c/ Mauricio Edgar Monroy Tabernero

Proceso: División y Partición de Bienes Gananciales (Incidente en Ejecución de

               Sentencia en fenecido proceso de Divorcio).        

Distrito: Santa Cruz

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y la forma interpuesto por Mauricio Edgar Monroy Tabernero por intermedio de su apoderado Vitalio Quiroga Dorado, impugnando el Auto de Vista Nº10/2014 de fecha 20 de enero de 2014 cursante de fs. 1069 a 1070, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso de División y Partición de Bienes Gananciales, en (Incidente Ejecución de Sentencia del proceso de Divorcio) seguido por Mauricio Edgar Monroy Tabernero contra Ana Raquel Rivera Zambrana.

CONSIDERANDO I:                                                                 ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, finalizado el proceso de Divorcio seguido por Mauricio Edgar Monroy Tabernero contra Raquel Rivera Zambrana en todas sus etapas y en ejecución de Sentencia, a fs. 735-737 por memorial de fecha 5 de noviembre de 2012, Raquel Rivera Zambrana, en la vía Incidental solicita División y Partición de Bienes Gananciales, que luego de su tramitación fue resuelto por la Juez de Partido Séptimo de Familia de Santa Cruz de la Sierra, mediante Auto Interlocutorio Definitivo 10/13 de fecha 30 de abril de 2013 cursante de fs. 1043 a 1045 y vta., de obrados por el que RESUELVE la división de bienes, detallando cuales los considera, en su punto A.- (A.1, A.2, A.3, A.4 y A.5) como Bienes Gananciales y en el punto B.- la forma en que debe procederse a la división y partición de los bienes declarados como gananciales en el punto A.

Contra el referido Auto, Mauricio Edgar Monroy Tabernero mediante su apoderado Vitalio Quiroga Dorado por memorial de fs. 1047 a 1050, interpuso recurso de apelación.

En mérito a lo anterior, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, emitió el Auto de Vista N° 10/2014 cursante de fs. 1069 a 1070, por el que CONFIRMA el Auto de fs. 1043 a 1045 de fecha 30 de abril de 2013, complementada por Auto de fs. 1075 de 12 de febrero de 2014 por el que se declara no ha lugar la solicitud de explicación solicitada.

Resolución del que se recurrió de casación en el fondo y en la forma, por parte de Mauricio Edgar Monroy Tabernero, que se analiza. 

CONSIDERANDO II:                                                                           DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma pretende habilitar su recurso amparado por los arts. 254-4) y 255-3) del Código de Procedimiento Civil, pretendiendo violación al principio de pertinencia haciendo referencia al art. 236 de la norma Adjetiva Civil. Por otro lado señala ilegal intervención de un Vocal en un decreto de Autos, además de acusar falta de notificación con el acto de sorteo de la causa y designación del vocal relator, solicitando se anule lo obrado hasta fs. 1067.

En su recurso de casación en el fondo pretende ampararse en los art. 253-1) y 255-3) del Código de Procedimiento Civil, denunciando violación de los arts. 203 y 204-I inc. 2) del Código de Procedimiento Civil refiriendo fecha de disposición de ingreso a despacho y el pronunciamiento del Auto Interlocutorio, acusando retardación de justicia. En otro punto acusa violación de los arts. 106-1) y 118 -1) y 5) del Código de Familia, también del art. 103-1), 142 de la misma norma, concluyendo en un ultimo punto que existiera contradicción entre el Auto de Vista y el Auto Interlocutorio.

Pidiendo finalmente se dicte Auto Supremo casando el Auto de Vista y su complementación, desestimando la demanda incidental de división y partición de bienes.

CONSIDERANDO III:                                                                         FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El Código de Procedimiento Civil en su art. 250 y siguientes, establece el recurso de casación en el fondo y en la forma y la posibilidad de interponerlos ambos a la vez, entendiéndose que este recurso extraordinario, fue instituido con la finalidad de efectuar el control a las resoluciones que pueden contener vulneraciones a los derechos de los litigantes.

Siendo el recurso de casación en el fondo aquel medio de impugnación contra las resoluciones del inferior que contuvieron violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley, cuando contuviera disposiciones contradictorias y cuando en la apreciación de las pruebas se hubiera incurrido en error de hecho o de derecho, art. 253 del Código de Procedimiento Civil.

Y el recurso de casación en la forma, se funda en errores en el procedimiento, referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas igualmente para cada caso en concreto, por el artículo 254 de la citada norma.

Sin embargo de lo señalado supra, el recurso de casación debe necesariamente basarse a lo dispuesto por el art. 255 del Código de Procedimiento Civil en sus diferentes numerales y cuidar que estas Resoluciones contra las cuales procede el recurso de casación no sean dictadas en ejecución de Sentencia, como ocurre en el presente caso.

Constatando que el Tribunal Ad quem, al conceder el recurso de casación interpuesto por Mauricio Edgar Monroy Tabernero, se apartó de la previsión contenida en el art. 518 del Código de Procedimiento Civil, que refiere expresamente "Las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas solo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior", así como de la previsión del art. 26 de la Ley Nº 1760 Ley de Abreviación Procesal Civil, que contempla en el art. 262 (competencia para negar la concesión del recurso), del citado adjetivo civil, con un nuevo párrafo que dispone: 3) Cuando el recurso no se encuentra previsto en los casos señalados por el art. 255 del Código de Procedimiento Civil, que no consigna como recurribles de casación, las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia, consecuentemente al ser ésta una potestad reglada a la que el órgano jurisdiccional tiene la obligación de sujetar su actuación dentro el marco establecido por ella, está impedido de salirse de los marcos señalados en la ley, la misma que señala taxativamente qué resoluciones son recurribles en casación, dentro de las que no se encuentra la resolución venida en el recurso.

De la revisión de antecedentes se concluye que: en trámite de ejecución de Sentencia de Divorcio, se plantea incidente de División y Partición de Bienes Gananciales, que luego de su tramitación es resuelto el mismo mediante Auto Interlocutorio Nº18/13 por el que se declara qué bienes son gananciales y la forma de división y partición, que fue apelado mediante memorial de fecha 31 de mayo de 2013 alegando expresamente en su primera parte que: “Dentro del Plazo establecido en el art. 220 parágrafo l inciso 1) y con la permisión establecida en el art. 518 del Código de Procedimiento Civil…” denotándose conocimiento de cual era el alcance del planteamiento de su recurso, habiendo merecido respuesta por Auto de Vista 10/2014, Auto del cual pide complementación y enmienda, que es respondido por Auto de fecha 12 de febrero de 2014 de fs. 1075, posteriormente plantea recurso de casación en el fondo y en la forma, concediéndose el recurso de casación incoado.

Concluyéndose en definitiva que, el incidente de división y partición de bienes gananciales se lo tramitó en ejecución de Sentencia, no pudiendo ser atendido mediante recurso de casación lo resuelto.

Con respecto al tema, es pertinente hacer mención lo señalado por el Tribunal Constitucional en la SC: 1300/2010-R en la que señaló que: "...Deduciendo resulta que la Resolución pronunciada por las Autoridades demandadas no está enmarcada a derecho; es decir, dentro de lo previsto por el Código de Procedimiento Civil, normas legales que -como se tiene dicho- con absoluta precisión y claridad señalan: el art. 518 inc. 5) del Código de Procedimiento Civil que: "La apelación en el efecto devolutivo procederá en los casos siguientes: 5) De las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia" y el art. 225 inc. 5) "Las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior..." "...Debemos tener presente que las normas jurídicas -en cuanto se refiere a la tramitación de las causas y los recursos- son de orden público y de cumplimiento obligatorio, pues los litigantes no pueden crear su propio procedimiento o sus propios mecanismos de impugnación o pretender calificar un recurso de Alzada en el efecto que les convenga, como acontece en el caso analizado; las Autoridades demandadas quieren dar a la apelación concedida, un efecto que no le corresponde, cuando dicho aspecto no está a disposición de los sujetos procesales, pues la procedencia del recurso, en sus diferentes efectos, emana de la ley y no de la voluntad de las partes ni de los juzgadores: Los justiciables saben de los hechos y los juzgadores el derecho, conforme al principio "Iura novit curia...".

Asimismo en la Sentencia Constitucional Plurinacional Nº 0144 de fecha 14 de mayo 2012, además de referir a la anterior Sentencia Constitucional concluye que: "...al provenir el Auto de Vista de la apelación de un incidente de nulidad planteado en ejecución de Sentencia únicamente, procedía la apelación directa a tramitarse en el efecto devolutivo conforme al art. 518 del Código de Procedimiento Civil por lo que la casación no se constituía en un recurso idóneo a agotar".

Dentro de ese razonamiento, correspondía al Tribunal Ad quem verificar aquel aspecto, que al conceder el recurso interpuesto por Mauricio Edgar Monroy Tabernero, se apartó de la normativa legal que rige la tramitación de este tipo de casos, consecuentemente al ser de aplicación el art. 518 del Código de Procedimiento Civil, no es posible atender el recurso de casación planteado, ante su manifiesta improcedencia.

Por todo lo referido, el recurso de casación en la forma y fondo interpuesto por la recurrente se enmarca en lo determinado por el art. 271 num. 1) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 núm. 1) y 273, del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo y forma de fs. 1076 a 1082 de obrados, interpuesto por Mauricio Edgar Monroy Tabernero. Con costas.

Se regula los honorarios del Abogado en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                                

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.