TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALACIVIL


Auto Supremo: 312/2014

Sucre: 24 de junio 2014                                        

Expediente: SC-46-14-S

Partes: Pablo Guardia Melgar, Dora Guardia Melgar, Lidia Guardia Melgar y José

Venancio Guardia Melgar. c/ Bernardina Melgar de DomínguezMaría Lía

Melgar de Egüez.

Proceso:División y Partición.

Distrito: Santa Cruz.                                                        


VISTOS: El recurso de casación en el fondo interpuesto por Pablo Guardia Melgar y Dora Guardia melgar de fs. 1040a1043 yvlta., impugnando el Auto de Vista Nº38 de fecha 24 de enero de 2014 y Auto Complementario de fecha 06 de febrero de 2014, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso de División y Partición seguido por Pablo Guardia Melgar, Dora Guardia Melgar, Lidia Guardia Melgar y José Venancio Guardia Melgar contra Bernardina Melgar de Domínguez y María Lía Melgar de Egüez; el Auto de concesión de fs. 1060; los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, tramitada la causa, el Juez 12vo. de Partido en lo Civil Comercial de Santa Cruz de la Sierra, emitió la Sentencia de fecha 14 de marzo de 2012, cursante de fojas 892 a 895 yvlta., declarando PROBADA la demanda de fs. 25 a 26 y su complementación de fs. 62, formulada por Pablo, José Venancio y Dora Guardia Melgar, sobre división y partición de bienes hereditarios. IMPROBADA en todas sus partes, la demanda reconvencional planteada por Bernardina Melgar de Domínguez y María Lía Melgar Egüez, con el memorial de fs. 123 a 131 del expediente. En consecuencia se dispone: 1.- Se proceda a la división y partición del inmueble denominado Cupesí Terrado, registrado bajo la Matrícula No. 7.01.1.06.0003956 debiendo en ejecución de sentencia, efectuarse el peritaje respectivo. 2.- De no poder dividirse cómodamente el inmueble antes indicado, se procederá a la tasación y remate del mismo, para que el producto de su remate, sea repartido entre los herederos.

Recurrida la Sentencia mediante apelación por Lia Melgar Vda. de Eguez de fs. 905 a 912 vlta., y Bernardina Melgar de Domínguez de fs. 917 a 920 yvlta., la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, mediante Auto de Vista de fecha 24 de enero de 2014 ANULA obrados hasta el Auto de Admisión de demanda de fs. 63 inclusive, resolución que es complementada por Auto de fecha 06 de febrero de 2014 que declara no ha lugar la solicitud realizado por los actores que se nombran.

Resolución que dio lugar al recurso de casación en el fondo interpuesto por parte de los demandantes Pablo Guardia Melgar y Dora Guardia Melgar, que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Refiere interponer recurso extraordinario de casación en el fondo en mérito a existir  infracción de la ley, señalando que:

1.- Se habría realizado interpretación errónea del art. 327 inc. 4 y 5 del Código de Procedimiento Civil, asimismo los alcances del art. 17 de la Ley del Órgano Judicial y principios constitucionales como el de verdad material y otros, subdividiendo en:

- (1.1. a).-) Habrían acreditado el fallecimiento de todos los demás co-propietarios y de los que estaban vivos la declaración de haber recibido en vida de su madre, y que conocerían de la presente acción y su negativa a pronunciarse sobre ella, empero el auto de vista anularía por estos extremos.

- (b) La aceptación o renuncia a la herencia fuera un derecho y no un deber pues la ley concedería el plazo de 10 años para hacerlo y para la fecha de presentación de la demanda  habría ya pasado dicho plazo.

-(1.1.2.-)En cuanto al inc. 5 del Art. 327 del CPC, (a.-) las ventas fueran nulas por imperio del art. 1004 del CC pues si bien existieran documentos de ventas parciales del terreno indiviso- fueran realizadas de manera unilateral por parte de su tía excediendo su porción disponible exponiendo consideraciones que le hacen al fondo del proceso, interrogándose el cómo podría establecerse la superficie a partir, si ninguna de las ventas fueran lícitas y constituirían mas bien enriquecimiento ilícito.

- (b).-En cuando a la cosa demandada, cursaría en obrados certificación del INRA respecto a la propiedad “Cupesi-Terrado” de una superficie de 174,3193 Has., a nombre de  Victoria Melgar Vda. de Melgar e hijos, que fuera refrendada por la Sentencia Constitucional No. 0840/2013 de fecha 11 de junio de 2013 no que hubiera sido valorado, ingresando a analizar el título ejecutorial.

-(c.-) Quedaría claro que la superficie a partir fuera 174.3193 Has., el remanante no correspondería  por las alodiales presentadas y la certificación del INRA, que si hubo ventas, fueran nulas por imperio del art. 1004 del C.C. ya que no podía exceder de la parte que les corresponde a cada una de los copropietarios cuya sucesión no había sido abierta.

- (1.2.1.) En cuanto a la supuesta violación del inc. 5 del art. 327 del C.P.C., que Cupesi-Terrado fuera un fundo dotado en lo pro-indiviso a varios integrantes de un mismo núcleo familiar, y no se podría dividir  y se hallaría patentado por el art. 77 de la Ley INRA No. 1715 debido a que pertenecería a varios dueños, refiriendo a la verdad material que fuera de obligatorio cumplimiento.

- (2.-) Refiere que el citado art. debe ser interpretado de la siguiente manera: (a.-) En cuanto al art. 327 inc. 4, que se habría cumplido a cabalidad, pues quienes se opondrían a la división fueran MaríaLía Melgar Vda. de Egüez y Bernardina Melgar de Domínguez y no así los demás herederos que habrían dejado prescribir su derecho  y los demás habrían renunciado, que no habría sido tomado en cuenta por el Auto de Vista.

- (b.-) En cuanto al inc. 5) del art. 327 del C.P.C. se habría cumplido, pues la cosa demandada fuera “Cupesi-Terrado” de 174,3193 Has.,por que fuera un bien dotado por el Estado boliviano a integrantes de la familia, además indivisible o proindiviso, que fuera de conocimiento de las demandadas lo cual demostraría su conocimiento que el bien pertenecería a varios dueños. Que quien vende lo ajeno no debiera esperar se reconozcan esas ventas.

- (c.-)Esos fundamentos debieran plantearse dentro del término y forma mediante excepciones o al contestar la demanda, y habría prescrito el plazo por no haber sido reclamado conforme al art. 17 núm. III de la Ley del Órgano Judicial.

- (d.-) Que fueran muchos años de juicio que vinieran reclamando sus derechos, por lo que pedirían restablecer la legalidad y definir el derecho y no limitar a ritualismos jurídicos.

- (3.-) Como podría evidenciarse, la resolución recurrida fuera arbitraria e incongruente en razón de la jurisprudencia y no se ajustaría al art. 237 del C.P.C.  y menos se habría ceñido al art. 17 de la Ley del Órgano Judicial, y adolecería de omisiones, errores y desaciertos  de gravedad extrema que la tornarían inhábil, pues no se pronunciaría sobre el fondo del problema y tampoco daría fin a un problema familiar.

- (4.-) La decisión judicial  asumida es este proceso se traduciría en un desconocimiento de la solución normativa que correspondería  a las particulares circunstancias comprobadas en el proceso  agrario de afectación, derecho a la propiedad y sucesión y otros por Lía y Bernardina Melgar de un bien que fuera proindiviso, “como que tampoco aparecen irrazonables y frustrantes de la garantía de la debida defensa en juicio” (Sic.) inentendible su alcance.

- (5.-) Señala jurisprudencia, concluyendo que fuera la línea adoptada por la Corte Suprema que no habría sido tomado en cuenta a momento de citarse el auto de vista.

Con lo expuesto concluye por señalar porque se dicte auto supremo CASANDO el auto de vista y se confirme la Sentencia de primera instancia y se orden la partición de bienes.


CONSIDERANDO III:


FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De la verificación de antecedentes, en la presente causa ya se hubo pronunciado Auto Supremo No. 94/2013 de fecha 07 de marzo de 2013 (fs. 976-978), en el que de manera muy precisa se hizo explicación con respecto al recurso de casación y las formas de su interposición tanto en la forma como en el fondo, además en el punto 2, lo referido a la imposibilidad de considerar argumentos de fondo cuando la resolución impugnada es anulatoria de obrados por su manifiesta improcedencia, habiendo expresado en aquel Auto Supremo que: 

1.-Señalar que el recurso de casación, se constituye en un extraordinario medio de impugnación que se apertura, bajo el cumplimiento de ciertos requisitos tanto de forma como de fondo, cuyo incumplimiento deviene en resolución que declara su improcedencia. Es en ese entendido que debemos señalar, que este medio de impugnación tiene por finalidad que el máximo Tribunal de Justicia, tome conocimiento del asunto para que a través de la decisión que vaya a asumir, se restablezca no solo la ley, sino y por sobretodo los derechos de aquellos ciudadanos que han acudido a los Tribunales para encontrar justicia, es decir que se revisen y/o se reparen los vicios con los que han sido tramitadas las causas y se restituya el ordenamiento jurídico, en aquellos casos en los que las normas han sido vulneradas por los jueces y/o tribunales de instancia o en muchos casos por las partes, he ahí la razón de porqué el recurso de casación, no es procedente cuando no se han agotado todos los recursos ordinarios que la ley franquea a las partes para la defensa de sus derechos.

La casación es un instituto jurídico que se convierte en garante de la correcta interpretación y aplicación de las normas legales, instancia rectora del control y en la aplicación y cumplimiento de los principios constitucionales dirigidos al logro de la transversalización de la justicia y la búsqueda de la verdad material, novísimo principio establecido en la Constitución Política del Estado como principio elemental del sistema judicial en la aplicación de la ley.

El recurso de casación deviene en dos formas: Recurso de casación en el fondo, conforme al artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, que se interpone, cuando se advierte que existen errores de fondo, debiendo para su interposición, ajustarse a las causales establecidas en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil cuya resolución, si resultan ser ciertas y evidentes las infracciones acusadas en el recurso, casa, el Auto de Vista, dictando nueva sentencia que resuelve el fondo del litigio, en base a una correcta valoración de la prueba y la aplicación o interpretación de la de la ley.

La casación puede también ser de forma, según previene el artículo 254 del Código de Procedimiento Civil, cuando los errores por los que se recurre, afectan el procedimiento, es decir, cuando hubiera existido vulneración de las normas esenciales que afecten el debido proceso, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso en caso de evidenciarse la violación de las normas procedimentales acusadas.

El recurso de casación puede ser planteado en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, debiendo en todos los casos, cumplir con lo dispuesto por el Artículo 258-2) del Código de Procedimiento Civil, entendiéndose que uno y otro son distintos porque atacan errores o vicios totalmente diferentes.

2.- Por otro lado es necesario aclarar que esta asimismo establecido en la uniforme jurisprudencia de este Tribunal Supremo que cuando el Auto de Vista recurrido tiene una decisión anulatoria, no puede interponerse recurso de casación en el fondo, al no haber materia decidendum para que el Tribunal de casación se pronuncie en lo sustantivo.”

Habiendo declarado improcedente el recurso planteado en el fondo cuando la resolución impugnada era anulatoria de obrados y no ingresó a considerar aspectos de fondo, aquel razonamiento se lo expuso siguiendo la línea jurisprudencial adoptada por el Tribunal Supremo en diversas resoluciones de manera muy profusa. Sin embargo de la claridad con la que se explicó entonces al recurso planteado por los actores, que debió ser tomado en cuenta; al nuevo pronunciamiento por el Tribunal Ad quem de Auto de Vista que anuló obrados, sensiblemente y al parecer sin dar lectura a la jurisprudencia sentada al respecto y la didáctica explicación contenida en el propio expediente, de manera incomprensible se formula una vez mas recurso de casación en el fondo, cuando ese aspecto no es posible considerarlo, pues el Auto de Vista se reitera es anulatorio de obrados-, consiguientemente la única vía de reclamación debió sustentarlo en la forma, cuestionando el porqué consideraba que el razonamiento del Tribunal de segunda instancia no tiene sustento para anular obrados hasta la admisión de la demanda, adecuando su reclamación a uno de los presupuestos contenidos en el art. 254 del Código de Procedimiento Civil y no efectuar consideraciones de fondo, y algunas que aparentemente fueran de forma, pero que no llegan a ninguna conclusión coherente ni existe la denuncia de vulneración de norma alguna que pudiera habilitar a este Supremo Tribunal a considerar los argumentos expuestos aun interpretando de manera muy flexible y favorable lo determinado por el art. 180-II de la Constitución Política del Estado, pues para concluir de manera superficial consuma con pedir se case el auto de vista y se confirme la Sentencia, aspecto totalmente incoherente, en consideración a que como se refirió supra de la revisión del Auto de Vista, éste no analizó para nada el fondo de la causa, sino mas bien observó la no integración a la litis a todos quienes debían ser integrados, además otros aspectos que no merecieron cuestionamiento pertinente y en la vía correspondiente por los recurrentes.

Bajo esos antecedentes, no es posible ingresar a considerar los argumentos expuestos en el recurso de casación formulado por los recurrentes, a los que se recomienda tener mayor cuidado en la interposición de sus recursos y previa la revisión de la jurisprudencia y la normativa procesal vigente, y no echar la culpa de sus  propias impericias a la administración de justicia con señalamientos impropios de retardación de justicia.

Por lo anterior corresponde emitir fallo en sujeción a lo determinado por los arts. 271 núm. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 núm. 1) y 272del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo contenido en el memorial de fojas 1040 a 1043 yvlta., presentado por Pablo Guardia Melgar y Dora Guardia Melgar. Con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs.1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator:Mgdo. Rómulo Calle Mamani


Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Cuarto