TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 295/2014

Sucre: 13 de junio 2014

Expediente: O 15 14 S

Partes: Emilio Issa Mussa Ismael. c/ Widad Mussa Gutiérrez y otras.

Proceso: División y Partición

Distrito: Oruro

VISTOS: El recurso de casación en la forma de fs. 526 a 528 vta., interpuesto por Widad Mussa Gutiérrez contra del Auto de Vista Nº 256/2013 de 20 de diciembre de 2013 cursante de fs. 517 a 523, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, en el proceso de División y Partición seguido por Emilio Issa Mussa Ismael en contra de la recurrente y otras, la concesión de fs.  534 los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Cuarto en lo Civil, dicta la Sentencia signada con Resolución Nº 02/2013 de 04 de enero de 2013 que cursa de fs. 447 a 454, por la que declara improbada en parte la demanda interpuesta por Emilio Issa Mussa Ismael, respecto a la división física del bien sucesorio, por ser indivisible, improbada la demanda de división de utilidades de confitería CENTER y un anticrético, probada en parte la demanda de división de acciones y derechos sobre le bien inmueble y sobre los muebles  y enseres de confitería CENTER, y declara probada la contestación de Widad Mussa Gutiérrez, disponiendo demás reglas para su división a ser efectuada en ejecución de sentencia; resolución de primera instancia que fue aclarado por Auto de 7 de febrero de 2013 que cursa en fs. 479 y vta., por el que aclara la fecha de emisión del referido fallo por el de 04 de enero de 2013, que también fue objeto de apelación.

Contra la Resolución de primera instancia, el demandante y las codemandadas Leyla y Jazmín Mussa Gutiérrez interponen recurso de apelación que es resuelta mediante Auto de Vista de fs. 517 a 523, que anula la sentencia por razón de pérdida de competencia disponiendo que el nuevo operador judicial de dicho juzgado dicte nueva Sentencia, fallo que a su vez es recurrido de casación en la forma, objeto de estudio.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Señala que conforme al art. 115 de la Constitución Política del Estado se garantiza el derecho al debido proceso, añadiendo que el trasfondo del debido proceso no es la sumisión al ritualismo procesal, ya que cuando las partes ingresan a un proceso esperan de manera oportuna y sin dilaciones que se aribe a la resolución del conflicto. Cita el Auto Supremo Nº 83/2013, 169/2013, 183/2013, emitidos por esta Sala, que orienta que la nulidad procede ante la trascendencia que esas normas pudieran haber tenido en el derecho a la defensa como señala el art. 16 de la Ley Nº 025, ya que de acuerdo a dicha normas la regla es que el proceso avance hasta su conclusión, que alude a una reclamación en forma oportuna y la indefensión.

Manifiesta que el Auto de Vista recurrido al amparo del art. 17 de la Ley del Órgano Judicial, art. 3 num. 1)  y 90 del Código de Procedimiento Civil, anuló obrados porque en el proceso el Juez de primera instancia hubiera perdido competencia al dictar su sentencia fuera del plazo previsto en el art. 204 parágrafo I del Código de Procedimiento Civil, en razón de que el 22 de octubre de 2012 dictó la providencia de Autos de para Sentencia (fs. 433), empero el último día nuevamente dictó el decreto de Autos para Sentencia; sin embargo a fs. 438 (29 de noviembre de 2012) en aplicación del art. 378 del adjetivo de la materia, dispuso correr nuevos traslados, empero ante la impertinencia de la misma a fs. 441 (de 30 de noviembre de 2012), dejó sin efecto el decreto de fs. 433 dejando sin valor dicho decreto de Autos. Manifiesta que fuera posible que el decreto de fs. 441 que dejó sin efecto el decreto de Autos para sentencia de fs. 433, resulte irregular, empero ese error no afectó el derecho a la defensa, pues ninguna de las partes impugnó dicho decreto, por  ello quedó convalidado.

Refiere que a partir de la notificación de fs. 441 en fecha  5 de diciembre de 2012 hasta la emisión de la sentencia de 4 de enero de 2013, nadie observó el vencimiento de plazo menos se solicitó pérdida de competencia; señala también que si bien el Auto de Vista de alude al Auto Supremo Nº 357/2012 de 12 de octubre de 2013, al vencimiento del plazo ninguna de las partes cuestionó el incumplimiento del mismo ni se solicitó perdida de competencia, por lo que se debió considerar el Auto Supremo Nº 336/2013.

Por lo expuesto solicita, se anule el Auto de Vista recurrido ordenando se dicte nueva resolución que resuelva las apelaciones.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

El art. 16 de la ley Nº 025 del Órgano Judicial señala lo siguiente: “(CONTINUIDAD DEL PROCESO Y PRECLUSIÓN). I. Las y los magistrados, vocales y jueces, deberán proseguir con el desarrollo del proceso, sin retrotraer a las etapas concluidas, excepto cuando existiera irregularidad procesal reclamada oportunamente y que viole su derecho a la defensa conforme a ley…”, norma que hace referencia a que el proceso debe proseguir con su normal tramitación, exceptuando la hipotética irregularidad en el proceso que por el afectado haya sido reclamado en forma oportuna y que además de ello le cause perjuicio en el derecho a su defensa, la norma exige esos dos presupuestos el reclamo oportuno, pues si no sucede el mismo los actos quedarían convalidados, y que al margen de ello la observación procedimental deba causar perjuicio (indefensión), lo que significa que el defecto deba ser trascendente, pues la prosecución del proceso está orientado a otorgar justicia en forma pronta, oportuna y sin dilaciones como señala el art. 115 parágrafo II de la Constitución Política del Estado.

También corresponde señalar que el art. 17 parágrafo III de la misma ley Nº 025 tiene el siguiente texto: “La nulidad sólo procede ante irregularidades procesales reclamadas oportunamente en la tramitación de los procesos…”, también exige que para fundar una nulidad procesal, el reclamo debe ser oportuno, este Tribunal ha entendido que la misma se la debe efectuar en forma inmediata al momento de haberse generado el vicio procesal. Corresponde señalar que el art. 208 del Código de Procedimiento Civil, señala lo siguiente: “(Pérdida de competencia del Juez).- El Juez que no hubiere pronunciado la sentencia dentro del plazo legal o del que la Corte le hubiere concedido conforme al artículo 206, perderá automáticamente su competencia, en el proceso. En este caso remitirá el expediente dentro de las veinticuatro horas al Juez suplente llamado por la ley. Será nula cualquier sentencia que el Juez titular dictare con posterioridad”, la norma en cuestión señala que el Juez que no dicte sentencia en el plazo establecido por ley pierde competencia y tratándose de un proceso ordinario que resulta ser de cuarenta días, como señala el art. 204 de la misma norma adjetiva, dicho operador judicial perdería competencia, esto quiere decir que luego de dictado el decreto de “Autos” para sentencia el Juez debe emitir su fallo en el plazo de los cuarenta días como se señaló; sin embargo de ello cuando el Juez no haya dado cumplimiento a dicha exigencia, las partes en aplicación de los arts. 16 y 17 de la Ley del Órgano Judicial, pueden reclamar haberse generado un vicio de procedimiento en forma inmediata, esto es a partir de los cuarenta y un días consiguientes al decreto de “Autos” acusando pérdida de competencia e impetrando que el expediente sea remitido al Juez siguiente llamado por ley, pues la Ley Nº 025 señala que el proceso debe continuar salvo el reclamo efectuado en forma oportuna y para el caso de una pérdida de competencia debe ser hasta antes que se dicte la sentencia, y no esperar a la emisión de la misma y ante la eventualidad de ser desfavorable a una de las partes ésta recién puedan acusar la “pérdida de competencia”, cuando lo que han hecho las partes es convalidar dicho extremo, no pudiendo acusarse la pérdida de competencia del juzgador, sino tan solo retardación de justicia, sobre la pérdida de competencia el razonamiento expuesto ya ha sido teorizado por este Tribunal en el Auto Supremo Nº 336/2013 de 5 de julio en el que se señaló lo siguiente: “De tal forma que la pérdida de competencia la que alude la norma opera si en el momento del vencimiento del plazo legal las partes o el Juez - de oficio-  advierten y reclaman ese aspecto y como consecuencia de ello el proceso se remite al Juez suplente para que éste emita la correspondiente Sentencia, sin embargo cuando ninguna de las partes advierte ni reclama por el incumplimiento del plazo para dictar Sentencia y consienten en que ésta sea emitida fuera del plazo- por el Juez titular, no resulta moral ni legal que, ante la eventualidad de serles desfavorable la Sentencia, pretendan recién activar el reclamo en apelación o en casación procurando se aplique la sanción de nulidad de la Sentencia que en el supuesto caso de haberles sido favorable no hubiera sido atacada en su validez por el incumplimiento del plazo para su emisión...”

En el sub lite, se advierte que en decreto de 22 de octubre de 2012 (fs. 433 vta.,) el Juez de Partido Cuarto en lo Civil, ya hubiera dictado el decreto de “Autos” para sentencia, a partir de dicho actuado comenzó a computarse el plazo que señala el art. 204 del Código de Procedimiento Civil, sin embargo de ello por decreto de 29 de noviembre de 2012 dispuso que el proceso sea saneado en el plazo de 24 (fs. 438); posteriormente el apoderado de la codemandada Jazmín Mussa Gutiérrez, mediante memorial de 30 de noviembre solicito la emisión de la sentencia (fs. 440), escrito sobre el cual el Juez emitió el auto de 30 de noviembre de 2012 (fs. 441) en el que dispuso dejar sin efecto el decreto de 22 de octubre y simultáneamente dictó el decreto de “Autos” para sentencia; luego de ello la codemandada Widad Mussa Gutiérrez, presentó memorial de 30 de noviembre de 2012, en el que refiere cumplir las observaciones efectuadas por el Juez; también presenta su memorial el demandante Emilio Issa Mussa mediante su apoderado (fs. 444), quien señala que en cumplimiento del decreto de 29 de noviembre contesta el traslado y reitera que el proceso pase a despacho para la emisión de la sentencia; luego de estos actuados se dicta la sentencia de fs. 447 a 454, y hasta ese momento no ha existido reclamo de pérdida de competencia o que una de las partes haya acusado vulneración de su derecho a la defensa, por lo cualquier reclamo sobre la pérdida de competencia ha quedado convalidada, en una primera oportunidad cuando al haberse dictado el decreto de Autos para sentencia de fs. 433 vta., cuando al haber trascurrido su plazo de cuarenta días ninguna de las partes acusó perdida de competencia, y en un segundo momento procesal cuando se emitió el decreto de fs. 441, que dejó sin efecto el decreto de fs. 433 vta., y dictó un nuevo decreto de Autos para sentencia, ninguna de las partes acusó inicialmente pérdida de competencia menos acusó que el decreto de fs. 441 fuera irregular al haber dejado sin efecto el anterior decreto de “Autos” para sentencia establecida en providencia de fs. 433 vta., por ello se deduce que este último actuado ha quedado convalidado; consiguientemente se deduce que el Ad quem no ha aplicado los arts. 16 parágrafo I y 17 parágrafo III de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, razón por la cual corresponde sanear la excesiva anulación dispuesta por el Tribunal de Alzada que basó su criterio en jurisprudencia no actualizada, que ha sido modulada por posteriores fallos emitidos por este Tribunal, que orientan el carácter restrictivo de las nulidades procesales y la finalidad del proceso que consiste en la efectividad de los derechos sustantivos de las partes en litigio y no rigurosidad de las formas procesales.

Consiguientemente, en base a los fundamentos expuestos corresponde emitir Resolución en la forma prevista en el art. 271 num. 3) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo  I núm.  1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 3), 275 del Código de Procedimiento Civil ANULA el Auto de Vista Nº 256/2013 de 20 de diciembre de 2013 cursante de fs. 517 a 523, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, y dispone que previo sorteo y sin espera de turno dicha Sala dicte nuevo Auto de Vista en sujeción a lo previsto en el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

Sin responsabilidad por ser excusable el error incurrido.

En atención del art. 17 parágrafo IV del Código de Procedimiento Civil, remítase una copia de la presente resolución al consejo de la Magistratura.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.


Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.


Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Tercero