TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                S A L A  C I V I L

Auto Supremo:281/2014                                                                Sucre:06 de junio2014                                                        

Expediente:CH-14-14-S                                                                

Partes: Eliana Ruiz Lozada. c/Luis Alberto Laguna Ruiz.

Proceso:Separación                                                                

Distrito:Chuquisaca

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por Luis Alberto Laguna Ruiz de fs. 168 a 170, contra el Auto de Vista SII N° 30/2014 de 10 de febrero de 2014 de fs. 162 a 165, pronunciado por la Sala CivilComercial y Familiar Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, en el proceso de Separación seguido por Eliana Ruiz Lozada contra Luis Alberto Laguna Ruiz; respuesta de fs. 173 a 175, concesión de fs. 176, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Juez Segundo de Partido de Familia de la Ciudad de Sucre, pronunció Sentencia Nº 104/2013 de 1 de noviembre de 2013 cursante de fs. 127 vta.,a 130 vta., por el que declara IMPROBADA, la demanda de fs. 11 de obrados.

Contra la referida Sentencia, Eliana Ruiz Lozada por memorial de fs. 135 a 136, interpuso recurso de apelación.

Consecuencia de esos antecedentes, la Sala Civil Comercial y Familiar Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca,emitió el Auto de Vista SII N° 30/2014 cursante de fs. 162 a 165, por el que revoca parcialmente la Sentencia de fs. 127 vta. 130 vta., en el fondo dispone declarar probada en parte la demanda de separación de fs. 11-13 vta., por la causal contenida en el núm. 4) del art. 130 del Código de Familia, ordenándose la simple separación con los efectos del art. 155 del Código de Familia, los hijos del matrimonio queden bajo la guarda de la madre, a quienes se les asigna como asistencia familiar la suma de Bs. 2000.- con cargo al progenitor, que deberá prestar en forma mensual, la división y partición de los bienes alegados, se proceda en ejecución de sentencia por la Sra. Juez de instancia.

Resolución que dio lugar al recurso de casación en la forma, interpuesto por parte de Luis Alberto Laguna Ruiz, que se analiza. 

CONSIDERANDO II:                                                                        HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Refiere presentar recurso de casación en la forma en sujeción a lo previsto por el art. 254-4) del Código de Procedimiento Civil, argumentando que la demanda de separación que se hubo interpuesto en base al art. 130-4) y 5) del Código de Familia, por las referidas causales y que a su contestación versó a desvirtuar  las referidas causales, que así habría quedado establecido la relación procesal sin la posibilidad de ser modificada en sujeción a lo previsto por el art. 353 del Código de Procedimiento Civil.

Que, en base a ello hubieran las partes propuesto la prueba pertinente. Refiere que la prueba testifical de cargo no habría cumplido de modo alguno con demostrar de manera objetiva e irrefutable las causales del art. 130, num. 4) y 5) del Código de Familia, sin embargo la prueba de descargo, sí fuera conteste y uniforme a demostrar la inexistencia de los argumentos de la demanda.

La sentencia dictada fuera improbada por haber sido desvirtuados los argumentos de la demanda con la prueba que hubiera ofrecido de su parte, que al ser interpuesto apelación solo habría consignado como agravio la causal 5) del art. 130 del Código de Familia, referido al abandono malicioso del hogar, sin referir en sus agravios a la otra causal esgrimida en su demanda, y al haber el Tribunal Ad quem revocado parcialmente la sentencia de primera instancia y declarar probada en parte, olvidado que debió circunscribirse a examinar la decisión impugnada sobre la base de lo realizado en primera instancia y dentro de lo establecido como agravios en la apelación planteada, estableciendo que no haya sido demandado, contestado y apelado, no podría ser dilucidado por el Tribunal Ad quem.

El Tribunal Ad quem señalaría que no hubiera sido valorado la prueba testifical de cargo, analizando las expresiones vertidas por el fallo de segunda instancia, entendiendo que lo analizado se referiría a la causal 1) del art. 130 que jamás fuera la pretensión de la demandante, que no fuera objeto de controversia y que él se habría abocado a desvirtuar a las dos causales invocadas en la demanda.

Que, la demandante tuviera toda la facultad de accionar Divorcio, que sin embargo no fueran demandadas de manera oportuna y la Sala Civil Segunda no podría realizar consideraciones en base a casual que no fuera sujeto de pronunciamiento expreso en la sentencia de primera instancia y no expuesto como agravio en el recurso de apelación.

Ello demostraría que se hubo dictado en segunda instancia en violación del principio de congruencia, pues debiera haberse basado solo a los datos de la demanda, contestación, Auto de relación procesal, sentencia y en especial a la apelación interpuesta, que sin embargo de ello no se traduciría en un pronunciamiento que derive razonablemente del derecho que se hubiera debatido, al no haber identidad entre lo resuelto y lo controvertido por las partes, ya habría por lo mismo resolución extra petita al haber decidido aspectos  no sometidos a consideración de la Juez de primera instancia por ninguna de las partes, que derivaría en violación a su derecho a la defensa, pues se habría abocado a desvirtuar las causales alegadas en la demanda y no en la causal 1) del art. 130 del Código de Familia.

Que, por lo anterior correspondería analizar lo establecido en el recurso de casación, en razón a que no se hubiera recurrido por la presunta causal de adulterio, y el Auto de Vista fuera incongruente, consiguientemente pide dictar resolución conforme prevé el art. 271 núm. 4) del Código de Procedimiento Civil, es decir casando el Auto de Vista impugnado y decidiendo en el fondo se declare improbada la demanda interpuesta.

CONSIDERANDO III:                                                                FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Conforme a los argumentos expuestos, el recurrente sugiere la existencia de incongruencia en el fallo recurrido en razón a que se habría analizado una causal distinta a la invocada en la demanda para finalmente revocar la sentencia y declarar probada la misma, pues entre las causales alegadas por la actora estuvieran las numerales 4) y 5) y no la causal 1) todos del art. 130 del Código de Familia.

A lo denunciado y conforme a revisión de antecedentes contenidos en el caso de Autos, efectivamente se invocó las causales 4) y 5) inmersos en el art. 130 del Código de Familia a tiempo de interponer demanda, que en primer término por sentencia dictada por la A quo fue declarada improbada, sin embargo producto de la apelación formulada, el Tribunal Ad quem efectuando reevaluación de todos los antecedentes determinó por Revocar parcialmente la Sentencia, aclarando de manera pertinente que se declaraba probada la demanda por la causal contenida en el núm. 4) del art. 130 del Código de Familia.

La conclusión arribada por el Ad quem tiene pertinencia en razón a que el análisis que toma es de manera mas íntegra en relación a la de primer grado, habiendo observado que no hubo tomado en cuenta en aquella, las declaraciones de testigos que en definitiva llevarían a la convicción de haberse probado una de las causales por las que se invocó la procedencia de la separación que se demandó. En el contexto de ese análisis refirió a la conducta observada por el demandado que hubieron sido evidenciados por los testigos y valorados de manera pertinente a la causal establecida por el art. 130 num. 4) del Código de Familia, vinculando a los principios ético morales previsto por el art. 8-I) de la Constitución Política del Estado incidiendo en la conclusión que “en la conducta del esposo está presente las sevicias, injurias graves, y malos tratos, que no necesariamente tiene que estar presente la acción física, también lo es el mal trato psicológico, no otra cosa significa saber que sufre engaño de infidelidad por su consorte y por esa razón la relación marital sufre un requebrajo.”, ahí la esencia del razonamiento del Ad quem que en definitiva llegó a la convicción de que se probó la concurrencia de los elementos que se hallan establecidos para la procedencia de la demanda en la causal invocada.

De lo anterior, se colige que cuando el recurrente pretende la existencia de incongruencia en la resolución emitida por que el Ad quem, que habría encontrado fundamento para revocar el fallo de primera instancia basado en una causal distinta a la demandada y apelada, no es evidente como se analizó supra, pues jamás siquiera se mencionó la causal que pretende el recurrente, y si bien se mencionó la infidelidad que habría sido cometido por el demandado, no se vinculó, menos se declaró probada la demanda por adulterio, sino en que esa actitud estuvieran presentes los elementos que señala la casual 4) del Art. 130 del norma sustantiva familiar.

Consecuentemente cuando se pretende Resolución extra petita, sugiriendo  fallo no sometido a consideración ni debate, por parte del recurrente, es un aspecto sin respaldo jurídico ni fáctico.

Sumado a lo anterior, el recurrente mediante recurso de casación en la forma pretende se dicte Auto Supremo por el que su pretensión es que se case la resolución de segunda instancia, sin comprender que al haberlo planteado en la forma, de considerar que su recurso estaba fundado y realmente existía incongruencia en el fallo de segunda instancia, la petición debió ser por que se anule el Auto de Vista a fin de un nuevo pronunciamiento, de ninguna manera por que se case el Auto de Vista y decidir en el fondo declarando improbada la demanda, que sí seria pertinente si el recurso se la hubiera planteado en el fondo.

Sin embargo de esa contradicción e incongruencia, que debiera ameritar pronunciamiento por la improcedencia, al haber dado respuesta al cuestionamiento planteado, e ingresando a considerar los argumentos expuestos y encontrado que ella no tiene fundamento.

Este Tribunal sujetará su resolución a lo previsto por el art. 271 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma formulado contra el Auto de Vista SII N°30/2014 de fs. 162 a 165, de fecha 10 de febrero de 2014, mediante memorial de fs. 168 a 170 por Luis Alberto Laguna Ruiz. Con costas.

Se regulan los honorarios del abogado en la suma de Bs. 1.000.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                        

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.                                                        

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Tercero