TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                          S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 257/2014                                                                 Sucre: 27 de mayo 2014                                                        

Expediente:        LP-26-14-S                                                                

Partes: Eddy Sharbel Abdala Saba y Juan Fernando Abdala Saba. c/ Sandra            

            Erika Bazualdo Fernández y María del Pilar  Bazualdo Fernández  de

            Vásquez.

Proceso: Anulabilidad de Escritura Pública                                

Distrito: La Paz

VISTOS: El recurso de casación interpuesto por María del Pilar Bazualdo de Vásquez de fs. 553 a 555 vlta., contra el Auto de Vista S-191/2013 de 10 de septiembre de 2013 de fs. 536 a 537 vlta., pronunciado por la Sala Civil Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso de Anulabilidad de Escritura Pública seguido por Eddy Sharbel Abdala Saba y Juan Fernando Abdala Saba contra Sandra Erika Bazualdo Fernández y María del Pilar Bazualdo Fernández de Vásquez, concesión de fs. 560, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                                                 ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Sexto de Partido en lo Civil y comercial de la Ciudad de La Paz, pronunció Sentencia de 13 de septiembre de 2012 cursante de fs. 427 a 430 vlta., declarando PROBADA  EN TODAS SUS PARTES la demanda presentada a fs. 5 que fue reformulada a fs. 13 y ampliada a fs. 25 por Eddy Sharbel Abdala Saba y Juan Fernando Abdala Saba, en consecuencia se declara anulada la escritura y sin valor legal la Escritura Pública Nº 69/2009 de fecha 14 de mayo de 2009 suscrita ante la Notario de Fe Pública Nº 93 Dra. Teresa Leyton Vda. de Rodríguez en consecuencia queda anulado y sin valor legal el contrato de compra venta suscrito e inserto en la mencionada escritura; se declara haber lugar a la cancelación de la inscripción de la compra venta suscrita a favor de las demandadas en la Matrícula computarizada Nº 2.01.0.99.0062769 y la rehabilitación del asiento a favor de los demandados, así mismo se declaran IMPROBADAS las acciones reconvencionales de fs. 37 y 46 presentadas por Santa Erika Bazualdo Fernández y María del Pilar Bazualdo de Vásquez y se declara IMPROBADA la tercería de dominio excluyente interpuesta a fs. 402 por Williams Raúl Vásquez Subieta. Se dispone que, en ejecución de fallos se proceda a inscribir la anulación de la Escritura Pública Nº 69/2009 de fecha 14 de mayo de 2009 en la Notaria Nº 93 a cargo de la Dra. Teresa Leyton Vda. de Rodríguez a cuyo efecto se faccionará la correspondiente ejecutorial de ley. Se dispone la cancelación del asiento de la compra venta realizada a favor de Santa Erika Bazualdo y María del Pilar de Vásquez en la matrícula computarizada 2.01.0.99.0062769, así mismo se ordena la restitución del asiento de titularidad a favor de Eddy Sharbel Abdala Saba y Juan Fernando Abdala Saba.

Contra la referida Sentencia, Sandra E. Bazualdo Fernández por memorial de fs. 441 a 445 vlta., y María del Pilar Bazualdo de Vásquez por memorial de fs. 450 a 458, interpusieron recurso de apelación.

En virtud a esos antecedentes, la Sala Civil Comercial Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, emitió el Auto de Vista cursante de fs. 536 a 537 vlta, por el que ANULA la Sentencia Nº 279/2012 de 13 de septiembre de 2012 de fs. 427 a 430 vlta., de obrados, disponiéndose que se emita nueva de conformidad a los fundamentos del Auto de Vista.

Resolución que dio lugar al recurso de casación, interpuesto por parte de María del Pilar Bazualdo de Vásquez, que se analiza. 

CONSIDERANDO II:                                                                         HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la forma (recurso de nulidad)

Que, el art. 57 del Código de Procedimiento Civil  obligaría a las partes dentro del proceso a comportarse con lealtad procesal, corrección y decoro durante la tramitación del proceso, refiriendo luego que de fs. 542 a 543 se habría apersonado Freddy Bernal Díaz que según Certificado de Matrimonio fuera cónyuge de la codemandada Sandra Erika Bazualdo Fernández con quien hubieran adquirido el bien inmueble objeto del proceso.

Que, el art. 101 del Código del Código de Familia refiere sobre la comunidad de gananciales, por tanto Freddy Bernal fuera propietario de una cuota parte y debieron incluirlo con calidad de codemandado, que sin embargo a momento de su apersonamiento fuera ignorado y que hubieran seguido vulnerando sus derechos a la defensa, citando luego sentencias constitucionales que analizan el derecho a la defensa y el debido proceso.

Que, la falta de integración a la litis y falta de citación a Freddy Bernal Díaz transgredirían lo dispuesto por los arts. 115, 117, 119 y 120 de la Constitución Política del Estado, por lo que correspondería nulidad de actuados hasta el vicio mas antiguo.

Por lo anterior pide se anule obrados hasta fs. 15 inclusive sin reposición, y se orden la integración a la litis del ciudadano Freddy Bernal Díaz.

En el fondo

Refiriendo que el Auto de Vista que fundamentaría en sentido de que la sentencia fuera incongruente entre la parte considerativa y resolutiva y otros aspectos relativos a la congruencia motivación y fundamentación, transcribiendo luego los arts. 17 de la Ley del Órgano Judicial, analizándolo a continuación. Posteriormente refiere que su única observación hubiera sido la no integración de Williams Raúl Vásquez Zubieta a la litis. Que, la denuncia en apelación fuera la falta de congruencia en la valoración de la prueba y ello correspondía revisar al Ad quem, que no hubiera sido realizada sido realizada y el fallo dictado contradeciría principios de probidad y celeridad.

Se hace mención a aspectos que hubo expuesto en su apelación, interrogándose el porque el Tribunal Ad quem no revisó y volvió a valorar correcta y legamente la prueba producida en juicio, pues no debiera excusarse con el argumento expuesto de incongruencia pues esa situación ya lo sabrían.

Refiere de manera referencial que habría error de hecho y derecho y que el Tribunal de casación debiera resolver el recurso.

Que, en atención a ello recurrirían de casación  en sujeción a lo previsto por los arts. 250 y 253 del Código de Procedimiento Civil, a fin de que case el Auto de Vista o se declare la nulidad de obrados hasta fs. 15.      

CONSIDERANDO III:                                                                 FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Ante la poca comprensión que se tiene por parte de la recurrente en relación a la naturaleza del recurso de casación en nuestra legislación, comprendiendo por ello la deficiencia con la que se la plantea, es preciso reiterar la profusa jurisprudencia emitida al respecto, señalando que:

1.- Existe la posibilidad de plantear recurso de casación tanto en el fondo como en la forma, empero debe comprenderse cabalmente que cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, esto es por errores en la resolución de fondo o en la resolución de la controversia misma, en este caso los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del Adjetivo Civil, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución que en base a una correcta interpretación o aplicación de la ley sustantiva o eliminando el error de hecho o de derecho en la valoración de la prueba, resuelva el fondo del litigio. En tanto que si se plantea el recurso de casación en la forma, se lo hace por errores de procedimiento, la fundamentación de agravios debe adecuarse a las causales contenidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo, lo primero sucede cuando la resolución recurrida contiene infracciones formales y, lo segundo cuando en la sustanciación del proceso se hubieren violado las formas esenciales del mismo y que se encuentren sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

De lo manifestado precedentemente se concluye que el recurso de  casación  en el fondo y  el  de  forma son dos  medios de  impugnación  distintos,  que  persiguen igualmente finalidades diferentes.

2.- Por otro lado se debe considerar que este Tribunal Supremo ha establecido que contra una Resolución anulatoria de obrados, no corresponde plantear sino el recurso de casación en la forma, en el entendido que al ser anulatoria el Tribunal inferior no ingresa a analizar el fondo de la problemática, es decir no emite Sentencia de segundo grado, por lo que se hace imposible que el Tribunal de Casación habilite su competencia. En ese sentido cuando se plantea recurso de casación en el fondo contra una Resolución sea anulatoria, éste indudablemente será declarado improcedente.

3.- En el caso de Autos, la recurrente plantea recurso de casación en la forma y en el fondo, sin embargo de la revisión de los fundamentos expuestos, de ninguna manera se cuestiona en esa vía el razonamiento expuesto por el Ad quem de la nulidad dispuesta, sino mas bien su pretensión está destinada a que no se hubiera considerado el apersonamiento de una tercera persona luego de dictado el Auto de Vista, este solo aspecto indudablemente hace que no pueda considerarse el recurso, pues conforme a la explicación dada en el punto 1 de la presente Resolución, el cuestionamiento debe ir en demostrar los defectos procedimentales que se hubieran cometido en el proceso o en el Auto de Vista, empero en el caso concreto, no existe cuestionamiento alguno en relación a la tramitación del proceso ni de la emisión del Auto de Vista. A la recurrente le correspondía cuestionar si consideraba pertinente su recurso, porqué el razonamiento del Tribunal de Alzada estaba errado con la decisión de anular obrados, a fin de lograr que este Supr emo Tribunal analice ese aspecto y tome la decisión pertinente, sin embargo, el “recurso” sólo se limita a señalar que al tercero que hubiera hecho su apersonamiento no se lo hubiera considerado, situación que no es posible admitir como fundamento de un recurso de casación en la forma.

Consecuentemente al no existir cumplimiento de lo determinado por el art. 258 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, corresponde emitir Resolución conforme prevé los arts. 271 núm. 1) y 272 núm. 2) de la norma Adjetiva Civil.

4.- En relación al recurso de casación en el fondo, por los argumentos expuestos en el punto 2, sin necesidad de mayor fundamentación, este Tribunal Supremo resolverá conforme prevé el art. 271 núm. 1) del Código de Procedimiento Civil.

Al margen de lo anterior, sólo a manera de aclaración, los argumentos expuestos por la recurrente en el recurso de casación en el fondo correspondían hacerlo en la forma, en razón al cuestionamiento desde su punto de vista a la falta de sustento para anular obrados.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 Parágrafo I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma y en el fondo formulado contra el contra el Auto de Vista S-191/2013 de fs. 536 a 537 vlta., de fecha 10 de septiembre de 2013, por María del Pilar Bazualdo de Vásquez, mediante memorial de fs. 553 a 555 vlta., Sin costas por no existir respuesta.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                            

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.