TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

   S A L A  C I V IL

Auto Supremo: 221/ 2014

Sucre: 15 de mayo 2014

Expediente: CB 12 14 S.

Partes: Raul Osvaldo Rico Gamboa. c/ Wilma Consuelo Crespo Callau.

Proceso: Ruptura Unilateral.

Distrito: Cochabamba.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 209 a 210, interpuesto por Wilma Consuelo Crespo Callau contra el Auto de Vista Nº REG/S.CII/ASEN.159/24.12.2013 de 24 de diciembre de 2013 que cursa de fs. 204 vta., pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba en el proceso ordinario de ruptura unilateral, seguido por Raúl Osvaldo Rico Gamboa, el Auto de concesión de fs. 213 vta., los antecedentes del proceso y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

La Jueza de Partido Tercero de Familia, dicta la Sentencia de 29 de julio de 2013 que cursa de fs. 165 a 167, por la que declara improbadas la demanda principal de fs. 8 a 9 y la excepción de falsedad interpuesta en contra de la reconvención, asimismo declara probada la demanda reconvencional de fs. 21, admitiendo la ruptura unilateral en la unión libre de los consortes, simultáneamente dispone que el Departamento del Edifico “Fénix” y su parqueo, al ser común se proceda con su división, manteniendo la asistencia familiar en favor de la concubina, conforme al art. 143 del Código de Familia.

Sentencia que fue recurrida por la demandada y resuelta por Auto de Vista de fs. 204 y vta., que confirma la sentencia apelada, con la modificación de que el tema de los bienes, sean discutidos en ejecución de Sentencia.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.- El art. 166 del Código de Familia, dispone que los bienes propios se administran y disponen libremente por el conviviente a quien pertenecen, por lo que la camioneta marca Ford Tipo Ranger con placa 1012-PPT, constituye un bien propio y no sujeto a división, debía serle entregada.

2.- El art. 169 del Código de Familia, dispone que en caso de ruptura unilateral el otro cónyuge puede pedir inmediatamente la división de los bienes comunes y la entrega de la parte que le corresponde, ahora el Auto de Vista, como hechos probados ha soslayado en dichas resoluciones lo que se refiere a los bienes relativos a un departamento en el Edifico “Fénix” y su parqueo debidamente registrados en la oficina de Derechos Reales, y una camioneta con placa 1012-PPT, que le hubiera transferido el actor y no fuera entregado.

Asimismo manifiesta que el demandante en audiencia de 20 de octubre de 2011, ha manifestado que usufructuó el mencionado departamento por cinco años, empero no ha cumplido con la obligación de pagar impuestos municipales.

Cuando la obligación de los de instancia, de valorar la prueba en su justa dimensión y que no fueron tomados en cuenta los aspectos de su reconvención, solicita casar el Auto de Vista y se declare la indivisibilidad del departamento y su parqueo y la consiguiente transferencia en favor de su hijo Santiago Rico, la entrega de la camioneta con placa 1012-PPT que en encuentra en poder del demandante, y la obligación del demandante de pagar los impuestos anuales de los inmuebles mencionados.

CONSIDERANDO III.

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De la revisión del Auto de Vista de 24 de diciembre de 2013 que cursa de fs. 204 y vta., se evidencia que el Ad quem, en la resolución de referencia en el segundo considerando dedujo lo siguiente: “… no obstante ciertamente la demandada efectuó reclamaciones sobre bienes adquiridos en la vigencia conyugal y entre ellos la propiedad del departamento en el Edificio Fénix que solicito se transfiera por las parte en litigio a favor de su hijo Santiago Rico Crespo, que ni siquiera en el responde a la alzada mereció pronunciamiento positiva o negativamente; lo cierto es que se trata de temas que se deben discutir, acreditar y decidir, como se dijo, positiva o negativamente y en el mejor caso conforme a la solicitud de la demandada son necesidad de ocurrir a la vía de remate sino conciliatoria; por ello, corresponde a este tribunal en estricta justicia, deferir parcialmente la alzada, disponiendo que aquellos ítems se discutan conforme a derecho en ejecución de sentencia. POR TANTO… confirma la sentencia apelada, con la modificación de que el tema de los bienes se discuta y se resuelva  conforme a derecho en ejecución de sentencia…”.

Con dicha decisión el Tribunal de Alzada no ha definido el fondo de la controversia respeto a los bienes, pese que el Juez de primera instancia ya hubiera definido respecto de la situación del departamento en el Edificio Fénix y su parqueo, en segunda instancia se dedujo que los bienes, sean discutidos en ejecución de Autos, por lo que se deduce que el Auto de Vista aún no constituye ser una resolución de mérito sobre los bienes litigados.

Así se dirá que el recurso de casación en el fondo conforme al art. 253 del Código de Procedimiento Civil, tiene la finalidad de buscar una modificación sustancial de la resolución de mérito, en la que se busque cambiar lo que se hubiera otorgado o negado a los litigantes, en cuanto a sus pretensiones, para ello es necesario que los de instancia también hayan otorgado o denegado lo sustancial de las pretensiones y conforme a la misma, el Juez de segundo grado haya estimado el acogimiento positivo o negativo del  A quo; aspecto que no acontece en la presente causa, pues como se dijo anteriormente el Ad quem, extrañamente modificó la sentencia y dispuso que la calidad de los bienes sea debatido en ejecución  de sentencia, cuando dos bienes ya tenían expreso pronunciamiento y antecedente probatorio y solo podía aplazar el debate de los bienes aún no probados o con insuficiente prueba; empero de ello dedujo que sea en ejecución de Autos  que se defina la calidad de los bienes, por lo que no ha emitido un pronunciamiento de mérito sobre la calidad de los bienes. Consiguientemente, el recurso de casación en el fondo resulta ser insustentable, pues no existe pronunciamiento de fondo sobre la calidad de los bienes reclamados; ya que este Tribunal no puede emitir una resolución sobre el reclamo de la recurrente, que no ha sido objeto de deliberación  y pronunciamiento por el Ad quem, de lo contrario implicaría que se esté resolviendo en “per saltum”, que significa saltar las vías regulares de impugnación, no admitido en nuestro sistema procesal civil.

Asimismo se dirá que si la recurrente no estaba de acuerdo con el fallo del Ad quem en cuento a la falta de pronunciamiento, sobre los bienes litigados, debía interponer recurso de casación en la forma acusando la falta de pronunciamiento de los puntos apelados conforme a los arts. 236, 227 y 254 num. 4) todos del Código de Procedimiento Civil, sin embargo de ello corresponde señalar que a la recurrente no le afecta en sus derechos, pues como se dijo anteriormente, en ejecución de sentencia podrá hacer valer la calidad de los bienes que reclama.

Por lo expuesto corresponde emitir fallo en base a los arts. 271 num. 1) con relación al art. 272 num. 1) ambos del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO.- La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I num.1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2.010 y en aplicación del art. 272 num. 1) del Código de Procedimiento Civil declara IMPROCEDENTE, el recurso de casación de fs. 209 a 210, interpuesto por Wilma Consuelo Crespo Callau contra el Auto de Vista Nº REG/S.CII/ASEN.159/24.12.2013 de 24 de diciembre de 2013. Con costas.

Se regula honorario del abogado en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.