TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

   S A L A  C I V I L


Auto Supremo: 207/2014

Sucre: 08 de mayo 2014

Expediente: B-11-14-S

Partes: Instituto Nacional de Reforma Agraria del Beni. c/ Registro de Derechos   

            Reales del Beni y la Universidad Técnica del Beni “Mariscal José      

            Ballivian”.

Proceso: Nulidad de escritura pública.

Distrito: Beni.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 191 a 193 y vta., interpuesto por Maira Maribel Rodríguez Torrez, contra el Auto de Vista Nº 201/2013 de fecha 12 de diciembre de 2013, cursante de fs. 185 a 186 y vta., pronunciado por la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia de Beni, en el proceso de Nulidad de escritura pública seguido por el Instituto Nacional de Reforma Agraria del Bene contra Registro de Derechos Reales y la Universidad Técnica del Beni “Mariscal José Ballivian”, la concesión de fs. 207, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Primero en lo Civil de Trinidad, dicta la Sentencia Nº 21/2013 de 16 de agosto de 2013, cursante de fs. 154 a 160, declarando PROBADA en parte la demanda de Nulidad de registro a favor de la Universidad Autónoma del Beni sobre el inmueble con matrícula Nº 8011010010648 únicamente del Asiento A-2, ordenando la cancelación de este registro; IMPROBADA la pretensión de nulidad del asiento A-3 matrícula Nº 8011010010648; IMPROBADA la pretensión de que se ordene el registro en DD.RR, a favor de Instituto de Reforma Agraria sobre el inmueble con matrícula  Nº 8011010010648.

Resolución de fondo que es apelada por la Universidad Autónoma “José Ballivian” del Beni por escrito de fs. 162 a 164 y por el Instituto Nacional de Reforma Agraria del Beni, representado por Maira Isabel Rodríguez Torrez por memorial de fs. 166 a 170, dictándose el Auto de Vista Nº 201/2013 de 12 de diciembre de 2013, cursante de fs. 185 a 186 y vlta., de obrados, confirmando totalmente la sentencia apelada, sin costas; Resolución de Alzada que es recurrida de casación en el fondo por el Instituto Nacional de Reforma Agraria del Beni que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El recurrente alega:

1.- Que, el Auto de Vista considera el recurso de apelación presentado por la Universidad Autónoma del Beni, cuando el mismo ha sido presentado extemporáneamente, pues según el formulario de notificación de fs. 161 habría sido notificada el 20 de agosto de 2013 a hrs. 09:00 y conforme el cargo de recepción del memorial de apelación, el mismo ha sido presentado el 30 de agosto de 2013 a hrs. 10:56, vencido el plazo  fatal dispuesto por el art. 220 par. II del Código de Procedimiento cuando había precluído su derecho, por lo que el Tribunal al considerarlo, habría violado flagrantemente los arts. 90 y 220 parágrafo II del Código de Procedimiento Civil.

2.- Acusa  la vulneración de los arts. 219, 227 y 236 del Código de Procedimiento Civil, porque el art 219 concordante con el 227 de la citada norma,  exige como requisito material para la admisión y procedencia del recurso de apelación, la expresión de agravios sufridos por el litigante pudiendo ingresar al análisis de fondo, solamente cuando cumpla ese requisito inexcusable, no obstante el Tribunal, a pesar de reconocer expresamente  en su numeral 1 incisos a)  y b) la inexistencia de agravios, ingresó en el análisis de fondo del recurso presentado por la Universidad Autónoma de Beni, circunscribiendo el Auto de Vista a puntos que no cumplían con la condición material de expresión de agravios, vulnerando de esta manera los artículos señalados.

3.- Que, conforme ha precisado el art. 547 del sustantivo Civil, la nulidad declarada judicialmente surte sus efectos con carácter  retroactivo, e importa una eliminación del acto considerándolo como no nacido a la vida retrotrayendo sus efectos al momento del nacimiento mismo. (Cita la SC 1359/2003-R de 18 de septiembre de 2003), en consecuencia, al haberse declarado judicialmente la nulidad de Registro  efectuado a favor de la UAB sobre el inmueble con Matrícula Nº 8011010010648, las sub inscripciones efectuadas con posterioridad al acto viciado, perdieron sus efectos jurídicos, inobservancia que fue reclamada oportunamente, sin embargo al respecto emite un pronunciamiento que carece totalmente de motivación porque no expone los fundamentos jurídicos que sustentan su decisión de no aplicar el efecto retroactivo de la nulidad conforme prevé el art. 547 del Código Civil vulnerando el derecho a la motivación y fundamentación de las decisiones judiciales como elemento que configura el debido proceso, (cita las Sentencias Constitucionales: SC 0871/2010-R de 10 de agosto de 2010, 0819/2013 de 11 de junio de 2013) remarcando que la resolución recurrida carece de la correcta valoración y fundamentación jurídica, existiendo violación del art. 547 del adjetivo civil al no aplicar retroactivamente  los efectos de la nulidad y el art. 30 núm. 12) de la Ley del Órgano Judicial vulnerando el principio al debido proceso.

Concluye su recurso señalando expresamente que interpone recurso de casación en el fondo, en previsión del art. 253 num.1) del Código de Procedimiento Civil pidiendo que se case la el Auto de Vista impugnado y aplicando el carácter retroactivo de la nulidad declarada se disponga la nulidad de las sub inscripciones posteriores al Asiento A-2 y se proceda al registro definitivo del derecho propietario y registro catastral a favor del INRA sobre el inmueble objeto de Litis.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En principio corresponde precisar que de manera reiterada éste Tribunal estableció que doctrinalmente se considera al recurso de casación como aquel medio impugnatorio vertical y extraordinario procedente en supuestos estrictamente determinados por ley y dirigido a lograr que el máximo Tribunal  revise, reforme o anule las resoluciones expedidas en apelación por los Tribunales Departamentales, que infringen las normas de derecho material o las normas que garantizan el derecho a un debido proceso, o las formas esenciales para la eficacia y validez de los actos procesales.

Igualmente precisó que la casación tiene por fin privilegiar la recta aplicación de la ley y de esta manera alcanzar la justicia en la resolución de los conflictos jurídicos, por ello, estamos ante una institución necesaria y de enorme importancia en la administración de justicia, pues gracias a ella, se cuenta con una vía que asegura la correcta aplicación o interpretación de las normas jurídicas y la uniformización de la jurisprudencia nacional.

Al respecto la uniforme jurisprudencia sentada por la entonces Corte Suprema de Justicia señaló que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que puede ser interpuesto  en el fondo o  en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido en el art. 250 del Código de Procedimiento Civil.

Cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, esto es por  errores en la Resolución de fondo o errores in iudicando, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el art. 253 del Adjetivo Civil, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva resolución que en base a una correcta interpretación o aplicación de la ley sustantiva o eliminando el error de hecho o de derecho en la valoración de la prueba, resuelva el fondo del litigio; en tanto que si se plantea el recurso de casación en la forma, es decir por errores de procedimiento, la fundamentación de agravios debe adecuarse a las causales contenidas en el art. 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo, lo primero sucede cuando la resolución recurrida contiene infracciones formales como ser falta de forma, falta de pertinencia o congruencia, incompetencia del Tribunal, entre otras;  lo segundo cuando en la sustanciación del proceso se hubieren violado las formas esenciales del mismo sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del art. 258 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente.

De lo manifestado precedentemente se concluye que el recurso de casación en el fondo y el de forma son dos medios de impugnación distintos, que persiguen igualmente finalidades diferentes, el uno, nos referimos al de fondo, está orientado a que el Tribunal Supremo revise el fondo de la resolución del litigio, y en ese caso lo que el recurrente pretende es que el Auto Supremo case la resolución recurrida y resuelva el fondo de la controversia. En cambio el recurso de casación en la forma está orientado a que el Tribunal Supremo constate la existencia de errores formales en la resolución impugnada por ejemplo falta de pertinencia o congruencia, falta  de fundamentación, incompetencia del Tribunal -  o errores de procedimiento en la sustanciación de la causa que conllevaron la afectación del debido proceso,  en ese caso la pretensión recursiva se orienta a la nulidad de la resolución impugnada o a la nulidad de obrados.

En Autos, el  recurrente propuso recurso de casación en el fondo, sin embargo los tres agravios denunciados atacan aspectos que hacen a la forma no al fondo, así en el primer agravio, acusa  la extemporaneidad con que hubiera sido presentado al recurso de apelación por parte de Universidad Autónoma de Beni,  sin embargo la misma hubiera sido considerada ingresando el Tribunal a resolución de fondo sin advertir este vicio, éste, es un aspecto referido estrictamente al procedimiento que debiera haber sido acusado como un agravio “in procedendo”, en consecuencia éste Tribunal no ingresará a conocer el mismo por incumplimiento del art. 258 num. 2) del Adjetivo Civil; en el segundo agravio, refiere la  vulneración de los arts. 219, 227 y 236 del Código de Procedimiento Civil, señalando que la Resolución de segunda instancia es incongruente porque no habría sido resuelta en el marco del art. 236 con  relación al art. 227 de la norma citada precedentemente, que la acusa de incongruente, porque el Tribunal por un lado reconoce la inexistencia de agravios en la apelación interpuesta por la Universidad Autónoma del Beni, no obstante ingresa en la resolución de los mismos; al respecto, señalar que nuevamente el recurrente ingresa en yerro cuando en recurso de casación de fondo acusa un aspecto como la incongruencia de la resolución, que corresponde estrictamente a la forma y debiera haber sido acusado conforme el art. 254 del Código de Procedimiento Civil, en la causal que correspondiere, en ese defecto, el agravio acusado resulta improcedente por las consideraciones señaladas supra.

En cuanto al último agravio, referido a la conculcación del art. 547 del Código Civil, inicialmente el recurrente señala que se habría vulnerado esta norma porque la nulidad declarada respecto del Asiento A-2 de la Matrícula Nº 8011010010648 de inmueble en Litis, debiera haber producido también la nulidad del Asiento A-3, sin embargo su fundamentación recursiva sostiene el Tribunal de Alzada emitió pronunciamiento “...totalmente  carente de motivación toda vez que NO EXPONE LOS FUNDAMENTOS JURÍDICOS QUE SUSTENTAN SU DECISIÓN... vulnerando el derecho a la motivación  y fundamentación  de las decisiones jurisdiccionales como elemento configurador del debido proceso...”, como se podrá advertir, si bien inicialmente el recurrente intenta configurar la vulneración de un agravio de fondo, cae nuevamente en aspectos que no pueden ser considerados en recurso de casación en el fondo sino en la forma, la motivación y fundamentación de las resoluciones son elementos constitutivos de la forma de las resoluciones y su conculcación por parte de las autoridades jurisdiccionales debe ser denunciada para ser resuelta en recurso de casación en la forma, no en el fondo, pues de constatarse los vicios denunciados, la resolución ameritaría la declaración de nulidad del fallo impugnado e incluso la nulidad de obrados, como se tiene explanado precedentemente, sin embargo, los yerros en que ha incurrido el recurrente en el planteamiento del recurso que se analiza resultan insoslayables, pues de manera expresa señala que interpone recurso de casación en el fondo, amparado en la causal del 1) del art. 253 y como se tiene demostrado, todo su recurso ataca vicios “in procedendo” e incongruentemente en el petitorio, pide a este Tribunal que CASE el Auto de Vista y aplicando el carácter retroactivo de la nulidad declarada, disponga la cancelación de las sub inscripciones posteriores al Asiento A-2, y se proceda al registro definitivo  del derecho propietario del INRA, respecto al inmueble objeto de Litis, de manera totalmente incongruente con lo discutido en la Litis pide en etapa casacional aspectos que no han sido discutidos ni considerados en la tramitación del proceso, pidiendo incongruentemente que por las oficinas de Catastro Urbano del Gobierno Autónomo Municipal de la Santísima Trinidad se proceda al “registro catastral del inmueble...”

Por todo lo señalado precedentemente, corresponde a este Tribunal resolver conforme lo estipulado en los arts. 271 num.1) y 272 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 par. I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE  el recurso de casación de fs. 191 a 193 y vlta., interpuesto por Maira Maribel Rodríguez Torrez en representación del Instituto Nacional de Reforma Agraria del Beni, contra el Auto de Vista Nº 201/2013 de 12 de diciembre de 2013, cursante de fs. 185 a 186 y vlta., pronunciado por la Sala Civil del Tribunal Departamental de Justicia de Beni. Sin costas por tratarse de institución pública.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.