TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                             S A L A  C I V I L 

                                                                                                                                                                                                            

Auto Supremo: 196/2014

Sucre: 29 de abril de 2014

Partes: Sergio Andrés Claros Terán en representación de María Antonieta

            Bustillo Vda. de Bustillo. c/  Vocales de la Sala Civil Segunda del

            Tribunal Departamental de Justicia de La Paz.

Expediente: LP-50-14-Com.

Distrito: La Paz.


VISTOS: El recurso de compulsa cursante de fs. 14 a 17 del cuadernillo de compulsa interpuesto por Sergio Andrés  Claros Terán en representación de María Antonieta Bustillo Vda. de Bustillo, contra el Auto de fecha 13 de marzo de 2014 que deniega el recurso de casación en aplicación del art. 518 del Código de Procedimiento Civil al ser una resolución dictada en ejecución de Sentencia, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz dentro del proceso ordinario de entrega de bien inmueble y pago de daños y perjuicios seguido por María Remedios Málaga de Bustillos contra Maria Antonieta Bustillo de Bustillo,  los antecedentes del testimonio, y;

CONSIDERANDO I:

De la revisión de los datos que cursan en fotocopias legalizadas  se llega a establecer que dentro del caso ut supra,  el Juez Décimo Tercero de Partido en lo Civil y Comercial de La Paz pronunció  resolución 290/13, de fecha 30 de septiembre de 2013,   que aclaró que el inmueble, cuya entrega fuera dispuesta en la Sentencia 425/2007 confirmada por Auto de Vista y declarado improcedente el recurso de casación sobre este punto sito en la calle Rodríguez Nº 56 de la zona Belén lleva por numeración actual 256. Contra esta resolución la demandada María Antonieta Bustillo de Bustillo formuló recurso de apelación con los siguientes fundamentos: Que durante el proceso se arrimaron diversos datos tanto de la numeración como de la superficie del inmueble, aspecto que debió ser subsanado por el Juez que emitió las resoluciones. Asimismo que ni el Juez ni la parte supuestamente agraviada actuaron oportunamente y en los términos y plazos establecidos en el Código de Procedimiento Civil habiendo precluído el tiempo para solicitar complementaciones, enmiendas, modificaciones como las llaman actualmente aclaraciones. Indicó también que arrimó literales que acreditan la numeración correcta de su domicilio que guarda correlato con la numeración de inmuebles aledaños, pruebas que sin embargo, no fueron debidamente consideradas, que el Juez de la causa emitió fallos en mérito a los datos del proceso, los cuales en ningún momento fueron  alterados ni mucho menos existió error alguno que establezca la posibilidad de complementación, subsanación y/o aclaración (ni siquiera en ejecución de Sentencia).

En conocimiento del recurso de apelación la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de la Paz,  pronunció Auto de Vista I-42/2014 por el que confirma la resolución Nº 290/2013, de fecha 30 de septiembre de 2013, con costas.

Contra esta Resolución de Vista la demandada  María Antonieta Bustillo Vda. de Bustillo interpone recurso de casación  en el  fondo, recurso que es denegado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de la Paz, con el argumento que conforme lo establece el art. 518 del Código Procedimiento Civil las resoluciones dictadas en ejecución de sentencia podrán ser apeladas solo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior.

Contra el mencionado auto la recurrente  María Antonieta Bustillo Vda, de Bustillo  anuncia compulsa por negativa del recurso de casación que luego formaliza  de fs. 14 a 17 el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

Conforme con la previsión del artículo 283 del Código de Procedimiento Civil, procede el recurso de compulsa en los siguientes casos:

1) Por negativa indebida del recurso de apelación;

2) Por haberse concedido la apelación sólo en  efecto devolutivo, debiendo ser en el suspensivo; y

3) Por negativa indebida del recurso de casación.

En este marco normativo, la competencia del Tribunal Supremo al momento de resolver la compulsa ha de circunscribirse a precisar si la negativa  de concesión del recurso es legítima o  no,  tomando  en   cuenta para ello la regulación que prevé el Procedimiento Civil en función a la naturaleza de los procesos, las resoluciones pronunciadas en ellos y otros presupuestos procesales que hacen al régimen de los recursos. En otras palabras,  corresponde determinar si el Tribunal compulsado  adecuó su determinación en el marco de lo previsto por el art. 262 del Código adjetivo de la materia, es decir, 1) Cuando se hubiere interpuesto el recurso después de vencido el término 2) Cuando pudiendo haber apelado no se hubiera hecho uso de ese recurso ordinario  y 3) cuando el recurso no se encuentre previsto en los casos señalados por el Art. 255 del referido cuerpo procesal,  este último complementado por el Art. 26 de la Ley No 1760 de 28 de febrero de 1997.

CONSIDERANDO III:

Que, de la revisión del cuadernillo de compulsa se tiene que en el caso de Autos, habiendo sido pronunciada resolución 290/2013 de fecha 30 de septiembre de 2013,  por el Juez  Décimo Tercero de Partido en lo Civil, dentro del proceso de entrega de bien inmueble pago de daños y perjuicios en ejecución de Sentencia,  Auto que simplemente aclara la numeración del inmueble a ser entregado, la misma es apelada por la demandada María Antonieta Bustillo de Bustillo, resuelto el recurso de apelación por el tribunal de Alzada mediante Auto de Vista I-42/14 de fecha 6 de febrero de 2014, no existe la posibilidad de impugnar el mismo vía recurso de casación por mandato expreso del art. 518 del Código de Procedimiento Civil que establece que las resolución dictadas en ejecución de Sentencia solo son susceptibles de impugnación mediante recurso de apelación en el efecto devolutivo sin recurso ulterior.

En el caso de Autos el Juez A quo mediante la Resolución 290/2013  hizo una aclaración necesaria respecto a la numeración del inmueble la misma que está permitida aún en ejecución de Sentencia, sin embargo de ello dicho Auto no es susceptible de impugnación vía recurso de casación por el estado en el que se encuentra el proceso que como la misma recurrente reconoce en el recurso de compulsa se trata de un proceso en ejecución de sentencia, siendo factible solamente la apelación en el efecto devolutivo sin recurso ulterior.

Que, el art. 262 núm. 3) del Adjetivo Civil, complementado por el artículo 26 de la Ley Nº 1760, concede al Tribunal de Alzada la potestad de rechazar el recurso de casación cuando la Resolución impugnada no se encuentre comprendida en los casos señalados por el art 255 del Código de Procedimiento Civil, como ocurre en el sub lite, precepto concordante con el parágrafo II del art. 213 del mismo cuerpo legal.

Que, el art. 225 núm. 5) concordante con el art.  518 del Código de Procedimiento Civil, establecen que las resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia podrán ser apeladas sólo en el efecto devolutivo, sin recurso ulterior.

En ese sentido, Gonzalo Castellanos Trigo, en una interpretación más amplia del art. 518 del Código de Procedimiento Civil, refiere: “lo que queda claramente establecido en esta norma legal es que toda apelación promovida contra resoluciones dictadas en ejecución de Sentencia, debe ser concedida en el efecto devolutivo y no así en el suspensivo, ya que la concesión de Alzada en este ultimo efecto provocaría la interrupción del procedimiento de ejecución, situación que es precisamente la que se quiere evitar. Esta previsión es, en resumen, una aplicación de la regla general contenida en el art. 517 del Código de Procedimiento Civil (1976), respecto a que la ejecución de la Sentencia no puede interrumpirse o suspenderse por ningún recurso ordinario o extraordinario, de manera que no se vea afectada la continuidad del procedimiento de ejecución y no se utilice los medios impugnatorios (recursos) como mecanismo para dilatar eternamente el cumplimiento de la Sentencia”.

Asimismo la Sentencia Constitucional 1806/2011R expresa “siendo el estado del proceso el de ejecución de sentencia, en esta etapa procesal y con la finalidad de no dilatar la ejecución de la sentencia haciendo efectivos los derechos reconocidos o declarados en la misma, el legislador boliviano ha previsto, que en dicha etapa procesal sólo procede el recurso de apelación en el efecto devolutivo contra cualquier resolución que se pronuncie en ejecución de Autos -sean autos, decretos o providencias de mero trámite- sin recurso ulterior”.

Por lo expuesto, está claro que el Tribunal compulsado ha obrado correctamente y aplicado adecuadamente la previsión contenida en el art. 262 núm. 3) del Código de Procedimiento Civil al negar la concesión del recurso de casación.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia, en ejercicio de la atribución conferida por el art. 42 núm. 4) de la  Nueva Ley del Órgano Judicial, declara ILEGAL, el recurso de compulsa interpuesto por Sergio Andrés Claros Terán  en representación de María Antonieta Bustillo Vda. Bustillo. En aplicación del artículo 296 del Código de Procedimiento Civil, se impone costas y multa a la compulsante que se gradúa en el equivalente a tres días de haber del Juez ante quien se tramita la causa, conforme así lo dispone el Reglamento de Multas Procesales del Órgano Judicial, cuyo pago mandará hacer efectivo el Tribunal de Alzada.

Regístrese, comuníquese y notifíquese.-

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dr. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Segundo