TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

    SALA  CIVIL

Auto Supremo: 127/2014

Sucre:07 de abril 2014

Expediente: SC-140-13-S

Partes: Percy Fernández Añez, Alcalde Municipal de Santa Cruz de la Sierra. c/

Andrés Ribera Arancibia y otros.

Proceso: Nulidad de reposición de partida y cancelación de inscripción de

Derechos Reales, desocupación de bien inmueble.

Distrito: Santa Cruz

VISTOS: El recurso de casación en  la forma de fs. 605 a 607 vlta., interpuesto por Jaime R. Gómez Boland, en representación del Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz, contra el Auto de Vista de23 de agosto de 2013, cursante de fs. 602 a 603, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro del proceso ordinario de Nulidad de reposición de partida y cancelación de inscripción de Derechos Reales, desocupación de bien inmuebleseguido por Percy Fernández Añez, Alcalde Municipal de Santa Cruz de la Sierra contra Andrés Ribera Arancibia y otros, la concesión del recurso a fs. 615, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El JuezCuarto de Partido en Materia Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz, pronunció SentenciaNº 108/2009 de 14 de noviembre de 2009, cursante de fs. 456 a 460 vlta., que declara improbada la demanda principal de fs. 80 a 87 vlta., más sus complementaciones  y ampliaciones de fs. 90 a 91 y de fs. 111 a 12 vlta., presentada por el Gobierno MunicipalAutónomo de Santa Cruz de la Sierra, probada la demanda reconvencional por acción negatoria interpuesta de fs. 228 a 236 vlta., más sus modificación de fs. 241 de Andrés Ribera Arancibia, se rechaza la excepción extintiva quinquenal de fs. 275 a 276 de Beatriz Camacho Claros, se declara improbada los daños y perjuicios demandados por la María Sonia Suarez Ramos a través del memori al de fs. 238 a 239 vlta.

Resolución de primera instancia que es apelada por la parte actora, mediante escrito de fs. 496 a 499 vlta., que merece el Auto de Vista de 23 de agosto de 2013, cursante de fs. 602 a 603, que confirma y aprueba la Sentencia de grado; Resolución de Alzada que es recurrida de casación en la forma por la parte demandante, que obtiene el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El recurrente fundamenta su recurso de casación en la forma, expresando que el Auto de Vista saliente de fs. 602 a 603, violó formas esenciales del proceso, amparando su petición en el art. 254-4) del Código de Procedimiento Civil. Señala la violación del art. 197 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto el Juez A quo, concedió el recurso de apelación en el efecto suspensivo, omitiendo consultar deoficio la Sentencia ante el Tribunal Ad quem, incumpliendo su responsabilidad que señala el art referido, por lo que correspondía a la Sala civil del Tribunal Departamental la devolución de expediente ante el JuezA quo a los efectos de que se subsane el defecto absoluto, incurriendo en violación del art. 17-I de la Leydel Órgano Judicial y la Ley 1760 en su disposición especial segunda, num. I, inciso 7) num. II.

También  acusa referencias indebidas en el Auto de Vista, en el primer parágrafo Vistos, se expresa que el expediente le fue remitido en grado de apelación de Sentencia y consulta por la Juez de grado, de igual modo en la parte resolutiva  del Auto deVista  que confirma y aprueba totalmente la Sentencia;  afirmación -según el recurrente- implica una referencia cargada de falsedad en consideración a que la concesión fue únicamente de la apelación en el efecto suspensivo omitiendo la consulta. Considera el recurrente que el Ad quem ha pretendido cubrir de manera indebida  la negligencia del Juez A quo, endefinitiva dice- no le correspondía al Tribunal de apelación conocer de oficio en grado de consulta la Sentencia, sin que previamente el Juez de primera instancia en el Auto de concesión le haya elevado en ese efecto.

Por otro lado, señala violación del art. 236 del Códigode Procedimiento Civil, en razón que se impugnó la Sentencia de fs. 456 a 460 vlta, así como el Auto de complementación de fs. 463 del 23 de noviembre de 2009, no obstante en el Auto de Vista únicamente se pronunció confirmando y aprobando la Sentencia  i nada dice sobre el Auto de complementación de fs. 463 de 23 de noviembre de 2009, lo que implica violación del art. 236 del Código procesal. Agregando que el Auto complementario tenía significativa trascendencia.

Finalmente solicita al Tribunal Supremo de Justicia que al amparo del art. 252 del Código de Procedimiento Civil  dicte Auto Supremo anulando obrados hasta la Sentencia de fs. 456 a 460 vlta., disponiendo que el Juez de origen complemente la misma elevando en consulta al superior algrado.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En función a los agravios expuestos se hace necesario realizar las siguientes consideraciones:

El art. 197 del Código de Procedimiento Civil señala que: “(Sentencias contra el Estado). Todas las Sentencias dictadas contra el Estado o entidades  públicas en general, serán consultadas de oficio ante el superior en grado sin perjuicio de la apelación que pudiere interponerse”, norma procesal que establece la consulta de oficio  ante el superior en grado de aquellas Sentencias dictadas contra el Estado o entidades públicas en general, no obstante la apelación interpuesta.

Del análisis de la precitada norma, se pueden establecer dos componentes importantes: i) La obligación de los jueces de primera instancia de elevar en consulta la Sentencia que haya sido desfavorable al Estado o entidad pública en general, ii) La revisión en consulta de la Sentencia desfavorable al Estado por parte del Tribunal superior.

En ese entendido, respecto a la primera connotación, el Juez de instancia en aplicación del art. 197 del Código de Procedimiento Civil, está compelido a remitir el proceso a objeto de que el Tribunal de alzada pueda revisar laSentenciadesfavorable al Estado. Esta obligación se hace más consistente cuando en aquellas Sentencias dictadas en contra del Estado, el ente estatal no haga uso del recurso de apelación y, ante la ausencia de impugnación, el proceso no termine en esa instancia sin una revisión del fundamento que dio lugar a la decisión jurisdiccional, por el contario, si la Sentencia mereció apelación, el proceso deberá ser revisado no sólo en el marco del recurso apelatorio, sino, también, que su revisión será en consideración a la consulta.

La segunda connotación, basa en la obligatoriedad de la revisión de oficio  por la consulta de la Sentencia; es decir el Tribunal Ad quem está constreñido a proceder a un análisis sustancial de la Sentencia que ha sido desfavorable al Estado, tarea que no se queda en un simple formalismo, siendo su competencia observar las afectaciones a la norma que permitieron la Sentencia.

Bajo ese entendimiento, queda claro que lo importante para la materialización de esta norma procesal, es que la Sentencia sea revisada por el Tribunal de Alzada en grado de consulta, y no la observancia de otro formalismo, pues resulta intrascendente para el cometido, la forma y la precisión dela remisión delosantecedentes procesales al Juez superior.

Explicamos: cuando la parte contendiente se ve afectada por la decisión judicial tiene como mecanismo impugnatorio el recurso de apelación, donde expresará el o los agravios que la haya proferido la Sentencia, y bajo esa consideración es que el Juez de instancia “concede” el recurso. La concesión de recurso,reglada por el art. 229 del Código Adjetivo de la materia, no es una decisión judicial que devenga por el sólo hecho de la presentación del recurso de apelación, sino que está regulado por un filtro procesal que puede ser de plazo, legitimación impugnatoria o de pertinencia de la expresión de agravios en el recurso; por ello, en términos generales, que la concesión la otorga el Juez como emergencia del recurso de apelación en el efecto que la ley ha diseñado.

Sin embargo, no se puede tener el mismo razonamiento respecto a la consulta que señala el art. 197 del Código de Procedimiento Civil, como dijimos se tiene dos obligaciones una por parte del Juez de primera instancia y en posterior del Juez de Alzada, con las connotaciones anotadas. En ese margen aún no se haya apelado la Sentencia, es obligatorio para el Juez de primera instancia elevar en consulta la Sentenciadesfavorable al Estado para su revisión por el parte del Tribunal Ad quem, es por ello que esa tarea no constituye un formalismo sino una acción judicial que no se ve agotada en un acto procesal, vale decir que, si la Sentencia es desfavorable al Estado, no es meramente facultativo para el Juez de elevar o no en grado de consulta la Sentencia, sino que la remisión del proceso deviene de la misma Ley; es por ello que no obsta en nada que si el Auto deconcesión señala o no la consulta al superior pues esa labor no está reatada a la decisión de concederla o no,ya que su origen es por imperio de la norma procesal precitada.

Es ese entendido, aún no se haya señalado que el proceso fue elevado también en consulta, deviene la otra connotación que la ley ha establecido, y es la obligatoriedad por parte del Tribunal de Alzada de absolver la consulta de la Sentencia desfavorable al Estado, pues aún no se especifique en los actos previamente desarrollados por el inferior el Tribunal Adquem está compelido a realizar la revisión en consulta de la Sentencia, en cumplimiento de la ley, pues si se manifestará la imperiosa necesidad de que el Auto de concesión precise esa labor judicial, implícitamente, estaríamos avocando la consulta como una prerrogativa del Juez inferior y no como efecto dela ley.

En el caso en cuestión, el Gobierno AutónomoMunicipal de Santa Cruz de la Sierra, mediante su representante,  señala la violación del art. 197 del Código de Procedimiento Civil fundando en que el Juez de origen concedió el recurso de apelación en el efecto suspensivo omitiendo consultar de oficio la Sentencia; a lo que debemos señalar que a fs. 456, el Juez de instancia dictó Sentencia Nº 108/2009 de 14 de noviembre de 2009, por lo cual el ente edilicio formuló recurso de apelación de fs. 496 a 499 vlta., y luego del traslado correspondiente a los codemandados, se concedió el recurso de apelación en el efecto suspensivo por Auto de fs. 561 de 17 de mayo de 2013, por lo que con las formalidades del caso se remitió obrados ante el Juez superior. Radicada la causa ante el Tribunal de Alzada, éste dictó Auto de Vista de 23 de agosto de 2013, que confirma y aprueba totalmente la Sentencia.

Del breve historial de antecedentes, se puede colegir que el Juez de origen mediante Auto de fs. 561 de 17 de mayo de 2013 concedió la apelación en el efecto suspensivo, acto procesal que es resultado de la impugnación realizada en contra la Sentencia y que se enmarcaba dentro los requisitos señalados por ley, sin embargo el Auto de concesión de recurso, en nada es trascendente ni obstaculiza para que el Tribunal de Alzada cumpla con su tarea de revisión en consulta de la Sentencia, por cuanto ese acto de concesión esta íntimamente reatado a la otorgación o no delos recursos de apelación, más no de la excepcionalidad que la norma ha previsto para la consulta en caso de que se dicte Sentencia desfavorable al Estado.

En esa lógica, no puede dependerse una tarea jurisdiccional, como es la consulta de la Sentencia contra el Estado, a su concesión por parte del Juez de primera instancia, ya que esa labor es ya originada en la Ley, por lo que su cumplimiento es inexcusable; más teniendo en cuenta que aún no se haya especificado que el proceso debe ser revisado en consulta en los actos de concesión como observa el recurrente- el Juez previó ese actuar en su Sentencia en el punto “VII” señalando que la misma será consulta de oficio ante el superior en grado.

Bajo esa línea es que actúo el Tribunal de apelación, ya que en aplicación estricta del art. 197 del Código de Procedimiento Civil asumió su tarea revisora en grado  de consulta, atendiendo no sólo la apelación de la Sentencia de instancia sino también la consulta, conforme se observa en el acápite de “Vistos” de la Resolución, y es en mérito a esa evaluación que confirma y “aprueba” la Sentencia de grado, por lo que ese actuar no puede observarse como violatorio de la norma, sino más bien como una tarea en estricto cumplimiento de Ley, y está por demás decir que no obsta en nada que el Auto de concesión de fs. 561 no haya señalado que el proceso se eleva también en consulta, pues esa tarea, una vez radicado en el proceso, fue absorbida por el Tribunal Ad quem en observancia de la precitada norma procesal, lo cual no conlleva defecto absoluto, como imputa el recurrente, ni incumplimiento de deberes como erradamente se sugiere.

En ese mérito, resulta impropio discutir una violación del art. 17-I de la ley del Órgano Judicial o de la Disposición Especial Segunda  num. I, inc. 7) y num. II de la ley Nº 1760, ya que este actuar notrata de un vicio de nulidad y no existía el deber de saneamiento procesal.

Por otro lado, en coherencia con lo explicado, no se observa referencias indebidas por parte del Ad quem en el tenor del Auto de Vista, pues el recurrente reduce su análisis a acto procesal como es el Auto de concesión de fs. 561, sin entender que esa tarea revisora de consulta deviene de la misma ley, y en ese sentido fue considerado por el Tribunal de Alzada.

Respecto a la violación del art. 236 del Código de Procedimiento Civil fundado en que el Auto de Vista únicamente se pronunció confirmando y aprobando la Sentencia  y nada dice del Auto complementario de fs. 463; se debe señalar que, la Sentencia judicial es, en términos generales, un acto procesal emanado por la Autoridad judicial que decide sobre la controversia puesta a su conocimiento, poniendo fin al litigio. El art. 190 del Código de Procedimiento Civil detalla aquellas características propias de ésta Resolución de fondo que debe considerase a momento de emitirse por el Juez de instancia. El art. 196 del mismo compilado normativo señala que pronunciada la Sentencia el Juez no puede sustituir ni modificar la Sentencia y concluirá su competencia respecto al objeto litigioso, situación normativa lógica, pues no puede existir una Sentencia después de otra, ya que ésta se constituye es un acto único que pone fin al litigio, no pudiendo modificarse ni sustituirse en posterior; sin embargo la misma norma precitada abre la posibilidad de corregir de oficio, a pedido de parte u ordenar las medidas precautorias que fueren pertinentes, pudiendo en ese marco corregir cualquier error material, aclarar algún concepto oscuro sin alterar lo sustancial, y suplir cualquier omisión en que se hubiere incurrido sobre algunas delas pretensiones deducidas en el litigio; situación que si es acogida por el juzgador no significa quese esté dictando un acto ajeno a la Sentencia, sino que como señala la norma, se corrige, aclara o complementa la Sentencia dictada, constituyendo esas correcciones, aclaraciones o complementaciones un cuerpo único con la Sentencia de fondo.

Bajo ese razonamiento, el Auto de Vista al confirmar y aprobar totalmente la Sentencia supone lógicamente que lo hace también del Auto de 23 de noviembre de 2009, que cursa a fs. 463, pues como se dijo, la Sentencia constituye un acto único, constituyendo esa complementación parte de la misma.

Por otro lado, cabe precisar que el recurrente acusa que se vulneró el art. 236 del Código de Procedimiento Civil, sin embargo, a más de observar que en el Auto de Vista no se menciona el Auto complementario, no señala en nada, en el marco de la norma aludida, cuál punto de agravio expuesto en su apelación no fue  resuelto por el Tribunal de Alzada para que se considere como afectada la congruencia o pertinencia de la Resolución de Alzada. Por todo lo manifestado, se evidencia que los fundamentos expuestos en la forma no contienen la fundabilidad para la procedencia de una posible nulidad de obrados, por lo que deviene declararse infundado.

Conforme lo explicado anteriormente correspondefallar en sujeción a lo mandado por los arts. 271 núm. 2)  y 273 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO,recurso de casación en  la forma de fs. 605 a 607 vlta., interpuesto por Jaime R. Gómez Boland, en representación del Gobierno Autónomo Municipal de Santa Cruz, contra el Auto de Vista de 23 de agosto de 2013, cursante de fs. 602 a 603, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz. Sin costas por ser el recurrente de un Ente Municipal.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dr. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Segundo