TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 102/2014

Sucre: 26 de marzo 2014

Expediente: SC-131-13-S

Partes: Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos. c/ Fénix I.C. S.A.

            representada por Roger Osvaldo Rosales Fuentes

Proceso:        Resolución de Contrato por incumplimiento voluntario y Resarcimiento de daños y perjuicios.

Distrito:        Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 700 a 705,  interpuesto por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, representado por su abogado y apoderado Edwin de la Cruz Troche, en contra del Auto de Vista de fecha  11 de septiembre de 2013 pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia del Distrito de Santa Cruz, en el proceso Resolución de Contrato por incumplimiento voluntario y Resarcimiento de daños y perjuicios, seguido por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivia en contra de Fénix I.C. S.A. representada por Roger Osvaldo Rosales Fuentes, la concesión de fs. 709, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez Octavo de Partido en lo Civil Comercial de la capital en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra a los 28 días de septiembre de 2012 dictó Sentencia, por la cual declaró probada en parte la demanda de resolución de contrato y pago de daños y perjuicios, Probada respecto a la Resolución de contrato e Improbada respecto a los Daños y perjuicios, improbadas también las excepciones de prescripción e imposibilidad sobreviniente de cumplir la prestación, no imputable al deudor, al igual que la demanda reconvencional sobre Usucapión más pago de daños y perjuicios interpuesto por el demandado; motivo por el cual declaro resuelto el contrato suscrito en Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos y la empresa demandada Fénix  I.C. S.A. mediante instrumento público Nº. 107/98 de fecha 23 de marzo de 1998 y sus Addendas, relativo a un contrato de transferencia con reserva de propiedad de herramientas equipos, maquinarias, vehículos muebles y enceres, con efecto retroactivo al momento de la suscripción, consecuentemente dejo sin efecto legal alguno el mencionado contrato, disponiendo la retención por el demandante únicamente de todo aquel material que ha sido materia del contrato resuelto. Disponiendo además que de haber existido pagos a cuenta por parte de la empresa demandada los mismos queden a favor de la empresa demandante.

Contra dicha resolución, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, interpuso recurso de apelación, el mismo que fue adherido por la parte demandada, motivo por el cual la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Santa Cruz de la Sierra, dictó Auto de Vista confirmando totalmente la Sentencia de fecha 28 de septiembre de 2012 y aprobando la consulta remitida conforme el art. 197 del adjetivo Civil, de igual manera confirmo el proveído de fecha 30 de marzo de 2012 saliente a fs. 606 de obrados (juramento de prueba de reciente obtención).

Dictado el Auto de Vista, nuevamente Yacimiento PetrolíferosFiscales Bolivianos, interpuso recurso de casación en el fondo, el mismo que es analizado.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

La parte recurrente acusa que el Auto de Vista en su sucinta resolución no valoró las pruebas referentes al pago de daños y perjuicios, incurriendo en errónea apreciación de la prueba y aplicación indebida de la ley sustantiva por las siguientes razones:

1.- La existencia de error de hecho en la apreciación oficiosa de las pruebas de fs. 174 a 189 consistentes en las adendas suscritas por parte de YPFB y la empresa demandada FENIX IC S.A., la cuales el Auto de Vista señala que sería correcta la determinación de la Juez A quo en el entendido que YPFB no cumplió con la obligación establecida en el art. 1283 del Código Civil en virtud de que se evidenciaría por la suscripción de las adendas que YPFB no habría entregado la totalidad de los bienes objeto de la transferencia con reserva de propiedad, sin considerar que las adendas fueron realizadas de manera libre y voluntaria por la empresa Fénix IC S.A. sin que esta haya opuesto objeción alguna.

2.- Sobre el incumplimiento a lo normado en el art. 1283 del Código Civil, acuso de error de hecho en la apreciación de la prueba cursante a fs. 592 y vlta, consistente enel Acta de Inspección Ocular propuesto y ejecutado como medio de prueba por el recurrente, la misma que no fue valorada conforme al art. 397 en relación con los arts. 90, 427 y siguientes del Código de Procedimiento Civil, no se fundamenta porque no tendría valor legal para acreditar los daños ocasionados.

Continuo indicando que existe error de hecho en la valoración de las pruebas cursantes de fs. 541 a 587, las cuales no fueron valoradas, las mismas que acreditan irrefutablemente la pretensión del recurrente, al igual que las de fs. 371 a 539 y de fs. 1 a 114 y de fs. 191 a 220, demostrándose que los bienes transferidos a favor de la empresa demandada contaban con un valor y conforme a su depreciación estos se encuentran hecho chatarra e inservibles y que se demostró que la empresa percibió ganancias con los bienes transferidos.

3.- Acusa también la violación de lo dispuesto por los arts. 90, 188, 190 y 192 incisos 2) y 3) y 397 del Código de Procedimiento Civil por no haberse valorado las pruebas cursantes de fs. 541 a 587 y 592, careciendo las resoluciones de instancia de debida fundamentación, dañando el principio de igualdad de las partes y la seguridad jurídica consagrada en la Constitución Política del Estado.

4.- Acusan la existencia de violación y errónea interpretación de lo previsto en los arts. 339, 344 y 346 del Código Civil concordante con los arts. 568 parágrafo I y 570 parágrafo II del mismo cuerpo legal, toda vez que se probó que la empresa incumplió lo acordado, motivo por el cual, lógicamente correspondía la reparación de los daños y perjuicios independientemente de que YPFB estuviera o no en posesión en todo o en parte de dichos bienes.

5.- Acusan que en el Auto de Vista no se fundamenta sobre cuál sería la razón por la que se atribuye a los funcionarios de YPFB como causantes de la depreciación de los bienes transferidos, toda vez que al encontrarse en litigio no se podía disponer menos solicitar el mantenimiento de los bienes, máxime si los demandados incumplieron con el contrato de venta con reserva de propiedad, por lo que se infracciono el art. 568 concordante conel art. 670 parágrafo II  ambos del Código Civil, al existir efectos secundarios sobre el resarcimiento de los daños y perjuicios.

Por lo indicado, solicita que previo los trámites pertinentes y legales se dicte Auto Supremo casando el Auto de Vista, y se declare Probada la demanda en todas sus partes incluyendo la reparación de daños y perjuicios a favor YPFB, debiendo disponer al efecto que los mismos sean determinados en ejecución de sentencia.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Estando planteado el debate, referente a la procedencia del resarcimiento del daño como consecuencia de la resolución del contrato de venta con reserva de propiedad que suscribieron ambas partes; se tiene de los antecedentes y en virtud a lo acusado por la parte recurrente sobre la violación y errónea interpretación del art. 568 parágrafo I del Código Civil, lo siguiente:

La doctrina de manera general establece que la resolución del contrato es una de las formas de extinción del mismo, que generalmente opera por la violación en la prestación comprometida,  supone la extinción del contrato en virtud de un hecho posterior a su celebración, hecho que es imputable a una de las partes como consecuencia del: incumplimiento voluntario de la contraparte, el incumplimiento involuntario, por sobrevenida imposibilidad de la prestación  y finalmente el incumplimiento por excesiva onerosidad.  Tres reglas que rigen la resolución de los contratos.

Al aplicarse o determinarse la resolución del contrato, ésta causa también tres efectos, el retroactivo, reintegrativo y resarcitorio, en el primero, sus efectos se operan retroactivamente, por lo que las partes que han quedado desvinculadas deben restituirse recíprocamente todo lo que hubieran recibido con motivo del contrato resuelto; la segunda, el efecto reintegrativo cobra vitalidad cuando ha existido entre las partes un comienzo de ejecución del contrato del cumplimiento unilateral o el intercambio de prestaciones. Si el obligado a restituir es quien ha dado lugar a la resolución, debe ser tratado como poseedor de mala fe, por tal razón, si la cosa se ha destruido o deteriorado, aunque sea por caso fortuito, el deudor está obligado a la reparación. Finalmente se encuentra el efecto resarcitorio, en la cual, la resolución declarada impone al responsable la reparación del daño ocasionado en lo que corresponde a la pérdida sufrida (daño emergente) y a la pérdida de la ganancia (lucro cesante).

Al respecto Carlos Morales Guillen en su obra Código Civil concordado y anotado en la pág. 681 establece con referencia a lo normado en el art. 568 del sustantivo civil  “Si se pronuncia la resolución, el juez puede hacer lugar a una condena adicional de daños compensatorios, cuando la sola resolución no sea suficiente para reparar el perjuicio causado por el incumplimiento.”

Por otro lado el art. 585 del Código Civil en su parágrafo III establece: “Cuando se resuelve el contrato por incumplimiento del comprador, el vendedor debe restituir las cuotas recibidas pero tiene derecho a una compensación equitativa por el uso de la cosa, más el resarcimiento del daño…”.

En la litis, Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos junto con la Empresa “Fénix I.C. S.A.”, suscribieron una Escritura sobre Trasferencia con reserva de propiedad de herramientas, equipos, maquinarias, vehículos, muebles y enseres, documento de fecha 23 de marzo de 1998, así se desprende de las fs. 164 a 173, en la cual conforme se tiene redactado en la cláusula novena, respecto a la resolución del contrato, establecieron que: “…quedará resuelto automáticamente sin necesidad de intervención judicial por las siguientes causales 1.- Falta de pago de dos cuotas en las fechas de su vencimiento 2.- Insolvencia de LA COMPRADORA 3.- Concurso de Acreedores o quiebra técnica de LA COMPRADORA 4.- Cesión o transferencia de acciones, efectuada por los socios fundadores de la Compradora antes del pago total del monto del precio establecido en la cláusula cuarta 5.- Incumplimiento total o parcial de las obligaciones contenidas por cualquiera de los anteriores causales atribuibles a LA COMPRADORA, todos los pagos hechos a cuenta hasta el momento de la resolución del contrato se consolidaran en favor de YPFB en compensación al uso de los bienes transferidos sin perjuicio de pagarle a la misma por los daños y perjuicios causados o por el mal uso que se hubiera hecho de los mismos, debiendo restituirse la totalidad de dichos bienes de acuerdo a inventario.

Por lo indicado, si bien se firmóuna addenda al contrato indicado en el párrafo anterior, la esencia del mismo se mantuvo, modificándose tan solo el  monto acordado por la venta y el plazo de gracia que Y.P.F.B. otorgo a la empresa demandada. 

Ahora conforme se tiene de la documental cursante a fs. 190, concerniente en una carta dirigida al Presidente del Directorio de la Empresa “Fénix I.C. S.A.” de fecha 18 de abril de 2002 de la cual se puede extraer: “…de acuerdo a las disposiciones contempladas en el Reglamento Interno de YPFB para Emprendimientos, comunicamos a usted que habiéndose cumplido en fecha 17 de abril de 2002 el plazo aprobado y concedido por el Directorio de YPFB para el pago de las cuotas vencidas conforme evidencia la información contable que cursa en YPFB, (…) estamos procediendo  con la resolución del Contrato de Transferencia de Activos…”, o sea, la parte recurrente resolvió el contrato firmado en fecha 19 de marzo de 1998 conforme a la cláusula novena del mismo el cual disponía la resolución del contrato en caso de falta de pago de dos cuotas en las fechas de vencimiento y incumplimiento total o parcial de las obligaciones contenidas en el contrato.

Al ser así lo acontecido en la litis, se puede establecer que YPFB resolvió el contrato en virtud a la falta de pago de la empresa “Fénix I.C. S.A.”, o sea el incumplimientoa lo acordado de manera libre, voluntaria y consentida en el contrato de transferencia, situación que origina el efecto resarcitorio entendida esta como la sanción a la parte que incumple con el contrato, la cual impone al responsable la reparación del daño ocasionado en lo que corresponde a la pérdida sufrida (daño emergente) y a la pérdida de la ganancia (lucro cesante).

Al respecto el art. 585 del Código Civil en su parágrafo III establece: “Cuando se resuelve el contrato por incumplimiento del comprador, el vendedor debe restituir las cuotas recibidas pero tiene derecho a una compensación equitativa por el uso de la cosa, más el resarcimiento del daño…”, normativa aplicable al caso en virtud de ser el contrato objeto de la litis uno de transferencia con reserva de propiedad, el mismo que se relaciona y concuerda con lo normado en el art. 568 del mismo compilado legal, el cual también establece “En los contratos con prestaciones recíprocas cuando una de las partes incumple por su voluntad la obligación, la parte que ha cumplido puede pedir judicialmente el cumplimiento o la resolución del contrato, más el resarcimiento del daño…), aspecto totalmente claro ya que la ley prevé un resarcimiento en virtud al incumplimiento, o sea el efecto resarcitorio en la resolución del contrato.

Motivo por el cual, al resolverse el contrato de manera unilateral en fecha 18 de abril de 2002 conforme a la documental indicada supra, los Tribunales de instancia debieron aplicar el resarcimiento del daño solo hasta dicha fecha de resolución del contrato y mediante prueba idónea establecer el monto a ser resarcido por la empresa demandada, más la devolución, en caso de que existiere, de las cuotas entregadas por la empresa compradora en estricta aplicación de lo normado en el art. 585 núm. 3) del Código Civil, al no haber actuado de dicha manera y mereciendo ambas partes tutela judicial efectiva, se determina que la averiguación de los daños ocasionados por el incumplimiento voluntario de la empresa demandada “Fénix S.A.”, deberá hacerse en ejecución de sentencia, instancia que determinará el monto a ser resarcido y devuelto en el proceso.

En ese entendido concluiremos indicando que los Tribunales de instancia contravinieron lo normado en los arts. 568 y 585 ambos del Código Civil, aplicando incorrectamente lo normado en dichas disposiciones legales, al ser así lo acontecido en la litis, el reclamo acarreado hasta casación por parte de YPFB, resulta totalmente procedente.

Por las razones expuestas, corresponde a este Tribunal Supremo de Justicia, dar aplicación a lo previsto en los arts. 271 núm. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el artículo 42 parágrafo I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 núm. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, CASA parcialmente el Auto de Vista de fs. 697 a 698 de fecha 11 de septiembre de 2013 y deliberando en el fondo, declara Probada la demanda en todas sus partes, debiendo averiguarse en ejecución de sentencia la cuantificación de los daños y perjuicios ocasionados por el incumplimiento, manteniendo incólume las demás determinaciones, tomadas en Sentencia y confirmadas por el Auto de Vista.

Sin responsabilidad por ser excusable el error.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dr. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Segundo