TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

  SALA  CIVIL


Auto Supremo: 99/2014

Sucre: 26 de marzo 2014

Expediente: SC-127-13-S

Partes: Marco Antonio Masanés Rodríguez. c/Anastasio Argollo Alegre.

Proceso: Reconocimiento judicial de mejor derecho de propiedad,

reivindicación, nulidad de falso título y pago de costas y

honorarios profesionales.


Distrito: Santa Cruz.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 438 a 446,  interpuesto por Anastasio Argollo Alegre, en contra del Auto de Vista de fecha  20 de marzo de 2013 pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso Reconocimiento judicial de mejor derecho de propiedad, reivindicación, nulidad de falso título y pago de costas y honorarios profesionales, seguido por Marco Antonio Masanés Rodríguez en contra de Anastasio Argollo Alegre, la concesión de fs. 452, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Marco Antonio Masanés Rodríguez, de fs. 8 a 11 y vlta., interpone demanda de mejor derecho de propiedad y reivindicación, nulidad de título que pueda esgrimirse de contrario, respecto a los lotes de terreno Nro. 22 y 24 del Manzano Nro. 25 de la U.V. 207 de la ciudad de Santa Cruz, indicando que avasalladores y usurpadores de la propiedad privada ajena con argumentos de tener títulos del área rural del Municipio de Cotoca pretenden hacerse dueños de sus terrenos.

Sustanciado el proceso en primera instancia, el Juez de Partido 2º en Materia Civil y Comercial de la ciudad de Santa Cruz, mediante Sentencia de fecha 16 de agosto de 2011 cursante de fs. 321 a 330, declaró improbada la demanda principal de fs. 8 a 11 y vlta., probada en parte la demanda reconvencional de fs. 53 a 54 solamente con relación a la acción negatoria, sin costas por ser juicio doble.

En apelación la referida Sentencia de fecha 16 de agosto de 2011 interpuesta por el demandante Marco Antonio Masanés Rodríguez, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, por Auto de Vista Nº 30/2012 de fecha 06 de febrero de 2012 de fs. 353 a 355 y vta., anula obrados hasta fs. 321 inclusive, bajo el argumento de que el Juez A quo no ha realizado una fundamentación y evaluación concreta de la prueba de cargo con respecto a la acción negatoria incoada por el demandante. Dicha Resolución de segunda instancia, fue recurrida en casación en la forma y en el fondo, motivo por el cual se dictó Auto Supremo Anulando el Auto de Vista dictado en obrados, cumplido con lo establecido en la resolución dictada por el Tribunal Supremo de Justicia, nuevamente se dictó Auto de Vista el mismo que revoca en parte la sentencia dictada por el A quo, declarando probada la demanda de reivindicación disponiéndose que en el plazo de 10 días se entregue el demandado el inmueble objeto de la litis a su propietario.  Por otro lado confirmo lo referente a declarar improbada la demandad de mejor derecho de propiedad, retiro de mejoras, nulidad de título, y el pago de costas y honorarios profesionales, declarando Improbada en todas sus partes la demanda reconvencional, al no haberse demostrado el mejor derecho propietario y la acción negatoria, al igual que los daños y perjuicios. 

Contra dicha Resolución el demandado, Anastasio Argollo Alegre recurre en casación de fondo, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En la parte inicial de su recurso de casación realiza un resumen de los antecedentes del proceso, para luego pasar a indicar los motivos por los cuales presenta su recurso de casación, donde indica lo siguiente:

El Tribunal basó su resolución en aspectos que no fueron reclamados por el apelante, incurriendo en una decisión “ultra petita”, al no respetarse las limitaciones que la ley establece se pronunció un Auto de Vista incongruente, el mismo que vulneraría las garantías constitucionales de la defensa en juicio y el derecho de propiedad.

Por otro lado continuando con su recurso de casación, acusa sobre la reivindicación dispuesta por el Ad quem, indicando que la pretensión del demandante fue que se reconozca y declare la única, exclusiva y legítima propiedad de los lotes Nº 22 y 24 del manzano Nº 25 de la UV 207, los mismos que según argumenta el recurrente no tienen nada que ver con sus lotes de terreno que se encuentran en la UV. 697, manzana 25 lotes Nros. 26 y 28, totalmente diferentes, los cuales no se probó que se traten de los mismos lotes de terreno, incumpliéndose lo normado en el art. 375 núm. 1) del Código de Procedimiento Civil.

De igual forma que los anteriores puntos, exponiendo jurisprudencia el recurrente acusa que el Auto de Vista violó la ley al dictar una resolución valorando la Aprobación de Urbanización, “como si se estaría demandando la aprobación de urbanización” (criterio del recurrente), desconociendo que se demanda por ambas partes el mejor derecho propietario y no sólo reivindicación, argumentando que la Resolución de Aprobación de Urbanización no prueba ni define derecho propietario alguno, solamente ubica los terrenos en algún lugar incierto.

En otro de sus puntos indica que la Sentencia indicó que su persona tenía registrado su derecho propietario por lo que no era admisible la acción reivindicatoria y de un “plumazo” sin fundamentación ni consideración alguna el Auto de Vista mediante una resolución contradictoria e incongruente, le niega el derecho a la propiedad indicando que no se demostró el mejor derecho de propiedad, actuado que vulnera lo establecido en el art. 236 con relación al art. 227 del Código Adjetivo Civil.

Finalmente indica que conforme a la jurisprudencia emitida por la Corte Suprema de Justicia y el actual Tribunal Supremo el Ad quem debió resolverse primeramente el derecho propietario para luego entrar recién a la consideración de la reivindicación, aspecto que no aconteció en el proceso, solicitando por dicha infracción un debido proceso, máxime si la parte apelante no apelo la decisión del inferior en relación al mejor derecho propietario, ni reclamo sobre la reivindicación y acción negatoria resuelta a favor del recurrente.

Por lo indicado, solicita que previo los trámites pertinentes y legales se dicte Auto Supremo casando el Auto de Vista, manteniéndose firme la sentencia pronunciada por el Juez de primera instancia.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Conforme dispone el art. 106 del Código Procesal Civil, se pasa a considerar lo siguiente:

Que, de la revisión íntegra del Auto de Vista de fecha 20 de marzo de 2013, se puede evidenciar que el Tribunal Ad quem, revocó la sentencia de primera instancia, declarando probada la demanda de reivindicación y confirmando lo dispuesto por el Juez A quo respecto al mejor derecho propietario, declarado improbado.Decisión que fue tomada en virtud a la valoración que realizó a la prueba presentada por el demandante, concerniente en una Resolución de Aprobación de plano de urbanización, emitida por la Dirección de Regulación Urbana de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, por la cual concluyo que el actor demostró con meridiana claridad que el terreno objeto de la litis se encuentra ubicado en la U.V. 207, Distrito Municipal Nº 14, Zona Norte Este de la ciudad, Barrio “26 de Septiembre Norte”, indicando que dicha prueba no fue tasada por el Juez A quo.

De dicha fundamentación se puede establecer que el Ad quem entró a resolver la reivindicación, en base a una sola prueba, la cual a criterio de este Tribunal no demuestra la ubicación exacta del predio, mucho menos, demuestra que la propiedad del demandado se encuentre dentro de la urbanización del demandante, aspecto que debió ser corroborado por un informe pericial u otro medio más de prueba que avale dicha determinación.

Al margen de lo indicado, también se extraña que el Tribunal de Alzada hubiese declarado la reivindicación, sin antes establecer a quien le correspondía el mejor derecho de propiedad debatido en la litis, lo cual resulta totalmente contradictorio e ilógico, toda vez que antes de determinar la reivindicación los Tribunales de instancia están obligados a resolver el mejor derecho propietario discutido por ambas partes, para dicho cometido, éstos, tienen necesariamente que exigir el cumplimiento de presupuestos esenciales para establecer el mejor derecho propietario, así lo orientó el Auto Supremo Nº 89/2012 de 25 de abril, que estableció: “…una acción de reconocimiento de mejor derecho propietario, el presupuesto esencial, radica en la identidad de la cosa, respecto a la cual dos o más personas reclaman derecho de propiedad; en otras palabras, la acción de reconocimiento de mejor derecho de propiedad, supone necesariamente la existencia de u na misma cosa, cuya titularidad es discutida por dos o más personas.”,de igual forma en el Auto Supremo Nº 61/2013 de 22 de febrero estableció que: “Con relación a la declaración de mejor derecho propietario, se ha dicho en varios Autos Supremos emitidos por la extinta Corte Suprema de Justicia de la Nación, criterio con el que este Tribunal Supremo comparte, que cuando se demanda o reconviene por mejor derecho propietario, la parte debe demostrar que cuenta con un título preferente al de su contrario, es decir debe exponer su condición de titular del derecho sobre el inmueble del que se pretende se declare a través de Sentencia su mejor derecho propietario, siendo la determinación a adoptar simplemente declarativa, a diferencia de la determinación que se adopta en la reivindicación, toda vez que la Sentencia a dictar no solamente es declarativa al reconocer el derecho de propiedad y de posesión de la actora, sino también es de condena porque obliga al vencido a la restitución inmediata del bien y finalmente, se dice que es una determinación constitutiva de derechos, porque modifica la situación jurídica del propietario al tener el uso y disfrute del bien, pasando a ser propietario-poseedor.” Orientaciones emitidas en distintas resoluciones dictadas, las cuales interpretaron de manera amplia lo dispuesto por el art. 1545 del Código Civil y no de manera restrictiva como lo realizó el Ad quem al momento de dictar el Auto de Vista.  

Motivo por el cual, se extraña que los Tribunales de instancia no hubieran centrado el debate de la litis en establecer a cual de ambas partes le correspondía el mejor derecho de propiedad, no cursa en la litis prueba pericial o informe de autoridad competente que coadyuve a determinar la ubicación exacta del inmueble, presupuesto esencial para determinar el mejor derecho propietario; toda vez que se tiene dudas respecto a que si el inmueble del que se impetra la declaratoria de mejor derecho propietario tienen la misma ubicación geográfica del demandado, aspecto que fue reclamado en casación, por dicho motivo, los Tribunales de instancia están llamados a valerse del Principio de Verdad Material por el cual los Jueces de instancia tienen un rol más activo en la tramitación de los procesos a los fines de resolver de la manera más justa, lo debatido en el proceso, el cual necesita de mayores elementos de probanza que hagan viable la determinación del mejor derecho propietario y así recién determinar la reivindicación si es que correspondiere.

Como se señaló anteriormente, resulta contradictorio e ilógico que el Tribunal de Alzada hubiese determinado la reivindicación sin antes haber reconocido el mejor derecho propietario a favor de una de las partes en litigio y como se tiene explicado supra, resulta importante determinar la ubicación exacta del inmueble pretendido en reivindicación frente al inmueble del demandado defendido mediante mejor derecho, motivo por el cual resulta necesario retrotraer instancias para muñirnos de prueba con el único fin de establecer con más claridad y justificación el mejor derecho propietario debatido en la litis y operar en aplicación de los principios de eficacia y eficiencia previstos en el art. 180 parágrafo I de la Constitución Política el Estado.

Por lo cual, el Tribunal de alzada deberá hacer uso de lo determinado por el art. 233-II del Código de Procedimiento Civil, el cual nos enseña que el Tribunal de apelación está facultado, antes del decreto de autos, disponer se produzca prueba que estime conveniente. En ese mismo sentido el art. 4 núm. 4) del citado adjetivo civil, faculta a los Jueces y Tribunales a exigir las pruebas que considerare necesarias, como exhibiciones, peritajes, certificaciones, etc.   En ese marco, se tendrá que solicitar a las partes la prueba suficiente para determinar la ubicación exacta del inmueble en litigio y así establecer que se tratare del mismo inmueble respecto al cual el actor y el demandado reclaman el mejor derecho propietario.

Por lo expuesto, y en aplicación de lo normado en el art. 106 del Código Procesal Civil, se pasa a resolver conforme lo determina el art. 271 núm. 3) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42  parágrafo I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial Nº 025 y en aplicación a lo previsto en el art. 106 del Código Procesal Civil, ANULA obrados hasta el decreto de Autos de fs. 429 inclusive y dispone que con la facultad conferida por el art. 233-II del Código Procedimiento Civil, el Tribunal de Alzada solicite la prueba idónea a fin de determinar si el inmueble motivo de la litis se trata del mismo y con el resultado, previo sorteo y sin necesidad de turno se pronuncie nuevo Auto de Vista.

Sin responsabilidad por ser excusable.

De conformidad a lo previsto en el art. 17 parágrafo IV de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, remítase copia de la presente resolución al Consejo de la Magistratura.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.



Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dr. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero