TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA CIVIL


Auto Supremo:95/2014

Sucre:21 de marzo2014        

Expediente: SC-135-13-A

Partes: Betty Castro  Cuéllar. c/ Pura Castro Heredia

Proceso: División de Herencia,  reconocimiento de mejoras edificadas                        en predio Hereditario y mejor derecho sucesorio.

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fojas 215 a 216 y vta., interpuesto por  Betty Castro Cuellar, contra el Auto de Vista Nº 311 de  fecha 04 de septiembre de 2013, cursante de fs. 201 a 202 de obrados, emitido por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso ordinario sobre división de herencia, reconocimiento de mejoras hechas en predio hereditario y mejor derecho sucesorio, seguido por  la recurrente  contra Pura Castro Heredia  y Juan Castro Heredia; la respuesta de fojas 220 a 221 y vlta.; la concesión de fs. 222; los antecedentes del proceso; y:

CONSIDERANDO I:                                                        ANTECEDENTES DEL PROCESO:

En fecha 14 de marzo  de 2012, Betty Castro Cuéllar, interpuso demanda de  división de herencia, reconocimiento de mejoras edificadas en predio hereditario y mejor derecho sucesorio,  que corre de fs.  38 a 42 de obrados, bajo el argumento de que en vida  su señora madre Elsa  Heredia Cuéllar habría otorgado a sus hermanos Juan y Pura un adelanto de legítima  en dinero producto de la venta de un lote de terreno, dinero que les habría sido entregado  el 50 % a cada uno de ellos, habiendo quedado para su persona con carácter exclusivo, un lote de terreno de 405 ms.2 que en ese entonces era prácticamente baldío,  acuerdo del cual no existe ningún documento pues el mismo fue verbal; con esa seguridad señala que desde ese entonces  se encuentra viviendo en el referido  y en el que , con dineros producto del trabajo de su cónyuge en España, hizo terraplenar el mismo y construir  6 habitaciones con todos sus servicios  habiendo convertido  el terreno en un lugar habitable. Señala asimismo que el 21 de enero de 2008 pasados 22 años del fallecimiento de su madre, se sorprendió con la demanda de declaratoria de herederos y posterior proceso voluntario de misión posesoria, seguida por sus hermanos Juan  y Pura en el Juzgado 13avo de Instrucción Civil y Comercial de la Villa 1º de mayo, posesión que ha sido observada por su persona por lo que el mismo habría dejado de ser voluntario.

Señala asimismo que ha intentado en varias oportunidades llegar a un acuerdo conciliatorio con sus hermanos para comprar sus cuotas hereditarias o respetando las mejoras se proceda a la venta del inmueble, sin embargo a raíz de la intransigencia de su hermana Pura, no se  ha podido  arribar a ningún acuerdo, razón por la que al amparo de los artículos 639 num. 5 y 671, 679, 1265 del C.P C., 1233  num. 1 y 1267, 1271 del Código Civil, 1456 y 1458, 97, 98 y 127 de la misma norma, incoa la presente demanda.

A fs. 47 se apersona a la demanda Juan Castro Heredia contestando afirmativamente a la demanda y desistiendo del proceso y del derecho, renunciando a cuanto derecho le corresponde y pidiendo no ser tomado como parte en el presente proceso.

Posteriormente  de fs. 126  se apersona Carlos Wilde Arroyo Castro,  a nombre de su señora madre Pura  Castro Heredia de Arroyo, adjuntando el  Poder 506/2012 que luego fue  declarado insuficiente; luego a fs. 176, acompañando al memorial  un documento de cesión supuestamente suscrito entre Pura y Juan Castro Heredia, se apersonan nuevamente al proceso mediante apoderado, pidiendo la  declinatoria de competencia por  razón de cuantía.

Ante esa solicitud, el Juez Sexto de Partido en suplencia, sin previo traslado del memorial referido, emitió el Auto de fecha 11 de enero de 2013 que corre a fs. 178 y al amparo de los artículos 177 num. 3), 134 num.2) de la Ley de Organización Judicial y 639-4) y 5) del Código de Procedimiento Civil, declinó competencia  ante el Juez 13º de Instrucción Civil y Comercial, bajo el argumento de que si bien en el proceso de misión posesoria  habría dejado de ser voluntario para convertirse en contencioso por existir oposición, el Juez de la causa no habría remitido el mismo, anulando obrados hasta fs. 44 inclusive (Auto de fecha 19 de marzo de 2012 de admisión de la demanda), ordenando la remisión del expediente.

Contra esa Resolución, Betty  Castro Cuellar, mediante memorial de fs. 184 a 189, interpuso  recurso de apelación que mereció el Auto de Vista de fecha 04 de septiembre de fs. 201 a 202 que confirmó totalmente el Auto apelado.

Contra esa Resolución de segunda instancia, Betty Castro Cuéllar, recurrió  de casación en la forma y en el fondo, mediante memorial de fs. 215 a 216 y vta. que se analiza.   

CONSIDERANDO II:                                                                        DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En el fondo:

1.- Acusó la aplicación ilegal del régimen de la declinatoria del Código de Procedimiento Civil, arts. 13 y 14, pues la demandada habría consentido la competencia del Juez de Partido  5º Civil al habérsele ya nombrado defensor de oficio y haberse apersonado previamente al proceso y contestado oponiendo excepciones.

2.- Manifestó que  el Juez que declinó la competencia, basó su fundamento  en los arts. 134-2) y 177 num. 3) de una norma abrogada, sin tomar en cuenta la nueva Ley del Órgano Judicial vigente desde el 24 de junio de 2010, lo que no fue observado por el Tribunal de Alzada que confirmó  la resolución apelada, violando el debido proceso basándose en una ley que no tiene efecto legal alguno,  para la remisión de obrados  a una Juez de inferior jerarquía funcional sin ninguna lógica y coherencia jurídica.

3.- Señala que el Auto de Vista no se ha manifestado sobre el hecho de que la parte demandada consintió en la competencia del Juez Quinto  de Partido Civil y tampoco en cuanto al fondo apelado, referido a la no aplicación del art. 14 del Código de Procedimiento Civil en relación al 90 de la misma norma, que es de orden público y de aplicación obligatoria.

4.- Pide que explique y complemente por qué se da por aprobada la aplicación de una norma abrogada (Ley 1455) sin ninguna base legal y en base a un criterio de aplicación de oficio de ultra actividad de una ley abrogada en el Auto de  Vista y sin  indicar en qué base legal se amparan para confirmar.

Concluye su recurso, solicitando la nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo y se deje sin efecto la remisión de obrados al juzgado de Instrucción y se ordene la remisión del expediente para la continuación del proceso

CONSIDERANDO III:                                                                        FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el marco del recurso y en virtud de que el asunto reclamado está referido a la competencia que es de orden público, este Tribunal ingresa en la resolución del mismo, bajo los siguientes fundamentos:

Inicialmente nos referiremos a lo dispuesto por el art. 12 de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial, que dice: “la competencia es la facultad que tiene una magistrada o magistrado, una o un vocal, una Jueza o un Juez, o autoridad indígena originaria campesina para ejercer la jurisdicción en un determinado asunto”.

Establecido lo anterior corresponde precisar que en consideración al carácter de orden público que revisten las reglas decompetencia, cualquier vulneración al respecto debe ser observada aun de oficio y en cualquier estado del proceso, no pudiendo la actuación de las partes o de los propios administradores de justicia, convalidar las infracciones referidas a la competencia de los Jueces, cuya inobservancia, podrá dar lugar a la declaración de incompetencia en cualquier estado del proceso e incluso a la nulidad de las actuaciones y de las determinaciones asumidas por un Juez incompetente.

Corresponde asimismo distinguir en el caso de Autos, dos elementos vitales para contextualizar la presente fundamentación:

1º La existencia de un  proceso voluntario de declaratoria de herederos y misión  posesoria, incoado por Pura Castro Heredia y Juan Castro Heredia, respecto al inmueble sito en el Barrio los Lotes, avenida El Palmar, Nuevo Palmar, zona Sur U.V. 182, manzana 69 lote 10 de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, dejado en sucesión hereditaria por Elsa Heredia Cuellar, tramitado en el Juzgado 13avo de Instrucción Civil y Comercial de la Villa 1º de mayo  de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, proceso en el cual la actora de esta causa, presentó oposición que  fue rechazada conforme sale del Auto de fs. 46 y que a la fecha se encuentra concluido y  ejecutoriado, proceso incoado, tramitado y resuelto como un proceso voluntario al tenor de los arts. 642 y siguientes del Código de Procedimiento Civil.

2º La existencia de otro proceso ordinario de división y partición de bienes hereditarios, reconocimiento de mejoras y mejor derecho sucesorio, incoado por Betty Castro ante el Juzgado de Partido Quinto en Civil y Comercial en contra de Pura Castro Heredia, señalando de manera expresa que con la demandada no han podido arribar a un acuerdo respecto al bien objeto de la presente demanda y aclarando que  extrajudicialmente ha llegado a un acuerdo conciliatorio con Juan Castro Heredia el otro copropietario, quien habría cedido en su favor la parte que le corresponde, corroborado este extremo por Juan Castro Heredia a fs. 47, cuando a tiempo de apersonarse, renuncia expresamente  al proceso y a todo derecho que pudiera corresponderle en el mismo y pide se dicte resolución que  disponga que no sea tomado como parte en el proceso y se archiven obrados respecto a  su persona.

Establecidos esos antecedentes y de la revisión de las actuaciones procesales,  a fs. 176 Pura Castro Heredia, representada legalmente por Wilde Arroyo Heredia, presenta memorial y sin mayor argumentación ni justificativo, solicita a la Juez de la causa que decline su competencia por razón de cuantía, ante esta solicitud y sin la más mínima consideración de los actuados procesales que se habían efectuado hasta ese momento, a fs. 179, la Jueza Quinto de Partido Civil y Comercial dicta el Auto Interlocutorio de fecha 11 de enero de 2013declinando competencia ante el Juez de Instrucción 13avo en lo Civil y Comercial de la Villa 1º de mayo bajo el confuso y poco entendible argumento siguiente:“...siendo la solicitud de división de bien hereditario un proceso voluntario, que para ser ordinario deben existir puntos contradictorios que dilucidar previamente, puesto que no señala cuáles serían esos puntos contradictorios, más bien señala la existencia de  un proceso de misión y posesión hereditaria ante el Juzgado 13º de Instrucción Civil y Comercial de la Villa 1º de mayo, y ese proceso dejó de ser voluntario para convertirse en contencioso y que sin embargo el Juez no remitió  el proceso, razón por la cual la suscrita no tiene competencia para el conocimiento  de la presente causa debiendo declinar competencia ante el Juez competente.”

Decisión confirmada por el Tribunal de  alzada que dio por  bien hecho lo resuelto por la Juez de instancia, compartiendo su criterio, en sentido de que se tratara de un proceso voluntario de declaratoria de herederos, regulado por los arts. 640 y 641  ( no indica que norma) que se encuentra en consecuencia ligado al proceso voluntario tramitado en el Juzgado 13avo  de Instrucción Civil y Comercial de la Villa 1º de mayo, en cuya instancia previamente debe declararse su contención, para que la recurrente pueda proseguirlo ante un Juez de Partido Civil y Comercial.

De lo anterior, conviene ahora precisar los siguientes extremos: Que, la demanda incoada por la actora, deduce tres acciones: 1.- División y partición de herencia, 2.- Reconocimiento de mejoras en predio sucesorio y 3.- Mejor derecho sucesorio, establecido lo anterior, cabe señalar inicialmente que tanto la declaratoria de herederos como  la división y partición de herencia se encuentran reguladas  en el Título destinado a los procesos voluntarios, en los artículos 639 del Código de Procedimiento Civil, que dice: “Los procedimientos voluntarios comprenderán:La declaratoria de herederos… 5) La división de herencia y de otros bienes comunes.

Por su parte el art. 640 parágrafo I de la misma norma adjetiva señala: “(Competencia) Corresponderá a los jueces de instrucción ordinarios, conforme al artículo 134, inciso 3, de la Ley de Organización Judicial, conocer de los procedimientos comprendidos en este capítulo mientras no resultaren contenciosos, excepto el de oferta de pago y consignación que deberá interponerse ante el Juez de la cuantía.(El subrayado no corresponde al texto original).

De lo dispuesto por la normativa señalada precedentemente se infiere inicialmente que tanto la declaratoria de herederos como  la división y partición de bienes sucesorios cuando no existe controversia, sonde competencia de los Jueces de Instrucción, entendiendo como proceso voluntario, aquel en el que las partes actúan de común acuerdo y acuden a la autoridad jurisdiccional sólo para consolidar una situación  jurídica,  con la previsión  dispuesta en el mismo art. 640 glosado, “en tanto no se hagan contenciosos”, es decir que cuando hay oposición, debe acudirse en ese caso a la vía ordinaria, ante el Juez que se considere competente.

Al respecto consideraremos lo dispuesto por el Dr. JoséDeker Morales en su obra Código de Procedimiento Civil Comentado y Concordado: “Lo que más caracteriza  a los procesos voluntarios es que en ellos prevalece el principio de unilateralidad, porque no existe contradicción y, en cuanto ella aparece, deja de ser voluntario y se vuelve contencioso y su estructura es bilateral.

Este proceso se desarrolla “intervolventes”, entre los que quieren, en cambio el contencioso se ejerce “internolentes”, entre los que no quieren. El primero solo precisa el conocimiento simplemente informativo o personal del Juez, mientras  en el contencioso se necesita el conocimiento legítimo de la causa, mediante las pruebas que deben producir los sujetos procesales.

Anotado lo anterior, cabe señalar que de la revisión de las normas que regulan estos Institutos jurídicos, se tiene que no existe ninguna norma que disponga como requisito previo y obligatorio para la interposición de una demanda de división y partición de bienes en la vía ordinaria,  la existencia de declaratoria de contención  pronunciada por el Juez de Instrucción o que previamente tenga que interponerse el proceso ante el Juez de Instrucción para que éste, ante la oposición de la parte interesada declare la contención del mismo y remita obrados ante el Juez ordinario, como se infiere de las conclusiones a las que han arribado los jueces de instancia, bajo el argumento de la existencia de un proceso de declaratoria de herederos y misión posesoria en el Juzgado 13avo de Instrucción incoado por Pura Castro Heredia y en el cual Betty Castro Cuellar hubiera deducido oposición;  más allá de que la misma  hubiera sido rechazada o no,  no resulta pertinente pretender la vinculación e incidencia de este proceso en aquél, solamente con el propósito de que el Juez declare la oposición y recién se remitan los antecedentes ante el Juez de Partido, sin advertir que la causa que se tramita, ha nacido como un proceso ordinario, totalmente independiente que no necesita vincularse al proceso tramitado en el juzgado de instrucción y menos esperar que el Juez de esa instancia declare la contención del mismo, peor aun cuando el proceso al cual se quiere relacionar, es un trámite que a la fecha ha concluido y se encuentra ya ejecutoriado como sale de los antecedentes remitidos por la Juez 13avo de Instrucción Civil y Comercial a solicitud de la Juez de la presente causa, por lo que mal pueden disponer los Jueces de instancia que se reavive un proceso en ese estado, para que sea el Juez de esa causa quien declare la contención, erróneo entendimiento al que han llegado los de instancia sin advertir que se trata de dos acciones deducidas por cuerda separada y no existe norma que obligue a agotar la vía voluntaria  y su declaratoria de contención,  para acudir  a la vía contradictoria, porque nada obsta que la parte interesada deduzca la acción directamente en la vía ordinaria ante el Juez  competente, sin la necesidad de ir primero por la vía voluntaria para iniciar posteriormente un nuevo proceso ante el Juez de partido, lo que implicaría no solo gravamen para las partes sino para el propio sistema judicial por la multiplicidad inoficiosa de procesos endistintos juzgados, atentando los principios constitucionales de  celeridad y eficiencia así como el derecho al establecimiento de una justicia pronta, oportuna y sin dilaciones.

Asimismo y de la revisión de los antecedentes de obrados se evidencia que la errónea conclusión a la que han arribado los jueces de instancia, deriva del incumplimiento del deber que tienen de revisar  los actuados procesales, máxime, cuando la recurrente, en el recurso de apelación de fs. 184 a 189 de obrados, hubo  denunciado la confusión enque habría  incurrido la Juez de la causa al declinar su competencia porque el presente proceso, por los antecedentes que expone, es contencioso y  no pude dilucidarse en la vía voluntaria, acusando éste, y otros agravios que tampoco fueron resueltos por el Tribunal de alzada quien con las mismas deficiencias anotadas confirmó la resolución dictada por la Aquo, vicios que deben ser corregidos por este Tribunal, al ser la competencia un asunto de orden público y los jueces y Tribunales están obligados a pronunciarse al respecto aun de oficio y en cualquier estado de la causa a fin de reorientar el proceso y evitar mayores dilaciones.

Por los fundamentos expuestos, corresponde a este tribunal fallar en la forma prevista por los arts. 271 núm. 4) y 274 del Código de Procedimiento Civil, aplicando para tal efecto lo previsto en el art. 41 de la Ley Nº 025

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 núm. 4) y  274 del Código de Procedimiento Civil, y 41 de la Ley Nº 025, CASA el Auto de Vista Nº 311/2013 de fecha 04 de septiembre de 2013 que corre de fs. 201 a 202 de obrados y deliberandoen el fondorechaza la solicitud de declinatoria de competencia y dispone que la Jueza Quinto de Partido Civil y Comercial de Santa Cruz de la Sierra, prosiga con la sustanciación de la causa.

Sin responsabilidad por ser excusable el error incurrido.

Regístrese , comuníquese y devuélvase.

Relatora: Magda. Dra. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dr. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero