TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                     S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 90/2014

Sucre: 21 de marzo 2014

Expediente: CB-138-13-S

Partes: Gelson Rimer Ferrufíno c/ Elías Gilmar Terrazas Vera

Proceso: Declaración judicial de paternidad        

Distrito: Cochabamba.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo interpuesto por Elías Gilmar Terrazas Vera  de fs. 287a 293 vlta., impugnando el Auto de Vista  de fecha 08 de noviembre de 2013, pronunciado por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso ordinario de Declaración Judicial de Paternidad, seguido por  Gelson Rimer Ferrufíno contra  Elías Gilmar Terrazas Vera, la concesión de fs. 297, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Que, el Juez Segundo de Partido de Familia, Niñez y Adolescencia de la provincia de Quillacollo, emitió la Sentencia de fecha 21 de enerode 2013 cursante de fojas 185 a 189, declarando Probada la demanda de Declaración Judicial de Paternidad, Improbada el responde de fs. 53,54 y 55 de obrados, con costas.  En consecuencia declaró cierta la paternidad del demandado ELIAS GILMAR TERRAZAS VERA con referencia del demandante GELSON RIMER FERRUFINO, nacido el 30 de abril de 1992, procreado con ADLETH HERMINIA FERRUFINO MENDIETA, EN CONSECUENCIA ORDENÓ al Servicio de Registro Cívico (SERECI) la inclusión en la partida de nacimiento de GELSON RIMER FERRUFINO el apellido paterno de TERRAZAS el nombre y apellido de su progenitor como padre a ELIAS GILMAR TERRAZAS VERA, en la casilla correspondiente, debiendo ser en los próximos certificados el nombre correcto de GELSON RIMER TERRAZAS FERRUFINO. 

Contra dicha sentencia, se presentó complementación y enmienda, la cual fue absuelta mediante Auto de fecha 05 de febrero de 2013, resoluciones que fueron apeladas por el demandado, al igual que por el demandante, por dicho motivo el Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba emitió el Auto de Vista por el cual anuló el Auto de concesión del recurso de apelación, hasta que el Juez A quo admita y conceda el recurso de apelación interpuesto por la parte demandante.

Dicha resolución dio lugar al recurso de casación en la forma interpuesto por parte demandada, el mismo que se analiza.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Acusa la errónea interpretación del art. 220 del Código de Procedimiento Civil, referente al cómputo de los plazos, indicando, primeramente de los antecedentes del proceso que el demandante fue notificado con la sentencia en fecha 25 de enero de 2013 a horas 17:30 pm. Concluyendo que desde dicha fecha tenía 24 horas para solicitar y formular cualquier complementación a la referida sentencia, pero la parte demandante presento su complementación en fecha 28 de enero de 2013 a horas 9:15, después de 39 horas y 45 minutas del plazo fatal que establece el art. 196 inc. 2 del adjetivo civil.

Una vez emitida la complementación por el A quo, el demandante tenía 10 días para apelar la Sentencia al igual que el Auto de complementación, resolución que fue notificada a la parte interesada en fecha 6 de febrero de 2013 y la apelación a dicho Auto complementario es de fecha 25 de febrero de 2013, 9 días después de haber vencido y precluido el plazo, aspecto que debió ser considerado por el tribunal de alzada antes de emitir el Auto de Vista.

Por dichos motivos solicita que se case el Auto de Vista y se disponga la resolución de la apelación interpuesta por el recurrente.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

De la lectura del recurso de casación se puede entender que objetivamente acusa la infracción del art. 220 del Código de Procedimiento Civil, observando la decisión del Tribunal Ad quem, referente a la no concesión del recurso de apelación de la parte demandante, aspecto que se encuentra ampliamente desarrollado en su recurso de casación; pero, el mismo termina peticionando que se case y se resuelva su recurso de apelación presentado en la litis, no obstante a su petitorio contradictorio, el Tribunal Supremo de Justicia considera que resulta necesario hacer el respectivo análisis a lo acusado por el recurrente, por dicho motivo se debe determinar lo siguiente:

De la revisión del Auto de Vista, se puede establecer que el Ad quem extraña la decisión del Juez A quo, referente a la no concesión de recurso de apelación presentado por la parte demandante, observación que en cierta medida y conforme a lo expuesto en su fundamentación resulta correcta; pero, esta decisión asumida por el Ad quem, debió tomar en cuenta principios rectores de las nulidades procesales como por ejemplo el de convalidación, y de trascendencia, los cuales orientan a los operadores de justicia que antes de determinar cualquier nulidad, se debe hacer un análisis de los actos posteriores acaecidos en la litis y del perjuicio real a la parte con referencia a si la nulidad dispuesta es determinante como para cambiar la decisión asumida en la litis.

En ese entendido el Tribunal de Alzada debió tener presente dichos principios, antes de determinar la anulación del Auto de concesión, toda vez que de la revisión de obrados se tiene que, mediante actos posteriores la parte interesada con la concesión del recurso de apelación (demandante), no objetó la no concesión del recurso presentado, no presentó objeción alguna a la no consideración de su recurso, más al contrario se apersonó al Tribunal de Alzada sin acusar dicho aspecto, solicitando que se confirme la Sentencia pronunciada en el proceso (fs. 281). Por ende, con actos posteriores, el demandante, convalidó la decisión asumida por el Juez A quo, referente a la no concesión de su recurso de apelación.

Por otro lado, el Tribunal Ad quem debió considerar lo referente a la trascendencia de la nulidad dispuesta, toda vez que de la revisión de la litis, se tiene que, el Juez A quo, dictó sentencia en fecha 21 de enero de 2013, la cual fue notificada a la parte demandante en fecha el 25 de enero de 2013, luego de dicho actuado, la parte demandante solicitó complementación a la misma, la cual fue absuelta mediante el Auto complementario de fecha 05 de febrero de 2013, resolución que fue notificado a la parte demandante en fecha 6 de febrero del mismo año, quien interpuso recurso de apelación en fecha 25 de febrero de 2013, luego de 19 días de la notificación con el mismo, o sea fuera del plazo estipulado por el art. 220 del adjetivo civil, el cual determina 10 días para la interposición del recurso de apelación y conforme a la amplia jurisprudencia dictada por la Corte Suprema de Justicia con la cual se comparte criterio, se tiene que los plazos se computan de momento a momento, o sea, la parte interesada con el recurso de apelación tenía hasta el 16 de febrero de 2013.

De lo descrito cronológicamente, estaremos de acuerdo que la apelación interpuesta contra el Auto complementario y por ende contra la Sentencia, por parte del demandante se encontraba fuera de plazo y el mismo no merecía consideración alguna; si esto es así, la anulación dispuesta por el Ad quem del Auto de concesión, resulta totalmente intrascendente, innecesaria y perjudicial a las partes en contienda, quienes en todo caso solicitaron que se continúe con el proceso y se resuelva el fondo de lo debatido, toda vez que, el juez A quo, al realizar éste análisis, concluirá nuevamente en no elevar el recurso de apelación presentado por la parte demandante, por estar éste, presentado de manera extemporánea, motivo por el cual la anulación del Auto de concesión, vulnera el principio de trascendencia.

De lo expuesto se puede establecer que la apelación extrañada por el Ad quem, primeramente no fue reclamada por la parte interesada, convalidando su no concesión, y segundo, el recurso de apelación extrañado se encuentra presentado fuera del plazo estipulado por el art. 220 del Adjetivo Civil, motivo por el cual la concesión del mismo devendría en la no consideración del recurso por estar éste presentado de manera  extemporánea.

Dos motivos suficientes para concluir que la anulación dispuesta por el Tribunal de Alzada resulta totalmente innecesaria y perjudicial a las partes del proceso; por lo cual corresponde aplicar lo dispuesto por el art. 275 del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts.  271 núm. 3) y  275 del Código de Procedimiento Civil, ANULA el Auto de Vista y dispone que el Ad quem sin espera de turno, resuelva el recurso de apelación presentado por el recurrente conforme lo establece el art. 236 del Código de Procedimiento Civil.

Sin responsabilidad por ser excusable.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dr. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero