TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                        S A L A   C I V I L


Auto Supremo: 66/2014

Sucre: 13 de marzo de 2014

Expediente: SC-126-13- S

Partes: Juan Luchs Calderón  Camacho  y María Cuellar Velazco c/ Franz

           Rodolfo Crespo Monroy 

Proceso: Resolución  de Contrato y Pago de Daños y Perjuicios.

Distrito: Santa Cruz.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 471 a 477,  interpuesto por Franz Rodolfo Crespo Monroy contra el Auto de Vista Nº 163/13 de fecha  9 de octubre de  2013 pronunciado por la Sala Civil Segunda  del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, en el proceso de Cumplimiento de Contrato y  Pago  de Daños y perjuicios, seguido por Juan Luchs Calderón y María Cuellar Velazco contra Franz Rodolfo Crespo Monroy, la concesión de fs. 481, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Juan Luchs Calderón y María Cuellar Velasco Gálvez Barja, interponen demanda ordinaria de Resolución  de Contrato y Pago de Daños y Perjuicios contra del recurrente, manifestando que mediante escritura pública 173/2010 de fecha 19 de marzo de 2010, transfirieron a favor del demandado un paquete accionario  de 23.290 acciones de capital por un valor de Bs. 2.390.000.- equivalente al 22.5%  de las acciones de capital de la empresa PAPELCAR S.A., refiriendo también que la escritura pública 173/2010 fue un contrato simulado puesto que el verdadero negocio jurídico fue celebrado en documento privado aclaratorio  de fecha 12 de mayo de 2010, cuya clausula segunda establece que los demandantes no recibieron la suma de Bs. 2.329.000.- del demandado, en virtud de haberse establecido en dicho documento que el comprador pagaría por la transferencia del paquete accionario a través de la tramitación de un crédito por la sumase $us 740.000.00.-, en favor de la empresa PAPELCAR S.A., obligación que habría sido incumplida  por el vendedor, en virtud  ello demandaron la resolución   de contrato de la escritura pública Nº 173/2010 de fecha 19 de marzo de 2010 y documento aclaratorio  de fecha 12 de mayo de 2010.

Citado el demandado   y a través de su representante legal interpone excepciones previas de incapacidad o impersonería en el demandante y en el demandado, contradicción  e imprecisión en la demanda, citación previa al garante de evicción y excepción de demanda interpuesta antes de ocurrido el vencimiento del termino o el cumplimiento de la condición, mismas que fueron rechazadas por Auto de fs. 107 a 108  de fecha 23 de abril de 2012, mediante memorial de fs. 95 a 99 contesta negativamente a la demanda.

Sustanciado el proceso en primera instancia, el Juez  Octavo de Partido en lo Civil Comercial, Nº 05/2013 fecha 12 de marzo de 2013 cursante de fs. 422 a 426 y vlta., declaró probada la demanda respecto a la resolución de contratos e improbada la demanda respecto a  pago de daños y perjuicios, declarando resuelto el contrato suscrito entre JUAN LUCHS CALDERON Y FRANZ RODOLFO CRESPO MONROY, mediante instrumento público Nº173/2010 de fecha 19 de marzo de 2010 de transferencia de un paquete accionario de 23.290 acciones de capital por un valor de bs. 2.329.000.- protocolizado por ante la notaría de fe pública 92 a cargo del Dr. Víctor Hugo Rojas Mérida, así como la resolución del contrato privado aclaratorio de fecha 12 de mayo de 2010, suscrito entre JUAN LUCHS CALDERON, MARIA ELENA CUELLALR VELASCO Y FRANZ RODOLFO CRESPO  MONROY, disponiendo que los mismo queden sin efecto alguno.

En apelación la Sentencia de fecha 12 de marzo de 2013, interpuesto por el demandando, la Sala Civil segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, por Auto de Vista de fecha 09 de octubre de 2013 cursante a fs. 466 a 469, confirma la Sentencia recurrida; en contra de esta Resolución de segunda instancia, el demandando recurre en casación en la forma y en fondo.

CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

1.-De los agravios respecto del Auto de relación procesal; acusa como causal del recurso de casación en el fondo el núm. 1) del art. 253 del Código de Procedimiento Civil, señalando que el Auto de fecha 12 de junio de 2012  que resolvió confirmar objeción a  Auto de relación procesal de fs. 130, que a su vez fue apelado  y resuelto mediante Auto de fs.  413 a 114 confirmando Auto impugnado, sin ninguna fundamentación, ya que se habría interpretado erróneamente lo que es fundamentar un auto a una petición concreta, que mínimamente debían tener considerandos que sustenten porque las  observaciones del recurrente eran erróneas tanto el Auto inicial así como el Auto de vista.

Por otro lado, señala que este agravio  se encontraría  también dentro de las causales del art. 254 numeral 4) del mismo cuerpo legal, ya que la nulidad del documento privado aclaratorio cursante a fs. 3 y 4 necesariamente par ser nulo, implicaba la nulidad de otro documento societario que era la gestión de préstamo que motivo la consecuencia del pago de acciones del demandante, situación que habría sido observada a momento de contestar a la demanda que sobre el particular no se habría pronunciado  en sentencia el Aquo.

Consecuentemente procedería  por una parte la anulación llanamente hasta el vicio más antiguo, y/o casando aplicando las leyes conculcadas debiendo fundamentarse el referido auto.

2.- De los agravios de la sentencia; señala como causal de recurso de  casación en el fondo establecido en el art.  253 núm. 3) del Código de Procedimiento Civil, que en la apreciación de la prueba cursante a fs. 241 a 247 de obrados  hubo  error de hecho y de derecho, porque la misma no fue valorada a momento de dictarse sentencia, acusado este aspecto en apelación    no habría sido entendido por parte del tribunal de Alzada, configurándose esté agravio también dentro de las causales de  recurso de casación en la forma  del art. 254 numeral 4) del mismo cuerpo legal debido a que  no existiría  pronunciamiento expreso en la valoración de la prueba aportada por su parte,  procediendo por una parte la anulación llanamente hasta el vicio más antiguo y/o casando aplicando las leyes conculcadas, debiendo fundamentarse en Sentencia la razón de la invalidez de dicha prueba.

3.- Así mismo acusa la violación  del art. 3 de la ley del Órgano Judicial Nº 025 relativo a los principios de imparcialidad, seguridad jurídica, idoneidad, armonía social y respeto a los derechos, principios que no habrían sido considerados al momento de resolver los actuados que se detallaron.

Finaliza pidiendo que en aplicación del art. 253 numeral 3) y el art. 254 numeral 4) ambos del Código de Procedimiento Civil, y haberse violado derechos constitucionales y procedimentales se anule y/o case como establece el ordenamiento jurídico como se tendría pedido en lo principal.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Verificado el recurso de casación en la forma y el fondo, identificamos que existe confusión en el mismo de manera que a efectos de una resolución coherente, se debe  puntualizar lo que representa este recurso, en ese sentido se entenderá que el Recurso de casación es una nueva demanda de puro derechoconcedido para invalidar una Sentencia o Auto definitivo en los casos expresamente señalados por Ley, -conforme a la jurisprudencia sentada por este Tribunal pudiendo ser de casación en el fondo, en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido por el art. 250 del Código de Procedimiento Civil, contener los requisitos enumerados en el art. 258 del Código de Procedimiento Civil; y la obligatoria fundamentación por separado de manera precisa y concreta las causas que motivan la casación, ya sea en la forma o en el fondo, siendo insuficiente la simple cita de disposiciones legales, sino que es necesaria la demostración de la infracción que se acusa. Debiendo fundarse el recurso de casación en el fondo en errores "in iudicando" en que hubieran incurrido los Tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, estar debidamente identificadas y justificadas las causales señaladas en el art. 253 del Código de Procedimiento Civil. En tanto que el recurso de casación en la forma en errores "in procedendo", referidos a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, enumeradas para cada caso en concreto por el art. 254 del Código de Procedimiento Civil.

En la especie el recurrente expresa tres agravios como fundamento  de su recurso de casación, el primero referido al fondo  y  fundado en el  núm. 1) del art. 253 del Código de Procedimiento Civil,  refiere que“se habría interpretado erróneamente lo que es fundamentar un auto a una petición concreta, que mínimamente debían tener considerandos que sustenten porque las  observaciones del recurrente eran erróneas tanto el auto inicial así como el Auto de vista.”,  por otro lado señala que este agravio también se configuraría como causal de forma establecida en el  numeral 4)del art. 254 del mismo cuerpo legal, señalando “que parala nulidad de documento privado aclaratorio cursante a fs. 3 y 4 necesariamente para ser nulo, implicaba la nulidad de otro documento societario que era la gestión de préstamo que motivo la consecuencia del pago de acciones del demandante, situación que habría sido observada a momento de contestar a la demanda que sobre el particular no se habría pronunciado  en sentencia el Aquo.”

Respecto al argumento de  fondo,  el mismo debió  estar orientado a señalar  que leyes fueron violadas expresamente o erróneamente interpretadas  o aplicadas indebidamente,pues resulta difícil entender lo que quiso decir con el argumento  de que se habría  “interpretado erróneamente lo que es fundamentar un auto”confundiendo más aun  todavía al señalar  que este  agravio, también  se configura como causal de forma, haciendo referencia sobre la nulidad de un documento, sin haber advertido que el presente proceso no trata sobre la nulidad de documentos sino sobre resolución de contratos.

En el segundo agravio de fondoesgrimido en base al núm. 3 del art. 253 del Código de Procedimiento Civil señalando: “que en la apreciación de  prueba cursante a fs. 241 a 247 de obrados  hubo  error de hecho y de derecho, debido la misma no fue valorada a momento de dictarse sentencia, acusado este aspecto en apelación    no habría sido entendido por parte del tribunal de Alzada.” Sin embargo  en su argumentación no hace una diferenciación de cual el error de derecho y el de hecho en el que hubieran incurrido, demostrando objetivamente el error manifiesto del juzgador, tomando en cuenta  que la apreciación y valoración de la prueba es incensurable en casación, además éste último debe de evidenciarse por documentos o actos auténticos y como en primer caso, igualmenteseñala que este agravio se configura  dentro de las causales de  recurso de casación en la forma  del art. 254 núm. 4) del mismo cuerpo legal expresando que no existe pronunciamiento expreso sobre la prueba aportada por su parte.

A ello se debe adicionar que la recurrente acusa la violación de  principios establecidosen el art. 3 de la Ley 025de imparcialidad, seguridad jurídica, idoneidad, armonía social y respeto a los derechossin la especificación de cómo se hubiera producido esa violación, para concluir pidiendola anulación llanamente hasta el vicio más antiguo y/o casando aplicando las leyes conculcadas, sin especificar cual fuera ese vicio más antiguo, que amerite lanulidad de obrados,  ni haber señalado normas violadas.

Concluyéndose que, los argumentos esgrimidos  en recurso de casación de fondo y de formafueron deficientemente planteados con manifestaciones entremezclados que hacen al fondo y la forma, sin haber dado cumplimiento  a lo establecido en el art. 258 núm.2) del Código de Procedimiento Civil, pues los argumentos de fondo basados en el núm. 1) y 3) del art. 253 del Código de ProcedimientoCivil debieron  estar orientados a demostrar los errores de fondo que ameriten casar el auto impugnado y en  cuanto a las infracciones de  forma,si bien se podría rescatar la acusación respecto de la falta de pronunciamiento de algunos aspectos que habrían sido  reclamados en instancias inferiores, sin embargo dicha impugnación fue formulada conjuntamente  con el recurso de fondo sin señalar cual fue el perjuicio  sufrido,y cual el vicio más antiguo que amerite anular el proceso, incumpliendo con la carga procesal de hacer una exposición separada de cada uno de los motivos que sustentan uno u otro recurso.

Consiguientemente, como se estableció en la abundante jurisprudencia de este Tribunal, técnicamente no existe recurso de casación cuando se incumple con esta obligación procesal, que no puede ser subsanada por éste  Tribunal Supremo porque no permite que se abra su competencia, olvidando, por un lado, que el Tribunal Supremo no constituye otro grado o una instancia más.

Consiguientemente, corresponde aplicar lo determinado por los arts. 271 núm. 1) y 272 núm. 2) del Adjetivo Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el parágrafo. I núm. 1) del art. 42 de la Ley Nº 025 del Órgano Judicial y en atención de los art. 271 núm. 1) y 272 núm. 2), en relación con el núm. 2) del art. 258 del Código de Procedimiento Civil declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo y forma interpuesto por  Franz Rodolfo Crespo Monroy representado por Elizabeth Conde Marca, contra el Auto de Vista Nº 163/2013 de fecha 09 de octubre de 2013 cursante de fs. 466 a 469. Con costas.

Se regula honorarios profesionales en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dr. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero