TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

    SALA  CIVIL

Auto Supremo: 57/2014

Sucre: 07 de marzo2014

Expediente: LP- 141-13-S

Partes: Elsa Andia  de Canaza. c/Juan Canaza Quispe.

Proceso: Divorcio

Distrito: La Paz

VISTOS: El recurso de casación en  el fondo de fs. 113 a 114 y vlta., interpuesto por Juan Canaza Quispe contra el Auto de Vista Nº 325/2013 de fecha 28 de septiembre de 2013 pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso de Divorcio, seguido por Elsa Andia de Canaza contra Juan Canaza Quispe, la concesión de fs. 120, los antecedentes del proceso, y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

Elsa Andia de Canaza, interpone demanda de divorcio de fs.5 contra Juan Canaza Quispe, por la causal del art. 131 del Código de Familia, indicando que su  matrimonio se tornó  intolerable razón por la cual, se encuentra separada de su esposo hace más de 13 años, pidiendo se declare probada su demanda y se proceda a la cancelación de la partida matrimonial y en ejecución de sentencia se divida el inmueble adquirido durante lavigencia del matrimonio.

Citado el demandado este contesta afirmativamente y reconviene por la misma causal indicando que efectivamente se encuentra separado de su esposa por más de 13 años, solicitandodeclarar probada su reconvención, así como la  cancelación de la partida de matrimonial y la divisiónen ejecución de sentencia de dos bienes adquiridos durante la vigencia del matrimonio.

La Juez Primero de Partido de Familia dicta la Sentencia de fs. 88 a 90, declarando probada la demanda principal de fs. 5, y probada la demanda reconvencional de fs. 30 de obrados disponiendo la disolución del vínculo matrimonial que unía a los esposos Elsa Andia Sarmiento y Juan Canaza Quispe, para que en ejecución de sentencia se proceda a la cancelación de la partida matrimonial porante el Servicio de Registro Cívico.

Asimismo homologa Resolución Nº 269/2012  medidas provisionales de fecha 24 de agosto de 2012 cursante a fs. 43 de obrados en todos los términosde su redacción, disponiendo su fiel y estricto cumplimiento.

Resolución de fondo que es recurrida de apelación por el demandado reconvencionista como consecuencia de ello se dicta el Auto de Vista Nº 325/2013 de fecha 28 de septiembre de 2013, cursante de fs. 107 a 108 que Anula el Auto de concesión por no corresponder conforme el art. 237-I-4 del Código de procedimiento Civil; Resolución de Alzada que es recurrida de casación en el fondo porJuan Canaza Quispe, que merece el presente análisis.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Del recurso opuesto por Juan Canaza Quispe de fs. 113 a 114  y vlta., se extrae las siguientes consideraciones:

Expresa que tanto la  Sentencia N° 163/2013 y el Auto de Vista impugnado  no especifican quien demostró los bienes gananciales ni cuantos bienes existen dentro de la comunidad de gananciales, aspecto que le causaría agravio en el  derecho del recurrente respecto a sus bienes gananciales y de conformidad al art. 253 numeral 3) del Código  de Procedimiento Civil se habría incurrido en error de derecho  de hecho en la apreciación de la prueba.

Finalmente solicitaa éste Tribunal dictar Auto Supremo casando Auto de Vista 325/2013 de conformidad a los art. 250, 253, 271 y 274 del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Del único cuestionamiento del recurso de casación en el fondo se procede a realizar el siguiente análisis:

El recurrente, acusa que la Sentencia de Primera instancia así como el Auto de Vista impugnado, no especifican quien demostró los bienes gananciales ni cuantos bienes existen dentro de la comunidad, situación que agraviaría sus derechos respecto a sus bienes gananciales, acusando en error de derecho y de hecho en la apreciación de la prueba, al respecto cabe referir que,éste Tribunalha emitido uniforme jurisprudencia, en sentido de que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho, que puede ser en el fondo o en la forma o en ambos a la vez, conforme está establecido en el artículo 250 del Código de Procedimiento Civil, habiéndose precisado reiteradamente que, al ser los recursos de casación en la forma y en el fondo dos medios de impugnación distintos, procedentes en supuestos también diferentes, la resolución que se pretende con uno u otro medio también resulta diferente.

Cuando el recurso de casación se interpone en el fondo, esto por errores en la Resolución de fondo o errores in iudicando, los hechos denunciados deben circunscribirse a las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del Adjetivo Civil, siendo su finalidad, la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva Resolución que unificando la interpretación de las normas jurídicas resuelva el fondo del litigio; en tanto que si se plantea en la forma, es decir por errores de procedimiento, la fundamentación debe adecuarse a las causales y previsiones contenidas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal, siendo su finalidad, la anulación de la resolución recurrida o del proceso mismo, lo primero sucede cuando la resolución recurrida contiene infracciones formales y lo segundo cuando en la sustanciación del proceso se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas con nulidad por la ley. En ambos casos, es de inexcusable cumplimiento el mandato del artículo 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, es decir, que se debe citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse además por separado e identificando los motivos que sustentan la impugnación en la forma y los que lo hacen en el fondo.

En el caso de Autos, se advierte que el recurrente no ha comprendido la esencia del recurso de casación, y menos las características del mismo, sus diferencias entre el de fondo y el de forma y la observancia a guardar a tiempo de su interposición,  si bien el recurrente menciona que se trata de recurso de casación en el fondo, por la causal 3) del art. 253 del Código de Procedimiento Civil aduciendo que en la apreciación de las pruebas  se incurrió en error de derecho y de hecho, sin embargo no advirtió que al ser elAuto de Vista anulatorio, conforme lo manifestado precedentemente y la jurisprudencia sentada por este Tribunal no corresponde presentar el recurso de casación en el fondo, por cuanto no hay nada que resolver respecto a ese aspecto, en atención  a que   el Auto de Vista 325/2013 al haber anulado Auto de concesión de Recurso de Apelación cursante a fs. 95 de obrados, bajo el argumento  de que la  apelación carecía de  agravios, no resolvió del fondo de la causa, en consecuencia, el reclamo del recurrente debió estar dirigido  solo a cuestionar la resolución anulatoria a través del recurso de casación en la forma, con la finalidad de anular dicha resolución.

Para finalizar corresponde precisar, en caso de encontrarnos con un recurso de apelación que sí realmente no cuente con exposición de agravios, lo correcto es que  el Ad quem confirme la Sentencia con la aclaración de que no se ingresó a considerar el fondo, en virtud a la carencia absoluta de agravios en la apelación y no así anular obrados hasta el Auto de concesión; porque, conforme al nuevo entendimiento de las nulidades procesales resulta inadecuada la aplicación de una decisión anulatoria de obrados cuando el recurso de apelación no contenga la expresión de agravios requerida, más aun teniendo presente que el recurso de apelación defectuoso no constituye un acto procesal viciado o que afecte al debido proceso y ofenda al derecho a la defensa del contrario, sino que es una eventualidad propia del proceso imputable al impugnante, que no afecta al desarrollo de la causa y por ende al derecho de las partes; criterio que se adoptó en estricta aplicación y entendimiento que otorga el art. 16 par. I de la Ley N° 025 que dice: “Las y los magistrados, vocales y jueces, deberán proseguir con el desarrollo del proceso, sin retrotraer las etapas  concluidas, excepto cuando existiere irregularidad procesal reclamada oportunamente y que viole su derecho a la defensa conforme a Ley”. 

Por los fundamentos expuestos no es posible que se haya recurrido en el fondo cuando el Auto de Vista es anulatorio, no pudiendo abrirse la competencia del Tribunal Supremo para atender el mismo, correspondiendo resolver conforme dispone los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I, núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Juan Canaza Quispe cursante de fs. 113 a 114 y vlta., contra el Auto de Vista Nº 325/2013 de fecha 28 de septiembre de 2013 pronunciado por la Sala Civil y Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, con costas.

Se regula el honorario del abogado en la suma de Bs. 700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dr. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero