TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

  S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 40/2014

Sucre: 18 de febrero 2014                        

Expediente: CB-124-13-S

  Partes: María René Barrientos Cuellar, representada por Luis Fernando Campos              Campos c/ Walter René Barrientos Galindo, Sandra Rosemarie Barrientos Galindo, María Ximena Barrientos Galindo, Cesar Fernando Barrientos Galindo, Pablo Germán Barrientos Galindo y Paula Ercilia Barrientos Galindo, representados por Raúl Marcelo Salinas Gamarra

Proceso:        Demanda Ordinaria de Nulidad y consiguiente División y Partición de Herencia.

Distrito: Cochabamba.

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 1194 a 1196  y vlta., interpuesto por Luis Fernando Campos Campos,  impugnando el Auto de Vista de fecha 19 de julio 2013 de fs. 1186 a 1190,  pronunciado por  la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso de Nulidad y consiguiente División y Partición de Herencia, seguido a instancias de la  ahora recurrente contra Walter René Barrientos Galindo, Sandra Rosemarie Barrientos Galindo, María Ximena Barrientos Galindo, Cesar Fernando Barrientos Galindo, Pablo Germán Barrientos Galindo y Paula Ercilia Barrientos Galindo, representados por Raúl Marcelo Salinas Gamarra, la concesión de fs. 1213, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Segundo de Partido Civil y Comercial de la ciudad de Cochabamba, el 16 de marzo de 2009, pronunció la Sentencia cursante de fs. 1053 a 1059 y vlta. de obrados, declarando probada la demanda principal de fs. 27 a 34 vlta. y la ampliación modificación de fs. 708 a 710 y  vlta. de obrados, en cuyo mérito dispuso la nulidad de la división y partición del dinero existente en la clave clientelar N° 0835-294485-4 en fecha 7 de septiembre de 1996 o del monto resultante a momento del cierre en fecha 29 de febrero de 2000 de la clave clientelar N° 0835-294485-4 y sus respectivas sub cuentas con sus traspasos y depósitos efectuada entre Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena, César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo; disponiendo que los mismos restituyan a la masa hereditaria los dineros recibidos y se proceda a una nueva división y partición del dinero existente en la clave clientelar 0835-294485-4 en fecha 27 de septiembre de 1996 o del monto resultante a momento del cierre en fecha 29 de febrero de 2000 de la clave clientelar N° 0835-294485 y sus respectivas sub cuentas con sus traspasos y depósitos a la sucesión de René Barrientos Ortuño, en nueve partes iguales correspondientes a sus nueve hijos: Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena, César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo y René Antonio, Claudia Alejandra y María René Barrientos Cuéllar.

Asimismo, que el Banco Credit Suisse de Zurich-Suiza, otorgue en favor de María René Barrientos Cuéllar o su apoderado el monto que corresponde a las tres novenas partes de la nueva división a efectuarse sobre la totalidad de los dineros depositados en las sub cuentas y sub depósitos de los codemandados Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena, César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo o de cualquier otra cuenta derivada en el banco o en cualquier otra entidad bancaria y que corresponde a las tres novenas partes del dinero depositado por René Barrientos Ortuño por intermedio de su hermana Elena Barrientos de Grcina y Pedro Grcina Scribanelli en el mencionado banco, que pertenecen a María René Barrientos Cuéllar por cesión de sus hermanos René Antonio y Claudia Alejandra Barrientos Cuellar.

En caso de que, los coherederos Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena, César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo, hubieran retirado total o parcialmente los dineros depositados en las seis sub cuentas y sub depósitos producto de la división del dinero de la clave clientelar N° 0835-294485-4 en el momento de la partición, se ordene alternativamente la inmediata devolución de la totalidad del dinero distribuido en perjuicio de los otros coherederos de los dineros retirados de la clave clientelar N° 0835-294485-4 y sus respectivas subcuentas con sus traspasos y depósitos, correspondiente a las tres novenas partes antes señaladas. Todo bajo conminatoria de ley y procederse al embargo y subasta de los bienes propios de los demandados hasta obtener la cancelación total de los montos perjudicados. Más daños y perjuicios averiguables en ejecución de Sentencia.

Contra esa Sentencia de primera instancia por memorial de fs. 1063 a 1068 apelaron Raúl Marcelo Salinas Gamarra en representación legal de Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena, César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo, en cuyo mérito, la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, emitió el Auto de Vista de 22 de octubre de 2012, cursante de fs. 1140 a 1141 y  vlta., confirmando la Sentencia apelada, con costas.

Contra esa Resolución de segunda instancia, Raúl Marcelo Salinas Gamarra en representación legal de Walter René, Sandra Rosemarie, María Ximena, César Fernando, Pablo Germán y Paula Ercilia Barrientos Galindo, interpuso Recurso de Casación en la forma.

Recurso que fue atendido por el Tribunal Supremo de Justicia emitiendo el Auto Supremo No. 207/2013  de fs.1070 a 1074  de 25 de abril Anulando el Auto de Vista por perdida de competencia del Tribunal que dictó la Resolución de segunda instancia.

Cumplida con dicha nulidad procesal, nuevamente se dictó Auto de Vista  de fs. 1186 a 1190 el cual Anula obrados con reposición hasta fs. 882, disponiendo que el Juez A quo, antes de calificar el proceso, adopte las medidas tendientes a sanear su tramitación y disponga la integración del litisconsorcio pasivo necesario y se ordene la citación a Rose Marie Galindo de Ugarte.

Resolución que es recurrida en casación de fondo, la cual es analizada.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En base a lo normado en los arts. 250, 253 núms. 1) y 3), 255 num. 1), 257 y 258 del Código de Procedimiento Civil el recurrente plantea recurso de casación en el fondo, acusando interpretación subjetiva de los efectos de la carta de fs. 2 a 4, violación, aplicación indebida y error de derecho en la apreciación de la prueba, argumentando que el hecho de que exista una carta en obrados no puede ser presupuesto legal para que Rose Mary Galindo intervenga en el proceso, incurriendo el Ad quem en error de derecho en la apreciación de la prueba, de igual forma en las pruebas cursantes de fs. 1086 a 1087, la mismas que no fueron valoradas en primera instancia, motivo por el cual el Ad quem violaría lo normado en el art. 232 del Código de Procedimiento Civil.

Por otro lado acusó la violación de la disposición contenida en el art. 92 del Código de Familia al igual que los arts. 1567 y 1568 del Código Civil, respecto al Código Civil Santa Cruz, el cual es censurable en casación conforme lo establece el art. 253 núm. 1) del Código de Procedimiento Civil.

En su punto 2 argumenta sobre la exclusión legal del proceso de Rose Mary Galindo de Ugarte, indicando que la mencionada, no tiene nada que ver en el acervo hereditario; por otro lado indican que se citó a presuntos interesados, y la interesada debía apersonarse al proceso, de la misma forma mencionan que la Sra. Rose Mary Galindo de Ugarte no tiene ningún derecho al acervo hereditario del extinto Gral. Barrientos y que los herederos la excluyeron de la división y partición de la herencia.

Mencionan también que el matrimonio civil de Rene Barrientos Ortuño y Rose Marie Galindo fue anulado por Auto Supremo, motivo por el cual no correspondía que se le incorpore al proceso y el Certificado de Matrimonio acompañado por escrito en fecha 12.03.04 carecería de fuerza probatoria debido a que la certificación extendida por el Director de Registro Civil de fs. 189 acredita que los datos de la Partida que consigna ese certificado no existen, careciendo de valor el mismo.

Finalmente termina peticionando que conforme a las violaciones acusadas y de acuerdo a la aplicación indebida de la ley por el Tribunal Ad quem y de acuerdo al error de derecho en la apreciación de las pruebas, se CASE el Auto de vista y se declare probada la demanda principal y su ampliación y modificaciones posteriores e Improbadas las excepciones perentorias opuestas al igual que la acción reconvencional, de esa manera confirmándose la sentencia dictada por el Juez A quo. 

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

Es necesario tener comprensión real de lo que representa un recurso de casación tanto en el fondo como en la forma, además de las Resoluciones contra las que procede y cuales los requisitos que deben contener a tiempo de su interposición, en ese sentido a fin de resolver el recurso que se analiza, se hace preciso aclarar aspectos inherentes a ella.

1.- Que, el recurso de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho, el mismo que puede ser planteado en la forma, en el fondo o en ambos casos a la vez, conforme está establecido en el art. 250 del Código de Procedimiento Civil; Sin embargo cuando el recurso se plantea en la forma, es decir por errores de procedimiento, denominado también error "in procedendo", su finalidad es la anulación de la Resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas expresamente con nulidad por la ley; en tanto que el recurso de casación en el fondo o "error in judicando", procede por errores en la Resolución del fondo del litigio y está orientado a que el Tribunal Supremo revise el fondo de la Resolución impugnada, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva Resolución que resuelva sobre el fondo de la controversia en base a la correcta aplicación o interpretación de la ley o la debida valoración de la prueba.

En cada caso los hechos denunciados deben circunscribirse a las casuales de procedencia establecidas en los arts. 253 y 254 del Adjetivo Civil respectivamente y cumplir de manera inexcusable el mandato del art. 258 num. 2) del mismo cuerpo legal; es decir, citar en términos claros, concretos y precisos la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y sobre todo especificar en qué consiste la violación, falsedad o error; especificaciones que deben hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores, ni suplirse posteriormente.

2.- Se debe considerar que este Tribunal Supremo ha establecido que contra una Resolución anulatoria de obrados, no corresponde plantear sino el recurso de casación en la forma, en el entendido que al ser anulatoria el Tribunal inferior no ingresó a analizar el fondo de la problemática, por lo que se hace imposible que el Tribunal de Casación habilite su competencia. En ese sentido cuando se plantea recurso de casación en el fondo contra una Resolución anulatoria, éste indudablemente será declarado improcedente

3.- En el caso en estudio, el Tribunal de segunda instancia pronunció fallo anulatorio de obrados, contra el mismo, de plantearse recurso de casación, simplemente era posible hacerlo en la forma, a fin de que el Tribunal de Casación revise si los motivos que dieron lugar a la nulidad dispuesta son o no correctos, pero de ninguna manera recurso de casación en el fondo, por las razones ya expresadas en el punto 2.

Dicho ello, de la verificación del recurso planteado, éste se enmarca a efectuar consideraciones de fondo del litigio, arguyendo error de derecho e interpretación errónea conforme lo norma el art. 253 del Código de Procedimiento Civil, realizando consideraciones de fondo inatendibles ahora en casación, por ser el Auto de Vista anulatorio de obrados, por dicho motivo resulta imposible llegar a considerar las mismas y terminar casando la Resolución de Alzada manteniendo la sentencia como lo peticionó la parte recurrente, concluyéndose que existe incumplimiento absoluto de lo determinado por el art. 258 num. 2) del Código de Procedimiento Civil, en ese antecedente, este Tribunal Supremo no apertura su competencia para conocer el “recurso de casación en la fondo” planteado por el demandante.

Por lo expuesto en sujeción a lo determinado por los arts. 271 num. 1) y 272 num. 2) de la norma Adjetiva Civil, corresponderá emitir Resolución por la improcedencia del recurso.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 num. 1 de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010 y en aplicación de los arts. 271 núm. 1) y 272 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo de fs. 1194 a 1196 y vlta., interpuesto por Luis Fernando Campos Campos, impugnando el Auto de Vista de fecha 19 de julio 2013, pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba. Con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 1000.-

Conforme los antecedentes de la existencia del inicio de una investigación penal referido al caso concreto, notifíquese a la Procuraduría General del Estado y Fiscalía General del Estado. 

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                       

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dr. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero