TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                                                    S A L A   C I V I L



Auto Supremo: 38/2014

Sucre, 18 de febrero 2014        

Expediente: SC-104-13-S

Partes: Alejandrina Farell Rojas  c/ Hernán  Hugo  Escalante  en  representación 

             de  la  Asociación de Comerciantes   Minoristas  de  Llantas y  Accesorios 

             “30 de Enero”

Proceso: Enriquecimiento ilícito,  pago de daños y perjuicios

Distrito: Santa Cruz


VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma cursante de fs. 561 a 571 interpuesto por Alejandrina Farell Rojas contra el Auto de Vista Nº 113/2013 de 15 de julio 2013, cursante de fs. 557 a 559 pronunciada por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz, dentro el proceso de enriquecimiento ilícito , pago de daños y perjuicios seguido por la recurrente contra la Asociación de Comerciantes  Minoristas  de Llantas y Accesorios “30 de Enero”, los antecedentes procesales; y:


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


Que, por  Sentencia Nº 49/2006 de 9 de septiembre 2006, el Juez Sexto de Partido en lo Civil y Comercial de la capital, declaró probada la demanda en lo que corresponde al enriquecimiento ilícito y pago de daños y perjuicios en la suma de $us.65.368,00.- a ser cancelado por la Asociación de Comerciantes Minoristas  de Llantas y Accesorios “30 de Enero”.  Conocida la determinación del Juez A quo fue apelada por el representante de asociación demandada, misma que fue remitida ante el Tribunal de Alzada, instancia que por Auto de 63/2007 de 21 de febrero de 2007 cursante  de fs. 476 a 477 y vlta. anuló la Sentencia hasta fs. 383 inclusive porque el Juez de primera instancia no se  pronuncio sobre la excepción de prescripción interpuesta por la asociación demandada, misma que fue recurrida de casación y por Auto Supremo Nº 194/2012 de 6 de septiembre 2012 de fs. 505 a 506 y vlta. se declaró improcedente el recurso.  Por lo que una vez remitidos los antecedentes al Juez de primera instancia, éste mediante Sentencia Nº 02/2013 de 2 de enero 2013 de fs. 518 a 520 y vlta. el Juez Sexto de Partido en lo Civil y Comercial de la Capital declaró probada la excepción de prescripción e improbada la excepción de cosa juzgada así como la demanda principal, con costas.

Apelada la Sentencia por la actora, ésta fue remitida ante la Sala Civil Segunda, instancia que mediante Auto de Vista Nº 113/2013 de 15 de julio 2013 de fs. 557 a 559  confirmó la Sentencia apelada

En conocimiento de la determinación adoptada por el tribunal Ad quem, la actora interpuso recurso de casación en la forma y en el fondo, mismo que se pasa a considerar y resolver.


CONSIDERANDO II:

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

En el fondo:


1.- Acusa de infringido el art. 222 del Código de Procedimiento Civil, porque la actora hubiera demostrado documentalmente su calidad de interesada y el derecho legítimo que tiene sin embargo los Tribunales sin diferenciar criterios dictaron Resoluciones desfavorables a sus pretensiones.

2.- Asimismo señala que el Ad quem violó los arts. 178 I), 180-I de la Constitución Política del Estado, toda vez que los de Alzada no velaron por el sagrado derecho a la defensa ni garantizaron el debido proceso.

3.- Refiere también que en el Auto de Vista recurrido existe interpretación errónea, aplicación indebida de la ley, ya que ella demostró con los depósitos bancarios que realizó aportes a la Asociación demandada conforme se dispuso en las asambleas extraordinarias, así como demostró el detrimento económico sufrido por la falta de devolución de dichos aportes, la existencia de hechos dolosos y culposos que originan a su favor el resarcimiento de daños y perjuicios.

4.- Finalmente, señala que con la documental presentada no se demostró que existe prescripción y cosa juzgada, ya que no reúnen los requisitos de identidad de objeto, sujeto y causa y por otra en los procesos judiciales que se mencionan se demuestra que ella desde que realizó los depósitos de dinero en el Banco de Santa Cruz, no dejó de reclamar sus derechos por las diferentes vías que la administración de justicia le permitía.

En la forma:

1.- En virtud al art. 254 del Código de Procedimiento Civil, refiere que se ha omitido alguna diligencia como la falta de citación con las providencias que fueron notificadas en tablero y que cursa a fs. 540 cuando ella tenía fijado domicilio procesal, razón por la que recurrió de casación.  Y nuevamente reitera que en todo momento estuvo realizando los reclamos respectivos a las diferentes directivas de la Asociación de Comerciantes Minoristas de Llantas y Accesorios “30 de Enero”.

Finaliza su recurso solicitando al Tribunal Supremo que case el Auto de Vista Nº 113/2013 y mantenga la Sentencia dictada en fecha 9 de septiembre del año 2002 de fs. 383 a 392 de obrados.


CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:


Habiéndose presentado recurso de casación en la forma como en el fondo, resolveremos con carácter previo el de nulidad, toda vez que de ser evidente la acusación efectuada ya no se ingresaría a considerar el de fondo.


Del recurso en la forma:


Con relación a la diligencia de notificación de fs. 540, en esta consta que la actora fue notificada de manera personal con el memorial presentado por el representante de la Asociación de Comerciantes Minoristas de Llantas y Accesorios “30 de Enero” de petición de rechazar pedido de nueva anotación preventiva, así como con la providencia de 4 de febrero 2013 por el que se corre traslado de dicha petición, no existiendo a ello motivo de nulidad alguna, toda vez que la misma conoció de manera personal la determinación del juez, misma que no fue reclamada u objetada ni de la que en su momento se solicitó la nulidad de dicha diligencia de notificación.  Por otra parte habrá que precisar que por el conocimiento del traslado emitido por el Juez de la causa y en conocimiento expreso y personal, al tenor del art. 16 de la Ley del Órgano Judicial no existe motivo de nulidad alguna, habiendo precluido su derecho a impugnar.

Del recurso de casación en el fondo:

Con relación a los tres primeros puntos de su recurso en el fondo, aún estos no se encuentren debidamente fundamentados, pero que de conformidad a lo previsto en el art. 180 parágrafo II de la Constitución Política del Estado responderemos, referir simplemente que éstos puntos no fueron motivo de Apelación, por lo que no corresponde pronunciarnos al respecto.

En relación a que no se demostró que existe prescripción y cosa juzgada, ya que  la parte demandada no supo reunir los requisitos de identidad de objeto, sujeto y causa y por otra que en los procesos judiciales que se mencionan se demuestra que ella desde que realizó los depósitos de dinero en el Banco de Santa Cruz, no dejó de reclamar sus derechos por las diferentes vías que la administración de justicia le permitía, por lo que no existe prescripción alguna sobre su derecho a reclamar la devolución de los aportes efectuados y las consecuencias a la omisión de dicha devolución; señalar que tanto la Sentencia han sido lo bastante objetivos al declarar probada la prescripción en virtud a lo previsto en el art. 1492 y 1508 del Código Civil, que de manera clara refieren que los derechos se extinguen por la prescripción cuando su titular no los ejerce durante el tiempo que la ley establece y que con relación al derecho de resarcimiento del daño que se causa por un hecho ilícito o generador de responsabilidad, éste prescribe a los tres años; en el caso de Autos se tiene que evidentemente la actora una vez realizados los depósitos en septiembre de 1994 y abril de 1995 inició una primera demanda persiguiendo la restitución o acción indemnizatoria por enriquecimiento ilegítimo el 5 de abril 2001, en el que se declaró la perención de instancia a petición de la ahora recurrente el 20 de marzo 2002 y posteriormente en fecha 4 de junio del año 2002 volvió a demandar por enriquecimiento ilícito y pago de daños y perjuicios que al presente se tramita, si bien los Tribunales de instancia calcularon el tiempo de la prescripción a partir de abril de 1995 a junio 2002, es evidente la prescripción incoada por la Asociación de Comerciantes Minoristas de Llantas y Accesorios “30 de Enero”; sin embargo de ello ante la acusación efectuada por la recurrente respecto a que no se ha cumplido el plazo previsto para la prescripción porque cursa en antecedentes documental que demuestra lo contrario, revisados los antecedentes no existe literales por los que la actora haya demostrado que desde el momento de realizar los depósitos realizó los reclamos respectivos ante las instancias competentes y la documental que cursa de fs. 278 a 287 referidas a las Resoluciones en todas las instancias dentro el proceso seguido por Alejandrina Farell en contra de la Asociación de Comerciantes Minoristas de Llantas y Accesorios “30 de Enero” por el hecho de negársele la condición de afiliada y habérsela excluido en la entrega de un local en las nuevas instalaciones, data la última actuación en diciembre de 1997, aun computando desde esta fecha a abril 2001 que es la fecha en la que inicia la primera demanda de enriquecimiento ilícito y acción de indemnizatoria, al tenor del art. 1507 habría prescrito su derecho a reclamar resarcimiento del daño.

Por lo anterior no se evidencia que los Jueces de instancia habrían incurrido en causal de nulidad y menos de casación, por lo que corresponde que este Tribunal resuelva el presente recurso de conformidad a lo previsto en los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el Art. 42 parágrafo I, núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial y en aplicación a lo previsto en los Arts. 271 núm. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara: INFUNDADO el recurso de casación en el fondo y en la forma interpuesto por Alejandrina Farell Rojas contra el Auto de Vista Nº 113/2013 de 15 de julio 2013, cursante de fs. 557 a 559 pronunciada por la Sala Civil Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Santa Cruz. Con costas.


Se regula honorario profesional en la suma de Bs.700.-

Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relatora: Mgda. Rita Susana Nava Duran

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dr. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero