TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA                        S A L A  C I V I L

Auto Supremo: 33/2014                                                                

Sucre: 17 de febrero2014                                                        

Expediente:        LP-120-13-S                                                                

Partes: Gloria Ardiles Vda. de Martínez y Otros. c/ Jaime Segundo Martínez

Oquendo.                                

Proceso: Mejor Derecho Propietario, Reivindicación, Nulidad de Minuta,        Pago de

Daños y Perjuicios                                        

Distrito: La Paz

VISTOS: Los recursos de casación en la forma y en el fondo interpuesto por Jaime Segundo Martínez Oquendo, cursante de fs. 494 a 497; y en la forma interpuesto por María Esther Britz Leite cursante de fs. 511 a 513, contra el Auto de Vista Nº 183/2013 de 28 de mayo de 2013 de fs. 435 a 437, pronunciado por la Sala Civil Comercial Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso ordinario sobre Mejor Derecho Propietario, Reivindicación, Nulidad de Minuta, Pago de Daños y Perjuicios, seguido por Gloria Ardiles Vda. de Martínez, por sí y en representación legal de Ricardo Jesús Martínez, Marisol Martínez Ardiles de Plaza, Pedro Miguel Martínez Ardiles, María Bernarda Martínez Ardiles, Rosa del Carmen Martínez Jensen de Antelo, José Rodolfo Martínez Jensen contra Jaime Segundo Martínez Oquendo, contestación de fs. 519 a 521; concesión de fs. 521(a), los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:                                

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez Tercero de Partido en lo Civil y Comercial de La Paz, pronunció Sentencia Nº377/11 de 6 de diciembre de 2011 cursante de fs. 371 a 376 y vlta., declarando PROBADA EN PARTE la demanda de fs. 51 a 56 reconociendo el mejor derecho propietario sobre el 100 % del inmueble ubicado en Av. Saavedra Nº1258 de la zona de Miraflores, a favor de Gloria Ardiles Vda. de Martínez, Ricardo Jesús Martínez Salinas, Marisol Martínez Ardiles de Plaza, Pedro Miguel Martínez Ardiles, María Bernarda Martínez Ardiles, Rosa del Carmen Martínez Jensen de Antelo, José Rodolfo Martínez Jensen e Isabel Nanette Martínez Jensen, disponiendo que el demandado Jaime Segundo Martínez Oquendo Proceda a la restitución de la parte del inmueble que ocupa en el plazo de 20 días de ejecutoriada la Sentencia, bajo alternativa de expedirse el correspondiente mandamiento. Con relación a la calificación de daños y perjuicios se establecerán en ejecución de Sentencia de conformidad al art. 194 del Código de Procedimiento Civil, IMPROBADA la demanda con relación a la nulidad de la Minuta de Transferencia de 27 de Abril de 2005 suscrita por Hilario Martínez Martínez a favor de Jaime Segundo Martínez Oquendo, salvándose los derechos del demandado en la vía legal correspondiente contra los herederos del fallecido.

Contra la referida Sentencia, Jaime Segundo Martínez Oquendo interpuso recurso de apelación cursante de fs. 382 a 385.

En mérito a esos antecedentes, la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz (mediando un primer Auto de Vista y Auto Supremo anulatorio de obrados), emitió el Auto de Vista cursante de fs. 435 a 437, por el que CONFIRMAN la Resolución Nº 525/2009 de 21 de diciembre de 2009 cursante de fs. 78 a 78 vlta., y la Sentencia Nº 377/2011 de fecha 6 de diciembre de 2011 cursante de fs. 371 a 376 vlta.

Resolución que dio lugar a los recursos de casación en la forma y en el fondo interpuesto por parte de Jaime Segundo Martínez Oquendo y en la forma por María Esther Britz Leite, que se analizan. 

CONSIDERANDO II:                                                

HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Recurso de Casación de Jaime Segundo Martínez Oquendo:

En la forma

1.- Habría violación o infracción del art. 192 del Código de Procedimiento Civil, en cuando a la forma de la estructura de la Sentencia, ya que en el inc. h) con relación a los daños y perjuicios pese a la afirmación realizada no habría análisis y evaluación fundamentada de la prueba y cita de las leyes que se funda, por consiguiente se habría violado la ley procesal señalada, aspecto que no hubiera sido reparado por el Auto de Vista Nº 183/2013, ya que en la parte resolutiva de la Sentencia no cumpliría con lo que manda el art. 192 núm.) nose dice de que norma-. El Juez de instancia declararía probada en parte la demanda de fs. 51 a 56 de obrados reconociendo el mejor derecho propietario sobre el 100% del inmueble en litigo a favor de los demandantes, disponiendo que el demandado proceda a la restitución de la parte del inmueble que ocupa en el plazo de 20 días y otras consideraciones, que desde su perspectiva fueran violatorias del principio de congruencia y pertinencia, y en el fallo en la parte resolutiva no se hubiera pronunciado de manera positiva, clara y precisa sobre la reivindicación y los daños y perjuicios demandados por la parte actora y lesionaría el derecho de petición y respuesta, consecuentemente el debido proceso.

En el fondo

Existe dice- infracción del art. 397 del Código de Procedimiento Civil y el art. 1286 del Código Civil, ya que en el caso de Autos una de las pretensiones de la parte actora fuera el pago de daños y perjuicios, que no hubiera sido probada conforme al art. 375 del Código de Procedimiento Civil, sin embargo en Sentencia como en Auto de Vista se concluiría en la existencia de aquello en razón del usufructo, empero para esta conclusión no se hubiera valorado conforme al art. 397 del Procedimiento Civil y 1286 del compilado Sustantivo, incurriendo en errónea apreciación de la prueba.

Reitera que los daños y perjuicios supuestamente habrían experimentado la parte actora no han sido probados y que conforme al art. 344 del Código Civil debieran probarse, además fundamentarse que tipo de daños fueran para que se los repare, que en el caso no ocurriría señalando una vez mas como quebrantado las disposiciones legales señaladas anteriormente.

Sostiene que existe aplicación indebida del art. 1538 del Código Civil, en razón que en los fallos de instancia, respecto al mejor derecho que tuviera la parte actora se fundamentaría en el art. 1538 del Código Civil, el mismo referiría al registro de derecho real sobre inmuebles y publicidad de los mismos, no haría referencia al mejor derecho propietario que si estaría regulado por el art. 1545 del Código Civil, consecuentemente se habría incurrido en aplicación indebida de la Ley conforme al art. 253 num.1) del Código de Procedimiento Civil.

Por último habría interpretación errónea del art. 1453 del Código Civil referido a la reivindicación y conforme a ella y art. 105-II  de su procedimiento para la acción reivindicatoria se exige la calidad de propietario y la perdida de la posesión. En el caso habría demostrado que es propietario con la documentación que describe, disposición testamentaria emitida por Hilario Martínez Martínez de 14 de febrero de 2005, Testimonio Nº 246/2005 y minuta de transferencia suscrito por aquel, documento demandado de nulidad que no hubiera sido probado, con todo el valor legal que demostraría su derecho propietario en la extensión de 165 mts.2, que demostraría además pacífica pública y quieta posesión de buena fe, y que los actores no estuvieran en esa situación  para que sea procedente la reivindicación.

Consecuentemente habría errónea interpretación del art. 1453 del Código Civil en la dictación de la Sentencia, que se repetiría en el punto 3) del Auto de Vista.

Por lo expuesto en el plazo previsto por el art. 257 del Código de Procedimiento civil dice interponer Casación en la forma y en el fondo, a fin de que se dicte Auto supremo casando en parte y deliberando en el fondo declare improbada la demanda de mejor derecho, reivindicación y daños y perjuicios, o alternativamente anule el Auto de Vista.

Recurso de Casación en  la forma interpuesto por María Esther Britz Leite:

Refiere la existencia de infracción de los arts. 117, 119-II y 120 I de la Constitución Política del Estado, alegando que se atentaría contra su derecho fundamental a la propiedad privada, así como su derecho a la defensa consagrada en las disposiciones señaladas. Adjuntando testimonio Proceso de Sumario de Reconocimiento de unión conyugal Libre o de hecho con Jaime Segundo Martínez Oquendo, señalando haber adquirido el inmueble ubicado en calle Nº 1258 con una superficie de 189.68 mts.2 mediante Escritura Pública Nº 449/06, en la que viviría con su familia. Considera que el bien es ganancial y los actores habrían ejercido acción contra su concubino, olvidándose de su persona como co-propietaria, que fuera de conocimiento de las partes, sin que pueda defenderse como mandaría la ley fundamental, consiguiendo Sentencia favorable confirmado por Auto de Vista y se la habría privado del derecho a la defensa, al considerarse con legitimación pasiva. Que, lo señalado fuera de responsabilidad de los demandantes al haber hecho incurrir en error a las Autoridades, pues ella fuera co-propietaria.

Por último, se habría demandado nulidad de la minuta de transferencia, declarada improbada, por consiguiente el contrato de compraventa fuera plenamente válido con plena fe conforme al art. 1287 del Código Civil y 519 del Código Civil, que señalaría la presunción de que quien contrata para sí contrató para sus herederos y causahabientes, que valdría decir que los herederos ahora demandantes de su vendedor tienen que reconocer la venta hecha  a su favor.

Por lo expuesto interpone recurso de casación en la forma a fin de que se dicte Auto Supremo anulando el Auto de Vista con reposición hasta la demanda, alegando para ello el art. 271 num. 3) del Código de Procedimiento Civil.

CONSIDERANDO III:                                                        

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

En el orden cronológico propuesto, se ingresa a analizar el recurso de casación propuesto por Jaime Segundo Martínez Oquendo, en primer término el formulado en la forma, en razón a que si los argumentos expuestos tuvieran asidero, la resolución fuera por anular el Auto de Vista o de obrados, imposibilitando la consideración del recurso de casación en el fondo.

En la forma

De lo expuesto por el recurrente se establece que la denuncia de violación o infracción del art. 192 del Código de Procedimiento Civil, está basado en los argumentos que hubiera expuesto la parte actora en su demanda, atribuyéndose representación que no la tiene, pues aun de que pudieran resultar ciertas las afirmaciones que realiza, le corresponde a la parte afectada el realizar el reclamo pertinente, sin embargo a manera sólo de aclaración, -no resulta evidente esa afirmación de no haberse pronunciado sobre los daños y perjuicios-, pues el Juez de la causa derivó a ejecución de Sentencia su establecimiento empero declarándolo probada.

Consecuentemente al no ser el recurrente el presuntamente afectado con la disposición del Juez de primera instancia confirmada por el Ad quem, no le está permitido reclamar a él esta presunta incongruencia, que de la lectura de los fallos cuestionados no se evidencia. En todo caso de haber sido ciertas las afirmaciones realizadas por el hoy recurrente y que se afectaba derechos a la parte actora, le correspondía efectuar el reclamo a esta parte bajo el principio dispositivo y no a la contraparte que se entiende hasta por lógica no puede atribuirse derechos de su contendiente, siendo el reclamo completamente oficioso.

Bajo ese razonamiento, no es pertinente considerar los argumentos explanados, por su manifiesta improcedencia y así debe ser declarado por este Tribunal en sujeción a lo previsto por el art. 271 núm. 1)del Código de Procedimiento Civil.

En el fondo

Llama la atención a este Tribunal Supremo el argumento expuesto por el recurrente cuando en el recurso de casación en la forma reclamaba aunque sin la legitimidad pertinente y atribuyéndose derechos de la parte actora- que no había pronunciamiento con relación a la pretensión de daños y perjuicios; sin embargo en la argumentación de fondo se afirma por el contrario que al haberse declarado probado no se hubiera valorado conforme a los arts. 397 del Código de Procedimiento Civil y 1286 del Código Civil, presuntamente por errónea apreciación de la prueba. Para de manera disímil en el reclamo posterior se sostenga nuevamente de no haberse probado citando para ello el art. 344 del Código Civil, sin mayor explicación del porqué de ese razonamiento, quedando en la impertinencia su pretensión.

Si eventualmente desde su perspectiva había poca claridad en la resolución de los fallos recurridos en referencia a que no habría explicación sobre el tipo de daños a reparar, tenía la facultad contenida en el art. 196 núm. 2) y 239 del Código de Procedimiento Civil a fin de que los fallos ahora cuestionados puedan se aclarados o complementados, empero esta situación debiera reclamarse en la forma y no en el fondo, careciendo de sustento lo reclamado de manera tan confusa y genérica.

Peca de malicioso o desorientado cuando el recurrente pretende dar otro sentido a la mención del art. 1538 del Código Civil al señalar que la Sentencia basaría sobre el mejor derecho de la parte actora en esta disposición legal y no en el art. 1545 del sustantivo Civil, en razón a que en el considerando que corre a fs. 375 inc. a) la Sentencia señala textualmente “…habiendo acreditado conforme establece el art 1538 del Código Civil, que tiene inscrito su derecho propietario en Derechos Reales…” etc., y en el inc. f) del mismo considerando (fs. 376) señala: “Con relación a la reivindicación, de conformidad con los Arts. 105 y 1453 del Código Civil, la misma es procedente…”, y con relación específicamente al art. 1545 del Código Civil incluso se transcribió segmento de jurisprudencia referida a esa normativa que analiza ese precepto legal (parte final del inc. c) fs. 375 vlta.), consecuentemente la presunta aplicación indebida de la ley no tiene asidero y no puede enmarcarse por lo mismo a lo previsto por el art. 253-1) del Código de Procedimiento Civil.

En cuanto a la presunta interpretación errónea del art. 1453 con relación al art. 105-II del Código Civil, de la exigencia en la acción reivindicatoria la calidad de propietario, los de instancia han establecido con absoluta claridad ese aspecto con que cuentan los actores, lo propio en cuanto al razonamiento del presunto derecho propietario del recurrente, exponiendo de manera fundada las resoluciones a su turno, de manera que el efectuar reclamo sin sustento demostrativo de lo afirmado de errónea interpretación, carece de la necesaria fundamentación, no evidenciándose la vulneración pretendida.

Correspondiendo en consecuencia emitir resolución, en sujeción a lo previsto por el art. 271 núm. 2) del Código de Procedimiento Civil.

Recurso de Casación en  la forma interpuesto por María Esther Britz Leite:

Si bien se denuncia indefensión así como vulneración a derechos fundamentales de la recurrente, habrá que precisar que en el caso la persona que responde al nombre de María Esther Britz Leite, no fue demandante ni demandado, apersonándose recién por memorial de fs. 511 a 513 presentando recurso de casación en la forma.

A lo anterior habrá que referir que la norma prevista en el art. 272 3) establece que: Se declarará  improcedente el recurso, con costas: 3) “Cuando el recurrente no hubiere intervenido en las instancias o careciere de representación legal”, en el caso en cuestión ocurre aquello, es decir, la recurrente Britz Leite no intervino en las instancias del proceso, y en razón a que el recurso de casación por su carácter extraordinario sólo puede ser deducido por las partes actora o demandada, quienes en sujeción a lo determinado por el art. 50 de la norma procesal civil son las que intervienen esencialmente en el proceso, de manera que resulta innecesario ingresar a considerar los argumentos expuestos por la recurrente, correspondiendo declarar su improcedencia en sujeción a lo determinado por el art 272 núm. 3) del Código de Procedimiento Civil.

POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art.42 parágrafo I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 núm. 1), 2); 272 y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma e INFUNDADO el recurso de casación en el fondo formulado por memorial que corre de fs. 447 a 450 ratificado y reproducido por memorial de fs. 494 a 497, presentado por Jaime Segundo Martínez Oquendo y en aplicación de lo dispuesto por el art. 272 núm. 3) del Código de Procedimiento Civil se declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en la forma formulado por María Esther Britz Leite por memorial de fs. 511 a 511 de obrados, contra el Auto de Vista Nº183/2013 de 28 de mayo de 2013 cursante de fs. 435 a 437,  de obrados. Con costas.

Se regula honorarios del profesional abogado en la suma de Bs. 1.000.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.                                        

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dr. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero