TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

S A L A   C I V I L

Auto Supremo: 9/2014

Sucre: 07 de febrero 2014

Expediente: LP - 112 13 - S

Partes: Mercedes Susana Trigo Sossa. c/ Wolf Zimerman Lustink.

Proceso: Reivindicación.

Distrito: La Paz.


VISTOS: El recurso de casación en la forma y en el fondo de fs. 326 a 328 vta., interpuesto por Mercedes Susana Trigo Sossa contra del Auto de Vista Nº 051/2013 de 19 de febrero de 2013 que cursa de fs. 305 a 307 vta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, en el proceso de reivindicación seguido por la recurrente contra Wolf Zimerman Lustink, la concesión de fs. 344, los antecedentes del proceso y;


CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:


El Juez Décimo Quinto de Partido en lo Civil y Comercial de la ciudad de La Paz, dicta la Sentencia Nº 043/2012 de 27 de enero 2012 que cursa de fs. 257 a 262, por la que declara improbada la demanda de fs. 14 a 15 vta., aclarada a fs. 17 disponiendo que dentro de tercero día de ejecutoriada la resolución Elazar Zimerman Rosemberg, restituya el inmueble objeto de la Litis a la demandante, bajo apercibimiento de desapoderamiento.

Contra dicha resolución de primera instancia, que es recurrida de apelación por los apoderados del tercerista Elazar Zimerman Rosemberg y resuelta mediante Auto de Vista de fs. 305 a 307 vta., por la que revoca la resolución del incidente de nulidad de obrados de fs. 190 y su vta., declarando probado el incidente de nulidad de obrados de fs. 179 y su vta., disponiendo la nulidad de obrados hasta fs. 18 vta., ordenando que el Juez deba observar el art. 333 del Código de Procedimiento Civil, fallo de segunda instancia que a su vez es recurrida de casación en la forma y en el fondo por la demandante.


CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

El recurso de casación de 326 a 328 vta., es interpuesto a raíz de que por Auto de fs. 324 y su vta., se dispuso nueva notificación con el Auto de Vista y su respectivo Auto complementario, razón por la cual la recurrente nuevamente interpuso su recurso de casación, consiguientemente tan solo se pasará a considerar los argumentos contenidos en el recuro de fs. 326 a 328 vta., en el que luego de exponer la cronología del proceso, en su criterio describe las infracciones siguientes:

EN LA FORMA.-

1.- Refiere que a fs. 178 Elazar Zimerman Rosemberg, interpone tercería de derecho excluyente sobre la propiedad inmueble objeto de la Litis, petición sobre la cual se corrió en traslado, y formulada fuera del plazo probatorio, consiguientemente la misma debía ser tramitada de puro derecho, conforme al art. 358 del Código de Procedimiento Civil, empero como si fuera demandado interpone incidente de nulidad con la demanda, desconociendo el art. 1453 del Código Civil, que faculta interponer la acción reivindicatoria en contra de quien la posee y el Auto de Vista al reconocer la calidad de demandado a Elazar Zimerman, viola el art. 355 y 358 del Código de Procedimiento Civil.

Por otra parte, señala que también se viola el art. 120 del mismo cuerpo legal, por cuanto se demandó a Wolf Zimerman, a quien se practicó la citación con la demanda, razón por la cual al admitir y resolver el incidente de nulidad del tercerista por falta de notificación de la demanda se viola el art. 50 en relación al art. 327 del Código de Procedimiento Civil.

2.- Señala que el art. 251 del Código de Procedimiento Civil, refiere que ningún trámite será declarado nulo si la nulidad no estuviera prevista en ley y el Auto de Vista recurrido que anula la sentencia, no especifica la ley que disponga su nulidad.

3.- Señala que se ha violado el art. 190 y 397 del Código de Procedimiento Civil, citando la primera disposición legal refiere que la Sentencia de primera instancia contiene decisiones expresas y positivas según las pruebas aportadas y de ninguna forma resulta ser incongruente, como sostiene el referido fallo, por lo que se ha violado el art. 190 y 397 del Código de Procedimiento Civil, y reitera que en sentencia en forma expresa reconoce que el lote de terreno de su propiedad está plenamente identificado, y el lote de terreno del tercerista tiene otra ubicación.

Finalmente cita jurisprudencia respecto al recurso de casación.  

EN EL FONDO.-

1.- Acusa violación del art. 1453 del Código Civil y al haberse demandado a Wolf Zimerman Lustink, que se encontraba en posesión de dicho inmueble y que había hecho cambiar su puerta metálica, es procedente dicha demanda aunque se afirme que el que adquirió el terreno para su hijo Elazar Zimerman, por lo que se ha desconocido los fundamentos de la demanda, ya que su título de dominio refiere que adquirió el inmueble a título de compra-venta de Caleb Josué Quispe Tocokari, como señala la Escritura Pública N° 514/2000 de 6 de diciembre de 2000, asimismo cursa de fs. 7 a 9 comprobantes de pago de impuestos, por lo que al haberse dispuesto la nulidad de obrados se ha violado el art. 1453 y 1538 del Código Civil.

Por lo expuesto, en base a las acusaciones en el fondo y en la forma solicita se case o se anule el Auto de Vista.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:


Los tres puntos del recurso de casación en la forma se encuentran descritos en señalar que la nulidad dispuesta por el Ad quem resulta ser excesiva, y considera que al disponerse la nulidad de obrados se ha violado el art. 355, 358, 120, 50 y 251 del Código de Procedimiento Civil, al indicar que la tercería de dominio excluyente tiene un trámite especial y no correspondía anular obrados para citar al tercerista con la demanda principal, pues no resulta ser parte del proceso y no podía ser considerado parte de la causa y anular la misma, al efecto se deberá considerar los puntos siguientes:

1.- DEL LITISCONSORCIO PASIVO.-

La figura del litisconsorcio pasivo de una pretensión ha sido desarrollada y aplicada desde la extinta Corte Suprema de Justicia de la Nación, este Tribunal Supremo lo ha señalado en distintos fallos, así podemos citar el Auto Supremo N° 350/2012 de 25 de septiembre de 2012 en el que ha señalado lo siguiente: “…corresponde anotar que si el Auto de Vista, resulta ser anulatorio, es porque el mismo ha considerado que, en sujeción a los títulos presentados por el demandante como es la Escritura Pública Nº 390 de 13 de noviembre de 1997, relativa a la transferencia de un inmueble que otorga Blanca Luz María Requena de Serrano en favor del demandante, cuyo documento estipula una venta sin gravámenes, por otra parte también resulta objeto de observación la E.P. Nº 62/2000 suscrito entre Cervecería Taquiña S.A. y Mirtha Roxana Guzmán Díaz de Oropeza, relativa a un reconocimiento de deuda con garantía hipotecaria y cancelación de deuda (cláusula primera 1.3 del contrato) en favor de la vendedora del inmueble descrito precedentemente, razón por la cual, para viabilizar la petición de extinción de obligación y cancelación de gravamen deben concurrir las personas que han suscrito el contrato anterior contenido en la Escritura Pública Nº 139/94 de 23 de abril de 1994 (fs. 9-14 de préstamo de dinero que otorga Taquiña S.A., en favor de Consuelo Martínez Oroza y la garante hipotecaria Blanca Luz María Requena vda. De Serrano) de la que emerge en parte la Escritura Pública Nº 62/2000 antes referida, por lo que el tribunal Ad quem al haber dispuesto que a la causa se integre por litisconsorcio a personas ajenas al demandante y entidad demandada, ha dado correcta aplicación a lo previsto en el Art. 67 del Código de Procedimiento Civil, que señala: "...(Litisconsorcio).- Varias personas podrán demandar o ser demandadas en el mismo proceso, cuando las acciones fueren conexas por el título, el objeto, o por ambos elementos a la vez...", en la especie existe litisconsorcio por la situación del título, como se ha explanado precedentemente, esto tomando en cuenta que para una posible reconvención de la entidad demandada, las mismas tengan que asumir defensa en la presente causa, de lo contrario sería inadmisible cualquier demanda reconventora en la que se impugnen algunos títulos, los que hubieran sido suscritos por más de dos personas, pues para una eventual contrademanda, no se podrá demandar a uno de los que suscribió el contrato, sino a todos los que suscribieron el mismo, lo que no significa que el Tribunal de apelación haya causado una demora innecesaria, sino que ha ajustado su criterio de acuerdo a los antecedentes del proceso en el afán de otorgar seguridad jurídica, para todas aquellas personas, que tengan interés de acuerdo a los títulos mencionados”, asimismo para el enriquecimiento del presente fallo corresponde citar el Auto Supremo Nº 99 de 22 de noviembre de 2004, emitido por la extinta Corte Suprema de Justicia en la que se señaló lo siguiente: “La pluralidad de partes en el proceso o Litis consorcio implica la existencia de un proceso con varios sujetos en la misma posición de parte, sea como actores o demandantes (Litis consorcio activo), así como demandados (Litis consorcio pasivo), o también cuando conjuntamente sean demandantes y demandados (Litis consorcio mixto); a veces es la ley la que exige que sean varias personas las que, conjuntamente, deduzcan la pretensión frente a las cuales la pretensión ha de decirse (Litis consorcio necesario), otras veces se produce por libre decisión de las partes (Litis consorcio simple o facultativo), sin que ello impida a que sea la autoridad judicial la que disponga de oficio un Litis consorcio, por dos razones: a) la primera relativa a su rol de director del proceso, debiendo cuidar que el mismo se desarrolle sin vicios de nulidad, como establecen los arts. 3 Inc 1) y 87 del Código de Procedimiento Civil y b) la segunda referida al derecho de defensa en el proceso, de todas las partes o eventuales comparecientes respecto a los cuales se amplía la cosa juzgada, característica de la sentencia que se dicta en el fondo del proceso, cuyas disposiciones y alcance sólo comprenden a las partes y a las que derivaren sus derechos de aquellas, conforme establece el art. 194 del indicado Código adjetivo de la materia.

En consecuencia, a los efectos de las previsiones de los arts. 3 inc. 1), 87 y 194 del Código de Procedimiento Civil se establece la necesidad de la integración a la Litis de todos aquellos que deban ser sometidos al proceso, en función de la naturaleza de la relación o del objeto de la controversia, tarea que no sólo puede ser de las partes (Litis consorcio simple o facultativo), sino de la autoridad judicial de instancia que en su calidad de director del proceso debe cuidar que se desarrolle sin vicios de nulidad, para lo que podrá disponer un Litis consorcio de oficio; siendo esa la única manera de asegurar que sus decisiones sean útiles para las partes demandantes, demandadas y otros que se hayan integrado en el proceso, alcanzando a todos ellos los efectos de la cosa juzgada.

En el caso presente, se constata que la demanda ordinaria ha sido planteada por ETT Ltda., quién reconoció la existencia de un contrato de trabajo suscrito por COMTECO Ltda. y SIEMENS A. G. de Alemania, obras que fueron ejecutadas por su persona en calidad de subcontratista y como emergencia del trabajo se produjo un hecho ilícito por lo que pidió se establezca el monto que debe indemnizar a fin de reparar el daño que causó; a su vez, en la contestación y reconvención la familia Capriles demandada pidió que se reconozca que el responsable de la indemnización por el hecho ilícito es COMTECO Ltda.., siendo precisamente ese uno de los puntos a probar, según auto de relación procesal; es decir, que el objeto de la controversia (demanda, contestación y reconvención) es establecer no sólo el monto de la indemnización, sino determinar en primer lugar quién es el responsable, pues según el demandante es su propia empresa -es decir ETT-, de manera inversa a lo señalado por la parte demandada que afirma que el responsable sería COMTECO Ltda..

Conforme a la función de dirección del proceso y de acuerdo al objeto de la controversia (establecer quién es el responsable de la indemnización por el hecho ilícito, así como el resarcimiento) antes de dictar el auto de relación procesal correspondió al juez a-quo disponer de oficio Litis consorcio e integrar al proceso a las partes que suscribieron el contrato de trabajo (de cuya ejecución se produjo el hecho ilícito o daño en los inmuebles de las familias Capriles y Callau) como son COMTECO Ltda.. y SIEMENS A. G. de Alemania. Al no haberlo hecho así el Juez A-quo, correspondió al tribunal ad-quem percatarse de esa irregular situación y de acuerdo a su facultad fiscalizadora del proceso, reconocida en la previsión del art. 15 de la Ley de Organización Judicial, debió anular obrados disponiendo la integración de la Litis a las partes que suscribieron el contrato, pero de ninguna manera confirmar la sentencia de primera instancia (que ha sido declarada probada, aunque hubiera sido pronunciada en sentido contrario), precisamente por ser necesaria la integración de otros sujetos al proceso por el objeto de la controversia…”

En el ámbito doctrinario,  podemos citar la opinión de Escriche que refiere: “… litisconsorte es aquel que litiga por la misma causa o interés que  otro,  formando con él  una sola parte, ya sea de actor o de reo demandado en pleito…”, por su parte Couture define al litisconsorcio como: “la situación jurídica en que se hallan diversas personas que actúan en juicio conjuntamente como actores (litisconsorcio activo) o como demandadas (litisconsorcio pasivo) para deleitar sobre el instituto corresponde señalar que la palabra litisconsorcio se encuentra compuesto del latín “litisconsors” (litis, conflicto; con, junto; y sos, junto)”, de acuerdo a la clasificación doctrinaria existe el litisconsorcio voluntario o necesario, la primera que de común acuerdo de los litigantes participe un tercero a quien estará a las expectativas de la resolución debatida, y el necesario cuando, radica la existencia de resguardar el derecho de defensa en el proceso de todos los interesados a quien ha de ampliarse la cosa juzgada, razón por la cual en el litisconsorcio necesario, el Juez se encuentra obligado a verificar si de acuerdo a la naturaleza de la cuestión planteada o de acuerdo al título de las partes, sea necesario la concurrencia de terceros, como el caso del litisconsorte pasivo de la pretensión de reivindicación, en la que se solicita la reivindicación de un inmueble, poseído por un tercero.

2.- DE LA CALIDAD DE LITISCONSORTE PASIVO DE LA PRETENSIÓN.-

De los antecedentes del proceso se evidencia que a fs. 14 a 15 vta., se advierte que la pretensión de reivindicación ha sido iniciado por Mercedes Susana Trigo Sossa en la que alegó ser propietaria de un lote de terreno ubicado en la zona de Mallasilla con una superficie de 330 mts2 signado con el N° 3, manzana E-E del sector de Cotapata Cantón Mecapaca, propiedad registrada en la oficina de Derechos Reales bajo la matricula N° 2012010002641, acción dirigida en contra de Wolf Zimerman Lustink.

Posteriormente de fs. 178 a 179 vta., José Miguel Fabbri Crespo y Julio Guillermo Fabbri Crespo, en representación de Elazar Zimerman Rosemberg, se apersonan interponiendo tercería de dominio excluyente, alegando que la demandante pretende apropiarse de un lote de terreno de propiedad de su mandante, así relatan que su conferente es propietario de un inmueble de 337 m2, inscrito bajo la matricula 2.01.2010010734 que lo hubiera adquirido el 24 de mayo de 1993, conforme la Escritura Pública Nº 82/1993 de 24 de mayo, alegando que la demanda no la dirige en contra de su mandante y que al contar con documentos anteriores a los del demandante, por lo que interpone la tercería de dominio excluyente y solicita se declare probada la misma.

Conforme se ha expuesto, corresponde señalar que el Auto de Vista recurrido, en el segundo considerando en los puntos 1 al 4, describe los antecedentes del proceso señalando el incidente de nulidad formulado por José Miguel Fabbri Crespo y Julio Guillermo Fabbri Crespo en representación de Elazar Zimerman Rosemberg, la resolución denegatoria de fs. 190 por la que se rechazó el incidente formulado, y en contra de la cual se interpuso recurso de reposición bajo alternativa de apelación, señalando en el punto 5 que se demandó a Wolf Zimerman Lustink y Elazar Zimerman Rosemberg, quien alega que fuera el propietario y que correspondía demandar a este último, razón por la que anula los obrados hasta la admisión de la demanda, ese criterio no es el correcto, pues el Ad quem en caso de evidenciar que en la causa debía de integrarse a la demanda a un tercero para que forme parte a la Litis, es que debe optar por la integración al proceso de terceros mediante el litisconsorcio pasivo, conforme al art. 67 del Código de Procedimiento Civil, lo que implica que el criterio de dirigir la demanda en contra de Elazar Zimerman Rosemberg es correcta, empero la nulidad de obrados dispuesta hasta la admisión de la demanda no, razón por la que al integrar a la Litis por razón de su título, correspondía anular obrados tan solo hasta el Auto de relación y disponer que Elazar Zimerman Rosemberg sea citado con la demanda, la admisión de la demanda y la resolución por la que lo considera litisconsorte pasivo de la pretensión de reivindicación y de esta manera evitar la proliferación de procesos que pudieran interponer las partes, lo que no ha ocurrido.

Con ello queda descartado el argumento de la recurrente, en sentido de que un tercerista no puede peticionar una nulidad de obrados hasta la admisión de la demanda, pues como se ha señalado este Tribunal considera a Elazar Zimerman Rosenberg, no como tercerista sino como un tercero necesario que debe ser integrado a la Litis como parte demandada en el proceso (litisconsorte pasivo necesario), razón que justifica la nulidad de obrados, empero tan solo hasta el Auto de 3 de junio de 2009 (fs. 78), consiguientemente los argumentos acusados en vía del recurso de casación resultan ser infundados por la calificación efectuada a Elazar Zimerman Rosenberg.

EN EL FONDO.-

Tomando en cuenta que el Auto de Vista de fs. 305 a 307 vta., no ha analizado el fondo de la controversia, por ser el fallo anulatorio, consiguientemente no puede esgrimirse acusaciones sobre el fondo de la controversia.

Sobre dicho criterio se ha emitido el Auto Supremo N° 191 de 17 de abril de 2013, en el que se señaló lo siguiente: “La uniforme jurisprudencia sentada por la Ex Corte Suprema de Justicia como por el actual Tribunal Supremo de Justicia, señaló que el recurso de casación se equipara a una demanda nueva de puro derecho, el mismo que puede ser planteado en la forma, en el fondo o en ambos casos a la vez, conforme está establecido en el art. 250 del Código de Procedimiento Civil; cuando el recurso se plantea en la forma, es decir por errores de procedimiento, denominado en doctrina error "in procedendo", su finalidad es la anulación de la Resolución recurrida o del proceso mismo cuando se hubieren violado las formas esenciales del proceso sancionadas expresamente con nulidad por la ley; en tanto que el recurso de casación en el fondo o "error in judicando", procede por errores de fondo en la Resolución del litigio y está orientado a que el Tribunal de casación revise el fondo de la Resolución impugnada, siendo su finalidad la casación del Auto de Vista recurrido y la emisión de una nueva Resolución que resuelva el fondo de la controversia en base a la correcta compulsa de la prueba y la aplicación o interpretación de la ley; sin embargo es de aclarar que debido a razones de orden lógico, no se puede interponer recurso de casación en el fondo contra una Resolución anulatoria por cuanto el Juez o Tribunal que emite este tipo de Resolución lo hizo por aspectos formales o de procedimiento y no ingresó a considerar el aspecto sustancial o fondo del asunto”, de acuerdo a dicho criterio no corresponde considerar la exposición en cuanto al fondo de la polémica, lo que implica que el recurso en el fondo resulta ser improcedente.

Por lo expuesto, corresponde fallar en la forma prevista en el art. 271 num. 1) y 2) del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2) con relación al art. 273 del Código de Procedimiento Civil declara INFUNDADO el recurso de casación en la forma y conforme al art. 271 num. 1) del Código de Procedimiento Civil declara IMPROCEDENTE el recurso de casación en el fondo, interpuesto por Mercedes Susana Trigo Sossa contra del Auto de Vista Nº 051/2013 de 19 de febrero de 2013 que cursa de fs. 305 a 307 vta., sin costas por la reorientación establecida sobre de la nulidad dispuesta por el Ad quem.

Se aclara que la nulidad de obrados tan solo alcanza hasta el Auto de relación procesal de fs. 78.


Regístrese, comuníquese y devuélvase.

Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dr. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: Primero