TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

  S A L A  C I V I L

Auto Supremo:  633/2013

Sucre: 11 de diciembre 2013

Expediente: CB 112 13 S

Partes: Santos Arrazola Sandoval y otra. c/ Marina Zambrana Arteaga.

Proceso: Mejor derecho de propiedad.

Distrito: Cochabamba.


VISTOS: El recurso de casación en la forma interpuesto por Marina Zambrana Arteaga de fs. 225 a 226 vta., contra del Auto de Vista con Partida Nº 138/2013 de 15 de julio de 2013 que cursa de fs. 207 a 209 y vlta., pronunciado por la Sala Civil Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba en el proceso ordinario de mejor derecho de propiedad seguido por Santos Arrazola Sandoval y otra en contra de la recurrente, la concesión de fs. 235, los antecedentes del proceso y:

CONSIDERANDO I:

ANTECEDENTES DEL PROCESO:

El Juez de Partido Décimo Primero en lo Civil de la Capital, dicta la Sentencia con partida Nº 12 de 11 de febrero de 2010 que cursa de fs. 160 a 168 y vlta., declarando probada la demanda de fs. 47 a 51 y la excepción de falsedad opuesta en contra de la reconvención, improbada la demanda reconvencional de fs. 70 a 72, consiguientemente declara en el mejor derecho de propiedad a los demandantes sobre el inmueble registrado en la oficina de Derechos Reales bajo las partidas Nº 1895 y Nº 1225 del Libro Primero “A” de Propiedades de la  Capital de 1973 y 1996, respectivamente;  asimismo dispone la cancelación de la inscripción contenida en la partida Nº 593  del Libro Primero “B” de Propiedades de la Provincia Cercado de 1994 a nombre de Marina Zambrana Arteaga y la cancelación de todas las inscripciones  posteriores a sus registros así de todos los gravámenes que pesan sobre dicho bien.

Fallo que es recurrido de apelación por parte de la demandada y como consecuencia de la misma se emite el Auto de Vista de fs. 207 a 209, por el  que anula la Sentencia apelada disponiendo que se dicte nuevo fallo observando el régimen y principios  constitucionales y legales señalados en la Resolución de Vista, fallo que a su vez es recurrida de apelación por la parte demandada, objeto de análisis y estudio.

CONSIDERANDO II:

DE LOS HECHOS QUE MOTIVAN LA IMPUGNACIÓN:

Luego de transcribir los antecedentes del proceso, contenidos en el Auto de Vista señala que dicho fallo señaló que la apreciación descrita vulneraría el art. 1567 del Código Civil, ya que el Juez no podía someter a control de legalidad actos jurídicos referidos a las disposiciones del actual Código Civil que no estaban vigentes en la fecha en que se realizaron.

1.- Señala que la norma vulnerada resulta ser el art. 252 del Código de Procedimiento Civil, por cuanto correspondía anular obrados hasta fs. 51 vta., hasta el estado en que el demandante reformule su demanda y la plantee en base a legislación aplicable, además no solo se vulneró dicha norma sino que violó el art. 1567 del Código Civil, sino también la transgresión a la norma jurídica de orden público se generó en la demanda de fs. 47 a 51 y la reconvención pues cada uno de estos actos procesales se las sustentó en base a una legislación inaplicable, pues la demanda sobre mejor derecho propietario sobre escrituras y registros de 1973 se las plantea en base a los arts. 105, 1538 y 1545 del actual Código Civil, cuando por disposición del art. 1567 del Código Civil se las debía de haber formulado por el Código Civil abrogado, similar acontece con la demanda reconvencional de fs. 70 a 72 en la que se demanda la nulidad de las escrituras y registros anteriores a 1976, por lo que correspondía anular obrados hasta que el demandante reformule su demanda, por lo que se ha violado el art. 252 del Código de Procedimiento Civil.

2.- Señala que también se ha violado el art. 17 parágrafo II de la Ley del Órgano Judicial, ya que si nos remitimos al memorial de apelación de fs. 171 a 174 señaló que la demanda de fs. 47 a 51 como la contestación y reconvención de fs. 70 a 72 contenían una legislación inaplicable por lo que en aplicación del art. 15 de la Ley de Organización Judicial abrogada, recurso en el que se solicitó se emita Auto de Vista anulatorio hasta la demanda  donde se encuentra el vicio más antiguo.

Sin embargo el Ad quem, incumpliendo el art. 17 parágrafo II de la Ley del Órgano Judicial y desconociendo la jurisprudencia ordinaria no se pronuncia conforme a su recurso de apelación, se limitan a anular la Sentencia,  sin pronunciarse del porque no se anula hasta la demanda, que fue reclamado mediante enmienda y complementación de fs. 220 a 221, sin embargo de ello en el Auto de fs. 222 no se complementa dicho aspecto.

Por lo expuesto solicita, que se anule el Auto de Vista de fs. 207 a 209 y su complementario de fs. 222, con reposición hasta el vicio más antiguo, de fs. 51 vta.

CONSIDERANDO III:

FUNDAMENTOS DE LA RESOLUCIÓN:

1.- La recurrente acusa vulneración del art. 252 del Código de Procedimiento Civil cuyo texto señala lo siguiente: “(Nulidad de oficio).- El juez o tribunal de casación anulará de oficio todo proceso en el que se encontraren infracciones que interesan al orden público”¸ la primera connotación de la norma aludida faculta al operador de primera instancia o al Tribunal de casación la potestad de anular el proceso de oficio cuando en su criterio se haya evidenciado  infracciones que interesan al orden público, aspecto que no puede endilgarse al Tribunal de apelación, cuyas normas con las que se tramitan la segunda instancia son otras.

Ahora en cuanto a la vulneración del art. 1567 del Código Civil, al señalar que los demandantes pretenden una acción de mejor derecho de propiedad en base a títulos generados en la gestión de 1973, al efecto corresponde señalar que la norma en cuestión, tiene el texto siguiente: “Contratos y actos jurídicos en general celebrados bajo el régimen de la legislación anterior) Los contratos y actos jurídicos en general celebrados de acuerdo a las disposiciones del Código Civil y demás leyes anteriores a la vigencia de este Código, se regirán por ellas”, de acuerdo a la teleología e interpretación de dicha norma se deduce que el legislador ha indicado que los contratos y actos jurídicos celebrados (creados, formados, generados, efectuados) antes de la vigencia del actual Código Civil, se regirán por las disposiciones del Código Abrogado, esto quiere decir que cuando se cuestiona la validez o la formación de los actos jurídicos generados, creados, celebrados bajo el Código Civil anterior, las mismas deben evaluarse en cuanto a su formación y validez de acuerdo a regulación normativa que le era aplicable al momento de su formación.

De acuerdo a lo expuesto, corresponde señalar que al momento de formular la demanda, los actores no pretenden ni impugnan, la formación  o validez de su título de propiedad adquirido en la gestión de 1973, ese su derecho de propiedad que lo adquirieron en la gestión de 1973 en cuanto al ejercicio del derecho y sus facultades del derecho de propiedad y sus restricciones o limitaciones del derecho de propiedad, en vigencia del Código Civil abrogado, tenían otra regulación en cuanto a sus facultades y restricciones, sin embargo de ello ante la vigencia del Código Civil de 2 de abril de la gestión 1976, ese derecho de propiedad (en cuanto a sus facultades y/o restricciones), tiene otros matices legales introducidos por el actual Código Civil, consiguientemente en vigencia del Decreto Ley N° 12760 (Código Civil), en el que se establecen y señalan nuevos medios de protección del derecho de propiedad, en base a la cual los demandantes han interpuesto su pretensión de mejor derecho de propiedad, frente al título de la demandada,  en el aspecto formal la demanda se ajusta a las normas del Código Civil vigente, pues no ataca o impugna su propio título generado en la gestión de 1973, por lo que no se advierte haberse infraccionado el art. 1567 del  Código Civil.

El criterio expuesto precedentemente, no resulta ser el mismo para el caso de la demanda reconvencional, pues en la misma se ha cuestionado actos jurídicos generados antes de la vigencia del actual Código Civil, que si era de conocimiento de la demandante reconventora, la misma debía efectuar al momento de formular su pretensión reconvencional, ya que conforme a los principios de convalidación procesal nadie puede alegar vicio de nulidad sobre su propia culpa, razón por la cual el Ad quem, con buen criterio ha señalado que la nulidad solo procede hasta la Sentencia, en la que el A quo, en aplicación del principio iura novit curia, deberá verificar si se ha probado haberse generado vicio de nulidad en los actos jurídicos pretendidos de nulidad por la reconventora.

2.- En cuanto a la violación del art. 17 parágrafo II de la Ley N° 025, en la que se acusa haberse aplicado legislación inaplicable, en el que extrañamente se solicita a este Tribunal la emisión de “Auto de Vista” anulatorio, en el que se acusó la falta de pronunciamiento sobre la pretensión de nulidad de obrados hasta el vicio más antiguo, sin embargo de ello tomando en cuenta que se acusó vicio de procedimiento, la recurrente debía solicitar la petición de complementación y o explicación conforme al art. 239 del Código de Procedimiento Civil, aspecto que no ha ocurrido en la especie, por lo que no se advierte haberse vulnerado el art. 17 parágrafo II de la  Ley N° 025.

Por lo expuesto, corresponde emitir fallo conforme a lo previsto en el art. 271 num. 2) del Código de Procedimiento Civil.


POR TANTO: La Sala Civil del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, con la facultad conferida por el art. 42 parágrafo I  núm. 1) de la Ley del Órgano Judicial de 24 de junio de 2010, y en aplicación de los arts. 271 num. 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil declara: INFUNDADO el recurso de casación en la forma interpuesto por Marina Zambrana Arteaga de fs. 225 a 226 vta., contra del Auto de Vista con Partida Nº 138/2013 de 15 de julio de 2013. Con costas.

Se regula honorario en la suma de Bs. 700.-


Regístrese, comuníquese y devuélvase.


Relator: Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgdo. Rómulo Calle Mamani.

Fdo. Mgda. Rita Susana Nava Durán.

Ante mí  Fdo. Dra. Patricia Ríos Tito

Registrado en el Libro de Tomas de Razón: séptimo